El primer juicio a la Iglesia por crímenes sexuales (informe)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El primer juicio a la Iglesia por crímenes sexuales (informe)

El Comité de los Derechos del Niño evalúa el trabajo de la Santa Sede en la materia, lo que incluye un reporte de personas y organizaciones civiles mexicanas que acusan la existencia de una red de pederastia en la Iglesia.
Por Tania L. Montalvo
16 de enero, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

La respuesta de El Vaticano sobre qué hace la Iglesia católica cuando un miembro del clero es acusado de abusos sexuales dista completamente del viacrucis que víctimas de pederastia narran en un reporte entregado en diciembre pasado al Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, que este jueves evaluará por primera vez la actuación de la Santa Sede.

En julio pasado, la ONU cuestionó a la Iglesia católica sobre las medidas aplicadas para que ningún miembro del clero acusado de abusos sexuales continúe en contacto con niños y la forma en la que suelen cooperar con autoridades en la investigación.

El Vaticano respondió en noviembre pasado que “la Santa Sede está profundamente entristecida por el flagelo del abuso sexual que afecta a millones de niños en todo el mundo” y que por ello se “ha exhortado a los miembros de la Iglesia a vivir una vida santa”. Esta respuesta motivó a ciudadanos y organizaciones civiles mexicanas a entregar un reporte en el que señalan que se han cometido “crímenes de Estado, pues las conductas pederastas fueron auspiciadas, toleradas, protegidas y encubiertas desde la cúpula (de la Iglesia)”.

El reporte “Pederastia clerical de mexicanos en México y en otros países. 1944-2013” fue entregado al Comité de la ONU en diciembre pasado y está firmado por 169 ciudadanos y organizaciones civiles que califican como “falsas” las respuestas que el Vaticano entregó sobre su actuación ante demandas de abusos sexuales.

Según el documento presentado por civiles mexicanos, la Santa Sede ha actuado “de manera diligente para favorecer que los miembros de la Iglesia Católica responsable de actos de abuso sexual en México respondan ante las autoridades civiles”.

“Su finalidad es proteger la imagen de la Institución y sus ministros y evitar el escándalo público. No busca la protección de las víctimas ni evitar y/o denunciar la comisión de los delitos. (…) la Santa Sede ha expresado en espacios públicos su rechazo a los abusos sexuales y a la pederastia y su compromiso de colaborar con las autoridades civiles cuando se encuentren casos de clérigos pederastas (pero) no se conoce de ningún caso de obispos o cardenales que se hayan encontrado responsables de abusar de niños o de encubrir sacerdotes pederastas”, cita el reporte de los mexicanos.

En las 30 cuartillas que entregaron civiles sobresalen dos casos emblemáticos: el del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, y el de Nicolás Aguilar, acusado por abusar de entre 90 y 112 menores tanto en México como en Estados Unidos.

La presentación de casos y testimonios obedece a la necesidad de dar “una perspectiva distinta” de los reportes entregados por el Vaticano, —que pese a estar obligado a presentar uno cada cinco años desde que ratificó la Convención en 1990, sólo lo hizo en 1995 y 2011— en los que destaca que la investigación sobre los abusos corresponde a las autoridades de cada país y no menciona el papel de la Iglesia.

Los mexicanos expresaron ante el Comité de los Derechos del Niño que un señalamiento de parte de la ONU de que en el Vaticano se comete “un auténtico crimen de Estado” permitirá la reivindicación de las víctimas, de su dignidad y de sus derechos fundamentales; sin embargo, el organismo sólo realiza evaluaciones y emite recomendaciones para mejorar el respeto hacia los derechos de los menores.

Testimonios de abuso e impunidad

Organizaciones civiles y víctimas de abuso presentaron a la ONU al menos cuatro casos —con diversas víctimas cada uno— en contra del padre Nicolás Aguilar, recuerdan la vida y obra de Marcial Maciel y cómo el mismo Vaticano reconoció que fue “un verdadero delincuente que cometió delitos graves”; y alertan por la denuncia contra el padre Carlos López, quien sigue oficiando misa “amparado por la Iglesia que conoce su conducta”.

A Maciel lo mencionan como un “caso emblemático de protección y encubrimiento sistemático por parte de las máximas autoridades de la Santa Sede”, pues argumentan que los casos de abuso fueron conocidos por los papas Juan Pablo II y por Benedicto XVI, además de por autoridades mexicanas como el cardenal Norberto Rivera.

A principios de enero, la congregación Legionarios de Cristo informó que pedirían perdón a las víctimas de Maciel, cuatro años después de que reconocieran que su fundador abusó sexualmente de seminaristas y tuvo hijos con diversas mujeres.

El comportamiento de Maciel también fue condenado por el entonces papa Benedicto XVI en 2010, quien calificó sus actos como “gravísimos e inmorales” que lo llevaron a tener una vida “sin verdadero sentimiento religioso”.

La Iglesia ordenó en 2006 que Maciel viviera una “vida en retiro” como una forma de sanción, pero a su muerte dos años después, no había sido juzgado por las autoridades por las acusaciones de abuso que se acumularon en su contra.

“En el camino, como íbamos en el coche únicamente él y yo, empezó a acariciar mi pierna izquierda, le dije “ora qué, padre”, me arrimé hacia la puerta… él me dijo que le gustaban mucho los niños, después llegamos a la capilla de la colonia Viveros”. Esto es parte del testimonio de Felipe presentado en el reporte contra el padre Nicolás Aguilar, quien tampoco ha sido enjuiciado por las denuncias en su contra.

Como él —que tenía 14 años cuando fue víctima de abuso— se enlistan otros de los entre 90 y 112 niños que acusan a Aguilar en Tehuacán, Puebla y en Los Ángeles, Estados Unidos.

En este caso, las víctimas y las organizaciones civiles también acusan protección de la iglesia, incluido la del cardenal Norberto Rivera y del obispo de Los Ángeles, Roger Mahony.

El sacerdote Carlos López Valdés, por su parte, es acusado de abusar de los niños que fueron acólitos de la parroquia de San Agustín en la Ciudad de México. Ante la ONU se presentó la denuncia de Jesús Romero Colín, víctima a los 11 años.

“Aunque se presentaron denuncias ante las autoridades civiles, ninguno de los denunciados ha sido detenido y procesado, lo que ha provocado la indefensión de las víctimas y fortalecido la impunidad de los victimarios”.

Otros casos

El Comité de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas también recibió un reporte de la organización Survivors Voice Europe que incluye documentación de abusos de parte de integrantes del clero en países como Holanda, Italia, España, Alemania, Polonia e Inglaterra.

La información que enviaron organizaciones civiles también incluye algunas denuncias surgidas en Colombia, Australia, Hawai, Malta y Rusia; así como seis casos que involucran a siete representantes de la Iglesia Católica en República Dominicana.

La evaluación del Vaticano sobre su papel para respetar los derechos de los niños se realiza con base en el derecho internacional que lo reconoce como un Estado soberano, con relaciones diplomáticas con más de 100 países que además ratificó en 1990 la Convención sobre los Derechos del Niño.

Ésta es la primera vez que un organismo multilateral hace una evaluación sobre las denuncias de abuso sexual de parte de integrantes del clero y el papel que ha tenido la Iglesia para investigarlas, evitarlas y sancionarlas.

Ve aquí el reporte entregado al Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas:

Pederast i a Clerical Mexico by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué poder tienen los evangélicos en EU y por qué son cruciales para Trump

Sacudieron la política del país hace 40 años. Se volvieron un pilar del Partido Republicano y del presidente Donald Trump. Pero las elecciones de noviembre volverán a medir su influencia.
Getty Images
5 de octubre, 2020
Comparte

¿Volverán a ser los evangélicos una fuerza clave en las elecciones de Estados Unidos en 2020?

Cuatro décadas después de haber sacudido la política de este país, ese grupo religioso es hoy un pilar electoral del Partido Republicano y del presidente Donald Trump, que busca otro mandato en noviembre.

En las elecciones de 2016 en EU, uno de cada cuatro votantes se identificó como cristiano evangélico blanco, según encuestas. Y la gran mayoría de ellos (81%) votó por Trump.

El presidente “va a necesitar eso y quizás más para ganar en noviembre, así que son muy influyentes”, dice John Fea, un profesor de historia en la Universidad Messiah de Pennsylvania autor del libro “Créeme: el camino evangélico a Donald Trump”, en diálogo con BBC Mundo.

Pero para entender el verdadero peso político de los evangélicos en EE.UU. y su improbable alianza con Trump, es necesario retroceder un poco en el tiempo.

El fin y los medios

Los evangélicos entraron a la arena política de EU como reacción a la legalización del aborto en el caso de Roe vs. Wade de la Corte Suprema en 1973 y al avance de una agenda progresista en el gobierno del demócrata Jimmy Carter (1977-1981).

Líderes religiosos conservadores contrarios al aborto y la diversidad sexual, con el pastor televangelista Jerry Falwell a la cabeza, fundaron en 1979 la organización Mayoría Moral para movilizar fieles a favor de políticos que defendieran sus causas.

En las elecciones de 1980, dos de cada tres votantes evangélicos blancos apoyaron al candidato presidencial republicano Ronald Reagan, quien venció a Carter con su discurso conservador, opuesto al comunismo.

Ronald Reagan en 1979

Getty Images
Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter en las elecciones de 1980 con un amplio apoyo de evangélicos blancos.

Así surgió la unión política entre republicanos y evangélicos, que hasta hoy mantienen al tope de sus aspiraciones anular Roe vs. Wade y colocar jueces conservadores en la Corte Suprema.

Los evangélicos blancos han sido un bloque electoral más conservador y numeroso que los evangélicos afroestadounidenses, que priorizan la “justicia racial” y por lo tanto tienden a apoyar mayoritariamente a los demócratas, explica Fea.

Y apunta que, a diferencia de los protestantes no evangélicos o católicos, los evangélicos blancos “están mucho más unificados, forman un bloque de votantes”.

“En cierto sentido, quieren que se realicen sus aspiraciones políticas, por lo que el fin justifica los medios”, dice. “Pero desde fines de los años ’70 y ’80 los evangélicos blancos también han sido tentados por el poder político: les gusta estar en el Despacho Oval” de la Casa Blanca.

Manifestantes a favor y en contra del aborto protestan frente a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
La batalla contra del aborto ha sido prioridad constante de los evangélicos en EU por décadas.

Greg Smith, director asociado del Centro Pew de Investigación, señala que el vínculo de ese sector religioso con el Partido Republicano perdura hasta el presente.

“Hemos visto durante mucho tiempo que los protestantes evangélicos blancos están entre los votantes republicanos más consistentes de EU y entre los partidarios más fuertes, leales y consistentes de Donald Trump”, dice Smith a BBC Mundo.

“Salvar a EU”

El peso electoral de los evangélicos blancos en EU hoy es bastante mayor que su decreciente presencia demográfica.

En 2016 eran 17% del total de la población, seis puntos menos que una década antes, según el Instituto de Investigación de Religión Pública en Washington.

Se estima que en los últimos cuatro años la proporción de evangélicos blancos en EU cayó otros dos puntos, hasta 15% de la población.

Votantes en una escuela de primaria en el condado de Chesterfield, Virginia

Getty Images
Los evangélicos blancos sumaron un cuarto de los votantes de EU en 2016, aunque sólo eran 17% de la población.

Sin embargo, en las últimas elecciones fueron el 26% del total de votantes.

Sarah Posner, autora del reciente libro “Profano: por qué los evangélicos blancos oran en el altar de Donald Trump”, señala que el movimiento no sólo se apoya en líderes de iglesias sino también en medios propios de TV y redes sociales.

“La derecha religiosa tiene una operación muy sólida y bien organizada para incentivar el voto, por lo que son muy importantes para que el Partido Republicano gane elecciones”, dice Posner a BBC Mundo.

La unión de evangélicos y Trump suele verse como una extrañeza de la política de EU: religiosos que predican sobre moral aliados a un hombre acusado de infidelidades matrimoniales, casado tres veces, que se ha expresado de forma obscena sobre las mujeres y agresiva sobre los inmigrantes.

Pero Trump recibió en 2016 un apoyo de los evangélicos blancos aún mayor que sus antecesores republicanos.

Joe Biden en un evento de la campaña en marzo.

Getty Images
Biden fue vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama.

Y, si bien la aprobación de los evangélicos blancos a Trump cayó algunos puntos en medio de la crisis de coronavirus y las protestas por injusticia racial, cerca de ocho de cada 10 votantes de ese grupo aún se inclinan a votar por él, según encuestas.

El bajo nivel de apoyo de los blancos evangélicos al candidato demócrata Joe Biden contrasta con el amplio respaldo que recibe entre los protestantes negros (cercano a 90% en un reciente sondeo de Pew) y el hecho de que es favorito en las encuestas de votantes en general.

El respaldo de los evangélicos blancos a Trump es atribuido a la ansiedad que sienten ante los cambios raciales y culturales que EE.UU. tuvo en las últimas décadas.

“Trump representa al hombre fuerte que creen que necesitan para salvar a EU del liberalismo“, indica Posner. “Lo ven no necesariamente como un cristiano como ellos, sino como un líder improbable que Dios ha ungido para salvar a EU.”.

Prueba de fuerza

Trump tiene un vicepresidente evangélico como Mike Pence y varios miembros de su gabinete pertenecen a ese movimiento religioso o cultivan lazos con el mismo.

En esta campaña, Trump ha buscado asegurarse de que los evangélicos vuelvan a sufragar por él.

Por ejemplo, ha repetido que ya colocó dos jueces para la Corte Suprema y el mes pasado nominó a otra que, si es confirmada por el Senado, puede dar a los conservadores una mayoría firme en el máximo tribunal.

Donald Trump

Reuters
Trump ha buscado asegurarse el voto evangélico en noviembre de distintas formas, algunas de ellas polémicas.

Trump también acusó a Biden de estar “contra Dios” y “contra la Biblia”, aunque el exvicepresidente es un católico practicante y ha recibido el reciente respaldo de algunos líderes evangélicos blancos.

Además, Trump causó polémicas que le valieron críticas de figuras religiosas, por ejemplo al posar para las cámaras con la Biblia en la mano ante una iglesia, para lo cual fue dispersada a la fuerza una protesta pacífica en la zona.

Su campaña también apuesta a atraer votantes evangélicos negros y latinos, que tienen posturas conservadoras en temas como el aborto pero son más abiertos a la inmigración y las políticas sociales, lo cual puede inclinarlos por Biden.

Así, la elección será una nueva prueba de fuerza para los evangélicos de EU y su peculiar alianza con el presidente.

“La participación electoral entre los evangélicos blancos será muy importante para Trump: necesita que salgan en grandes cantidades. Si no”, advierte Posner, “será mucho más difícil para él ganar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.