Estos son los acusados de lanzar bombas molotov contra la SCT
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Estos son los acusados de lanzar bombas molotov contra la SCT

A través de breves misivas, dos de los tres jóvenes detenidos en la Ciudad de México el pasado 5 de enero pudieron romper el aislamiento al que denuncian estar sometidos por parte de las autoridades federales mexicanas.
Por Paris Martínez
13 de enero, 2014
Comparte

A través de breves misivas, escritas desde los separos de la Procuraduría General de la República, dos de los tres jóvenes detenidos en la Ciudad de México el pasado 5 de enero –acusados de los ataques con bombas molotov realizados ese día contra oficinas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, así como contra una concesionaria automotriz– pudieron romper el aislamiento al que denuncian estar sometidos por parte de las autoridades federales mexicanas, mismo que no les ha permitido, siquiera, entablar “contacto directo” con sus familiares.

Escritas el pasado 8 de enero, tres días después de que sus autores fueran aprehendidos, estas cartas fueron dadas a conocer hasta el pasado sábado, 11 de enero, en Canadá, de donde son originarias las dos jóvenes arrestadas en el DF –el tercer acusado es el mexicano Carlos López Marín–, país en el que durante la semana pasada se desarrollaron al menos dos manifestaciones pacíficas en solidaridad con estos tres jóvenes, a los cuales han bautizado ya como “[email protected] 5E-M” (siglas que aluden al 5 de enero en México).

A esas manifestaciones pacíficas en Canadá, además, se añade un atentado incendiario, también en solidaridad con [email protected] 5E-M, perpetrado contra un cajero automático del banco HSBC, ubicado en la ciudad de Vancouver, el pasado 9 de enero, y reivindicado por un grupo anónimo.

“El silencio es más fuerte”

Fallon Rouiller Poisson, de 22 años –según su perfil personal de la red social de internet Badoo–, una de las dos canadienses detenidas en la Ciudad de México el pasado 5 de enero, concluyó en 2013 su formación universitaria en ciencias sociales, y siendo aún estudiante participó activamente en el movimiento juvenil surgido en 2012 en Quebec, Canadá, en contra del alza de cuotas en el sistema público universitario, conocido como Primavera de Maple, el cual estableció relaciones de solidaridad recíproca con el movimiento estudiantil mexicano de ese mismo año, el #YoSoy132.

Con movilizaciones masivas en las que, según cálculos de la prensa canadiense, participó al menos un tercio del sector estudiantil de ese país, realizadas entre abril y mayo de 2012, el intento de alza a las cuotas universitarias no sólo fue echado abajo, sino que en las elecciones de ese año, el partido promovente de tal iniciativa fue removido del gobierno de Quebec.

Fallon, además, participó activamente en las movilizaciones estudiantiles que en 2012 reclamaron la supresión de cuotas en la universidad McGill de Quebec, la cual, a pesar de ser pública, “es un histórico símbolo de los privilegios de la élite y de la inaccesibilidad a la educación superior”, según la convocatoria al Rally por la educación gratuita, realizado por estudiantes canadienses en febrero de ese año.

Foto Carrusel

Fallon Rouiller Poisson.

Luego de concluir sus estudios universitarios, Fallon se sumó al grupo Cohorte20, respaldado por el programa Optimonde –de la misma institución académica donde se formó, Le Cégep du Vieux Montréal, donde, además, aprendió a hablar español–, mismo que se dedica a apoyar a comunidades pobres de Latinoamérica, como parte del cual esta joven brindó asistencia en poblados de Ecuador, particularmente “trabajando en la problemática de socialización de los roles sexuales de los infantes”, y con la misión concreta de documentar fotográficamente las labores desarrolladas en ese país.

Según declaraciones de su mamá, la señora Line Rouiller, reproducidas por la prensa canadiense, en septiembre de 2013 Fallon estuvo en California, Estados Unidos, y para el mes siguiente se trasladó a México, aunque no se conocen, hasta la fecha, las actividades que realizó en el país entre noviembre del año pasado y el 5 de enero, fecha en que fue detenida en la Ciudad de México, instantes después de ser atacadas las oficinas federales y la concensionaria automotriz ubicadas en la delegación Benito Juárez.

Aunque en la misiva escrita por Fallon el 8 de enero desde los separos de la PGR, ésta no acepta nunca haber participado en los ataques con bombas molotov –artefactos artesanales cuya elaboración sólo requieren gasolina, jabón y una botella de vidrio–, ni tampoco se reconoce como anarquista, tal como ha sido calificada por la prensa mexicana, la joven sí hace patente la radicalidad de sus convicciones políticas, a grado tal que afirma: “Estoy lista para combatir a la autoridad tanto aquí (privada de la libertad en los separos de la PGR), como afuera: nunca voy a parar. La cárcel es una realidad normal y voy a utilizar esta experiencia, y espero que ustedes también –afirma, en alusión al grupo de solidaridad conformado en Canadá–, para desarrollar una fuerza individual mayor cada día”.

Prueba de ello, señala la misiva, es que, al cumplirse el 8 de enero más de 60 horas desde que cayó en manos de “la pinche policía”, las autoridades no han obtenido de ella ningún tipo de información, “porque el silencio es más fuerte que la represión”.

Es por esta misma concepción del paso por la cárcel como parte de su lucha, que Fallon aclara: “No soy una víctima o una detenida política, yo quiero utilizar la realidad que vivimos ahorita para construir amistad más fuerte y más grande”, y es que, afirma, aunque las autoridades mexicanas han intentado poner “años y kilómetros de distancia para separarnos a nosotros y nosotras”, dice la a sus compañeros de Canadá, esta misma actitud del gobierno mexicano provocará “lo contrario: vamos a estar más juntos y juntas que nunca”.

Cabe destacar que desde el pasado viernes, 10 de enero, los tres jóvenes fueron declarados por la PGR bajo arraigo, por 40 días, durante los cuales se integrará la averiguación previa con la que se definirá si formalmente se presentan cargos en su contra, ante un juez federal.

“Supuestos”

Carlos López Marín, quien junto a su nombre inscribe su apodo, El Chivo, es el joven mexicano detenido el 5 de enero junto con Fallon y la también canadiense Amélie Pelletier –única de los tres que no envió una carta al comité de solidaridad canadiense–, “como supuestos responsables de unos disturbios con bombas molotov, realizados a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y también del incendio de varios autos a una concesionaria de la NISSAN”, tal como señala en su carta, leído el pasado sábado junto con el de Fallon, ante el Consulado de México en Montreal.

Foto 2

Carlos López Marín, El Chivo.

“En lo personal –dice Carlos, quien tampoco reconoce en ningún momento haber participado en el atentado– me reivindico como anarquista de praxis insurreccionalista, entendiendo por esto la ruptura con toda forma de dominación, mediante la lucha diaria, pensando y repensando métodos y objetivos; partiendo de la libre voluntad del individuo a la organización de las relaciones sociales de manera horizontal, capaces de decidir sobre nuestras propias vidas, empezando por la destrucción de nuestros propios paradigmas mentales que nos asocian a la obediencia y sumisión, para trascender a la conflictividad de manera permanente e informal.”

Aunque la PGR informó la semana pasada que contra estos jóvenes se prefiguraba una acusación penal por “daños”, Carlos afirma en su misiva que, además de esa imputación, “se nos acusa de terrorismo (y) delincuencia organizada“, a pesar de lo cual “nos encontramos bien, fuertes y unidos y unidas”, y se dice también confiado en que “la solidaridad entre anarquistas es fuerte como un roble, como el que va más allá de la simple palabra”.

Foto 3

Amélie Pelletier.

Por ello, desde su condición de víctima de “secuestro” por parte de las autoridades mexicanas, Carlos aprovechó su misiva para expresar su solidaridad “con Gustavo Rodríguez (anarquista de 54 años, nacido en Cuba pero naturalizado estadounidense, quien fue deportado por el gobierno mexicano a finales de 2013), Mario González (preso tras los disturbios del 2 de octubre pasado en el DF), Amélie y Fallon Poisson (las dos canadienses con las que fue aprehendido), Gabriel Pombo (anarquista español preso desde hace más de dos años), Felicity Ryder (anarquista australiana prófuga desde 2012, acusada de atacar con petardos un cajero de la Comisión Federal de Electricidad, en Tlalpan, y en cuyo honor fue incendiada una agencia automotriz en Melbourne, en 2013) y todos y todas las compañeras en situación de deportación, fuga o cárcel”.

En este video, puedes presenciar la protesta en Canadá, durante la cual fueron leídas, en inglés, español y francés, las cargas de Fallon y Carlos, por parte del Comité de Apoyo a los Camaradas Presos, cuya consigna, lanzada en voz alta y en castellano ante al consulado mexicano, es “Ni culpables ni inocentes”.

HSBC

Junto con la difusión de las cartas escritas por Carlos y Fallon, el portal Fuego a las Cárceles también el pasado 11 de enero un comunicado anónimo, en el que un grupo anarquista reivindica un atentado con un “dispositivo incendiario”, cometido el pasado 9 de enero, en contra de un cajero automático del banco HSBC, “símbolo del capitalismo, de la opresión y de la dominación”, ubicado en East Hastings, Vancouver.

Con esta acción, señala el comunicado, “respondimos a un llamado a la solidaridad con [email protected] compañ[email protected] anarquistas [email protected] en la Ciudad de México, Fallon (Rouiller) Poisson, Amélie Pelletier y Carlos López”.

Este grupo, que no firma con ningún nombre su comunicado, señala que “nos deslizamos hasta un banco HSBC”, dentro del cual colocaron el dispositivo que, al explotar, causó “una bola de fuego enorme”.

Este atentado contra el cajero, “blanco perfecto para nuestra rabia”, fue realizado también en protesta por las declaraciones del ministro de justicia de Canadá, Peter Mackay, quien “está advirtiendo a [email protected] activistas a no cometer actividades contra oleoductos (en el marco de las actuales protestas por prácticas de extracción nocivas con el ambiente, conocidas como fracking)”.

Al funcionario de justicia canadiense, este grupo responde: “Mackay, tus advertencias te las puedes meter por el culo. Los sueños de extracción masivas de recursos, que tienen el Estado y las empresas, se pondrán en llamas por la revuelta desde las calles, el sabotaje y la destrucción por la noche (…), nuestros actos de sabotaje son incontrolables, estratégicos y exitosos, este ataque a HSBC es sólo el principio.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Anidamiento': el novedoso acuerdo entre divorciados en el que se turnan la casa, no los hijos

En los divorcios de la generación millennial, cada vez se da más el caso en que los hijos se quedan en la casa de siempre, mientras que los padres rotan la permanencia en la vivienda.
Getty Images
29 de agosto, 2021
Comparte

Separarse de una pareja siempre es difícil, especialmente si los hijos se ven atrapados en el proceso.

Pero algunos padres están recurriendo a una solución innovadora para facilitar el proceso.

“Birdnesting”, o anidamiento, es una alternativa que permite a los niños permanecer en su hogar de siempre y pasar tiempo con cada padre.

Cada tutor legal está en casa durante su tiempo de custodia acordado, y se va a otro lugar cuando está “fuera de servicio”.

El concepto recibe su nombre por la forma en que los padres crían a sus polluelos en el mundo de las aves, manteniéndolos a salvo en un nido y entrando y saliendo del nido alternativamente para cuidarlos.

“Queríamos mantener la estabilidad para los niños, y no solo romper todo de una vez”, dice Niklas Björling, de 38 años, de Estocolmo, Suecia, cuya joven familia “anidó” durante ocho meses después de que él y su esposa se separaron.

“Los niños tenían oportunidad de mantener su casa, la escuela y los amigos como siempre”, explica, y además evitan el estrés de tener que desplazarse entre dos casas.

Una opción al alza

Aunque todavía es un concepto relativamente desconocido a nivel mundial, el birdnesting parece estar en aumento en países occidentales, principalmente entre las familias de clase media.

Los abogados de divorcio han informado de un aumento en el número de “nidos” en lugares como EE.UU., Australia y los Países Bajos.

Niklas Björling

Niklas Björling
Niklas Björling dice que él y su exmujer priorizaron la estabilidad de los niños cuando se separaron.

En Suecia, donde la custodia de los hijos es compartida por igual, ha sido un acuerdo tomado por padres divorciados durante décadas: algunos lo han hecho incluso desde los años 70.

Björling se quedó en la habitación libre de su madre durante su “tiempo fuera” de hijos, mientras que su expareja alquilaba una habitación en una casa compartida.

Los que tienen más recursos pueden optar por comprar apartamentos individuales, invertir en una segunda propiedad compartida o convertir parte del hogar principal en un anexo, dice la doctora Ann Buscho, una terapeuta de California que ha escrito un libro sobre “anidamiento”.

Para muchos, es un “arreglo de transición o temporal”, pero algunos de sus clientes lo han hecho durante años, asegura.

Sin embargo, a medida que más familias comienzan a adoptar el concepto, los expertos están divididos sobre su impacto tanto en los niños como en los padres.

¿Qué consecuencias puede generar?

Buscho dice que es importante comprender el contexto detrás de la tendencia, incluida la influencia de los planes de crianza de celebridades no tradicionales en los divorciados de los millennials.

La actriz Anne Dudek y su esposo, Matthew Heller, hicieron público que “anidaban” después de su divorcio en 2016.

También se sabe que la actriz Gwyneth Paltrow se quedó con frecuencia en la casa que solía compartir con el músico Chris Martin, de Coldplay, mucho después de que se separaran.

Gwyneth Paltrow

Getty Images
Gwyneth Paltrow aseguraba que su Chris Martin y ella compartían la custodia de sus hijos en su casa de siempre.

“Creo que el ‘desacoplamiento consciente’ de Gwyneth Paltrow tuvo un gran efecto aquí. Hicieron una especie de anidación modificada. Y creo que tan solo la idea de un divorcio con respeto y amabilidad tuvo un gran impacto en la gente”, dice Buscho.

“Simplemente hay más conciencia sobre el hecho de que es una opción disponible para las personas”, señala Ben Evans, abogado experto en derecho familiar de Coop Legal Services, en Inglaterra.

Stephen Williams, otro abogado de la firma británica Ashtons Legal dice que se prioriza la salud mental de los menores.

“La gente se ha vuelto mucho más sabia sobre la necesidad de pensar en el desarrollo de sus hijos”, dice.

¿Realmente beneficia a los menores?

Cualesquiera que sean las razones por las que las parejas separadas están probando el anidamiento, juzgar su eficacia es complicado.

Dado que es una tendencia bastante nueva, no hay datos comparativos sobre el bienestar de los niños en este tipo de familias en comparación con otros acuerdos de crianza compartida.

Buscho ha entrevistado a docenas de familias que “anidan” para su investigación, además de que ella misma lo hizo en un período de 15 meses con su exmarido y tres hijos en la década de 1990.

Cree firmemente que es más saludable para los niños, ya que les permite seguir las rutinas y adaptarse más lentamente a los cambios en la familia.

“Si les preguntas a los niños, siempre te dirán que el divorcio no es divertido. No saben lo que es un divorcio sin anidamiento”, dice.

“Pero lo que dirán es que los padres soportaron la carga del divorcio y ellos no”.

Pareja de adultos discutiendo y dos menores

Getty Images
Las discusiones de pareja suelen tener un efecto nocivo sobre los niños.

Esa es una perspectiva que comparte Linnea Andersdotter, que ahora tiene 36 años.

Pasó por esa experiencia en Estocolmo durante varios años, después de que sus padres se separaran cuando ella tenía 11 años.

“Lol sentí como algo muy dramático cuando me lo hicieron saber por primera vez -que iban a separarse- pero cuando descubrí que no tenía que mudarme, eso realmente me ayudó a no asustarme”, dice.

Me mantuvieron en una pequeña burbuja segura mientras ellos resolvían el asunto de la ruptura”.

Pero los críticos argumentan que puede crear una situación de “casa intermedia” que no ayuda a los niños a procesarla realidad de la separación de sus padres.

Eline Linde, que vivía así cerca de Oslo, Noruega, cuando era una adolescente dice que la experiencia fue “extraña y confusa”.

“No sabía si era la casa de mamá o papá, o si estaban probando porque iban a volver a estar juntos”, recuerda la joven de 28 años.

“Creo que deberíamos tener mucho cuidado al promocionar la idea”, coincide Malin Bergström, psicóloga infantil y científica del Instituto Karolinska de Estocolmo.

“Es una forma de proteger a los niños y resguardarlos de la realidad, básicamente. Creo que es una amenaza para la salud mental”, considera.

Eline Linde

Eline Linde
Eline Linde dice que cuando era niña encontraba confusa la experiencia del anidamiento.

Por el contrario, dice que “enfrentar desafíos junto con los padres, como mudarse del hogar familiar, puede darles a los niños las herramientas para convertirse en un adulto resiliente que pueda manejar las cosas en el futuro”.

Bergström también tiene dudas sobre la suposición de que “anidar” es menos estresante para los niños que desplazarse entre los hogares de dos padres.

Participó en varios estudios amplios del Centro de Estudios de Equidad en Salud en Estocolmo, los cuales sugirieron que había muy poca diferencia en la salud mental de los niños en acuerdos típicos de custodia compartida, en comparación con aquellos que vivían en una familia nuclear tradicional con dos padres.

¿Qué pasa con los padres?

También hay desacuerdo sobre el impacto del anidamiento en los padres.

El abogado de derecho familiar Ben Evans cree que funciona para algunas parejas porque puede ayudar a “ganar un poco de tiempo y aliviar la presión sobre ellas”.

Ambas partes pueden reflexionar sobre los pasos futuros, argumenta, y evitar decisiones impulsivas o costosas.

Buscho dice que un período de anidación también proporciona un “respiro” para ayudar a las exparejas a descubrir cómo quieren que sea su plan de crianza compartida a largo plazo, o incluso podría facilitar una reconciliación.

Hija con sus dos padres

Getty Images
Los divorcios y los conflictos no tienen que ser traumáticos si se evitan enfrentamientos, dicen los expertos.

Pero Bergström sostiene que anidar puede tener un impacto psicológico negativo en los padres divorciados, al estancar su capacidad para superar la ruptura.

“El impulso natural después de un divorcio como padre es crear su propia vida, hacer frente a las cosas, seguir adelante”, argumenta. “Y creo que los nidos van en contra de ese impulso”.

Åse Levin, una diseñadora gráfica de Estocolmo de 50 años, dice que eso le sucedió cuando intentó anidar durante seis meses después de que ella y su pareja se separaron.

La pareja entró y salió del mismo alquiler de un dormitorio cuando estaban lejos de sus dos hijos: “Sé que los dos teníamos mucha ansiedad al estar en ese apartamento… no tenías tus cosas, así que no era un lugar acogedor al cual ir”, recuerda.

“Estás atrapado en una especie de burbuja o algo así, no puedes hacer nada. No puedes seguir adelante”.

Al final, su pareja se quedó en su antiguo apartamento y su padre la ayudó a comprar un pequeño lugar a poca distancia.

Si bien “anidar” puede reducir los cambios en la vida de los niños, también crea nuevos desafíos logísticos para los adultos, desde descubrir nuevas rutinas para las tareas domésticas hasta navegar por lo que sucede si alguien comienza a salir con otra persona.

Pareja enfadada

Getty Images
Algunas parejas separadas se pueden sentir “atrapadas”, dice Åse Levin.

“Una clienta llegó a casa y encontró un condón usado en el dormitorio cuando llegó su turno. Eso no salió tan bien”, dice Buscho. “Es necesario que haya acuerdos muy detallados”.

“Necesitas tener una buena relación con tu ex”, concuerda Bodil Schwinn, de Sollentuna, Suecia, quien dice que lo pasó bien durante dos años y planea mantener el arreglo durante al menos otros 18 meses.

Ella y su expareja dividieron el costo de alguien que limpiara la casa y compraban cosas para el refrigerador según las necesidades: “Nunca discutimos cosas como ‘compraste carne’ o ‘te comiste mi carne o mi queso’, simplemente nos ocupamos de eso”, dice Schwinn.

Ella puso un límite al hecho de que la nueva novia de su ex dormía en su cama compartida cada dos semanas, por lo que acordaron convertir su oficina de casa en un nuevo dormitorio.

“Mucha gente piensa que esto es realmente extraño, pero a mí me parece bien. Estoy feliz de que él esté feliz y haya encontrado a alguien”, dice.

El futuro de la anidación

El abogado Stephen Williams cree que“anidar” no es una solución para todos, y dice que los padres recién separados no deben sentirse presionados por subirse al tren.

Para empezar, algunas parejas carecerán de los recursos económicos o de las redes de apoyo para encontrar un alojamiento alternativo durante el “tiempo fuera”.

Bodil Schwinn

Bodil Schwinn
Bodil Schwinn dice que anidar funciona bien para ella y su exmarido.

También dice que no será la opción correcta si todavía hay un alto nivel de conflicto, si uno de los padres no puede comprometerse con el arreglo o si simplemente no se siente como el trato adecuado.

“En mi opinión, el anidamiento es solo una de las diversas intervenciones positivas que pueden ayudar a los padres a cuidar a sus hijos después de la separación”, dice.

Pero los partidarios de la tendencia esperan que se convierta en algo más común.

Buscho señala que la paternidad compartida entre padres divorciados parecía radical en la década de 1950, pero ahora es ampliamente aceptada como una opción positiva para muchas familias.

“Mi esperanza es que en el futuro, a medida que la conciencia de la anidación crezca, se convierta en una rutina, que las personas comiencen su proceso de separación con un período de anidación de algunos meses o incluso más”.

En Estocolmo, Niklas Björling disfruta de un pequeño apartamento de alquiler a poca distancia de su expareja, que comparte con sus hijos cada dos semanas, y con su nueva novia cuando no están.

Reflexionando sobre su experiencia, dice: “No me arrepiento de haberlo hecho… Pero quieres liberarte por completo después de un tiempo”.

Puedes leer la versión original de este artículo en inglés en BBC WorkLife.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K3Ul81J5oEU&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.