close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Federales extorsionan a más migrantes que el crimen organizado
La Casa del Migrante de Saltillo reporta que, en la última mitad del 2013, el 47% de los migrantes extorsionados denunciaron que agentes de la Policía Federal les pidieron todas sus pertenencias para no entregarlos a migración.
Por Manu Ureste
30 de enero, 2014
Comparte
El estado de Veracruz es uno de los focos rojos de los migrantes en su ruta hacia la frontera de EU. //Foto: Manu Ureste

El estado de Veracruz es uno de los focos rojos de los migrantes en su ruta hacia la frontera de EU. //Foto: Manu Ureste

“Dejen todo lo que traen, todo”.

Tras 22 días de viaje desde la frontera con Guatemala, intercalando el ferrocarril con autobuses y jornadas a pie en Veracruz para evitar al crimen organizado, el camión en el que viaja el nicaragüense Ernesto junto con otros migrantes se detiene en un retén de la Policía Federal, en el DF.

“Éramos 49 en la parte trasera de un tráiler que venía de dejar ductos de petróleo en Coatzacoalcos. Veníamos acostados arriba de las mochilas y con muy poquito espacio. Casi no se podía respirar por el calor”, narra el centroamericano de 36 años de edad, que prefiere mantener sus apellidos en el anonimato.

“Cuando abrieron la puerta estábamos listos para salir corriendo -continúa el migrante-, pero vimos que todo estaba cercado por policías federales que llevaban escudos y garrotes. Entonces, nos pusieron en fila, y dijeron que nos iban a registrar en busca de drogas y armas”. 

Sin embargo, lo que les ‘incautaron’ fueron todas sus pertenencias.

“Nos dijeron que, para hacerlo rápido, si queríamos seguir con el camino teníamos que pagar con todo lo que traíamos. O de lo contrario, nos llevaban a la estación migratoria para deportarnos”.

Después de varios minutos, y luego de entregar un pequeño radio y la bolsa con una muda de ropa, zapatos, unas sandalias y una frazada para el frío, Ernesto camina para adentrarse en la ciudad en busca de un albergue.

A pesar del estrés del retén, el migrante lanza aliviado un suspiro: en la planta del pie trae escondidos los últimos 200 dólares que le quedan para completar el camino hasta Sonora, donde unos familiares lo esperan.

Pero a los pocos pasos, las patrullas lo vuelven a alcanzar.

“Los federales nos detuvieron de nuevo para otra revisión. Y ahí sí, me quitaron el calzado, vieron el dinero, y me dijeron: “Pues tú decides. ¿Quieres seguir caminando, o te vas al camión con tus compañeros de vuelta para tu país? Y claro, después de todo lo que uno ha pasado por el camino, pues mejor les di los 229 dólares que me quedaban. Y es por eso que vengo con lo puesto”, lamenta con los brazos extendidos y las palmas de las manos abiertas.

Con más denuncias que el narco y la ‘Mara’

El caso de Ernesto es uno más en las estadísticas de violaciones a derechos humanos contra los migrantes por parte de las autoridades.

Una situación que la Casa del Migrante de Saltillo denuncia en un reporte, en el que pone sobre la mesa un dato preocupante: en la última mitad del pasado año 2013, la Policía Federal acumuló el mayor número de denuncias por extorsión a migrantes, incluso por delante del cártel de Los Zetas y de las pandillas de la Mara Salvatrucha.

En este sentido, la ONG documentó entre julio y diciembre del año pasado 113 casos de violación de derechos humanos contra los migrantes, entre extorsiones, cobros de cuota, secuestros, y robos. De estos casos, el 47% de los migrantes que dijo haber sido extorsionado denunció que la Policía Federal les exigió todo su dinero y pertenencias para dejarlos continuar con su camino.

Esto, frente al 16% y el 8%, respectivamente, que fue extorsionado por Los Zetas y la Mara Salvatrucha.

Fuente: Casa del Migrante de Saltillo

Fuente: Casa del Migrante de Saltillo

 

En 2013 el municipio más peligroso para los migrantes fue Coatzacoalcos: ONG

En cuanto al cobro de ‘cuotas’, la extorsión de 100 dólares que el cártel de Los Zetas y las pandillas de la Mara exigen a los migrantes para no tirarlos del tren al que llaman ‘La Bestia’, el informe de la Casa del Migrante de Saltillo apunta que el 42% de los casos se produjo en la ciudad de Coatzacoalcos, el 23% en Tierra Blanca, y el 19% en Orizaba, tres municipios veracruzanos.

“Todo el estado de Veracruz es un foco rojo en estos momentos. A los migrantes les da miedo atravesarlo porque hay mucha presencia de delincuencia organizada”, expone Alberto Xicontecatl, director de la Casa del Migrante de Saltillo, quien revela que en 2013 el municipio más violento para los migrantes fue Coatzacoalcos.

“Sin embargo, ya ningún lugar es seguro. Hasta hace muy poco Coatzacoalcos era extremadamente peligroso. Pero entonces se da lo que se llama el ‘efecto cucaracha’, que es cuando un lugar se pone muy peligroso, las organizaciones civiles ponen el dedo sobre éste para que las autoridades actúen, y en ese momento el crimen organizado se mueve rápido a otras zonas”, precisa el defensor de los derechos humanos.

Por este motivo, las acciones de los grupos delictivos se centran ahora en otros municipios de paso obligado para el ferrocarril, como Tierra Blanca, Córdoba y Orizaba.

Fuente: Casa del Migrante de Saltillo

Fuente: Casa del Migrante de Saltillo

“El riesgo sube y baja según los criminales se mueven de lugar. Ahora los migrantes tienen otra vez mucho miedo de Tierra Blanca, un municipio que había estado relativamente tranquilo, y que entre 2009 y 2010 ya también fue una zona extremadamente peligrosa”.

“Y también están los municipios de Córdoba y Orizaba, especialmente en la zona que llaman de Los Túneles –agrega Xicontecatl-. Los migrantes nos cuentan que en ese lugar hay un olor muy feo, y ellos asumen que se trata de muchas personas muertas. De migrantes que fueron tirados del tren por los delincuentes y que dejaron ahí abandonados sus cuerpos. Por eso les da mucho miedo pasar por esa zona”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Día de la Tierra: 4 animales que desaparecieron de América Latina en los últimos 15 años
La cacería, deforestación de su hábitat y el calentamiento global son algunos de los factores que contribuyeron para la extinción de estas especies.
Getty Images
22 de abril, 2019
Comparte

Hay muchas acciones del ser humano que contribuyen a que se extingan los animales.

Esa ave exótica que tienes encerrada en una pequeña jaula o el poco interés en el calentamiento global están contribuyendo a la desaparición de especies en el planeta.

Desde 1992, la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el 22 de abril como día internacional de la Madre Tierra y este año está enfocado en la preservación de las especies que son afectadas por el impacto ambiental que genera el ser humano en la Tierra.

Distintas organizaciones internacionales han expresado que reforzarán sus programas para proteger a los ejemplares que están en peligro de extinción.

Sin embargo, para algunos animales ya es demasiado tarde y las futuras generaciones solo podrán conocerlos a través de fotografías.

Estos son cuatro animales que vivían en América Latina y que desaparecieron a causa del ser humano.

El guacamayo azul

Cuatro ejemplares de guacamayo azul

Getty Images
Desde hace ya casi 20 años no se ha visto esta guacamaya en su hábitat natural.

Sí, esa ave azul que aparecía en la película animada “Río” se extinguió en su hábitat natural en el año 2000, 11 años antes de que se estrenara el filme cuyo tema central era alertar sobre el peligro de extinción de esta guacamaya.

Esta especie endémica de Brasil se extinguió en su forma salvaje a causa de la deforestación en su entorno y la cacería masiva para ser comerciadas como aves exóticas por su peculiar belleza, según reveló en un estudio la organización Bird Life en septiembre de 2018.

El reporte dice que aunque la especie está extinta en la naturaleza, existen entre 60 y 80 guacamayos azules que sobreviven en cautiverio.

La tortuga gigante de Pinta

Tortuga gigante de Ecuador

Getty Images
La última tortuga gigante de las islas Galápagos pasó la mayor parte de su existencia sin otro compañero de su especie.

El último ejemplar de esta especie vivía en las islas Galápagos, en Ecuador, se le conocía como el Solitario George y falleció el 24 de junio de 2012 por desgaste de su propia edad, más de 100 años.

La población de esta especie de tortuga disminuyó hasta llegar a su extinción a causa de la desmedida cacería para comer su carne y comerciar su caparazón.

Durante la época de los piratas y bucaneros del siglo XVIII, se descubrió que las tortugas podían sobrevivir en la bodega de un barco por muchos meses, sin comida o agua.

Los navegantes, especialmente balleneros que frecuentaban las aguas de Galápagos en el siglo XIX, empezaron a extraer grandes cantidades de tortugas vivas y almacenarlas en el fondo de sus barcos como una fuente de carne fresca durante sus largos viajes, informó Linda J. Cayot, miembro de la organización Galapagos Conservancy, dedicada a preservar la vida del Solitario George.

El sapo dorado

Ejemplar de rana dorada

Getty Images
Estos anfibios dejaron de existir ante la falta de condiciones para su reproducción.

Este tipo de anfibio fue víctima del calentamiento global. Para su reproducción se requería cierto nivel de humedad, pero los cambios climáticos en su hábitat alteraron el ecosistema y no se reprodujeron nunca más.

Habitaban en las charcas del bosque nuboso Monteverde en Costa Rica. Estas charcas se secaron debido a un cambio drástico en la temperatura de la zona que evitó que se formara la neblina que las protegía, de acuerdo con el Centro Científico Tropical (CCT) de Costa Rica.

La última vez que se vio este anfibio fue en 1989. En 2008, el CCT hizo una expedición a los bosques para buscar algún sobreviviente y declaró que no hallaron ningún ejemplar, por lo que ya se declara extinto.

La foca monja del Caribe

Ilustración de una foca monje

National Oceanic and Atmospheric Administration/D
La industria pesquera se beneficiaba de la venta de la piel y grasa de esta foca.

Este mamífero marino que solía nadar por las corrientes del Golfo de México fue declarado extinto en 2008.

La Administración Nacional Atmosférica Oceánica (NOAA por sus siglas en inglés) señaló que su desaparición se debió a causas humanas.

Esta especie de foca era cazada por la industria pesquera para obtener su piel y grasa y comerciar con ellas.

En este día de la Madre Tierra bajo el lema “Protejamos nuestras especies”, la ONU busca sensibilizar sobre el riesgo que corre la biodiversidad y cómo se ve afectada principalmente por las actividades depredadoras de los seres humanos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JqmVdgPef-M

https://www.youtube.com/watch?v=zlhelWzIEYo

https://www.youtube.com/watch?v=xpVHoZ9MI9g

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.