“Las plantas de tratamiento de aguas son una falsa solución ambiental”
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“Las plantas de tratamiento de aguas son una falsa solución ambiental”

Tras la llegada de la emblemática embarcación de Greenpeace, el Rainbow Warrior, a México para recorrer el Pacífico, el Caribe y el Golfo, la organización ambientalista presentará el estudio 'Ríos tóxicos: Lerma y Atoyac. La historia de negligencia continúa'.
Por Dulce Ramos / enviada
12 de enero, 2014
Comparte
Agua residual color añil del Corredor Industrial Quetzalcóatl, Atoyac, Puebla. Puebla, 9 de mayo de 2013. © Greenpeace/Iván Castaneira

Agua residual color añil del Corredor Industrial Quetzalcóatl, Atoyac, Puebla.
Puebla, 9 de mayo de 2013.
© Greenpeace/Iván Castaneira

Puerto Vallarta, Jalisco.- En la cuenca alta del río Atoyac, en Puebla, el agua es azul. Decirlo así no es ninguna licencia poética. Un tramo del cauce está teñido de azul añil, como un pantalón de mezcilla.

Por otra parte, en el Río Lerma, concretamente en la cuenca alta, situada en el Estado de México, se pretende que una planta de tratamiento de aguas residuales sirva a 500 empresas de la zona, cuando apenas puede procesar un tercio de toda el agua que las mismas usan en un año. Los dos tercios restantes quedan contaminados con metales que causan enfermedades pulmonares, fallas renales e hipertensión.

Los dos ejemplos anteriores muestran lo que Greenpeace (@greenpeacemx) llama  la “permisividad” de los tres niveles de gobierno, y la falta de cumplimiento a las normas que regulan el vertido  de químicos.

Este sábado 10 de enero, en Puerto Vallarta, la organización ambientalista presentó el estudio Ríos tóxicos: Lerma y Atoyac. La historia de negligencia continúa. Un documento que demuestra la presencia de metales pesados en el agua, causantes de enfermedades renales, pulmonares, hipertensión, daños en el sistema nervioso, cáncer y otras enfermedades.

Ríos Tóxicos también plantea que las plantas de tratamiento de aguas residuales que se encuentran en ambas cuencas contribuyen muy poco a solucionar los vertidos tóxicos.

El informe, dice la organización internacional, “muestra la falta de cumplimiento de las normas de descarga, la nula inspección, supervisión y sanción para las industrias (…) y los graves problemas de salud para cientos de comunidades”.

El documento se presentó después de que el emblemático barco de la organización, el Rainbow Warrior, atracara en Puerto Vallarta, a donde llegó procedente de Mazatlán. El Rainbow Warrior llegó a Sinaloa el 7 de enero para recorrer el Pacífico, el Caribe y el Golfo, en una campaña de denuncia que prolongará hasta el 22 de febrero.

Traer a aguas mexicanas la joya de la corona de Greenpeace, tiene sentido cuando el propio Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, organismo público, reconoció en 2008 que la contaminación en el Atoyac es ocho veces superior a lo aceptable.

Para el estudio, Greenpeace tomó tres muestras en el Lerma: una, del agua que vierte al río la planta de tratamiento Reciclagua. Las otras dos fueron del propio cauce y  del sedimento del río. Ambas fueron tomadas kilómetros más delante de la planta.

En el Atoyac también tomaron otras tres: Una, del agua que se vierte por un tubo que usan varias industrias del Corredor Industrial Quetzalcóatl y las dos restantes fueron del agua y del sedimento.

Depósito de muestra de sedimento del río Lerma en frasco esterilizado. Edo. de México. Mayo de 2013. © Greenpeace/Iván Castaneira

Depósito de muestra de sedimento del río Lerma en frasco esterilizado.
Edo. de México. Mayo de 2013.
© Greenpeace/Iván Castaneira

Tras analizar las seis muestras, éstos son, en resumen, los hallazgos que le permiten a Greenpeace decir que en México, el tratamiento de aguas es una “falsa solución”.

1. En ambos ríos hay cadmio y cromo: Ambos metales están en el grupo de mayor riesgo para la salud en la clasificación que hace la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. El primero causa enfermedades pulmonares, arruina los riñones y afecta los huesos. El segundo daña el hígado y provoca úlceras en la piel.

En la muestra del sedimento del Lerma se presentó la mayor concentración de cromo y cadmio. Eso significa que, aunque alguna vez el agua llegue a estar limpia, el riesgo para la vida acuática, seguirá.

2. El agua del Lerma, contaminada con zinc y manganeso: En el agua y en el sedimento del Lerma hay siete metales pesados además del cadmio y el cobre. Los dos con más concentración son el zinc y el manganeso.

El zinc causa fiebres, escalofríos, fatiga, dolores musculares, así como alucinaciones y confusión mental. El manganeso es un “disruptor hormonal”, es decir: afecta al sistema endócrino y al reproductivo.

3. La planta tratadora del Lerma emite contaminantes. La llamada planta Reciclagua no soluciona el aporte de contaminantes, sino que además, ella también los emite. Entre las sustancias encontradas está un químico usado por la industria textil, llamado pentaclorofenol, que provoca mutaciones en el sistema inmunológico y endócrino.

4. 28 compuestos químicos en el Atoyac. Greenpeace analizó la presencia de 51 compuestos en todas las muestras. El resultado es que en el Lerma hay 34 compuestos químicos que causan cáncer y son disruptores hormonales, y en el Atoyac hay 28. Por sus propiedades físicas y químicas, todos esos compuestos son fácilmente dispersados en el aire y afectar a comunidades cercanas a los ríos.

5. En el agua del Atoyac hay presencia de vanadio. La inhalación de este metal puede causar cáncer.

La responsable de la campaña de tóxicos para Greenpeace, Sinaí Guevara, advirtió en la conferencia a bordo del Rainbow Warrior que la contaminación no sólo debe percibirse como un riesgo para la flora y la fauna acuática, sino que con ella ha aumentado la incidencia de cáncer y enfermedades renales en las comunidades que viven en un radio de hasta cinco kilómetros de los cuerpos de agua.

A bordo estuvo también Sofía Enciso, representante de la Organización Un Salto de Vida y habitante del municipio de El Salto, Jalisco, donde el Río Santiago emana olores que dan cuenta de la presencia de tóxicos, y presenta montículos de espumas. Si bien ambos signos de contaminación han sido atacados por las autoridades locales, los riesgos silenciosos, como la presencia de metales pesados, permanece. Fue justo el Río Santiago donde hace dos años, Greenpeace elaboró un estudio que puso en evidencia la polución en la zona.

Activistas de Greenpeace y de organizaciones jalisciences en la conferencia de prensa de este sábado. //Foto: Dulce Ramos.

Activistas de Greenpeace y de organizaciones jalisciences en la conferencia de prensa de este sábado. //Foto: Dulce Ramos.

La responsable de la campaña de tóxicos para Greenpeace, Sinaí Guevara, advirtió en la conferencia a bordo del Rainbow Warrior que la contaminación no sólo debe percibirse como un riesgo para la flora y la fauna acuática, sino que con ella ha aumentado la incidencia de cáncer y enfermedades renales.

A bordo estuvo también Sofía Enciso, representante de la Organización Un Salto de Vida y habitante del municipio de El Salto, Jalisco, donde el Río Santiago ha emanado olores que dan cuenta de la presencia de tóxicos, y presenta montículos de espuma. Si bien ambos signos de contaminación han sido atacados por las autoridades locales, los riesgos silenciosos, como la presencia de metales pesados, permanece. Fue justo el Río Santiago donde hace dos años, Greenpeace elaboró un estudio que puso en evidencia la polución en la zona, por lo que el documento presentado este sábado, complementa lo hecho en Jalisco.

La cuenca del Lerma, explicó el representante de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, Omar Aguilar Arellano, ha sido una de las que más inversión ha recibido para su saneamiento, pero la contaminación sigue. La organización a la que pertenece el científico ayudó a Greenpeace en la interpretación del análisis químico de las muestras tomadas en los ríos.

“Los ríos no tienen fronteras. Son flujos de agua que, lo que uno tira en un punto, se va a distribuir hasta el punto final y va impactando. Si a eso le sumamos que de ahí se extrae agua para riego, muchos de esos químicos llegan a los cultivos. Si detenemos los flujos con la construcción de presas, generamos una reducción del cauce y en consecuencia, la acumulación de los contaminantes. La decisión de sanear un río no se puede tomar a la ligera, sino con un diagnóstico claro”, dijo el experto.

La propuesta

Greenpeace sólo ve una alternativa para evitar la contaminación. Detener la descarga de todas las sustancias tóxicas en los cuerpos de agua. Para ello, en su informe plantea éstas recomendaciones.

  1. Vertido cero: En un plazo de 20 a 25 años, ninguna industria podrá descargar tóxicos en los cuerpos de agua mexicanos.
  2. Armonizar la legislación: Pese a que México es firmante de tres convenios internacionales que regulan los desechos tóxicos, aún hay disposiciones que las leyes y normas nacionales no contemplan.
  3. Crear un Registro de Emisión y Transferencia de Contaminantes: el organismo estaría obligado a aportar información sobre las descargas, emisiones y fugas de sustancias peligrosas.
  4. Garantizar el cumplimiento de las normas ambientales: La organización señala la necesidad de mayor transparencia en las inspecciones y sanciones.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 factores que predicen el éxito de las relaciones de pareja (y por qué el amor no es uno de ellos)

Científicos siguen tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.
19 de septiembre, 2020
Comparte

Puede que el corazón tenga razones que la razón no entiende, pero eso no les ha impedido a los científicos seguir tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.

Y gracias a la ayuda de la inteligencia artificial un equipo internacional de 85 investigadores cree haber identificado los principales factores detrás de una relación satisfactoria.

El estudio -el más extenso de su tipo a la fecha- utilizó algoritmos de aprendizaje automático para analizar los casos de casi 12.000 parejas contenidos en 43 bases de datos de 29 laboratorios diferentes.

“Básicamente analizamos toda la información que pudimos encontrar sobre el tema”, le dijo a BBC Mundo Paul W. Eastwick, profesor de psicología de la Universidad de California (EE.UU.) y uno de los coordinadores de la investigación.

Y una de sus principales conclusiones es que las características individuales no son tan determinantes a la hora de predecir el éxito de una relación como los juicios que uno se hace sobre esta.

De hecho, según el estudio, no hay nada más importante para la bienandanza de una relación que la convicción de que el otro integrante de la pareja está comprometido con la misma.

Otro predictor importante es el nivel de intimidad: en palabras de Eastwick, “esa sensación de que tu pareja te entiende y que realmente entiende quién eres”.

Y entre las cinco principales “predictores específicos a la relación” también están el nivel de gratitud o reconocimiento, la propia satisfacción sexual y la percepción de satisfacción con la relación que tenga el otro miembro de la pareja.

Mujer enamorada

Getty Images
Curiosamente, el amor no está en el “top 5” de los factores de éxito.

“Los propios juicios de las personas sobre la relación en sí, como cuán satisfechos y comprometidos sentían que estaban sus parejas, o cuán agradecidos se sentían hacia ellos, explicaron aproximadamente el 45% de su satisfacción“, es el resumen de los principales hallazgos del estudio publicado en la edición de agosto de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS.

En contraste, las diferencias individuales solamente dieron cuenta del 21% de la satisfacción en las relaciones analizadas.

Factor distal

“Los predictores individuales tienen que ver con lo que uno piensa sobre sí mismo y, en principio, son independientes a cualquier relación; por ejemplo, eso que acostumbramos llamar personalidad o las ideas abstractas que uno puede tener sobre cómo le gustaría que fuera su pareja romántica”, explica Eastwick.

Pareja

Getty Images
Lo que uno piensa de uno mismo no es tan importante como lo que piensa del otro.

“En contraste, los predictores específicos a la relación son constructos que requieren que pensemos en una persona en particular, usualmente nuestra pareja: esta es una persona en la que puedo confiar, alguien a quien quiero, alguien que me aprecia… Y tienen dos o tres veces más impacto a la hora de predecir qué tan satisfecho se está con la relación que las diferencias individuales”, le dijo a BBC Mundo.

Esto no significa que las diferencias individuales -que incluyen entre sus principales predictores satisfacción con la vida, negatividad, depresión y problemas de apego– no juegan un rol en la felicidad de una pareja.

Pero, como explica Eastwick, lo hacen sobre todo mediando la propia experiencia y condicionando el juicio que uno se puede hacer de la relación, que es lo que termina importando.

“Por ejemplo, si soy un misántropo entonces lo más probables es que no confíe en la gente y por lo tanto no pueda ser feliz en mi relación”, ilustra el profesor de la Universidad de California en Davis.

Pero para el éxito de la relación el factor clave no es tanto la misantropía, que sería un factor distal, como la confianza, un predictor importante que, como el amor, no alcanzó en el “top 5” pero sí en el “top 10” en términos de importancia.

¿Fue esa relativamente baja clasificación una sorpresa para los investigadores?

Amor

Getty Images
El amor es lo que se busca.

“Al amor de hecho le fue muy bien, lo que pasa es que es algo tan parecido a la satisfacción, a lo que estábamos tratando de predecir, que en muchos casos no lo incluimos siquiera como candidato”, explica Eastwick.

“En otras palabras, no es que no importe, es que es esencialmente lo que estábamos buscando“, le dice a BBC Mundo.

Y el psicólogo también insiste en que el hecho de que el estudio hable de “predictores” no significa que se sientan capaces de predecir el futuro.

“No somos adivinos”, dice. “Pero los aspectos de las relaciones que destacamos son cosas en las que uno puede trabajar y mejorar y así mejorar su relación en el presente”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=8baztTZxkQo

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.