Los cuatro enigmas de la economía de 2014
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los cuatro enigmas de la economía de 2014

El optimismo económico ante 2014 tendrá enfrente retos cuyo resultado es difícil de prever.
2 de enero, 2014
Comparte

dolares_bbc

Las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de organismos privados coinciden en que la economía mundial crecerá alrededor del 3,6%, un 0,7% más que en 2013.

Pero este aumento no sirve para recuperar el terreno perdido desde la crisis de 2008 y depende de cuatro factores clave:

1- Eurozona

La eurozona comenzará 2014 con la incorporación de un nuevo miembro, Letonia, y poco más que celebrar.

Según las estimaciones del FMI, la economía se contrajo en un 0,4% el año pasado y crecerá un 1% en 2014.

La crisis no afecta únicamente a Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España, sino también a las economías más desarrolladas como Francia y Holanda que registraron sendas contracciones el año pasado.

Ni el motor de la eurozona, Alemania, ha quedado inmune: en el primer trimestre de 2013 tuvo una contracción y registró un crecimiento anémico en el resto del año.

Los problemas son múltiples. Al estancamiento económico se añade el temor de una deflación (caída de los precios que puede terminar en bancarotas y desinversión) e índices estratosféricos de desempleo (promedio superior al 10%, un 25% en países como España y Grecia).

Con este trasfondo económico-social, uno de los grandes temores de 2014 es que las elecciones del Parlamento europeo en mayo se conviertan en un virtual referendo sobre el euro.

John Bowler, director de Análisis de Países de la Unidad de Inteligencia del semanario británico The Economist, no descarta una desintegración de la eurozona.

“El gran mérito en 2013 fue que el euro sobrevivió. El peligro es que los políticos crean que pueden seguir haciendo lo mismo hasta que pase la tormenta. La realidad es que el malestar social puede explotar en cualquier momento. En mayo, la legitimidad de muchos gobiernos puede quedar seriamente cuestionada. Si a esto se le suma la presión económica sobre países con deudas muy altas, es posible que uno o más países terminen saliéndose del euro, algo muy desestabilizador para la economía mundial”, señaló a BBC Mundo.

2 – Estados Unidos y la flexibilización monetaria

El panorama es más promisorio por el lado estadounidense. El crecimiento del tercer trimestre del año pasado y la caída del desempleo llevó a la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, a señalar en diciembre que Estados Unidos crecería más que el 2,6% pronosticado con anterioridad.

Lagarde no dio una cifra, pero según algunas estimaciones la economía estadounidense podría superar el 3% anual.

Este optimismo llevó al presidente saliente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, a anunciar la reducción de los estímulos monetarios al sistema bancario en US$10.000 millones mensuales y mantener la tasa de interés en su actual nivel de mínimos históricos del 0%.

El enigma es qué hará su sucesora en el cargo, Janet Yellen, que asume en enero.

“Habrá continuidad. Yellen intentará seguir una política de anticipar las tasas de interés a futuro para que este retiro gradual del estímulo económico no sea traumático”, indicó Bowler a BBC Mundo.

La flexibilización monetaria lleva cinco años y en 2013 significó la adquisición de bonos y títulos a los bancos por valor de unos US$80.000 millones mensuales con la esperanza de aceitar el flujo crediticio a consumidores y productores.

No está claro en qué medida esta inyección de fondos sirvió para este propósito o incentivó la especulación financiera global y la creación de burbujas bursátiles e hipotecarias en Estados Unidos.

En 2013, la mera posibilidad de un relajamiento de la flexibilización monetaria produjo turbulencia en las monedas de muchos países emergentes, desde Indonesia a Turquía y Brasil, que sufrió en noviembre una caída del valor del real del 1,5%, la mayor entre 24 países estudiados por la agencia financiera Bloomberg.

3 – China: el difícil equilibrio

En 2013 quedó claro que la economía china no volverá a crecer como lo hizo en las décadas previas a un ritmo del 9 o 10% anual.

Este cambio se debe en gran medida a la transición de un modelo exportador a otro más basado en el consumo interno y al paso de una economía de bajos ingresos a otra de medianos ingresos con aspiraciones a dar el salto siguiente a economía desarrollada.

Aun así, el cálculo es que China creció un 7,5% en 2013, porcentaje envidiable para muchas economías del mundo. El problema chino se encuentra en otra parte.

Desde la crisis financiera global de 2007-2008, China tuvo una enorme expansión del crédito y la inversión que sostuvo su crecimiento.

Según el académico en economía comparada de la Universidad de Cambridge, Gabriel Palma, esta expansión es insostenible.

“El stock de crédito en China saltó de US$9 billones en 2007-2008 a US$23 billones en 2012: un 220% del PIB. En otras palabras, China logró replicar todo el stock de crédito del sistema financiero norteamericano en tan sólo cinco años”, indicó a BBC Mundo.

La agencia calificadora Fitch calcula que el sistema bancario paralelo o en la sombra –escasamente regulado- acumuló casi US$6 billones de activos, equivalentes al 70% del PIB chino.

Este sistema paralelo de pequeñas entidades financieras copió muchas de las prácticas que llevaron a la crisis estadounidense de las “hipotecas basura” (o subprime mortgages)

“En la capital, Pekín, de 20 millones de habitantes, existen hoy día casi 4 millones de casas y departamentos que no se pueden vender. Y la actividad de la construcción continúa como si nada”, señala Palma.

En julio el gobierno anunció una auditoría de la deuda de gobiernos locales y municipios. Según informaciones de la prensa china en diciembre, esta deuda se habría duplicado desde 2010.

El hecho de que China tenga la máxima cantidad de reservas del mundo en moneda extranjera puede ser clave para evitar que una implosión termine contagiando al mundo entero.

4 – Materias primas

La plena incorporación de China –y en menor medida de India– al mercado mundial a principios de siglo llevó a una explosión de los precios de las materias primas y a una década dorada para la economía latinoamericana.

Según el FMI y el Banco Mundial loscommodities constituyen un 75% de las exportaciones de América Latina. El problema es que hoy la demanda internacional está cayendo debido al menor crecimiento de China e India.

El precio del cobre disminuyó un 10% el año pasado, el de la plata más del 20%, el de la soja se ha mantenido estancado y el del petróleo está fluctuando a la baja.

Esta tendencia se verifica también en los mercados de futuros.

Según la agencia financiera Bloomberg, los contratos a futuro de la soja hasta 2016 se cotizan un 16% menos que hoy, algo que puede impactar fuertemente a todos los países productores del Cono Sur.

El cobre y el petróleo WTI, usado como referencia del crudo, también tienen una cotización a la baja en los mercados de futuros.

Solo las materias primas vinculadas a alimentos registran un aumento. El café tiene un incremento del 26,7%, el azúcar del 14%.

La CEPAL calcula que América Latina compensará la caída de los precios de muchoscommodities con un mejor desempeño del consumo y la mejoría de la economía mundial: en 2014, la región crecerá un 3,2% en comparación con el 2,6% de 2013.

Todo dependerá de la evolución que tengan los tres factores mundiales mencionados en esta nota: eurozona, Estados Unidos y China.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo crear un sistema de alerta de enfermedades infecciosas basado en el modelo para detectar hambrunas

Las pandemias no surgen de repente: comienza con el brote de una enfermedad infecciosa que se transforma en una epidemia local, que luego se propaga entre sus vecinos, y adquiere el potencial de convertirse en global. ¿Cómo detectar estos primeros signos?
5 de agosto, 2020
Comparte

“Para todos los desastres —ya sean hambrunas, terremotos o tsunamis— necesitamos recibir una alerta lo más temprano posible”. Y las pandemias no son la excepción.

Esta es la reflexión de Andrew Natsios, profesor de la Universidad de Texas A&M y director del Instituto Scowcroft de Asuntos Internacionales, en Estados Unidos, quien sostiene que del mismo modo que se puede predecir una crisis alimentaria analizando una serie de variables, también se puede estimar cuándo un brote de una enfermedad infecciosa tiene el potencial de salirse de control.

Crear un método de alerta temprana (que denomina Sistema de Advertencia Temprana de Pandemias, PEWES, por sus siglas en inglés) serviría para evitar que se produzca, asegura el profesor, quien también se encargó de administrar la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) entre 2001 y 2006.

“Una pandemia no surge de repente: comienza con un brote de una enfermedad que luego se transforma en una epidemia localizada, después se propaga a otros países y más tarde se convierte en una pandemia que puede tener el potencial de transformarse en global”, le explica a BBC Mundo.

¿Pero cómo funcionaría este sistema? ¿En que datos se basaría para hacer esta predicción? ¿Y no existen ya otros sistemas de alerta temprana de pandemias?

Entierros y multitudes en los hospitales

El sistema, explica el profesor, sería similar a la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambrunas, (FEWES, por sus siglas en inglés), un modelo exitoso desarrollado por USAID tras la devastadora hambruna de 1985 en Etiopía que dejó cerca de un millón de muertos.

Cementerio en Brasil

Getty Images
La aparición de una gran cantidad de nuevas fosas es un elemento que indica qué algo fuera de lo normal está ocurriendo en un lugar determinado.

Desde su implementación, recalca Natsios, este programa “ha logrado predecir todas las hambrunas en los territorios bajo su responsabilidad en los últimos 40, 50 años”.

Este sistema utiliza imágenes satelitales para evaluar qué está ocurriendo en el terreno, datos sobre el comercio de granos y ganado, del clima, así como reportes de expertos en alimentos, científicos agrícolas y empresarios que ingresan información a la red cuando notan que algo no está bien.

Con esta información produce mapas de acceso gratuito de zonas con inseguridad alimentaria y análisis sobre los problemas que se están gestando en el mundo.

En el caso de una pandemia, informes de profesionales de la salud locales en distintas regiones del globo podrían contribuir con información relevante.

Paciente en China

Getty Images
Profesionales de la salud locales pueden aportar información clave que, en contexto, puede servir de indicador.

Imágenes satelitales permitirían obtener datos clave.

Fotos aéreas de entierros masivos, crematorios trabajando horas adicionales, imágenes que muestren un aumento en el tamaño de grupos que se congregan frente clínicas y hospitales son un material valioso.

No son necesariamente indicadores de un brote, pero sí denotan la presencia de un problema que amerita investigación, por ejemplo.

Agosto, no diciembre

Otra herramienta crucial es el monitoreo de lo que ocurre en internet y de los temas de los que está hablando la gente.

Natsios hace referencia a un estudio reciente de la Universidad de Harvard que combinó dos piezas de información que permitieron llegar a un conclusión interesante.

“Los investigadores observaron imágenes satelitales de aparcamientos, clínicas y hospitales en la zona de Wuhan, donde la pandemia se manifestó a gran escala en China, y notaron un gran aumento de gente en esos lugares en agosto del año pasado”, le dice Natsios a BBC Mundo.

El segundo dato provino de Facebook y Twitter, que reveló que, desde principios de agosto del año pasado, la gente había empezado a hacer preguntas sobre una nueva enfermedad, enumerando todos los síntomas típicos de la covid-19.

Redes sociales

Getty Images
Analizar los temas que la gente discute en las redes sociales puede darnos una pista de si algo está ocurriendo.

“Combinando estos dos datos, es muy probable que hayan descubierto que, de hecho, la pandemia no empezó en diciembre sino en agosto“, explica el profesor.

De haberlo sabido, “incluso si no hubiésemos podido enviar equipos de ayuda sanitaria (dado que China nunca hubiera permitido el ingreso de grupos de EE.UU., Europa o un contingente de la ONU) podríamos haber alertado a las autoridades chinas”.

Natsios no cree que en ese entonces el gobierno chino tuviera conocimiento de la situación: intuye que los funcionarios locales no quisieron enviar malas noticias a Pekín y por eso mantuvieron en secreto esta información.

Equipos de ayuda

No es que los datos que menciona Natsios por separados no existan, “uno puede obtenerlos comprándolos”, explica.

Pero la idea es aunarlos bajo una mismo techo, y ponerlos en un reporte a disposición del público, ONG y demás organismos e instituciones de forma gratuita.

Los equipos de ayuda son la otra pata del sistema de alerta.

La idea, le dice a BBC Mundo Natsios, es utilizar la estructura de los Equipos de Respuesta Frente a Emergencias de USAID para entrenar a profesionales en el terreno que puedan actuar frente a una pandemia y enviar equipos especiales de ayuda de EE.UU. a los países que lo permitan.

Gobiernos autoritarios

Un sistema de alerta temprana es particularmente útil para recabar datos de países con gobiernos autoritarios, poco dispuestos a revelar información, señala Natsios, aunque estos no son los únicos renuentes a presentar información sobre sí mismos poco halagadora.

Ayuda de USAID enviada a Honduras.

Getty Images
Enviar equipos de ayuda es algo que podría hacerse si se tiene conocimiento de que una enfermedad infecciosa se está escapando de control.

“En realidad a ningún gobierno le gusta dar noticias incómodas. Pero en una democracia, hay organizaciones civiles, profesionales, centros de estudio, congresos, parlamentos y medios de noticias independientes que pueden hacer preguntas”, afirma Natsios, mientras que las autocracias carecen de estas instancias de control.

Con un sistema de alerta temprana, se puede obtener información por otros medios con mucha antelación y hacer sonar la alarma para tomar medidas o presionar a algunos gobiernos a que las tomen.

Superposición

Dado el alcance global de este proyecto, es lógico preguntarse si no sería más indicado que cayera bajo la jurisdicción de un organismo internacional, como la ONU, o cualquier otra institución que no tenga una afiliación nacional.

Es más, la ONU ya cuenta con una Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN).

¿Qué sentido tiene entonces diversificar recursos y esfuerzos para crear un sistema paralelo?

“No podemos poner todos los ‘huevos humanitarios’ en una canasta, porque a veces los sistemas fallan“, dice Natsios con vehemencia.

Paciente con covid-19

EPA
Saber lo más pronto posible que se avecina una pandemia puede servir para evitar que se produzca.

El problema de un sistema como el de la ONU, es que por la forma en que está organizado los directores ejecutivos tienen derecho a veto, dice el profesor, y menciona el ejemplo del brote de ébola detectado por GOAR en 2014 en África Occidental, del cual no se emitió una alerta porque el funcionario local estimó que esta perjudicaría a la economía regional.

“Y, a veces, también nuestro propio sistema puede fallar”, reconoce. “Por eso tenemos que tener una superposición, una multiplicidad de sistemas, en caso de que se produzcan fallas”.

“Aunar todo en un único sistema internacional sería una idea terrible”, concluye Natsios.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.