8 errores a la hora de buscar pareja en Internet
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

8 errores a la hora de buscar pareja en Internet

"Me gusta sonreír" o "me encanta viajar" son lugares comunes muy utilizados por las personas que ingresan un perfil online en los sitios de este tipo y pueden limitar el atractivo para conseguir una cita.
7 de enero, 2014
Comparte

En enero el amor explota en internet. Los sitios de citas online tienen durante el primer mes de año la mayor cantidad de solicitudes de personas que aspiran, como flamante propósito, a encontrar al amor de su vida.

Pero una cosa es querer y otra es poder. A pesar de las buenas intenciones, la mayoría de los solitarios que recurren a internet caen en lugares comunes cuando construyen su perfil que limitan seriamente sus posibilidades de atraer a una potencial pareja.

Frases como “Amo reír” o “Mi vida es genial, solo necesito alguien con que compartirla” aunque desean evidenciar talentos o simplemente honestidad, según especialistas, muchas veces pueden ser interpretado como todo lo contrario: “No soy feliz” o “Mi vida es un desastre, por favor ven a salvarme”.

La BBC conversó con varios expertos en citas en línea y encontramos los ocho “errores” que la gente comete con frecuencia a la hora de elaborar un perfil.

Lea: Los japoneses que prefieren novias virtuales en vez de sexo

“Soy nuevo en esto, aquí vamos…”

Para William Doherty, profesor y antropólogo de la Universidad de Minnesota, esta frase revela lo incómodo que resulta para la persona el tema de buscar pareja a través de internet.

“Con esta apreciación en su perfil, la gente da a entender que para él las citas online siguen siendo un estigma e intenta disculparse diciendo que no está familiarizado con el tema”, señaló Doherty.

“Me encanta reír”

La asesora en relaciones en línea Laurie Davies deja claro que esta es una las frases más usadas, pero a la vez, que menos empatía genera con las potenciales citas.

“¿Quién no ama reír?”, dice Davies, “lo que trata de decir es que es una persona divertida y que tiene un corazón generoso, pero no significa nada”.

Para Davies el problema con este tipo de frases –entre las que se cuenta “trato de ver lo positivo en cada situación”- es que no ayudan con el objetivo primordial de los perfiles que es iniciar una conversación, no construir un prontuario.

“No puedes iniciar una conversación diciendo ‘veo que amas reír. A mí también me encanta’. Si eres un amante de la comedia, ahí te podría funcionar”, señaló Davies.

“Disfruto de las caminatas en la playa y los atardeceres”

Sucede lo mismo que con el “me encanta reír”: intenta decir algo que no significa nada. Para Helen Fisher, antropóloga que trabaja para el sitio Match.com, lo que tratan de expresar es amor por la naturaleza e intimidad.

“¿Pero quién no quiere ambas cosas en su vida?”, dijo la experta.

Para la asesora Julia Spira, esta frase significa además falta de originalidad. “Si lo pones en tu perfil quedas como una persona que lo tomó de otro perfil en internet”.

“Soy un hombre de 42 años buscando mujeres de 27”

Christian Rudder, del blog OK Cupid, afirma que la proporción entre hombres y mujeres permanece estable en los sitios de citas online, pero la preferencia de los hombres mayores por mujeres más jóvenes altera ese equilibrio.

“Si entras a estos sitios debes buscar a mujeres que estén en tu rango de edad. No ir más lejos”, dijo Rudder.

Por ejemplo, para un hombre de 31 años, lo sugerido es una mujer máximo nueve años menor que él y cuatro años mayor. Para un hombre de 42 años, el límite es una mujer de 27, pero por lo general quieren más jóvenes, comenta Rudder.

La gramática

No entres en estos sitios si no sabes la diferencia entre hay, ahí y ¡ay!, recomiendan los expertos.

Los fanáticos de la gramática también están en estos sitios en línea, pero no siempre es recomendable hacer uso de ese conocimiento para corregir a otros.

“Lo que es evidente es que las personas están buscando a alguien educado, que sepa la diferencia entre haya y halla, al menos. La búsqueda de una pareja es mucho más profunda que una bonita sonrisa”, dijo Laurie Davis.

“Me encanta viajar”

La intención con esta frase, señala el catedrático Doherty, es tratar de evidenciar que hay aventura y un elemento salvaje en la personalidad.

A este concepto se suma Greg Hendricks, en su blog Greghendricks.net, y añade: “Pero de nuevo, ya lo hemos visto en otros perfiles. No es nada nuevo”.

El blog Muddy Matches sugiere que hablar de viajes es algo que puede iniciar una conversación, pero hay que tener cuidado. “No se trata de alardear sin respirar por una excursión. Es hablar de lugares en común donde han estado y a donde les gustaría viajar”.

“Soy normal”

“No voy a acosarte”, eso es lo que se lee de una afirmación de este tipo”, sugiere Doherty.

“Es la mejor forma de conseguir pareja, diciéndole que no habrá sorpresas haciendo un énfasis en la seguridad y la normalidad”, ironiza.

No es una frase para tomar en el sentido literal, explicó. Es una buena idea sospechar de una persona que afirma que es una persona “normal”.

Lea: Un sitio de citas para los fantasmas que buscan a su media naranja

“Mis amigos dicen que soy… (más una lista de adjetivos)”

Y la lista es: inteligente, atractivo, romántico, leal, apasionado, honesto y valiente, que para la asesora Erika Ettin son “adjetivos vacíos”.

“Esos tipos de adjetivos que la gente pone son muy difíciles de comprobar. Tienes que conocer bien a una persona para decir que es honesta, leal y apasionada. Es un asunto de “muéstrame, no me cuentes””, explicó Ettin.

Y añadió que “una larga lista de adjetivos no tiene mucho sentido. Algunos dicen que son divertidos, ¿pero cómo son divertidos? ¿Ese humor podría gustarle a esa potencial pareja? No tiene sentido decir algo que es mejor demostrar”, explicó Davis.

Además otro problema de la frase es cómo inicia: “Mis amigos dicen”.

“Eso da a entender falta de confianza. Es como que no te sientes cómodo contigo mismo”, concluye Davis.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

6 consejos para negociar de manera más efectiva en el trabajo (y qué es lo que nunca deberías hacer)

Jonathan Booth, experto en negociación de la universidad británica London School of Economics, comparte con algunas de las claves para llegar a un mejor resultado.
Getty Images
10 de agosto, 2020
Comparte
Mujeres conversando

Getty Images
“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, dice Jonathan Booth, explicando que hasta en las situaciones laborales más cotidianas existen habilidades negociadoras que pueden ayudarte a conseguir tus objetivos.

Cuando hablamos de negociar, no solo de trata de cerrar un negocio o conseguir un aumento de salario.

Hay negociaciones más cotidianas que, aunque no terminen con un resultado cuantificable en dinero, son igualmente importantes.

Por ejemplo, necesitas habilidades para negociar un día libre, para que la carga de trabajo sea equitativa o para defender un punto de vista que puede marcar el desarrollo de tu carrera profesional.

Jonathan Booth, profesor de comportamiento organizacional y gestión de recursos humanos de la universidad británica London School of Economics (LSE), quien además se especializa en educación para ejecutivos sobre negociación, dice que los pasos para tener éxito son aplicables en cualquier ámbito laboral.

“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, le dice Booth a BBC Mundo, ya que es parte de la dinámica de nuestras vidas profesionales. como cuando hay que determinar los términos de un nuevo acuerdo o superar conflictos con colegas.

Lo más desafiante, afirma, es cuando estás negociando con una contraparte competitiva que no está dispuesta a perder y, por lo tanto, no le interesa llegar a un punto medio para facilitar un acuerdo donde los participantes obtengan algún beneficio, situación que en inglés se llama win-win.

Enfrentado a esa situación, es recomendable explorar si existen posibilidades de crear un escenario donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Para avanzar en este enfoque es importante “estar dispuesto a hacer preguntas, compartir información y priorizar la creatividad”, apunta Booth.

Estos son seis consejos que habitualmente utilizan los mejores negociadores, según el académico de LSE.


1. Acercarse a la contraparte y establecer una relación cordial

No se trata, necesariamente, de ir juntos al bar de la esquina, pero una llamada telefónica o una breve reunión previa, puede allanar el camino antes de que se establezca una negociación formal.

Si no están las condiciones como para un contacto previo a la negociación, es importante investigar por otros medios quién es tu contraparte.

Personas conversando

Getty Images
Es importante, dice el académico, crear las condiciones donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Por ejemplo, buscar en redes sociales información que pueda ser útil antes de sentarse a discutir. Indagar qué trabajos previos ha realizado, cuáles son sus motivaciones, sus intereses. Y si es posible, descubrir cómo han sido los resultados de negociaciones previas donde ha participado la contraparte.

Incluso si la confianza solo se extiende al establecimiento de reglas y procedimientos básicos, al menos eso permitirá que los participantes se sientan más cómodos.

2. Meterse en sus zapatos (y caminar un poco dentro de ellos)

Otra técnica que ayuda en el proceso es tratar de entender la perspectiva de la contraparte, incluso aunque no estés de acuerdo. Eso permite tener una comprensión más racional de la otra persona y descubrir qué busca.

También le hace ver al otro que estás prestando atención y que entiendes lo que propone, aunque las posiciones sean divergentes.

La idea es tratar de encontrar una solución integradora para evitar que el conflicto escale y se transforme en una discusión que no avanza.

3. Compartir información

Aunque puede sonar poco estratégico a primera vista, lo cierto es que compartir información es importante.

Pareja conversando

Getty Images
“No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”, apunta el experto.

Una negociación constructiva está relacionada con la reciprocidad. Entonces, tomar la iniciativa -y estar dispuesto a parecer vulnerable- puede ayudar a conseguir información de la contraparte y mover la conversación a tu favor.

Es como ceder un poco para conseguir algo a cambio. Es posible que tu buena disposición a compartir información empuje a los otros a seguir tu ejemplo, abriendo el diálogo.

Cuando los negociadores ven que las partes están dispuestas a trabajar juntas, se puede mantener un intercambio positivo.

4. Priorizar la creatividad

En cualquier negociación es probable que encuentres problemas o elementos inesperados a medida que avanzan las conversaciones.

En esta circunstancias se requiere ser creativo y buscar soluciones que den una respuesta a las distintas necesidades. Y para ser creativo con las propuestas tienes que saber quién es la persona que está al frente y qué busca.

Pareja conversando online

Getty Images
Antes de sentarse a negociar, siempre hay que investigar quién es tu contraparte.

Es útil trazar la percepción de los intereses de todos lo que están en la mesa. Si los problemas que se discuten tienen varias partes, vale la pena desglosarlos y usar la creatividad para que los otros se integren a la discusión.

En esto es clave hacer las preguntas correctas para aprender de la información nueva que consigues de los otros negociadores y así generar múltiples ideas que permitan crear posibles soluciones.

5. Plantear las cosas de manera colectiva

En vez de plantear el diálogo de manera individual, al estilo de “mi posición es esta”, “tu posición es esta”, es conveniente tratar de conducir la conversación hacia un diálogo colectivo.

También puede ser útil traer a la mesa ejemplos de negociaciones previas donde hayas participado y cuyos resultados arrojaron un beneficio mutuo.

En este punto hay que tener cuidado porque al mostrar mucha experiencia, puedes parecer intimidante o puedes ser percibido por los demás como que los estás subestimando.

6. Minimizar las amenazas

Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer en la mesa de negociación.

Personas discutiendo

Getty Images
“Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer”, argumenta Booth.

Básicamente se trata de minimizar la tensión. Lo primero es encontrar un asunto en que todos los negociadores estén interesados para mover la discusión hacia otro lado, o encontrar puntos donde haya acuerdo.

Si descubres cuáles son las cartas del juego de los demás, tienes más opciones de mover las piezas a tu favor, con el fin de encontrar una solución de beneficio mutuo.

¿Qué se puede hacer cuando aparece un elemento inesperado?

“Si eso ocurre, le puedes hacer preguntas para que la contraparte aclare de qué se trata el asunto”, dice Booth.

Ahora bien, “si lo nuevo realmente te ha tomado por sorpresa, trata de evitar que la otra parte se dé cuenta“.

Un alternativa es hacer una pausa en la negociación y ganar tiempo para investigar y evaluar el nuevo escenario, ya que así puedes saber si necesitas traer nuevos recursos a la mesa y explorar otros caminos para lograr un acuerdo.

Y sobre qué es lo que nunca deberías hacer al enfrentar una negociación, Booth es muy claro: “No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.