San Cristóbal de las Casas, la ciudad donde se levantaron los zapatistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

San Cristóbal de las Casas, la ciudad donde se levantaron los zapatistas

A primera vista podría pensarse que se ha sepultado el recuerdo de la madrugada del 1 de enero de 1994
Por Alberto Nájar (BBC Mundo)
1 de enero, 2014
Comparte

ezlnbbc

En la oscuridad el grito pareció cobrar más fuerza. “¡Alto ahí!”, se escuchó y enseguida el ruido de un fusil que se prepara para disparar.

Era el 14 de enero de 1994. San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde unos días antes apareció en su plaza central el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), se encontraba bajo una estricta vigilancia militar.

La ciudad estaba desierta. Los únicos que se atrevían a caminar por sus calles, sobre todo en las noches, éramos unos cuantos periodistas que nos guiábamos por las pocas farolas que permanecían encendidas.

Sin saberlo me acerqué a una trinchera de nerviosos soldados que sobrevivieron a los primeros combates con el grupo armado. La orden era disparar a quien no obedeciera sus indicaciones. Con los brazos en alto, sin dejar de mirarlos, caminé hacia atrás muy lentamente.

Veinte años después me encuentro en la misma esquina, a unos pasos de la catedral de San Cristóbal. La vida es otra.

En lugar de barricadas, tanquetas y soldados hay miles de turistas que abarrotan restaurantes, bares, hoteles y tiendas de lujo. El edificio del ayuntamiento, que los insurgentes zapatistas incendiaron hace dos décadas, parece nuevo tras una remodelación.

A primera vista podría pensarse que se ha sepultado el recuerdo de la madrugada del 1 de enero de 1994. Pero la realidad es distinta: aunque lleva varios años de un virtual aislamiento, el EZLN sigue muy presente en la vieja Ciudad Real, como también se conoce a San Cristóbal de las Casas. Su influencia es mayor de lo que algunos desean.

“Encorvados”

La ciudad fue fundada en 1528 por el capitán español Diego de Mazariegos a quien se asignó la tarea de dominar a los pueblos mayas de Chiapas.

Durante el período histórico conocido como la Colonia fue residencia de varios encomenderos, como se llamó a los personajes encargados de administrar los territorios indígenas.

Los abusos a los pueblos originarios se han mantenido por cientos de años. El obispo Samuel Ruíz García, por ejemplo, solía contar que cuando llegó a San Cristóbal de las Casas en 1959 se sorprendió al ver que los indígenas caminaban encorvados y debían bajar de la acera e inclinarse “ante cualquier criollo que circulara por ella”.

Ese fue el escenario que los fundadores del EZLN encontraron en Chiapas, a mediados de los años 70. “Aquí no tuvo repercusión la Revolución mexicana y por estar muy al sur el reparto agrario (que inició en 1934) nunca se dio”, me dice Pedro Faro, del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas.

La discriminación era común incluso en 1994, cuando los zapatistas aparecieron públicamente. Ese año, por ejemplo, en algunas fincas cafetaleras del sur de Chiapas había cientos de campesinos en situación de esclavitud.

Algunos propietarios de esas haciendas vivían en la vieja Ciudad Real. Por eso no fue gratuito que hace 20 años el Ejército Zapatista desplegara a la mayor parte de sus jefes y tropas para tomar la población.

“Insolentes”

Más allá de los combates armados, la irrupción del EZLN fue una afrenta para los coletos, como se conoce a los nativos de San Cristóbal de las Casas.

Lo supe una noche en que cenaba en el restaurante de mi hotel. Una niña tzotzil entró a vender muñecos de tela y entonces una pareja de holandeses le regaló a un plato de sopa, que empezó a comer sentada a la puerta del negocio.

No pudo terminarlo. Una elegante mujer que minutos antes se quejaba con su acompañante de “lo insolentes que se han vuelto los indios”, pateó el plato de la niña cuando salió del restaurante.

Holandeses y periodistas afrontamos a la agresora. Nada pasó: para ella los indígenas, extranjeros y comunicadores pervertíamos su ciudad.

Dos décadas después recuerdo la anécdota mientras camino por el atrio de la iglesia de Santo Domingo, que decenas de tzotziles utilizan ahora para vender ropa, artesanías y discos piratas.

En 20 años, el empoderamiento de los indígenas es evidente, no sólo en la defensa de su cultura y comunidades sino en la creación de negocios propios y organizaciones civiles.

Es una de las lecciones del EZLN, me dice la periodista Concepción Villafuerte, directora del portal La Foja Coleta y uno de los personajes más emblemáticos en la historia de los zapatistas.

“La gente aprendió a defenderse, ahora dice: no me voy a dejar fastidiar como antes”, cuenta. “Los indígenas ahora son más, han ganado territorio en el comercio y en puestos públicos”.

La periodista y su familia conocen bien el tema. En la madrugada del 1 de enero de 1994 su esposo Amado Avendaño fue el primero en entrevistar al subcomandante Marcos, quien encabezó la ofensiva en San Cristóbal.

Avendaño fue gobernador en rebeldía de Chiapas, apoyado por el EZLN. Durante varios años su casa fue un refugio para muchos periodistas que cubrieron el conflicto armado en el estado.

Miedo

Con estos antecedentes me pregunto si ahora podría repetirse la historia del restaurante en 1994. Y encuentro la respuesta en el Mercado de Dulces y Artesanías.

Tomás Martínez, dueño de un negocio de joyería de ámbar, se queja amargamente porque los indígenas “rebasaron los límites”, dice.

“Son los dueños de casi todos los locales en el mercado y sólo se ayudan entre ellos. Ya hasta compraron casas en San Cristóbal, eso no debía permitirse”, asegura.

Mientras escuchaba con asombro la confesión del vendedor de artesanías, a unas calles de allí, a una estudiante de doctorado de la Universidad de la Tierra le impedían la entrada a una pastelería de moda. El motivo: vestía ropas indígenas.

Un día antes la periodista Villafuerte me había dicho que el racismo de los coletos “no va a cambiar jamás”. La única diferencia es que antes despreciaban a los indígenas. Hoy también “les tienen miedo”.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Justin Trudeau: el nuevo escándalo que tiene en crisis al primer ministro

Un millonario programa de becas para ayudar a jóvenes estudiantes ha puesto al primer ministro de Canadá y su familia en el foco mediático. Te contamos por qué.
27 de julio, 2020
Comparte
Justin Trudeau

Reuters
El último escándalo que salpica a Justin Trudeau se ha producido en plena pandemia.

Cuando el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, llegó al poder en 2015, prometió una nueva forma de hacer política. Pero ahora se enfrenta a su tercer escándalo relacionado con cuestiones éticas. ¿Qué está pasando?

El gobierno de Canadá anunció en junio que elegía a la organización WE Charity, conocida sobre todo por sus conferencias WE Day a las que acuden numerosas celebridades, para que administrara un nuevo programa de becas para estudiantes afectados por el desplome económico.

¿Cómo derivó esa decisión en acusaciones de favoritismo y conflicto de intereses, dos investigaciones federales, el foco puesto en la familia Trudeau y llamados a la renuncia del primer ministro?

Esta es una guía para comprender este último escándalo político en Canadá.

La familia de Trudeau bajo la lupa

Trudeau se enfrenta a su tercera investigación por conflicto de intereses en sus cinco años en el poder por la decisión de su gabinete de otorgarle un contrato valorado en US$43 millones a la organización WE Charity de Canadá.

Sophie Gregoire Trudeau y su esposo el primer ministro Justin Trudeau en un evento de WE

Getty Images for We Day
El primer ministro canadiense y su esposa han participado en eventos de la organización We Charity.

El programa de US$680 millones estaba diseñado para conectar a estudiantes graduados de la secundaria con opciones de trabajo voluntario pagado para compensar la pérdida de los empleos de verano previstos a causa de la pandemia.

Posteriormente se supo que la madre y el hermano de Trudeau recibieron dinero en el pasado por hablar en distintos eventos de WE.

Margaret Trudeau recibió poco más de US$185,000 por hablar en 28 eventos de WE en cuatro años, y el hermano del primer ministro, Alexander, recibió unos US$23,000 por hablar en ocho eventos entre 2017 y 2018.

Trudeau también ha hecho frecuentes apariciones, incluido su primer evento de WE en 2007, según el sitio de noticias iPolitics. Su esposa, Sophie Gregoire-Trudeau, fue la locutora de un podcast de temas de bienestar para la organización.

Sophie Grégoire-Trudeau,con la exprimera ministra de Australia Julia Gillard y la cantante Leona Lewis

Getty Images
La esposa de Trudeau, Sophie Grégoire-Trudea (izda.), es embajadora del programa de bienestar de WE.

El primer ministro no se retiró de las discusiones relacionadas con la decisión de darle el contrato a WE y hace dos semanas se disculpó por ello.

El organismo federal de supervisión ética ha confirmado que está investigando el asunto.

“Este país está gobernado por un pequeño círculo de élites y hay un culto a quienes pertenecen al círculo que refuerza ese sistema, que produce este tipo de escándalos de forma bastante rutinaria”, opina el teórico político canadiense David Moscrop.

“Ese es el problema estructural, que Canadá termina siendo un pequeño país gobernado por un pequeño grupo de personas”.

El programa de becas tenía ya más de 35,000 solicitudes y 83 socios no lucrativos.

El ministro de Finanzas bajo presión

Al igual que los Trudeau, la familia del ministro de Finanzas, Bill Morneau, tenía vínculos con WE. Dos de sus hijas están relacionadas con la organización, una de ellas como empleada.

ministro de Finanzas, Bill Morneau

Reuters
El ministro de Finanzas, Bill Morneau ha reconocido haber cometido errores.

Morneau testificó hace unos días ante un comité de finanzas de la Cámara de los Comunes que investiga el hecho de que su familia realizara dos viajes humanitarios, a Kenia y Ecuador, para ver el trabajo de WE en el extranjero.

El ministro reconoció que recientemente se dio cuenta de que no había pagado alrededor de US$30,000 en gastos de viaje para esas visitas y firmó un cheque para compensarlo.

La organización dijo en un comunicado que, aunque los viajes eran por invitación, el ministro ha desembolsado la cantidad que le hubieran cobrado si hubiera pagado en ese momento.

WE dijo que regularmente organiza visitas para “filántropos bien conocidos”, como Morneau y su esposa, que proceden de ricas familias canadienses.

Los partidos de la oposición piden que renuncie o que sea despedido por los viajes, ya que consideran que violan las reglas éticas.

El académico Moscrop sugiere que si bien el retraso en el pago de los viajes pudo haber sido “un descuido en lugar de malicia”, esta forma de actuar puede generar “cinismo, enojo y frustración. Todo ello en tiempos de una pandemia es doblemente problemático”.

El ministro de Finanzas está actualmente bajo investigación por posibles abusos éticos por no haberse recusado tampoco de las discusiones relacionadas con el contrato a WE, por lo que también se ha disculpado.

Escrutinio sobre WE

La organización WE fue fundada hace 25 años por los hermanos Craig y Marc Kielburger en la casa de sus padres en Ontario, Canadá, cuando Craig tenía 12 años.

Conocida anteriormente como Free the Children (“Liberen a los niños”), la organización se centró en poner fin a la explotación infantil y rápidamente se ganó el reconocimiento internacional.

Sus cofundadores se convirtieron en celebridades locales y aparecieron en programas de televisión como el Show de Oprah Winfrey y 60 Minutes en Estados Unidos.

Sus conferencias motivacionales, llamadas WE Day, se han convertido en un antes y un después para muchos jóvenes canadienses, a quienes les atrae su mensaje de que pueden cambiar el mundo y su lista de conferenciantes y artistas famosos.

Hermanos Kielburger

AFP
La organización WE fue fundada a mediados de los 90 por los hermanos Kielburger.

Actualmente es una organización de amplio alcance que opera en Reino Unido, Canadá y Estados Unidos.

Ante la polémica, WE se retiró del programa de becas este mes por haberse visto “enredado en la controversia desde el momento del anuncio”, según informó la organización.

Pero el escrutinio sobre el contrato se ha extendido a la propia organización, abriendo interrogantes sobre su estructura en expansión, los lazos entre la rama de empresa social, sus entidades caritativas y su cultura interna.

El viernes, el periódico canadiense The Globe and Mail reportó que algunos socios y patrocinadores, incluidas la Fundación de la Reina de Inglaterra y la aerolínea Virgin Atlantic, están revisando su relación con WE.

A mediados de julio, la organización dijo que ha decidido realizar cambios estructurales y de gobernanza y volver a concentrarse en su mandato original de desarrollo internacional, y que contratará consultoras externas para una revisión.

Impacto sobre el apoyo a Trudeau

Los liberales federales de Trudeau todavía tienen una ligera ventaja sobre sus oponentes conservadores, pero sondeos de opinión sugieren que la controversia les está pasando factura.

Trudeau

Getty Images
Justin Trudeau, de 47 años, llegó al poder como primer ministro de Canadá en 2015.

El apoyo al partido Liberal Nacional ha caído desde que la noticia salió a la luz, al igual que el índice de aprobación de Trudeau, según una encuesta de Abacus Data del 20 de julio.

Las reacciones al manejo que ha hecho el gobierno del tema son negativas por todo el país, también dentro del 40% de personas que votaron por los liberales en las elecciones del año pasado, según el sondeo.

Probablemente seguirá siendo noticia por un tiempo.

Trudeau tiene un gobierno en minoría, lo que hace que los partidos de oposición tengan más control sobre la agenda y cuenten con las herramientas para “alargarlo todo lo que sea posible” (el escándalo), apunta el analista Moscrop.

A petición de los conservadores en la oposición, el primer ministro comparecerá ante el comité investigador de la Cámara de los Comunes en los próximos días. Y también lo harán los Kielburger.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6CuOQEZRNZs&t=6s

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.