¿Termina la "Guerra Fría" entre México y Cuba?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Termina la "Guerra Fría" entre México y Cuba?

Han pasado casi doce años de la escena ocurrida en la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo en Monterrey, Nuevo León. El súbito abandono del encuentro fue el inicio de una virtual guerra fría entre México y Cuba, que apenas hasta ahora parece terminar.
29 de enero, 2014
Comparte
Saul Lopez

El presidente Enrique Peña Nieto, acompañado de su esposa Angélica Rivera de Peña, arribó al aeropuerto internacional José Martí de la capital cubana, con motivo de su participación en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
FOTO: PRESIDENCIA /CUARTOSCURO.COM

Fidel Castro hizo una pausa en su discurso, miró a los espectadores y soltó la frase que cambió la hasta entonces amistad entre México y Cuba:

“Les ruego a todos me excusen que no pueda continuar acompañándolos debido a una situación especial creada por mi participación en esta cumbre, y me vea obligado a regresar de inmediato a mi país”, dijo, y luego abandonó el salón lleno de azorados ministros, cancilleres, empresarios y presidentes de varios países, entre ellos el mexicano Vicente Fox (2000-2006).

Han pasado casi doce años de la escena ocurrida en la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo en Monterrey, Nuevo León.

El súbito abandono del encuentro fue el inicio de una virtual guerra fría entre México y Cuba, que apenas hasta ahora parece terminar.

Para algunos especialistas, la visita que esta semana realiza el presidente Enrique Peña Nieto a la isla, en el marco de la segunda cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), es el reinicio de una estrecha relación que se mantuvo durante décadas.

El buen vínculo coincidió con el tiempo que gobernó México el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ahora ha vuelto al poder tras doce años de administración del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Eso no es casualidad, le explica a BBC Mundo Adalberto Santana Hernández, director del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“El PRI surge de la Revolución Mexicana y el actual gobierno de la isla es producto de la Revolución cubana. Convergen en planteamientos pero más que eso es que la Revolución cubana está inspirada en la Revolución Mexicana, por eso hay coincidencia entre esas dos fuerzas políticas”.

Peña Nieto y el presidente cubano, Raúl Castro, tienen previsto encontrarse tras finalizar la cumbre de la CELAC, que se lleva a cabo entre este martes y miércoles.

La subsecretaria para América Latina de la Cancillería mexicana, Vanessa Rubio, les dijo a los medios de comunicación en La Habana que Peña Nieto buscará “relanzar las relaciones” con la isla.

Historia de desencuentros

Un discurso que en 1980 pronunció el entonces presidente José López Portillo (1976-1982) define el tipo de relación que mantenían históricamente México y Cuba.

“Nada soportaremos que se le haga a Cuba, porque sentiríamos que se nos hace a nosotros mismos”, dijo el mandatario.

Las palabras de López Portillo fueron muy parecidas a las que desde 1959 decían los presidentes mexicanos. Y es que desde entonces los vínculos entre ambos países eran muy estrechos.

México, por ejemplo, fue una de las pocas naciones que mantuvo a su embajador en la isla tras el derrocamiento de Fulgencio Batista; votó contra la expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA) y se ha opuesto sistemáticamente al embargo establecido por Estados Unidos.

Pero tal cercanía empezó a perderse en la novena Cumbre Iberoamericana de 1999, cuando el ex presidente Ernesto Zedillo le dijo directamente a Fidel Castro: “No puede haber naciones soberanas sin hombres y mujeres libres, que puedan ejercer cabalmente sus libertades esenciales de pensar y opinar”.

Aunque Zedillo militaba en el PRI, desde el primer momento de su gobierno anunció una “sana distancia” con el partido lo que para analistas de ese tiempo explicó el cambio hacia el régimen castrista.

A partir de ese momento empezó el distanciamiento entre los dos países, que se profundizó en el gobierno de Vicente Fox cuando incluso se retiró a los embajadores de ambos gobiernos.

Fue el período de mayor rispidez en la historia común, a tal punto que el entonces canciller Jorge Castañeda dijo que la relación con Cuba no tenía importancia para México.

La situación no mejoró con el expresidente Felipe Calderón (2006-2012). Aunque al inicio de su gobierno planteó la intención de restablecer los vínculos diplomáticos la idea se perdió durante la pandemia de AH1N1 en 2009, cuando Cuba suspendió la comunicación aérea entre ambos países.

En respuesta Calderón abandonó una visita programada a La Habana. “Como Cuba canceló los vuelos, no voy a poder ir a la isla”, dijo.

Negocios

¿Termina la era de hielo entre los dos países? Sí, afirma el director del CIALC pues ahora hacia Cuba existe una actitud política muy distinta a los anteriores dos gobiernos del PAN.

La administración de Peña Nieto parece interesada en restablecer el vínculo de los gobiernos del PRI con el régimen de Castro, pero es sólo una parte de la historia afirman especialistas.

Además de las afinidades tradicionales hay un elemento más: los negocios. La subsecretaria de Relaciones Exteriores, Vanessa Rubio, ha dicho que a México le interesa “conocer a fondo los cambios aprobados en el modelo económico de Cuba”.

El comercio es un elemento central en la vista del presidente mexicano a Cuba, según informó la Cancillería al Congreso en un documento enviado recientemente.

“Hoy los cubanos ven a México como un socio real y un vínculo importante para impulsar su desarrollo”, señala el documento enviado a diputados y senadores.

La visita oficial, añade, es una oportunidad para enviar un mensaje de solidaridad “particularmente en el proceso de actualización del modelo económico y social iniciado por el gobierno del presidente Raúl Castro en abril de 2011”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la 'regla del silencio incómodo' que utilizan famosos emprendedores como Tim Cook o Jeff Bezos

Si alguna vez te has arrepentido de hablar sin pensar, te contamos cómo funciona una singular regla que algunos de los que manejan las mayores empresas del mundo han aplicado en su ambiente laboral y frente al público.
30 de septiembre, 2020
Comparte

Cuando nos apresuramos en dar una respuesta, las cosas pueden salir mal, y por eso no sería extraño que más de una vez te hayas arrepentido de hablar sin haber pensado lo que ibas a decir.

Hay una estrategia que conocidos emprendedores como Tim Cook, director ejecutivo de Apple, y Jeff Bezos, fundador de Amazon, han puesto en práctica, precisamente para concentrar toda su atención en sus palabras.

Se trata de la “regla del silencio incómodo”, un concepto desarrollado por Justin Bariso, consultor y autor del bestseller “EQ Aplicado, Guía para la Inteligencia Emocional en el Mundo Real”.

Consiste en que cuando te enfrentas a una pregunta desafiante, en vez de responder de inmediato, haces una pausa y piensas profundamente cómo quieres responder.

¿Por qué es incómodo?, porque la pausa puede ser de 10 segundos, 20, o incluso más tiempo, haciendo que el interlocutor se sienta desconcertado, si no está acostumbrado a este tipo de interacciones.

En diálogo con BBC Mundo, Bariso cuenta que Tim Cook es conocido por hacer largas pausas que, en el contexto de un diálogo, se pueden volver muy incómodas.

También lo hace Jeff Bezos, aunque su estilo -agrega Bariso- sigue una manera metódica: al principio de las reuniones se toma un tiempo largo para leer informes en silencio antes de iniciar el diálogo.

Mentes inteligentes como Tim Cook o Jeff Bezos acogen la regla del silencio incómodo”, dice Bariso.

Jeff Bezos

Getty Images
Jeff Bezos, fundador de Amazon, también utiliza largos intervalos de silencio al inicio de las reuniones, explica Justin Bariso.

“Esta regla siempre ha sido una herramienta valiosa de la inteligencia emocional, porque te permite equilibrar el pensamiento y la emoción, en vez de reaccionar basado solo en los sentimientos”.

El silencio de Steve Jobs

Tim Cook y Jeff Bezos no son los únicos directores de empresas que han utlizado la regla del silencio incómodo.

En una ocasión, Steve Jobs se tomó cerca de 20 segundos en contestar un ataque personal, entregando una respuesta contundente.

Era 1997 cuando Jobs -que recién había regresado a Apple- participaba en una conferencia con desarrolladores.

Una persona del público lo atacó diciéndole, “no sabes de lo que estás hablando“.

Lo primero que hace Jobs es quedarse sentado en silencio. Y pensar.

Steve Jobs

Getty Images
En 1997 Steve Jobs, respondió a un ataque en público utilizando la regla del silencio incómodo.

En un tiempo que seguramente parecía una eternidad para la audiencia en el contexto del ataque y la esperada respuesta, Jobs tomó un poco de agua y cerca de 10 segundos, comenzó a responder.

“Tú sabes”, le contesta. “Puedes agradar a algunas personas en algunas ocasiones, pero…”, Jobs vuelve a hacer una pausa como de ocho segundos.

Luego continúa con su respuesta. “Una de las cosas más difíciles cuando estás tratando de lograr un cambio es que, personas como este caballero tienen razón… en algunas áreas”.

Ese es el inicio de una larga respuesta que dejó al público deslumbrado. Pero más allá de las habilidades de Job para responder al ataque y plantear su visión a largo plazo, una de las cosas que destaca Bariso es la duración y efectividad de esa técnica discursiva.

8 beneficios

La inteligencia emocional, agrega, se refiere a la capacidad de entender y manejar las emociones.

Cuando estamos bajo presión, hablamos y actuamos de una manera diferente a cuando tenemos tiempo de analizar las cosas.

“Yo tiendo a hablar demasiado rápido y me he metido en problemas por eso“, cuenta el autor.

Imagen de un reloj

Getty Images
El silencio incómodo suele extenderse por un período de tiempo de entre 10 y 20 segundos.

Esa fue una de las razones por las que Bariso decidió entrar al campo de la inteligencia emocional.

Y cuando practicas la regla del silencio incómodo por un tiempo suficiente, agrega, dejarás de sentirte incómodo.

Estos son algunos de los beneficios que puede proveer la práctica regular de esta regla, según Bariso:

  • Silenciar el mundo exterior
  • Ejercitar tu pensamiento
  • Llegar a la raíz de los problemas con mayor efectividad
  • Dar respuestas mejor pensadas, más profundas
  • Equilibrar tus emociones
  • Estar en armonía con tus valores y principios
  • Decir lo que realmente quieres decir
  • Aumentar tu confianza

Una de las dudas que genera esta regla es si efectivamente cualquier persona puede implementarla.

No solamente por la capacidad personal de ponerla en práctica, sino porque en contextos formales puede generar un rechazo por parte de las demás personas.

Es decir, no todos somos Cook, Bezos o Jobs. Y lo que en algunas personas puede parecer muy interesante, en otras podría llegar a ser visto como insólito, inadecuado, o completamente fuera de lugar.

“Personas como Cook o Bezos no siempre estuvieron en posiciones de poder”, contesta Bariso.

“Una de las razones por las que llegaron donde están, es porque tenían confianza en sus habilidades”, agrega. “Seguir la regla te ayuda a desarrollar la autoconfianza”.

¿Puede la regla jugar en tu contra?

La regla no es una solución mágica y puede jugar en tu contra cuando enfrentas determinadas circunstancias, como cuando se requiere exactamente lo contrario: una respuesta rápida.

“Siempre habrá escenarios donde tienes que hablar o responder rápidamente”, responde Bariso.

“Pero esos escenarios son menores en número de lo que la gente piensa. La mayor parte del tiempo, tomarse 10 o 30 segundos antes de responder, no te hará mal”.

Y si los segundos de pausa se te hacen demasiado eternos, el autor recomienda resistirse a la tentación de contestar lo primero que se te viene a la cabeza y al menos dejar un pequeño espacio para pensar antes de hablar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.