¿Por qué importa la crisis en Ucrania?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué importa la crisis en Ucrania?

El gas, la política, la represión... BBC Mundo explica qué está en juego en esta ex república soviética.
Por BBC Mundo
20 de febrero, 2014
Comparte

 

Estados Unidos y la Unión Europea amenazan con sanciones al tiempo que piden paz y buscan diálogo, el presidente ruso Vladimir Putin llama a su homólogo ucraniano Viktor Yanukóvich desde el Kremlin mientras Rusia envía dinero y le abarata el gas que le vende. También lo llama el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, para que detenga la represión. ¿Qué tiene Ucrania para hacer que todos estos actores estén tan dispuestos a actuar?

Es para muchos el vértice donde se disputa una suerte de renovada Guerra Fría, en la propia geografía de Europa.

Esa tensión ya ha dejado al menos 40 muertos y centenares de heridos en los últimos días. Los choques entre opositores y fuerzas de seguridad, especialmente en la capital, Kiev, se han vuelto constantes. Y un reciente intento de tregua fracasó.

Todo comenzó en noviembre, cuando Yanukóvich optó por rechazar un acuerdo para profundizar los lazos con la Unión Europea (UE), que habían estado negociando por tres años, a cambio de extender su acercamiento a Rusia.

¿O comenzó antes?

El cuello inmóvil

Durante casi todo el siglo XX Ucrania formó parte de la Unión Soviética, hasta su independencia en 1991.

“La batalla por Ucrania es acerca de la influencia y alcance de Occidente en el mundo. Desde la caída de la Unión Soviética, Rusia ha perdido catastróficamente frente a Occidente” Mark Mardell, editor para Norteamérica de la BBC

Desde entonces, su mirada empezó a girar, desde Oriente hacia Occidente, desde Rusia hacia la Unión Europea; con el ejemplo de Polonia, Eslovaquia y Hungría -todos ellos ya miembros de la UE- en el horizonte.

Pero el cuello de Ucrania no termina de completar ese movimiento, porque dos fuerzas encontradas lo han dejado paralizado.

Por un lado, el impulso de acercarse hacia Europa, promovido fundamentalmente por las jóvenes generaciones que habitan en el oeste del país.

Por el otro, un oriente y sur más cercanos a Rusia -donde de hecho se habla ruso y no ucraniano- que añora los años de la integración Soviética.

Y de cada lado, los intereses y presiones de grandes potencias mundiales.

El gas

 

Ucrania depende de Rusia para el abastecimiento de gas y por su territorio pasan gasoductos que transportan gas ruso a la UE.

Muchos analistas creen que la crisis del gas entre 2006 y 2009 fue una consecuencia de las tensiones políticas que ya entonces había en Ucrania, entre acercarse más a Rusia o a la UE.

Esas tensiones estaban en el corazón de la Revolución Naranja de 2004, en la que el actual presidente, Viktor Yanukóvich perdió poder, al tiempo que ascendieron líderes más favorables a Occidente, como Viktor Yuschenko y Yulia Tymoshenko.

Pero esos políticos no lograron satisfacer las expectativas populares, lo que llevó a que Yanukóvich ganara las elecciones en 2010.

“Eran corruptos, incompetentes. Entonces la gente votó por Viktor Yanukóvich por la desesperanza ante el modo en que su país era manejado”, le dijo al programa PM de Radio 4 de la BBC el editor internacional de la revista The Economist, Edward Lucas, también autor del libro “La nueva Guerra Fría: la Rusia de Putin y su amenaza a Occidente”.

“Eso, desafortunadamente, abrió la puerta a Rusia, y Rusia forzó a Ucrania a decirle que no al acuerdo comercial con la Unión Europea, y arrastró a Ucrania hacia el lado de Rusia”, agregó Lucas.

En una reunión el 17 de diciembre de 2013 entre Putin y Yanukovich, Rusia se comprometió a comprar 15 mil millones de dólares en bonos del estado ucraniano y reducir el precio del gas que le vende al país.

Socios comerciales

Putin y Yanukóvich, reunidos en el Kremlin.

Rusia es además el principal socio comercial de Ucrania.

En 2012, según cifras del Servicio Estatal de Estadísticas de Ucrania, las exportaciones del país a Rusia fueron de US$68.800 millones, mientras importó por valor de US$84.700 millones de su vecino.

Entretanto, los intercambios con la UE representan un tercio del comercio exterior de Ucrania.

En 2012 el país exportó por US$20.000 millones al bloque, del que compró productos y servicios por US$32.600 millones (de acuerdo con cifras de la Comisión Europea).

En su mayoría las exportaciones de Ucrania a la UE están beneficiadas por un esquema de exenciones tarifarias.

Esferas de influencia

Pero para Mark Mardell, editor de la BBC para Norteamérica, el asunto va más allá del mero comercio exterior.

“La batalla por Ucrania es acerca de la influencia y alcance de Occidente en el mundo”, dice.

El canciller de Rusia, Sergei Lavrov, cuestionó la “interferencia” de Occidente en la crisis de Ucrania.

“Desde la caída de la Unión Soviética, Rusia ha perdido catastróficamente frente a Occidente”, agrega.

“No sólo exaliados como Polonia o República Checa son parte de la UE, sino que también se han sumado al bloque exmiembros de la URSS, como Lituania y Letonia. Y ahora el histórico aliado ruso, Serbia, también decidió sumarse”.

Y Rusia no tiene intenciones de dar el brazo a torcer con Ucrania.

El canciller ruso Sergei Lavrov dijo en estos días: “Muchos países occidentales intentan de toda forma interferir, alientan a la oposición a actuar por fuera de la legalidad, hasta coquetean con los militantes, dan ultimátums, amenazan con sanciones”.

Ya en 2010 Ucrania firmó con Rusia un acuerdo por el que le ofreció un descuento del 30% en el gas natural que le vende, a cambio de que Ucrania extendiera por 25 años el arriendo de la ciudad de Sebastopol, en el Mar Negro, donde Rusia tiene una importante base naval.

Los manifestantes contrarios a Yanukóvich creen además que el presidente está encaminándose hacia la inclusión de Ucrania en la Unión Euroasiática, una unión aduanera impulsada por Putin, de la que ya forman parte Bielorrusia y Kazajistán.

Tanto Putin como Yanukóvich rechazan esta acusación.

Debilidad occidental

Lucas, de The Economist, cree que Putin y su gente en el Kremlin, “nunca aceptaron los términos del acuerdo de 1991, luego del colapso de la Unión Soviética”.

“Quieren recuperar una parte de Europa que ellos creen que les pertenece, que es parte de su esfera de influencia”.

Para él, si eso sucediera, sería “aterrador”.

“El occidente del país no va a aceptar el mandato de Moscú o de Kiev, si es en nombre de Moscú; pelearon una guerra de de guerrillas por diez años entre 1945 y 1955, que fue finalmente aplastada brutalmente por Stalin”.

Si esto sucediera, dice Lucas, se “puede trastornar la provisión de gas y petróleo de Europa”.

Y tanto él como Mardell, de la BBC, ven falta de firmeza en la UE y en EE.UU.

“(Si Rusia gana la pulseada) el occidente (de Ucrania) no va a aceptar el mandato de Moscú o de Kiev, si es en nombre de Moscú; pelearon una guerra de de guerrillas por diez años entre 1945 y 1955, que fue finalmente aplastada brutalmente por Stalin”

Edward Lucas, editor internacional de The Economis

Para Mardell, “Europa se muestra débil” y “Barack Obama da la imagen de estar desinteresado en el extranjero”.

Silencio

“El sonido más inquietante en las calles de Kiev no es el de las balas o el de las explosiones, es el sonido del silencio”, se le escuchó decir el miércoles en la radio al enviado de la BBC a Ucrania, Steve Rosenberg.

En el centro de la ciudad no había coches, apenas gente caminando por las aceras.

Era como si las cosas se hubieran detenido, el aire contenido, esperando una definición.

¿Hacia dónde terminará girando el cuello de Ucrania? ¿Hacia el este o hacia el oeste?

Fechas clave

  • 21 de noviembre de 2013: Ucrania suspende las preparaciones de un acuerdo comercial con la Unión Europea y se disparan las protestas.
  • 30 de noviembre: Policía antidisturbio actúa contra los manifestantes, lesionando a decenas de personas y profundizando las tensiones.
  • 17 de diciembre: Rusia acuerda comprar bonos del gobierno de Ucrania y bajar el precio del gas que le vende al país.
  • 25 de diciembre: Nuevas protestas luego de que la periodista y activista contraria al gobierno Tetyana Chornovol es golpeada.
  • 19 de enero de 2014: Las protestas se vuelven violentas cuando los manifestantes prenden fuego a autobuses de la policía y lanzan cócteles molotov; la policía con balas de goma, gas lacrimógeno y cañones de agua. Varios mueren en los días siguientes.
  • 18 de febrero: El día más sangriento de las protestas, en que varios manifestantes y policías pierden la vida.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Carlos III: cuáles son los desafíos que enfrenta el nuevo rey

El nuevo soberano británico ascendió al trono en momentos en que en su país se experimentan dificultades económicas y un descenso del apoyo público a la monarquía.
20 de septiembre, 2022
Comparte

Sobre el papel, pocas transiciones han sido tan fluidas como esta sucesión de la monarquía británica: menos de 48 horas después de la muerte de la reina Isabel II, el rey Carlos III había sido proclamado oficialmente como el nuevo soberano de Reino Unido.

Sin embargo, las cosas no son tan simples como parecen: Carlos ha ascendido al trono en un momento difícil para Reino Unido y su familia real.

Los historiadores entrevistados por la BBC creen que el nuevo rey enfrenta “desafíos sin precedentes” que definirán, para bien o para mal, su reinado y los que le seguirán.

Se avecinan tiempos difíciles para Carlos III: desde lidiar con el impacto de la crisis energética en su país hasta enfrentar las percepciones cambiantes hacia la monarquía, tras 70 años del reinado de su madre.

Estos son algunos de los principales temas y problemas que podrían necesitar la atención del nuevo rey.

¿Una monarquía “con los pies en la tierra”?

Millones de familias en Reino Unido se enfrentan a una posible pobreza energética este invierno debido a la escalada de los precios de la energía provocada por la guerra en Ucrania.

Los pronósticos más pesimistas dicen que hasta 45 millones de personas tendrán dificultades para pagar sus facturas, es decir, dos tercios de la población del país.

La reina Isabel II en un carruaje dorado en su coronación en junio de 1953.

Getty Images
Algunos expertos creen que la coronación de Carlos III será más pequeña y menos pomposa que la de la reina Isabel, en 1953.

Es probable que tal escenario ponga las finanzas de la familia real bajo más escrutinio de lo usual.

De hecho, incluso antes de la guerra había rumores en la prensa británica de que el entonces príncipe de Gales estaba dispuesto a reducir la pompa y las condiciones de los eventos de la realeza, más concretamente, su coronación.

El periódico Daily Telegraph especuló el 13 de septiembre que el evento será una desviación de la opulenta coronación de la reina en 1953, la primera ceremonia de este tipo en ser televisada.

Citando fuentes de la realeza, el periódico dijo que la coronación de Carlos III, que no se espera que se realice antes de junio del próximo año, será más breve, “menos costosa” y, lo que es más importante, más multicultural para reflejar la diversidad de la sociedad británica.

Carlos ha hablado previamente de su deseo de tener una monarquía reducida, lo que probablemente se traduzca en un núcleo más pequeño de miembros de la realeza en funciones, con el rey y la reina consorte Camilla, el príncipe William y su esposa Catherine en el centro.

“Es muy probable que veamos cosas reducidas, especialmente la coronación”, le dice a la BBC la historiadora de la realeza Kelly Swab.

“La familia real debe ser vista como que sabe lo que ocurre en el país durante estos tiempos difíciles”, señala.

Las finanzas de la familia real son un tema complejo que a menudo está en el centro de los argumentos antimonárquicos: los fondos provienen principalmente de un pago anual financiado por los contribuyentes, conocido como Subvención Soberana.

Para 2021-2022, esta subvención se fijó en US$99,8 millones, lo que equivale a US$1,49 dólares por persona en Reino Unido, pero esto no incluye los sustanciales costos para cubrir la seguridad de los miembros de la familia real.

Reputación menguante

Manifestante con una pancarta que dice "No Mi Rey" el 12 de septiembre en Londres

Getty Images
El apoyo público a la monarquía ha disminuido en los últimos 30 años, según la Encuesta Británica de Actitudes Sociales.

El apoyo a la monarquía está en su punto más bajo en más de 30 años, según la Encuesta británica de actitudes sociales, que mide regularmente los sentimientos de una muestra de la población británica hacia la realeza.

La última edición de la encuesta, publicada en 2021, mostró que solo el 55 % de los británicos pensaba que era “muy importante” o “bastante importante” tener una monarquía. En décadas pasadas, ese apoyo oscilaba entre el 60 % y el 70 %.

En mayo de este año, Carlos apareció de tercero en una lista de los miembros de la realeza favoritos de la gente, detrás de la reina y su hijo mayor, el príncipe William.

Si bien las encuestas realizadas después de la muerte de Isabel II han mostrado un apoyo cada vez mayor al nuevo rey, hay señales de que Carlos III tiene trabajo por hacer en términos de la reputación de la realeza.

“Uno de los desafíos para el rey Carlos III es hacer que la monarquía sea atractiva para las generaciones más jóvenes“, dice el historiador de la realeza Richard Fitzwilliams.

La opinión de Fitzwilliams está respaldada por la Encuesta británica de actitudes sociales, que muestra que en 2021 solo el 14 % de las personas de entre 18 y 34 años consideraban “muy importante” que Reino Unido tuviera una monarquía, mientras que la proporción entre los mayores de 55 años era del 44 %.

Y según una encuesta de YouGov, realizada para el grupo antimonárquico Republic en mayo, el 27 % de la población apoya la abolición total de la monarquía, eso es un aumento notable del 15 % que ha sido la norma durante la mayor parte de este siglo.

Y se registra una insatisfacción considerablemente mayor entre las generaciones más jóvenes.

Kelly Swab también señala que “las cosas han cambiado mucho desde 1952” (el año en que Isabel II se convirtió en reina). Se refiere en concreto a las esporádicas protestas antimonárquicas que se han producido en los últimos días.

Hay menos deferencia a la monarquía en estos días y mucho más escrutinio de la familia real”, indica.

“Esto es algo que el rey Carlos debe tener en cuenta”.

La situación también varía entre las distintas naciones de Reino Unido.

El experto en encuestas y profesor de política en la Universidad de Strathclyde John Curtice dice que las encuestas realizadas antes de la muerte de Isabel II indicaron que una clara mayoría enInglaterra y Gales elegiría mantener la monarquía antes que establecer una república.

En Escocia, sin embargo, aunque la monarquía seguía siendo la opción preferida de los dos, el apoyo a la misma estaba por debajo del 50%. En esta nación también se promueve la celebración de un segundo referendo sobre la independencia de Reino Unido, aunque la línea del gobernante Partido Nacional Escocés es mantener la monarquía aunque se logre la independencia.

En Irlanda del Norte, las actitudes hacia la monarquía tienden a estar vinculadas a la identidad nacional, señala el corresponsal de la BBC Chris Page.

Para los unionistas, que quieren que Irlanda del Norte permanezca en Reino Unido, el monarca es la personalidad británica, que encarna la autoridad de la Corona como fuerza unificadora en las cuatro naciones del Reino Unido. Los nacionalistas, que quieren que Irlanda del Norte se convierta en parte de la República de Irlanda, generalmente no reconocen la soberanía de la Corona.

El resultado de las elecciones parlamentarias norilandesas del pasado mes de mayo ofrecen una perspectiva sobre la cuestión constitucional, aunque debido a las complejidades de la política local, como señala Page, no puede tomarse como definitiva.

En esas elecciones aproximadamente el 42% de las personas votaron por un político unionista. Mientras el 40% votó por los nacionalistas, y el resto, el 18%, por candidatos neutrales.

“Nunca te quejes, nunca te expliques”

El rey Carlos III en la ceremonia de proclamación el 10 de septiembre de 2022

Getty Images
El rey Carlos III es el jefe de Estado de Reino Unido, pero sus poderes son principalmente simbólicos y ceremoniales.

Carlos III es el jefe de Estado de Reino Unido. Pero bajo el modelo de monarquía constitucional británica, los poderes del soberano son en su mayoría simbólicos y ceremoniales.

Por lo tanto, se espera que los miembros de la familia real se mantengan políticamente neutrales.

Muchos vieron la moderación de la reina como resultado de su creencia en el adagio “nunca te quejes, nunca expliques”.

Habiendo dicho eso, Carlos, en el pasado, solía hablar sobre diferentes temas que le importaban.

En 2015, se reveló que había escrito decenas de cartas a ministros del gobierno expresando preocupaciones sobre temas que van desde las finanzas hasta las Fuerzas Armadas y la medicina herbaria.

¿Cambiará su postura? El profesor Vernon Bogdanor, destacado experto constitucional, así lo cree.

“Desde sus primeros días, él ha sabido que su estilo tendrá que cambiar. El público no querrá un monarca en campaña“, dice el profesor.

El 12 de septiembre, mientras se dirigía a los miembros del Parlamento, el recién proclamado rey ya daba señales de un acercamiento que se ajustaba.

Además de reconocer que había intereses que ya no podía perseguir, Carlos III dijo que el Parlamento era “el instrumento vivo y que respira” de la democracia británica.

Commonwealth y legado colonial

La reina Isabel II durante una visita a Jamaica en 2002.

Getty Images
En los últimos años, algunas naciones de la Commonwealth comenzaron a debatir su relación con la Corona británica.

Tras la muerte de su madre, el rey Carlos III se ha convertido en el Jefe de la Commonwealth, una asociación política de 56 países, en su mayoría antiguas colonias británicas.

También es el jefe de Estado de 14 países junto con Reino Unido, una lista que incluye a Australia, Canadá, Jamaica y Nueva Zelanda.

En los últimos años, sin embargo, algunas naciones de la Commonwealth han comenzado a debatir su relación con la Corona británica.

Como parte de este proceso, Barbados tomó la decisión de convertirse en república a fines de 2021, con lo que destituyó a la reina como jefa de Estado y puso fin a los siglos de influencia de Reino Unido sobre la isla, que fue un centro para el comercio transatlántico de esclavos durante más de 200 años.

La gira del príncipe William por el Caribe a principios de 2022 provocó protestas anticoloniales y pedidos de reparación por la esclavitud, y el primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, le dijo públicamente a la realeza que el país “avanzaría”.

Sean Coughlan, corresponsal de la realeza de la BBC, cree que redefinir una relación más moderna con la Commonwealth será “un gran desafío” para el rey Carlos.

“Como su nuevo jefe, ¿cómo pueden sus visitas a los países de la Commonwealth navegar el difícil legado del colonialismo y asuntos como la esclavitud?”

Un rey “veterano”

El príncipe William saluda a un niño en el Castillo de Windsor.

Getty Images
Se espera que el príncipe William asuma una parte de los deberes reales.

A los 73 años, Carlos III es la persona de mayor edad en ser proclamada rey en Reino Unido.

Una de las preguntas sobre el día a día de su reinado es cuánto de la extensa lista de deberes reales se espera que lleve a cabo él mismo.

Hay mucha especulación de que su hijo y heredero de la Corona, el príncipe William, intervendrá para compartir la carga de los compromisos de la realeza, especialmente las giras en el extranjero.

La propia reina Isabel II dejó de viajar al extranjero cuando tenía 80 años.

“Carlos es un rey mayor. No puede hacerlo todo”, cree la historiadora Kelly Swab.

“Espero que, como resultado, veamos mucho más del príncipe William”.

Ponerse unos zapatos enormes

Rey Eduardo VII

Getty Images
El rey Eduardo VII ascendió al poder en circunstancias similares, dicen los historiadores.

Como lo demuestra la avalancha de demostraciones de luto en muchas partes del país tras conocerse su muerte, Isabel II fue una monarca muy popular.

Eso en sí mismo representa un desafío para el nuevo rey, pero no uno insuperable, según la historiadora de la realeza Evaline Brueton.

Se refiere a las circunstancias en las que Eduardo VII heredó la Corona en 1901, tras la muerte de la reina Victoria, otra monarca muy querida por los británicos.

“Hay similitudes interesantes entre el momento que estamos viviendo ahora y el final de la era victoriana”, dice Brueton.

“Tanto Eduardo VII como Carlos III se hicieron cargo de los períodos de cambio social en Reino Unido. Y ambos no eran tan populares como sus madres“.

Eduardo VII estuvo en el poder solo nueve años (1901-1910), pero se le recuerda con cariño como un rey que participó en esfuerzos diplomáticos que sentaron las bases de la famosa Entente Cordiale, una serie de acuerdos innovadores entre Reino Unido y Francia firmados en 1904.

“A Eduardo VII le fue extremadamente bien y no hay nada que sugiera que Carlos tampoco será recordado como un rey importante”, cree Brueton.

“Tuvo a la reina Isabel II como un gran modelo a seguir y ha tenido tiempo para prepararse para la tarea”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RfkeSSgl6eo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.