El hombre que atesora más de 100 mil cartas de guerra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El hombre que atesora más de 100 mil cartas de guerra

En la era del correo electrónico, Andrew Carroll, habitante de Washington, DC, tiene una colección de documentos íntimos de grandes batallas de la historia.
Por BBC Mundo
6 de febrero, 2014
Comparte

En el verano europeo de 1945, en las últimas horas de la Segunda Guerra Mundial en Europa, un joven soldado estadounidense entró a la oficina destruida de Adolf Hitler en Berlín, agarró unas cuantas páginas de la papelería del Führer y decidió escribirle una carta a su amiga June.

“Alguna vez te prometí un pequeño souvenir y finalmente puedo cumplirte mi promesa”, le escribe. “En la cancillería entré a la oficina de Hitler y tomé un pequeño pedazo de su escritorio. Aunque sólo pude coger un fragmento áspero de abajo, creo que igual es un souvenir bastante bueno”.

Hoy, casi 70 años después, el texto y el pedazo del escritorio están a miles de kilómetros de distancia, en la abarrotada residencia de Andrew Carroll, en Washington, DC.

Esta carta contiene, según Andrew Carroll, un fragmento del escritorio de Hitler.

Carroll ha dedicado los últimos 15 años a recolectar más de 100.000 cartas de todas las guerras en que ha participado Estados Unidos: desde documentos floridos que datan de la Revolución del siglo XVIII hasta e-mails que fueron escritos por soldados en Irak o Afganistán.

En su colección hay verdaderas joyas: las páginas amarillentas en las que una abuela recuenta sus experiencias utilizando una ametralladora en la Guerra del Golfo, la narración de un testigo de Pearl Harbor o una carta de 1944 atravesada por un impacto de bala.

Todas fueron emociones de guerra distintas, únicas, íntimas, pero para Carroll también tienen un carácter universal. Por eso este coleccionista ha viajado a países como Canadá o Colombia para intentar que allá también se interesen por preservar los recuentos personales de sus propios conflictos (ver recuadro).

“Todos hemos pasado por la guerra y todos hemos vivido sus horrores”, le dice Carroll a BBC Mundo. “Nunca podemos olvidar esas realidades y lo que les costó a las familias, a las comunidades y a países enteros”.

“Mi interés compulsivo y egoísta: sobrevivir”

Esta carta escrita en Italia, en 1944, fue destruida parcialmente cuando su autor fue atacado. Pero casi todo el mensaje todavía es legible.

John es un joven soldado estadounidense que acaba de llegar a Vietnam y decide confiarle a su amiga el drama mental por el que está pasando tras haber soportado un ataque con morteros en su primera noche.

“Tú probablemente querrás saber mi visión política de la guerra”, dice. “Para serte honesto, no me importa más, sólo estoy acá para sobrevivir. Ese es mi interés compulsivo y egoísta: sobrevivir”.

Luego termina la carta así: “Cuando alguien me dispara, lo tomo como algo personal. Es una experiencia extraña. Continuará… Amor y besos, John”.

Pero no continuó: John murió horas después.

Esta es una de las cartas favoritas de Andrew Carroll porque, como él mismo dice, le parece “extraordinario” que esa amiga le haya donado a él, un extraño, las últimas palabras escritas de John.

Hay cartas escritas en distintos formatos, como esta en el revés de una foto.

Así, a través de regalos, Carroll ha logrado recuperar la mayoría de sus cartas que para él tienen “una calidad literaria”. Y gracias a ellas, a su lectura minuciosa, concluye que “casi todas las generaciones olvidan los horrores de la guerra hasta que les toca vivirla de primera mano”.

“Lo que revelan estas cartas es cuán bárbaras realmente son y cómo vemos lo peor de la humanidad”, explica. “Pero también he podido concluir de esta correspondencia que vemos lo mejor de la humanidad”.

“Estas cartas contienen historias de reconciliación, de enemigos que se reúnen, cartas de compasión y de perdón. Son los extremos de la naturaleza humana”.

En la era del e-mail

Esos extremos, aunque todavía están más que presentes en muchas guerras, están siendo descritos en un formato distinto, pues los soldados en el frente escriben cada vez menos cartas y prefieren hablar con sus familiares por Skype o enviarles un e-mail cuando tienen conexión.

Carroll reconoce que “algo se está perdiendo” y, si bien dice que lo que importa en últimas es el mensaje y no tanto el formato, reconoce que las cartas tienen un poder especial, uno que no tienen los correos electrónicos ni los mensajes de texto.

El proyecto en otros países

 

El interés de Andrew Carroll no se limita sólo a las cartas de guerra relacionadas con Estados Unidos.

Cuenta que en Canadá hay una iniciativa similar a la suya que busca que los veteranos de guerra envíen sus cartas a un instituto.

Y en cuanto a Colombia, recuerda que viajó hace unos años al país para hablar de sus esfuerzos para preservar correspondencia de guerra.

Todavía conserva, entre todos sus papeles, una copia de la entrevista que le hizo en su momento el periódico El Espectador, que explica que estaba en Bogotá para colaborar con el proyecto “Cartas y Conflicto Armado: 1858-1991”.

Para demostrarlo toma una carta que escribió un soldado desde Anzio, en Italia, el 25 de abril de 1944. En ella narra en detalle cómo casi muere en su trinchera mientras aguardaba a los alemanes.

El texto es importante por su contenido histórico, pero especialmente por el papel: el soldado lo guardó cuidadosamente en su mochila, listo para enviarlo a casa, y poco después recibió un disparo por la espalda que atravesó la carta. Ésta todavía tiene el hueco en la mitad.

“Esto explica por qué las cartas son tan valiosas: son tangibles”, dice Carroll. “Uno puede tomar el mismo papel que usaron los soldados y eso es algo imposible de hacer con una conversación en Skype”.

Pero ese mismo papel, frágil por paso de los años, necesita más cuidado que un e-mail. Por eso Carroll está en proceso de donar su colección entera a la Universidad de Chapman, en California, para que un equipo se dedique a digitalizarla, preservarla y transcribirla.

Admite que le da un poco de tristeza desprenderse de esos tesoros que empezó a coleccionar cuando perdió todos sus recuerdos familiares en un incendio, pero agrega que le tranquiliza saber que estarán en buenas manos.

Su trabajo, además, no ha terminado. “El proyecto apenas comienza”, confiesa.

“Todo esto me pone a pensar qué más encontraré. Cada vez que creo que he terminado con un tema -como la correspondencia de amor- alguien me envía una carta que nunca habría imaginado”.

“Allá, afuera, lo que existe es ilimitado”.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son las armas nucleares ‘tácticas’ y cuán probable es que Rusia las use

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, vuelve a generar temores sobre el uso de armas nucleares en el campo de batalla.
23 de septiembre, 2022
Comparte

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró estar dispuesto a usar armas nucleares para defender el territorio nacional, aumentando la preocupación de que podría lanzar un arma nuclear pequeña o “táctica” en Ucrania.

No es la primera vez que Putin hace ese tipo de amenazas. Al comienzo de su incursión en Ucrania, el mandatario ruso afirmó que estaba movilizando las “fuerzas de disuasión”, lo que se interpretó como sus armas nucleares, particularmente las armas tácticas.

Pero el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, inmediatamente advirtió a su homólogo que, de hacerlo, sería la más seria escalada militar desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué son las armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas son pequeñas ojivas nucleares con sistemas de lanzamientos destinados a usarse en el campo de batalla o en un ataque limitado.

Están diseñadas para destruir objetivos enemigos en un área específica sin causar una amplia descarga radiactiva.

Esto las distingue de las armas nucleares “estratégicas” de largo alcance que, durante la Guerra Fría, las dos superpotencias enfrentadas, Estados Unidos y la Unión Soviética, amenazaron con lanzar.

Las armas nucleares tácticas varían enormemente en tamaño y potencia.

La más pequeña puede ser de un kilotón o menos (equivalente a mil toneladas del explosivo TNT).

Las más grandes pueden llegar a los 100 kilotones.

Los efectos dependerían del tamaño de la ojiva, qué tan lejos del suelo detone y el entorno local.

Pero como comparación, la bomba que mató a unas 146.000 personas en Hiroshima, Japón, durante la Segunda Guerra Mundial, fue de 15 kilotones.

Misil de crucero Kalibr de Rusia

Getty Images
Los misiles de crucero Kalibr de Rusia pueden transportar ojivas nucleares y convencionales. Se pueden lanzar desde barcos o aviones y tienen un alcance de 1.500-2.500 km.

¿Qué armas nucleares tácticas tiene Rusia?

Según la inteligencia estadounidense, Rusia tiene unas 2.000 armas nucleares tácticas.

Estas se pueden colocar en varios tipos de misiles que normalmente se utilizan para lanzar bombas convencionales.

Incluso se pueden disparar como proyectiles de artillería en un campo de batalla.

También se han desarrollado para aviones y barcos, por ejemplo, torpedos y cargas de profundidad para apuntar a submarinos.

EE.UU. dice que recientemente Rusia ha hecho una gran inversión en este tipo de armas para mejorar su alcance y precisión.

Se cree que estas ojivas están en instalaciones de almacenamiento, en lugar de desplegadas y listas para disparar.

Sistemas rusos capaces de transportar armas nucleares tácticas

BBC

¿Cuándo se han usado armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas jamás han sido utilizadas en conflicto.

Las potencias nucleares como EE.UU. y Rusia han encontrado igualmente la manera efectiva de destruir grandes objetivos en el campo de batalla usando municiones convencionales.

Además, hasta ahora ningún país con potencial atómico ha estado dispuesto a ser el responsable de desatar una guerra nuclear absoluta por usar armas nucleares tácticas.

Sin embargo, la preocupación de la comunidad internacional es que Rusia podría estar dispuesta a usar armas tácticas más pequeñas en lugar de misiles estratégicos más grandes.

“Es posible que crean que el uso de armas más pequeñas no cruza la línea roja que transforma el conflicto bélico en un conflicto nuclear, dice Patricia Lewis, jefa del programa de seguridad internacional en el grupo de expertos Chatham House.

“Podrían verlo como un uso de fuerzas convencionales”.

Artillería Malka.

Getty Images
Las fuerzas rusas pueden disparar pequeñas ojivas nucleares usando artillería convencional.

¿Qué tan preocupantes son las amenazas nucleares de Putin?

Putin ha hecho más de una referencia a las armas nucleares que tiene Rusia, aparentemente para intentar crear una sensación de miedo.

En febrero de 2022, poco antes de la invasión a Ucrania, el presidente Putin puso a las fuerzas nucleares rusas en “alerta de combate especial” y realizó ejercicios nucleares de alto perfil.

Más recientemente, dijo: “Si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, sin duda usaremos todos los medios disponibles para protejer a Rusia y nuestro pueblo. Esto no es un farol”.

Rusia planea anexar las regiones del sur y oriente de Ucrania que tiene ocupadas. En Lugansk, Donetsk, Jersón y Zaporiyia, en el este del país, ya inició los polémicos referendos para crear “repúblicas populares”, al tiempo que Putin reiteró defender la integridad territorial a toda costa.

Los espías estadounidenses ven esto como una señal dirigida a Occidente para persuadirlo de que no intervenga en Ucrania, no como una señal de que está planeando una guerra nuclear.

Pero a otros les preocupa que si Rusia sufre más reveses, podría verse tentada a utilizar un arma táctica más pequeña en Ucrania para forzar un cambio con el propósito de salir del estancamiento o evitar la derrota.

“Estoy legítimamente preocupado que en esa circunstancia, Putin podría usar un arma nuclear -muy probablemente sobre el terreno en Ucrania para aterrorizar a todo el mundo y salirse con la suya. No hemos llegado a ese punto todavía”, dice James Acton, un experto en temas nucleares del Fondo Carnegie para la Paz Internacional Pace en Washington DC.

Número total de ojivas nucleares

BBC

¿Cómo ha respondido Estados Unidos?

El presidente de EE.UU., Joe Biden, advirtió a Rusia de no usar armas nucleares en la guerra en Ucrania.

Durante una entrevista con el canal nociticioso CBS, Biden afirmó que dicha acción “cambiaría el rostro de la guerra de una manera nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial”, añadiendo que tendría grandes consecuencias.

Es difícil predecir cómo responderían Estados Unidos y la OTAN a cualquier uso de armas nucleares.

Es posible que no quieran intensificar la situación aún más y arriesgarse a una guerra nuclear total, pero también pueden querer trazar una línea.

Esto podría significar una dura respuesta convencional en lugar de nuclear.

Sin embargo, hay una razón por la que Rusia podría no usar armas nucleares: China.

“Rusia depende en gran medida del apoyo chino” dice la doctora Heather Williams, experta nuclear de Kings College en Londres.

“Pero China tiene una doctrina respecto a las armas nucleares de “no ser el primero que las usa”. Por lo que si Putin lo hiciera sería increíblemente difícil para China apoyarlo”.

“Si las usa, probablemente perdería a China”, señala la experta.

“Una vez que ha cruzado el umbral nuclear, no hay un punto de parada obvio”, añade, por su parte, James Acton.

“No creo que nadie pueda decir cómo sería ese mundo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pssIzBbUotE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.