Los damnificados por las lluvias en Guerrero viven al borde de la hambruna
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los damnificados por las lluvias en Guerrero viven al borde de la hambruna

El Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña de Guerrero, que agrupa a 300 poblados, presentó una propuesta de plan emergente para el abastecimiento de maíz, frijol y arroz, que permita a las familias sortear la crisis que las amenaza en el corto plazo.
Por Paris Martínez
5 de febrero, 2014
Comparte

Gro

Entre los días 14 y 16 de septiembre del año pasado, la fuerza combinada de la tormenta Manuel y del huracán Íngrid destruyó los sembradíos de autoconsumo de 13 municipios enclavados en la sierra de Guerrero, dejando “al borde de una crisis alimentaria” a, por lo menos, 92 mil indígenas, debido a que las reservas de maíz con las que contaban estas comunidades (generadas durante el pasado ciclo agrícola) se agotarán este mes.

Por esta razón, el Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña de Guerrero (que agrupa a 300 poblados afectados por las lluvias) presentó ayer, 4 de febrero, una propuesta de plan emergente para el abastecimiento de maíz, frijol y arroz,  que permita a las familias de la zona (donde vive 85% de la población indígena de Guerrero) sortear la “hambruna” que las amenaza en el corto plazo.

Esta “propuesta integral”, diseñada por el Consejo de Comunidades con apoyo de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productos del Campo, prevé el reparto de 30 mil 800 toneladas de maíz, 6 mil 161 toneladas de arroz y 6 mil 161 toneladas de frijol, entre las más de 20 mil familias damnificadas de La Montaña, con las cuales se garantizaría su alimentación durante el próximo año, tiempo mínimo necesario para que restablezcan sus cultivos.

Para que este proyecto se vea cristalizado, detallaron los representantes de las comunidades damnificadas, se requiere que las autoridades federales aporten 275.8 millones de pesos, que representan apenas 0.9% de los 30 mil millones de pesos que se invertirán en el estado, según lo anunciado a principios de enero por el presidente Enrique Peña Nieto.

El monto solicitado a las autoridades gubernamentales, señala la propuesta de los pueblos de La Montaña, equivale a una inversión diaria de 36 pesos con 79 centavos, por familia damnificada.

Esta propuesta, se subrayó, busca romper “con la inercia de donación de víveres” y surge en oposición al programa de comedores comunitarios y reparto de despensas, puesto en marcha por el gobierno federal, ya que éste “si bien ha resuelto parcial y temporalmente el (des)abasto de alimentos”, no resuelve la insuficiencia alimentaria que sufrirá la sierra guerrerense durante el próximo año, además de que dicho programa “descansa en una infustificable presencia militar en las comunidades”.

Para presentar su plan emergente de abasto de granos, habitantes de los 300 pueblos que integran el Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña realizaron ayer una marcha por la ciudad de Tlapa (a través de la cual se ingresa a la sierra de Guerrero), y luego bloquearon los accesos carreteros –que van hacia Puebla y hacia la capital Chilpancingo–, en demanda de que autoridades federales se presentaran en la zona para recibir la propuesta e instalar una mesa de trabajo.

Sin embargo, durante siete horas los representantes de los pueblos afectados por las lluvias esperaron, a que alguna autoridad respondiera a su convocatoria y, al convencerse de que esto no ocurriría, levantaron los bloqueos carreteros.

“A pesar de los esfuerzos que hemos realizado por priorizar el diálogo y ser positivos –lamentó Jamie Gálvez, integrante del Consejo de Comunidades–, la respuesta de las autoridades sigue siendo la omisión, el desdeño, el abandono y el deslinde de sus obligaciones.”

Sin embargo, se aclaró, aún cuando ayer el gobierno federal no quiso recibir y analizar su plan emergente de abasto de granos, las comunidades afectadas por las lluvias mantendrán su demanda de que no sólo sea recibido, sino que sea puesto en operación de forma inmediata.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Semana Santa: ¿por qué las fechas cambian cada año? (y en qué se diferencian la Pascua cristiana y la judía)

¿Qué es la Pascua? ¿Por qué cristianos y judíos la celebran? ¿Cuáles son las diferencias y similitudes? ¿Por qué cada año cambia de fecha? Si te has hecho alguna de estas preguntas, te invitamos a que leas este artículo.
2 de abril, 2021
Comparte
Cruces judía y cristiana.

Getty Images
Las religiones cristiana y judía celebran la Pascua, aunque las fiestas tienen diferencias.

Existe una festividad religiosa muy importante tanto para los cristianos como para los judíos: la Pascua.

Cada año, los fieles de ambas religiones se reúnen para conmemorar y recordar diferentes hechos que marcaron acontecimientos en la historia de cada una de sus religiones.

¿Qué significa la palabra Pascua?

La palabra Pascua aparece en latín como “pascha”, en el griego πάσχα “páscha” y en el hebreo (pesáh) Pésaj en español, eseñala la Real Academia Española.

Y Pascua significa básicamente “paso” o “salto”.

La Pascua judía

Fieles rezan frente al Muro de los Lamentos

EPA
El Muro de los Lamentos es un sitio clave para los judíos durante el Pésaj.

En la antigüedad, la Pascua era una fiesta de pastores en la que se sacrificaba un cordero como ofrenda para pedir fecundidad.

Celebraran el paso del invierno a la primavera, y lo hacían luego de la primera Luna llena de la estación de primavera (en el hemisferio norte).

Luego pasó a ser una celebración de la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto.

Y en la actualidad, los judíos conmemoran la Pascua (Pésaj) como una de sus principales fiestas en la que recuerdan el paso que dio el pueblo hebreo junto con Moisés a través el Mar Rojo.

Celebran una cena familiar llamada Séder (órden en español) repleta de simbolismos además de rezos.

La Pascua cristiana

Hombre que interpreta a Jesús carga la cruz.

AFP
Las representaciones del calvario de Cristo cargando la cruz se repiten en varios puntos del planeta. Esta recreación es del jueves santo en Medellín, Colombia.

Para los cristianos, la Pascua también es la fiesta más importante de todo el año ya que en ella se celebra el paso de Jesús de la muerte a la vida.

La Pascua es la celebración de la resurrección de Jesús el domingo tras pasar tres días muerto para salvar a su pueblo.

Si bien no hay una tradición estricta sobre la comida, las familias cristianas se suelen reunir el domingo y concurrir a Misa para conmemorar que Jesús resucitó para salvar al pueblo.

¿En qué coinciden las Pascuas judías con las cristianas?

Existe una relación histórica y religiosa entre la Pascua judía y la cristiana.

Cristo murió el primer día de la fiesta judía que celebra la liberación por parte de Dios del pueblo judío de la esclavitud de Egipto, explica la Agencia Católica de Informaciones Aciprensa.

“La muerte de Jesús cumple la antigua ley hebrea en lo referente al cordero pascual que los judíos comen la noche víspera del 15 de Nisan (el primer mes del calendario hebreo bíblico, que comienza con la conmemoración de la salida de los judíos de la esclavitud en Egipto)”, añade.

Cena Séder.

Getty Images
La cena durante el Pésaj es clave en la celebración de los judíos.

Cristo muere el mismo día de la Pascua judía en el que se matan a los corderos.

En ambos casos se produce un sacrificio y una liberación.

¿Por qué las fechas de la Semana Santa cambia cada año?

Las fechas de las Pascuas cambian todos los años para judíos y para cristianos.

Si bien muchos años coinciden, no es una regla estricta ya que las festividades se rigen por diferentes calendarios.

Los judíos comen el cordero pascual la víspera del 15 de Nisan.

Jesús celebró la Última Cena durante la Pascua judía, es decir, el 14 de Nisan, murió en la cruz el 15 de Nisan y resucitó el domingo siguiente, que ese año fue el 17 de Nisan.

Pero es muy difícil pasar una fiesta antigua del calendario judío al cristiano, dice Aciprensa.

Los judíos tienen un calendario lunar de 354 días y los cristianos uno solar de 365.

Hombre lleva corona de espinas.

AFP
Un hombre en México representa a Jesús con la corona de espinas en Ciudad de México

En el Imperio Romano se decretó entonces que la Pascua sería un domingo porque Jesús resucitó ese día de la semana.

Por eso se optó por celebrar la Pascua el primer domingo después de la primera luna llena, posterior a la llegada de la primavera en el hemisferio norte.

Sin embargo, cabe destacar que no todos los cristianos celebran la Pascua el mismo día. Los ortodoxos, por ejemplo celebran la Pascua en otra fecha porque siguen el calendario Juliano.

La fecha para celebrar la Pascua tanto para cristianos como para judíos varía entre fines de marzo y fines de abril cada año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jB3B1F3jWRw

https://www.youtube.com/watch?v=Pk1evajOLYg

https://www.youtube.com/watch?v=gtJTaryyFE4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.