Los juguetes de los niños, ¿determinan la profesión que escogerán?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los juguetes de los niños, ¿determinan la profesión que escogerán?

Muchos más hombres trabajan en ingeniería y tecnología, mientras que hay más mujeres en el área de servicios: ¿es posible que sea porque ellos jugaron con Lego y ellas, con muñecas?
1 de febrero, 2014
Comparte
Un modelo de 'Action Man' // Foto:  http://www.actionmanhq.co.uk/frameset/frameset.html

Un modelo del juguete ‘Action Man’ // Foto: http://www.actionmanhq.co.uk/frameset/frameset.html

Todos tenemos recuerdos de juguetes con los que nos encantaba jugar de niños, ya fueran bloques de construcción o trenes a escala, una casa de muñecas o una vajilla para tomar el té.

Eso no significa necesariamente que quien jugó con ellos se convirtió lugo en albañil o conductor de trenes, ama de casa o camarera.

Sin embargo, hay quien advierte que los juguetes de género pueden afectar la carrera futura de los niños, particularmente porque podrían desincentivar la atracción de las niñas por la ciencia y las matemáticas, o el interés por la ingeniería.

Según el informe “El mundo de las mujeres 2010”, del departamento de Economía y Asuntos Sociales de Naciones Unidas, “pese a la mejora del acceso a los estudios universitarios de las mujeres”, los hombres las siguen superando en número en los campos de ciencia, ingeniería y manufactura, así como en construcción y agricultura.

Ocurre así en 89 de los 117 países de los que se dispone de datos.

En Estados Unidos, por ejemplo, las mujeres representan cerca de la mitad de la fuerza de trabajo y, sin embargo, en los sectores Ciencia, Ingeniería, Estadísticas y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) ocupaban apenas el 26% de los puestos, según cifras para 2011 de la Oficina del Censo. En Reino Unido es menos: 20%.

clicLea también: Juguetes para inspirar a las niñas a ser ingenieras

Acción vs cuidados

Los críticos dicen que la publicidad de los juguetes explota estereotipos de género, canalizando las muñecas, las cocinas y las princesas con colores rosados a las niñas y las figuras de hombres de acción, kits de construcción y autos de carreras a los chicos.

Feministas en Reino Unido, por ejemplo, presionan para que las jugueterías sean organizadas “por categorías y no géneros”, al considerar que los estereotipos sexistas limitan los intereses de los niños.

De hecho, algunos grandes almacenes como Marks and Spencer o jugueterías como Hamleys, en Londres, ya han descartado las etiquetas de niños y niñas.

Pero, ¿de verdad los juguetes impactan en la elección de carrera? Becky Francis, profesora de Pedagogía de la Universidad de Roehampton, en Reino Unido, cree que sí.

“Diferentes tipos de juguetes transmiten a chicas y chicos mensajes sobre lo que es apropiado hacer y tienen contenido educativo diferente. Ambos elementos son importantes y pueden tener influencia en las posteriores elecciones profesionales”, dice.

Un pequeño estudio llevado a cabo por Francis concluyó que los niños tendían a recibir más juguetes en los que hay acción, construcción o maquinaria, mientras las mujeres eran impulsadas hacia las muñecas y lo que se supone que son intereses femeninos, como la peluquería.

El mensaje de fondo pareció ser que los niños debían resolver problemas mientras las niñas se dedicaban a los cuidados y las crianzas.

También, los “juguetes para chicos” que marca el estereotipo solían ser más educativos, asegura la especialista.

“Tienden a contener información didáctica, con instrucciones técnicas y a ser de encajar cosas como Lego y Meccano, mientras los de chicas son más de cuestiones imaginativas y creativas, que desarrollan habilidades diferentes”, asegura Francis, en entrevista con la BBC.

¿Action Man=futuro soldado?

Una investigación de la cadena de tiendas Argos encontró que a más del 60% de los adultos en trabajos con contenido de diseño, como arquitectura e ingeniería, les gustaba jugar con bloques de construcción de pequeños.

Incluso más, el 66% de quienes trabajan en roles relacionados con matemáticas -como contadores y banqueros- preferían los rompecabezas.

Una persona que parece amoldarse al estereotipo es el excomando y padre de tres niños Neil Sinclair. Asegura que su juguete favorito era un Action Man.

“Con mi hermano, que también fue al ejército, pasabamos horas jugando en el jardín, vestidos de camuflaje y usando estrategias, decidiendo quién iba a ganar en función de las tácticas”, le cuenta a la BBC.

A sus 43 años, no recuerda haber querido otra cosa que no fuera ser soldado, profesión que eligió a los cuatro años.

“Eso fue mucho antes de que me compraran el Action Man, así que es como el huevo y la gallina. Al final, los Action Man son como las muñecas, sólo que tiene pelo corto y una cicatriz, y no una melena rubia”, reflexiona.

Sin embargo, Sinclair no es un soldado de elite típico. Cuando dejó el ejército, se preparó para ser maestro y después decidió convertirse en niñero.

Considera que jugar es algo importante para el aprendizaje infantil y que es importante, en lo que respecta a los juguetes, dejar que los niños elijan.

“Yo les mostraría una caja llena de juguetes -de construcción, instrumentos musicales, todo-, y les dejaría decidir qué prefieren. Cada niño es diferente y puede elegir otra cosa en días distintos”, afirma.

Es una filosofía que comparte la científica espacial Maggie Aderin-Pocock. Su padre no hizo distinciones con los juguetes y recuerda que le encantaban los trenes y el Lego.

“Algunos tienen esa inclinación, no es cuestión de chicos o chicas”, comenta. Pero esa libertad no la tuvo en la escuela. Cuando le dijo a una maestra que quería ser astronauta, le sugirieron que intentara hacerse enfermera.

Aderin-Pocock sentía frustración al ver que lo más divertido siempre era “lo de niños” y que incluso lo que no era especificado por géneros, como una cocina, tendía a ser representado con niños vistiendo un gorro de chef y niñas con un delantal.

Para ella, la cuestión va más allá de los juguetes. “Es la visión de la sociedad, en todos los niveles. Es importante que haya modelos de comportamiento, que se muestre a mujeres que se dedican a la ciencia en televisión”.

“Dieta saludable del juego”

Pero la psicóloga infantil y de familia Margaret McAllister coincide en que hay más influencias significativas en la elección de la carrera profesional que sólo los juguetes.

“Es un enfoque superficial y simplista decir que incentivar a las niñas a jugar con autos y camiones puede hacer que se conviertan en ingenieras. No hay evidencias”, asegura.

“También es muy limitante para la experiencia de un niño, cuando la perspectiva de emprender una carrera laboral todavía está tan lejos”.

McAllister cree que animar a los niños a explorar, preguntar, interactuar con otros y trabajar juntos tiene mucho más impacto.

“A la gente equilibrada con buenas habilidades sociales en general les va mejor. Además, los niños tienen acceso a juguetes fuera del hogar, como la guardería, con lo cual no se puede controlar por completo con lo que juegan”, opina, en conversación con la BBC.

La psicóloga de desarrollo infantil Amanda Gummer afirma que la clave es asegurar que los niños tengan acceso a una “dieta saludable del juego”.

“El rol del juego es introducir un abanico de experiencias tan amplio como sea posible. El problema es que los padres suelen optar por lo fácil por falta de tiempo, pero deberían buscar que los juguetes sirvan para desarrollar las capacidades motoras y la escritura a mano”, señala.

“Pero también hay que romper estigmas: hay muchos padres que no dejan que un niño juegue con una muñeca”, agrega.

“Las tiendas necesitan dejar de esconderse y posicionarse. No hay que deshacerse del rosa y azul, pero debe haber más opciones en medio”.

Respecto al futuro profesional, Gummer cree que los juguetes juegan un rol.

“Nadie aprende a hacer casas jugando con Lego, pero sí a superponer ladrillos y crear estructuras estables. Se trata más de confianza y familiaridad que de habilidades”, dice.

Una investigación de la Universidad Washington y Lee (Estados Unidos) se hace eco de esta opinión, pues muestra que vestir al estereotipo de juguete femenino, como la muñeca Barbie, con uniformes de profesiones históricamente dominadas por hombres, como bomberos o astronautas, puede influenciar a las niñas a considerarse capaces de trabajar en esos campos.

Para Sinclair, lo más importante es que los padres tengan una mentalidad abierta.

“A un niño al que solía cuidar le gustaba vestirse como una bailarina. Era muy bueno en deportes, sobre todo en fútbol. También le gustaba el Lego. Podría convertirse en profesor de educación física, bailarín o ingeniero, ¿quién sabe?”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Getty Images

25 años de la muerte de la princesa Diana: las imágenes más icónicas de su vida

Cuando se cumple el 25º aniversario de la muerte de la princesa Diana, recorremos en imágenes algunos de los momentos más significativos de la vida de la que en su momento fue la mujer más fotografiada del mundo.
Foto: Getty Images
31 de agosto, 2022
Comparte

Cuando se cumple el 25º aniversario de su muerte, ocurrida el 31 de agosto de 1997, recorremos en imágenes algunos de los momentos más significativos de la vida de la princesa Diana.

La vida de la princesa Diana en fotos

PA
Diana Frances Spencer nació el 1 de julio de 1961 en Park House, cerca de Sandringham, Norfolk (Inglaterra). Era la hija más pequeña del Vizconde de Althorp.
La princesa Diana en su adolescencia

Getty Images
Cuando sus padres se divorciaron siendo ella niña tenía que viajar entre las residencias de sus progenitores en Inglaterra y Escocia.
La princesa Diana se sube a un auto rodeada de periodistas

PA
Tras acabar sus estudios de secundaria, Diana empezó a trabajar en una escuela infantil, momento en el que comenzaron los rumores de su relación con el príncipe Carlos y el acoso de la prensa.
La princesa Diana y el príncipe Carlos en el Palacio de Buckingham el día que anunciaron su compromiso

Getty Images
El 24 de febrero de 1981 se confirmó el compromiso de la pareja. Él le dio a ella un anillo con un zafiro rodeado por 14 diamantes.
La vida de la princesa Diana en fotos

PA
La pareja se casó el 29 de julio de 1981 en la catedral de St. Paul de Londres. La novia vestía un traje diseñado por David y Elizabeth Emanuel, que tenía una cola de 10 metros.
Los príncipes de Gales se besan en el balcón el día de su boda

Getty Images
Diana tenía tan solo 20 años cuando contrajo matrimonio con el heredero al trono británico.
Los príncipes de Gales saludan desde un carro de caballos

PA
Millones de personas alrededor del mundo siguieron el enlace por televisión, mientras miles de ciudadanos esperaban a la pareja en las calles de Londres.
Los príncipes de Gales sonríen en el campo durante su luna de miel

PA
Carlos y Diana pasaron su luna de miel en un crucero por el Mediterráneo en un buque real y en el castillo escocés de Balmoral.
Los príncipes de Gales con el príncipe William recién nacido

PA
El 21 de junio de 1982 nació el primer hijo de la pareja, el príncipe William, segundo en la línea de sucesión.
La princesa Diana con el príncipe William de bebé

PA
Diana quería que sus hijos tuvieran una educación “normal”, por lo que William fue el primer heredero al trono británico en ir a una guardería.
Los príncipes de Gales con el príncipe William en un posado oficial en el césped de la Casa de Gobierno en Auckland en 1983

Getty Images
Los príncipes de Gales con el príncipe Harry recién nacido

PA
El 15 de septiembre de 1984 nació el príncipe Harry.
Diana en un vehículo militar acompañada de un soldado

PA
Muy pronto Diana se convirtió en la estrella de las apariciones de la pareja en público por su simpatía y su espontaneidad.
La princesa Diana baila con John Travolta en la Casa Blanca

PA
En su primera visita oficial a Estados Unidos, Diana bailó con John Travolta en la Casa Blanca.
Los príncipes de Gales con William y Harry, todos en bicicleta

PA
Pese a sus compromisos conjuntos, a fines de los años 80 se empezó a hacer evidente que Diana y Carlos llevaban vidas separadas.
La princesa Diana en el Taj Mahal

PA
En una visita oficial a India en 1992, Diana se sentó sola frente al Taj Mahal, el monumento al amor por excelencia. El mundo lo interpretó como una señal de la mala relación de la pareja.
La princesa Diana divirtiéndose con Harry y William

PA
Diana se centró entonces en la educación de sus hijos, con los que aparecía en público a menudo.
William, la princesa Diana y Harry en un viaje de esquí

Getty Images
Diana fue una madre cariñosa para William y Harry, quien en una ocasión dijo: “Diana fue una de las madres más traviesas, nos llenó de amor, eso sin duda”.
Teresa de Calcuta y la princesa Diana en el Bronx, Nueva York, el 18 de junio de 1997

Getty Images
Diana dedicó gran parte de su tiempo a las obras benéficas, poniendo el foco en asuntos importantes como los enfermos de VIH/sida. Mantuvo una buena amistad con la madre Teresa de Calcuta, quien falleció 6 días después que la princesa.
Jemima Khan y la princesa Diana con un niño en brazos

Getty Images
Pese a sus problemas matrimoniales, Diana continuó con sus actividades benéficas, como esta visita a un hospital de Pakistán con su amiga Jemima Khan.
La princesa Diana con un vestido negro, uno de los más célebres de su colección, junio de 1994

PA
Diana y Carlos se divorciaron el 28 de agosto de 1996. Un año después subastó para recaudar fondos para obras benéficas 79 de sus vestidos más icónicos, lo que muchos interpretaron como una ruptura con el pasado.
Diana con equipamiento protector y una pantalla facial en su visita a un campo de minas que estaba siendo desactivado en Huambo

Getty Images
Diana captó la atención de los medios en enero de 1997 cuando exigió la prohibición de las minas anti-personas.
Primer plano de la princesa Diana con media sonrisa

Getty Images
En 31 de agosto de 1997 Diana cenó en el hotel Ritz de París junto a su pareja, el millonario Dodi Al Fayed. Ambos se subieron a un Mercedes junto a su chofer y un guardaespaldas. Fueron seguidos por numerosos fotógrafos en motocicletas. El auto en el que viajaban se estrelló en un túnel de la capital francesa y tanto Diana como Al Fayed y el conductor murieron.

.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.