México superará a Japón como exportador de autos a fin de año
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

México superará a Japón como exportador de autos a fin de año

México elevará a 1,7 millones los vehículos que exporte en 2014 a Estados Unidos, casi 200.000 más que Japón, según la firma consultora IHS Automotive.
AP
22 de febrero, 2014
Comparte
Foto: AP.

Foto: AP.

México está en vías de desplazar al gigante automovilístico asiático como el segundo mayor exportador de vehículos hacia Estados Unidos para finales de año.

Honda inauguró el viernes una planta que tuvo un costo de 800 millones de dólares en el estado de Guanajuato, en el centro del país, que producirá 200.000 vehículos modelo Fit tipo hatchback al año.

Con esta cantidad, México elevará a 1,7 millones los vehículos que exporte en 2014 a Estados Unidos, casi 200.000 más que Japón, según la firma consultora IHS Automotive.

Con otra gran planta que entrará en actividad la semana entrante, México desbancará en este sector a Canadá a finales de 2015, según las previsiones.

“Es una apuesta segura”, dijo Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz. “México hoy es uno de los jugadores mundiales más importantes en fabricación de automóviles”, agregó.

Para empresarios y funcionarios locales, este crecimiento es prueba del éxito del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuyos promotores dijeron que apuntalaría el crecimiento de México y crearía empleos que ayudarían a frenar el flujo de migrantes hacia Estados Unidos.

El presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de Economía y directivos de Honda asistieron a la inauguración de la planta de Honda en Celaya.

“En nombre del gobierno de la republica les felicito realmente por confiar en México y por tener plena confianza en el desarrollo de nuestro país”, dijo Peña Nieto. “Contribuyen a dos propósitos fundamentales: generar riqueza en México y generar empleos en el país”.

Peña Nieto recorrió la línea de montaje e inspeccionó un Fit fuera de la planta. Saludó a trabajadores y gerentes al salir.

El CEO de Honda, Takanobo Ito, dijo que hacia fines de año comenzará en la planta la fabricación de una SUV compacta.

Los detractores opinan que lo que más interesa a las fábricas extranjeras son los bajos salarios que se pagan en México, lo que vuelve la manufactura aquí más barata que en lugares como China y han contribuido a mantener la tasa de pobreza en México entre 40% y 50% de la población pese a la aprobación del tratado comercial.

Según expertos, México, con sus salarios relativamente bajos, cercanía con Estados Unidos y convenios de libre comercio con más de 36 naciones, se convirtió en uno de los lugares favoritos para invertir de los fabricantes automovilísticos internacionales desde la recesión global de 2008.

Otros factores que han obligado a las empresas a trasladar a otras partes su producción para reducir costes son el encarecimiento de la energía y de los embarques.

A pesar de este surgimiento automovilístico de México, la vasta mayoría de automóviles y camiones fabricados en América del Norte todavía se producen en Estados Unidos para el consumo interno o para exportación a otras naciones.

Muchos de los vehículos construidos en México son armados con partes fabricadas en Estados Unidos y Canadá y cruzan las fronteras de los tres países sin aranceles en conformidad con el TLCAN.

“Hubo el entendimiento de que había que resolver algunos problemas estructurales en la industria automovilística para hacerla de nuevo más competitiva. En ese sentido, trasladar partes, no toda la producción, a México fue una buena alternativa”, dijo Christopher Wilson, experto en relaciones económicas entre México y Estados Unidos del Centro Internacional de Investigadores Woodrow Wilson.

Cuando se firmó el TLCAN hace dos décadas, México producía 6% de los vehículos construidos en América del Norte. Ahora produce el 19%.

La producción total mexicana de vehículos se ha incrementado 39% desde 2007 y alcanza aproximadamente tres millones de vehículos al año.

El valor total de las exportaciones de vehículos de México se elevó en este periodo de 40.000 millones a 70.600 millones de dólares.

El gobierno de México y la industria automovilística aseguran que las exportaciones de vehículos se han convertido en la principal fuente de divisas del país, muy por arriba de las exportaciones petroleras y las remesas enviadas por migrantes mexicanos desde Estados Unidos.

La inauguración de cada planta ha recibido los elogios de empresarios y funcionarios ansiosos de promover la inversión internacional en México, que tiene problemas debido al estancamiento de su crecimiento económico y la pobreza, que además de persistente está muy extendida.

Diversos sectores en México han expresado preocupación de que el impulso a la producción de vehículos en el país venga acompañada de condiciones laborales injustas para los alrededor de 580.000 trabajadores de esta industria. El número de trabajadores de este sector se incrementó en 100.000 desde 2008 en México.

Los obreros automovilísticos tienen un sueldo diario equivalente a 16 dólares, una quinta parte de lo que ganan sus colegas en estados Unidos.

Más de la mitad de todos los trabajadores mexicanos ganan menos de 15 dólares al día, según el instituto de estadísticas del país.

Las plantas automovilísticas en México funcionan con sindicatos pro-empresariales en tanto que muchos obreros han luchado infructuosamente para formar sindicatos independientes con los que puedan negociar aumentos salariales y aspirar a mejores jubilaciones, como el sindicato United Automobile Workers, que representa a la fuerza laboral en las fábricas de compañías automovilísticas estadounidenses instaladas en Estados Unidos.

Las plantas automovilísticas de empresas extranjeras en Estados Unidos carecen en su mayoría de sindicatos, incluida la de Volkswagen en Tennessee donde los obreros votaron por estrecho margen en contra de tener una representación del sindicato UAW.

“Esta es una de las industrias más modernas que está generando la mayoría del dinero para el país”, dijo Huberto Juárez, experto del sector en la Universidad Autónoma de Puebla. “No es correcto que esos trabajadores ganen tan poco”.

Solís, el presidente de la asociación automotriz, reconoce que los sueldos son bajos en comparación con Estados Unidos y Canadá, pero informó que la expansión está creando una nueva generación de jóvenes ingenieros y financiando la investigación automotriz en México. Un puñado de empresarios mexicanos lanzaron en años recientes compañías boutique para vehículos, aunque su producción sigue siendo insignificante en comparación con las armadoras extranjeras en México.

“No nada más son los bajos salarios. Es la poca visión. Es un componente para una ecuación más grande que tiene que ver con la experiencia que estamos desarrollando”, afirmó Solís.

Gran parte de la nueva producción es de empresas japonesas atraídas por la capacidad para trasladar partes hacia México sin aranceles. Los gobiernos locales compiten para atraer nuevas plantas ofreciendo extensiones fiscales, capacitación laboral y mejores carreteras que conecten las armadoras con los puertos fronterizos mexicanos y estadounidenses.

A sólo 40 kilómetros (25 millas) de la nueva planta de Honda, Mazda se dispone a inaugurar la próxima semana una planta para producir 230.000 vehículos. Se espera que Nissan produzca 175.000 unidades anualmente en la fábrica que abrió el año pasado en el estado vecino de Aguascalientes. Audi estará produciendo modelos de lujo en una planta en el estado de Puebla que abrirá en 2016.

“Hemos ganado impulso a través de los años”, dijo el secretario de Economía Ildefonso Guajuardo. “Ahora México está atrayendo la atención internacional porque ha demostrado tener calidad de producción y un clima de inversión amigable”.

AP*

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el mundo puede acabar dividido en dos según el riesgo de COVID

Ricos y pobres, países vacunados y no vacunados. Esa podría ser la realidad global en unos meses. Pero varios expertos advierten que un virus del covid-19 incontrolado en un país supone un riesgo para los demás.
27 de marzo, 2021
Comparte

A medida que avanzan los programas de vacunación contra la covid-19 en distintos países, especialmente en los más ricos, el mundo podría quedar dividido a final de año por zonas de riesgo.

Según el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, se espera que las naciones europeas, las de Oceanía, Israel y partes de Asia como Singapur y Corea del Sur, restablezcan el comercio, el turismo y los viajes entre estos territorios desde mediados de año, posibilitando que sus economías vuelvan a funcionar.

Los países que no completen la vacunación de la población y no controlen la aparición de nuevas variantes pueden terminar aislados del resto del mundo y clasificados de manera oficial o informal como zonas de riesgo “amarillas” o “rojas”.

Mapa

BBC
¿Acabará el mundo dividido en dos?

“Podríamos ver una división por zonas de riesgo. Por ejemplo, el sudeste asiático y Europa serán verdes. El naranja es para la India y parte de África. Y el rojo puede ser Sudáfrica, Brasil y Estados Unidos, donde vemos altas tasas de transmisión y vacunación insuficiente”, ejemplifica Tang.

“ pueden existir oficialmente, para viajar, o incluso solo en la mente de las personas”.

Las naciones que sufrirán mayor aislamiento son aquellas que no han adoptado sistemáticamente medidas de control del covid-19 ni negociado con anticipación la compra de vacunas, como es el caso de Brasil, que ya superó los 300.000 muertos por coronavirus y es visto por los científicos como una potencial fuente de variantes.

Hasta la fecha, alrededor de 9 millones de personas han recibido al menos una dosis de vacuna en el país. El número puede parecer alto, pero representa solo el 4,26% de la población brasileña.

Hoy, Brasil solo tiene dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca, que serían insuficientes para inmunizar a toda la población mayor de 18 años en 2021.

El 15 de marzo, el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, prometió comprar más de 100 millones de dosis de vacunas de Pfizer y Johnson & Johnson.

Vacunación en Brasil

REUTERS/Ricardo Moraes
Brasil vacunó a 9 millones de personas, lo que es impresionante en números absolutos. Pero eso representa poco más del 4% de la población y faltan dosis para el resto.

Los países pobres, que carecen de recursos para adquirir vacunas, también sufrirán el aislamiento, lo que aumentará la desigualdad social entre los hemisferios norte y sur, dice el profesor Peter Baker, subdirector del departamento de Salud Global y Desarrollo del Imperial University College de Londres.

“Podríamos terminar el año con un sistema de zonificación, con partes del mundo vacunadas y partes no”, dijo a BBC News Brasil.

“Y si decidimos adoptar políticas basadas en la inmunidad adquirida por los países a través de la vacunación, veremos limitaciones en los derechos, los viajes y la economía de los países pobres que ya están teniendo dificultades para acceder a las vacunas”.

Turismo en zonas verdes

Actualmente, los países de los que han surgido variantes preocupantes del coronavirus -Brasil, Sudáfrica y Reino Unido- son los que acumulan más restricciones de entrada a otras naciones, según una encuesta del diario Folha de S.Paulo.

Pero Reino Unido puede salir de esta “zona roja”, ya que después del actual confinamiento, impuesto a principios de enero, la tasa de infección se ha reducido en dos tercios.

La previsión es que toda la población mayor de 18 años reciba al menos una dosis de vacuna antes del 31 de julio.

Durante este período, otras naciones europeas y asiáticas también deberían haber alcanzado el nivel del 60% al 70% de la población vacunada, porcentaje necesario para que la circulación del virus comience a ralentizarse incluso en ausencia de medidas de contención.

Para el profesor Julian Tang, es probable que estas naciones en la “zona verde” mantengan durante todo el año y parte de 2022 restricciones de vuelo a regiones del mundo que no han logrado vacunar a sus poblaciones.

Pero incluso si eso no sucede, dice, la demanda de viajes a países en la zona roja se reducirá de forma natural debido a los riesgos.

Es decir, los países no vacunados con tasas de contagio aún elevadas pueden acabar aislados por el resto del mundo, principalmente para contener el riesgo de que nuevas variantes del coronavirus salgan de estos territorios y se propaguen en grandes cantidades.

La Abadía de Westminster se ha convertido en un centro de vacunación

REUTERS/John Sibley
El confinamiento en vigor desde enero en Reino Unido ha reducido las infecciones por coronavirus en dos tercios. El pronóstico del gobierno es vacunar a todos los mayores de 18 años para fines de julio.

“Lo que creo que sucederá es que la gente se sentirá cómoda viajando entre países que han vacunado a sus poblaciones, como entre Reino Unido y Europa, o Reino Unido y el sur de Asia, Australia, Nueva Zelanda”, dice el profesor de la Universidad. de Leicester.

“Pero es posible que estas personas no estén dispuestas a viajar a regiones como Brasil, por ejemplo, porque el virus no está controlado mediante vacunación y, por eso, puede surgir una variante resistente a la vacuna”.

Pasaporte verde

La realidad de Israel, el país con la mayor tasa de vacunación hasta la fecha, da pistas sobre cómo se producirá esa división a nivel mundial.

Según datos de la plataforma Our World in Data, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), el país tiene hoy la tasa de vacunación más alta del mundo, con 98,85 dosis administradas por cada 100 habitantes.

A modo de comparación, la tasa brasileña es de 4,58 dosis administradas por cada 100 habitantes.

En Israel no es obligatorio vacunarse, pero en la práctica, las personas que no se vacunen terminarán aisladas del resto de la población, sin poder frecuentar la mayoría de los espacios públicos.

Esto se debe a que las personas vacunadas reciben el llamado “pasaporte verde”, un documento electrónico que permite el acceso a restaurantes, gimnasios, teatros, cines y otros establecimientos.

El país inició la apertura gradual de la economía después de tres confinamientos con duras medidas de contención.

En cierto modo, esta división entre vacunados y no vacunados, con el segundo grupo aislado, es lo que podría replicarse a escala global.

“Se espera que la mayoría de los países ricos vacunen a sus poblaciones este año. Pero la mayor parte del mundo no podrá hacerlo. Y estas dos cosas, desafortunadamente, están ligadas entre sí”, dice el profesor Peter Baker.

“Los países ricos están comprando dosis de vacunas por encima de lo que necesitan y esto está limitando el acceso a otros países. Y, en naciones como Tanzania y Brasil, el mensaje político está afectando la demanda de vacunas, lo cual es un problema”, agrega el profesor británico.

Según los investigadores entrevistados por BBC News Brasil, el mayor problema de tener partes del mundo sin inmunización masiva contra la covid-19 es la aparición de variantes que resisten el efecto de las vacunas.

El virus incontrolado en un país es una amenaza global

El investigador Charlie Whittaker, del Imperial College, advierte que, aunque se imponen restricciones de viaje entre países, el mundo solo estará completamente protegido de la covid-19 si todas las naciones inmunizan a sus poblaciones.

Personas comparten un coche abarrotado en Sudáfrica, uno de los países más afectados por el covid-19

REUTERS/Siphiwe Sibeko
Los países ricos compraron gran parte de las dosis de vacunas disponibles en 2020, dejando a las naciones pobres sin acceso, advierten los investigadores entrevistados por BBC News Brasil.

Whittaker dirigió una investigación sobre la variante de Manaos, en Brasil, que reveló que esa cepa es entre 1,4 y 2,2 veces más transmisible que el virus original.

El estudio también demostró que esta variante, apodada P.1, es capaz de evadir al sistema inmunológico de infecciones previas en un 25% a un 61% de los casos.

Esto significa que puede reinfectar fácilmente a cualquiera que haya tenido covid-19.

Aunque muchos países han impedido vuelos desde Brasil e impuesto cuarentenas y pruebas de covid-19 a quienes desembarcan desde allí, ya se ha detectado P.1 en 25 países.

También la variante del Reino Unido se ha extendido a EE.UU., y la de Sudáfrica llegó a Europa.

“Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo. Y asegurarnos de que estamos a salvo significa limitar la posibilidad de que surjan variantes. Las medidas de control son útiles para lograr esto, pero quizás aún más importante es garantizar una estrategia de vacunación global justa. Ningún país debería quedar atrás”, le dijo a Whittaker a BBC News Brasil.

Y para que el hemisferio sur no se quede atrás, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estado abogando por que los países ricos donen sus vacunas excedentes a los países pobres y contribuyan económicamente a la compra de vacunas para las regiones más afectadas por el covid-19.

El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, llegó a declarar que “el mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico” al criticar el hecho de que los jóvenes ya están recibiendo la vacuna contra la covid-19 en los países ricos, mientras que los ancianos en países pobres podrían tener que esperar hasta 2021 y 2022 sin acceso a la primera dosis siquiera.

Dejar países tendrá un coste para todos

El profesor de Salud Global Peter Baker, del Imperial College, advierte que dejar descontrolado el virus en países emergentes y pobres puede generar costos humanos y económicos para todas las naciones, ya que pueden surgir nuevas variantes, totalmente resistentes a las vacunas.

Si esto ocurre, será necesario desarrollar y administrar a todas las poblaciones la tercera y cuarta dosis de las vacunas existentes en la actualidad.

“En lugares de infección descontrolada y bajas tasas de vacunación, probablemente aparecerá una variante que sea fuertemente resistente a las vacunas. Entonces tendremos que reajustar nuestras vacunas, rehacer la investigación y rehacer los procesos regulatorios”, dice.

“Es preocupante ver que varios países del hemisferio sur se han quedado atrás porque los países desarrollados han comprado la gran mayoría de las vacunas. La experiencia con las variantes de Brasil, Reino Unido y Sudáfrica muestran que el virus no respeta las barreras internacionales. Para solucionar este problema, necesitamos una iniciativa global “, concluye el investigador Charlie Whittaker.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=URNBU04DoTY&t=8s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.