close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Preguntas para entender las protestas en Venezuela

En Caracas, Venezuela, tres personas murieron a tiros cuando se desató la violencia luego de una manifestación en contra del gobierno de Nicolás Maduro, el miércoles 12 de febrero. Desde entonces se han visto marchas a favor y en contra del gobierno.
17 de febrero, 2014
Comparte
Estudiantes cantan consignas contra el presidente venezolano Nicolás Maduro en una marcha en Caracas, el lunes 17 de febrero. Foto: AP.

Estudiantes cantan consignas contra el presidente venezolano Nicolás Maduro en una marcha en Caracas, el lunes 17 de febrero. Foto: AP.

El miércoles pasado, la mayoría de los manifestantes ya se habían retirado de lo que hasta entonces era una movilización pacífica cuando individuos en motocicletas abrieron fuego contra el resto de la muchedumbre.

Dos estudiantes activistas y un simpatizante del gobierno murieron en los hechos de violencia. También se registraron decenas de heridos, pero esa cifra ha aumentado a los cientos, según las agencias de noticias.

Las movilizaciones forman parte de la más reciente serie de protestas masivas contra las políticas del presidente Nicolás Maduro. BBC Mundo le explica de qué se tratan.

¿Quiénes protestan?

Lo que empezó hace poco más de una semana como una manifestación estudiantil contra la inseguridad, en varios estados del país, ha desencadenado en una serie de movilizaciones a las que se han añadido varios grupos políticos y otros sectores de la sociedad con resultados violentos.

Inicialmente, estudiantes en el estado andino de Táchira, que exigían mayores medidas de seguridad, fueron arrestados por desorden público. Este hecho generó otras protestas en ese estado y en Mérida, que resultaron en disturbios y más arrestos.

Figuras de la oposición se unieron al clamor, instando a sus simpatizantes a salir a las calles en busca de un cambio de gobierno.

Entretanto, el movimiento estudiantil convocó, para el miércoles pasado, una marcha en apoyo a sus colegas arrestados en la cuál también participaron grupos opositores.

El gobierno, por su parte, organizó su propia marcha para celebrar el Día de la Juventud, una fecha patria venezolana que conmemora una batalla de la guerra de Independencia.

Hacia el final de la tarde se presentaron enfrentamientos violentos entre simpatizantes y opositores al gobierno, cuya naturaleza es objeto de disputa.

¿Por qué protestan?

Originalmente, como menciona nuestro corresponsal, contra la inseguridad.

Sin embargo, a eso hay que añadirle inflación, escasez, incertidumbre, mercado negro y apagones los que han generado tanto malestar entre algunos sectores. Eso sin mencionar a los opositores de derecha que buscan cambiar 15 años de políticas “chavistas”, iniciadas por el fallecido mandatario Hugo Chávez, y continuadas por su sucesor, Nicolás Maduro.

Manifestantes levantan las manos para mostrar que están desarmados y que actúan de forma pacífica durante una protesta efectuada en Caracas, el domingo 16 de febrero. Foto: AP.

Manifestantes levantan las manos para mostrar que están desarmados y que actúan de forma pacífica durante una protesta efectuada en Caracas, el domingo 16 de febrero. Foto: AP.

Venezuela tiene una de las tasas de homicidio más altas del mundo. Grupos ciudadanos denuncian la impunidad con la que la delincuencia opera y apuntan un dedo acusador a las milicias armadas.

Pero el país también sufre de la más alta inflación en la región que, en 2013, llegó al 56,2%.

Productos básicos como la leche, el azúcar, medicamentos, hasta papel higiénico con frecuencia no se encuentran en las tiendas.

Desde 2003, el gobierno de Chávez impuso un control cambiario a las monedas extranjeras en un intento para frenar la fuga de capitales y mantener los precios de la canasta básica. El dólar oficial está a 6,3 bolívares pero en el dólar negro vale diez veces más y es con base en ese mercado negro que los venezolanos calculan el costo de vida.

A eso se le suman los apagones de energía que ocurren con frecuencia. Dos en la capital, Caracas, en 2013, pero muchos más en otras regiones.

¿Qué dice el gobierno?

El presidente Nicolás Maduro condenó los incidentes de la manifestación del miércoles y los atribuyó a un levantamiento “nazifascista” que buscaba un golpe de Estado.

“No habrá golpe de Estado en Venezuela, tengan la seguridad absoluta, que lo sepa el mundo”, declaró.

Maduro exhortó a la paz pero resaltó que aquellos que participaron en la violencia no quedarían impunes, al tiempo que expresó su apoyo a las investigaciones que realizará la Fiscalía General para determinar los posibles responsables.

Un día después, según señalan medios locales, el gobierno emitió una orden de arresto contra el líder opositor Leopoldo López, a quien señala de encabezar las protestas del miércoles.

Está acusado de instigación a delinquir, intimidación pública, daños a la propiedad pública y hasta homicidio intencional calificado.

López, uno de los líderes opositores de mayor proyección, fue alcalde del municipio caraqueño de Chacao -uno de los focos de la oposición- pero, en 2008, fue inhabilitado de ejercer cargos públicos.

Un manifestante enmascarado de la oposición sostiene un cartel durante una protesta en Caracas, el sábado 15 de febrero, 2014. Foto: AP.

Un manifestante enmascarado de la oposición sostiene un cartel durante una protesta en Caracas, el sábado 15 de febrero, 2014. Foto: AP.

¿Cuál es la respuesta de los opositores?

Carlos Vecchio, uno de los dirigentes del partido de López dijo que la orden de arresto “forma parte de un plan para criminalizar la protesta”.

Activistas estudiantiles coincidieron con las declaraciones de Vecchio señalando que no se puede calificar el reclamo a los cambios de “golpista”.

“Siempre que se sale a protestar por un derecho, el gobierno sale con el discurso de que ‘sufrimos un golpe de Estado’ o que ‘se está fraguando una agenda oculta para desestabilizar'”, dijo la líder estudiantil Gabriela Arellano.

Arellano aseguró que si el gobierno no quiere ver más protestas, tiene que responder a las exigencias de los estudiantes.

No obstante, a pesar del llamado a más movilizaciones por parte de la dirigencia estudiantil y otros dirigentes de la oposición, después de los disturbios del miércoles, la respuesta ha sido limitada.

Es posible que se deba a una oposición fracturada.

Henrique Capriles, excandidato presidencial y, hasta ahora, principal figura opositora, se distanció de las iniciativas de Leopoldo López y condenó la violencia.

Capriles no considera que este sea el mejor momento para movilizaciones masivas contra el gobierno y ha criticado los llamados de un ala de la oposición para exigir la salida anticipada del Gobierno del poder.

El excandidato presidencial defiende la opción por un “camino más largo” que evite situaciones que conduzcan a la violencia.

“Esta lucha es una resistencia, pero esta resistencia no crece si nos planteamos salidas que no nos llevan a nada”, manifestó.

La postura menos beligerante de Capriles ha ocasionado una caída en su popularidad, mientras que López empieza a perfilarse como el nuevo rostro de la oposición.

En los medios sociales hay constantes elogios para las protestas y los que exhortan a estas, mientras reservan duras críticas contra Capriles, algunos, inclusive, catalogándolo de traidor.

¿Cuál es la situación de los detenidos, encarcelados y heridos?

Las cifras de detenidos, liberados, recluidos y heridos varía según quién los cuenta. Los números también cambian a medida que las fuentes añaden más información o se resuelven los casos individuales.

Una joven protesta contra la censura del gobierno de Nicolás Maduro durante una marcha en Caracas, el lunes 17 de febrero, 2014. Foto: AP.

Una joven protesta contra la censura del gobierno de Nicolás Maduro durante una marcha en Caracas, el lunes 17 de febrero, 2014. Foto: AP.

Lo que no está en disputa son las tres personas que murieron el miércoles, 12 de febrero: dos estudiantes activistas y un simpatizante del gobierno de los llamados colectivos.

En cuanto a los detenidos, las cifras oficiales indican que 99 personas han sido aprehendidas hasta el domingo 16 por su supuesta participación en hechos de violencia u otros delitos en Caracas y otros estados.

La mayoría de estas personas han sido puestas en libertad tras dictárseles medidas cautelares, según el sitio de la Fiscalía, y 13 personas han sido privadas de su libertad.

Para el 13 de febrero, tras el día de mayor violencia, las autoridades colocaban el número de heridos en 66. Pero las agencias de noticias informan que esa cifra ha ascendido a los cientos.

Por otra parte, el Foro Penal Venezolano -una ONG- actualiza el número de detenidos a 155, la mayoría en Caracas, donde seis están recluidos esperando la decisión de los tribunales.

También informan de seis personas bajo arresto domiciliario en Valencia y otros tantos con régimen de presentación y prohibición de participar en más manifestaciones.

Hablan de uno más detenido en la comandancia de Guarenas y cuatro personas en los calabozos en Barinas, de los que no se tiene más información.

La ONG también menciona a 22 heridos, 14 de ellos de bala, tan solo en el estado de Lara.

Una abogada del Foro Penal Venezolano denunció al noticiero colombiano NTN24 que algunos detenidos habían sido víctimas de torturas por parte de la policía.

Afirmó que se les administró descargas eléctricas, golpes y amenazados de ser quemados tras ser rociados con gasolina.

No habido confirmación independiente de esta versión, y el gobierno no ha respondido a estas denuncias.

El contexto de la protesta

De cualquier manera que se interpreten lo hechos de la última semana, Venezuela enfrenta difíciles retos y un largo camino hacia la estabilización.

En primer lugar, el país está tan polarizado políticamente que cualquier acción que tome el gobierno no tarda en encontrar una reacción contraria de igual fuerza. El fenómeno también se da a la inversa.

La situación no contribuye a atacar el principal problema más apremiante: el pobre estado de la economía. La oposición insiste en que la culpa la tiene el manejo que le ha dado el gobierno, mientras que desde el oficialismo se habla de una “guerra económica” impulsada por los enemigos de la Revolución Bolivariana.

La alta tasa de inflación y la escasez de productos básicos no se ha podido resolver.

La Asamblea Nacional otorgó poderes especiales al presidente Maduro para decretar varias leyes que buscan aumentar el control estatal de la economía.

Entre ellas está limitar las ganancias sobre la venta de los artículos y fijar precios justos al consumidor.

Pero los críticos aseguran que estas medidas solo profundizarán más las distorsiones de la economía, creando mayor escasez y un mercado negro descontrolado.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cuánto puede tardar en regenerarse la selva consumida por los incendios en la Amazonia

El cambio climático y la intensidad del fuego pueden determinar la rapidez de la recuperación de las zonas afectadas por las llamas.
Getty Images
27 de agosto, 2019
Comparte

Más de 40.000 especies de plantas, 1.300 tipos de aves y 426 diferentes de mamíferos viven en la selva tropical del Amazonas, la más grande del mundo con 6,7 millones de kilómetros cuadrados.

Muchos animales y plantas, sin embargo, están amenazadas por los incendios que hace semanas azotan la zona. Las llamas no se limitan solo a la Amazonia de Brasil, también están afectando a los bosques de Bolivia y Paraguay.

Las imágenes son desoladoras: el humo y las llamas han cubierto centenares de miles de hectáreas de selva.

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE, en portugués) señalan que, en lo que va de año, se ha registrado en Brasil un incremento en los incendios de más de un 80% respecto a los mismos mismos meses de 2018.

Pero ¿cuánto puede tardar en regenerarse la selva amazónica consumida por los incendios?

amazonas

Getty Images
La deforestación y el cambio climático pueden afectar a la regeneración de las áreas afectadas.

El profesor de ciencias del ecosistema en la Universidad de Oxford (Inglaterra) Yadvinder Malhi asegura que “el bosque tarda entre 20 y 40 años, si se le permite regenerarse”.

No obstante, en conversación con BBC Mundo, el académico precisa que hay varios aspectos que pueden afectar esta recuperación.

Uno de ellos es cuán dañada esté la tierra quemada. Si ha sufrido múltiples incendios -afirma-, es más probable que presente daños permanentes y su recuperación sea mucho más lenta.

Otro de los factores tiene relación con la cercanía del pedazo de tierra quemado a un bosque sin daños.

“Si está al lado de un bosque intacto, los pájaros y animales van a irse naturalmente al área dañada y ayudarán a la regeneración”. De lo contrario, dice Malhi, “va a ser mucho más difícil porque se tendrán que introducir las semillas y las especies”.

Cambio climático y deforestación

El cambio climático es otro de los factores que puede determinar la rapidez con la que las hectáreas quemadas van a regenerarse.

Claire Wordley, investigadora del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), afirma que este factor es extremadamente difícil de prever y controlar.

“Ya se ha pronosticado que si la temperatura llega a ser muy alta, el Amazonas no podrá producir suficiente lluvia para mantener su selva tropical. Entonces, si hace demasiado calor, puede convertirse en sabana”, dice a BBC Mundo.

Según la académica, aunque es difícil hacer una estimación del tiempo que tardará la selva dañada en recuperarse, sí está claro que no serán diez años. “Pueden ser cientos”, afirma.

amazonas

Getty Images
Varias zonas de la región amazónica están siendo afectadas por la cría de ganado.

Por otra parte, el uso de la tierra para la agricultura y la deforestación también pueden ser una barrera para impedir la recuperación de la tierra.

Para el investigador ecológico Phil Martin, aunque recuperar las plantas y árboles “puede tomar entre 150 y 200 años”, eso sería en “perfectas condiciones”.

“El problema es que hoy hay varias áreas que están siendo afectadas por agricultores y la cría de ganado. El cambio climático también puede afectar, vemos que ahora los incendios son mucho más frecuentes y destructivos que antes”, indica.

Cambios en la estructura

Los incendios modifican drásticamente la estructura de la vegetación de un determinado lugar. Y esto, a su vez, afecta a las especies que viven en el área.

Así lo afirma José María Cardoso da Silva, profesor del Departamento de Geografía y Estudios Regionales de la Universidad de Miami (EE.UU.). Para el académico, la recuperación de las especies puede tardar varias décadas o siglos, siendo aún más difícil si los incendios son sucesivos.

amazonas

Getty Images
Miles de diferentes especies viven en el amazonas.

“Si los incendios se convierten en la norma en el paisaje, los bosques nunca se regenerarán en su condición natural y veremos un nuevo tipo de vegetación empobrecida dominada por unas pocas especies de árboles comunes que pueden sobrevivir en el nuevo régimen de incendios“, señala a BBC Mundo.

Da Silva agrega que “los incendios también pueden facilitar la expansión de especies invasoras que, con el tiempo, pueden limitar la regeneración de los ecosistemas naturales”.

¿Los incendios son parte del ecosistema del Amazonas?

Otro dato que hay que tener en cuenta para entender cuán difícil será recuperar las zonas afectadas es que los incendios en la selva amazónica no ocurren naturalmente.

“En muchas partes del mundo, el fuego es parte del ecosistema. Pero en la selva tropical, los árboles no están preparados, nunca han experimentado incendios”, explica Malhi.

“Entonces incluso pequeños incendios pueden matar muchísimos árboles. Puede ser muy dañino”, agrega.

Una opinión similar comparte la investigadora Claire Wordley.

“Hay zonas, como Australia o algunas partes de Estados Unidos, que están preparadas para lidiar con el fuego pero la región amazónica no tiene esa misma capacidad. Sudamérica es una de las regiones que se recupera más lentamente de los incendios“, dice.

amazonas

Getty Images
La región amazónica no tiene mecanismos de protección contra el fuego.

Según estudios, incluso tres décadas después de ser golpeados por un incendio, los bosques quemados tienen un 25% menos de carbono que aquellos que no fueron blanco de llamas. Y es que el Amazonas no tiene mecanismos de protección contra el fuego y esto genera que la mortalidad de los árboles sea mucho más alta.

“Esto muestra que necesitamos décadas o incluso cientos de años para que los bosques se recuperen de un incendio”, dice la brasileña Erika Berenguer, de la Universidad de Oxford, a BBC News Brasil.

“Tenemos árboles enormes que caen. Morirán. Entonces pueden nacer árboles delgados. Estos árboles nuevos crecen rápido, pero tienen una baja densidad de madera. Retienen poco carbono”, agrega la investigadora.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.