10 misterios en la historia de la aviación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

10 misterios en la historia de la aviación

La desaparición del avión de Malaysia Airlines no es la primera que deja perplejos a los investigadores. Conozca otros casos.
14 de marzo, 2014
Comparte
Esta foto del 10 de marzo del 2014en un centro comercial en Beijing  muestra a una mujer tomando una foto de una pantalla que refleja el número de horas desde que un avión de pasajeros de Malaysia Airlines desapareció. //Foto: AP

Esta foto del 10 de marzo del 2014en un centro comercial en Beijing muestra a una mujer tomando una foto de una pantalla que refleja el número de horas desde que un avión de pasajeros de Malaysia Airlines desapareció. //Foto: AP

La desaparición del vuelo de Malaysia Airlines continúa causando desconcierto pero no es el primer avión en desaparecer sin rastro o cuya investigación esté rodeada de confusión y caos.

Desde las desapariciones sobre los desiertos de África y Nevada, en Estados Unidos, tripulaciones enteras que se desvanecen de repente durante una misión, hasta los pilotos y pasajeros de los que no queda un solo rastro, como la del aventurero Steven Fossett o la intrépida pionera de la aviación, Amelia Earhart.

También las teorías de fenómenos sobrenaturales o de conspiraciones como las aseveraciones de que el accidente del vuelo 990 de EgyptAir escondía un asesinato en venganza.

BBC Mundo le presenta 10 de los más misteriosos desastres en la historia de la aviación.

Amelia Earhart

La desaparición de un avión más famosa de todos los tiempos posiblemente le pertenece a la intrépida piloto Amelia Earhart, cuya aeronave se perdió en 1937, cuanto intentaba sobrevolar el globo. Iba acompañada de su copiloto y navegador, capitán Fred Noonan, cuando se desvanecieron sobre el Pacífico.

Después un extenso intento de búsqueda y rescate, no se encontró un solo rastro de su avión bimotor y fue declarada muerta dos años después. Sin embargo, hay personas que siguen buscándola.

Lea también: Tras el misterio de la primera mujer piloto en cruzar el Atlántico

Vuelo Air France 447

Cuando el vuelo 447 de la aerolínea francesa se accidentó en la ruta de Río de Janeiro a París en 2009, pasaron cinco días antes de que se pudiera encontrar resto alguno del desastre.

Los investigadores demoraron dos años en ubicar las cajas negras, a una profundidad de 4.000 metros. Ninguna de las 228 personas a bordo de la nave Airbus 300 sobrevivió. Los investigadores franceses encontraron que el piloto automático estaba desconectado -probablemente después de que los instrumentos que miden la velocidad quedaron congelados por cristales de hielo- y luego los pilotos inclinaron el avión a un ángulo demasiado agudo para mantener la velocidad -haciendo que el avión entrara en barrena- a pesar de una alarma que sonó durante casi un minuto dentro de la cabina. Air France rechazó esas acusaciones.

Lea también: Los nuevos enigmas del vuelo AF447

Vuelo EgyptAir 990

Este vuelo de rutina entre el aeropuerto JFK en Nueva York con destino El Cairo cayó al Atlántico en octubre de 1999, matando a las 217 personas que iban a bordo.

Debido a que el accidente sucedió en aguas internacionales, la investigación estuvo a cargo de las autoridades egipcias. Después solicitar a los expertos de la aeronáutica de Estados Unidos que asumieran la investigación, Egipto se echó para atrás cuando EE.UU. concluyó que el copiloto egipcio había provocado el accidente adrede porque había sido reprendido, recientemente, por la aerolínea por conducta sexual inapropiada.

La investigación egipcia concluyó el siniestro se debió a una falla mecánica.

El Star Dust de la British South American Airways en los Andes

En agosto de 1947, una nave de British Avro Lancastrian, llamada Star Dust, se estrelló contra los Andes argentinos durante un vuelo de rutina desde Buenos Aires a Santiago de Chile.

La búsqueda del avión no arrojó resultados y pronto empezaron a surgir teorías de una conspiración que apuntaba al sabotaje y -después de una confusión sobre la transmisión final en clave al aeropuerto de Santiago- hasta la intervención de extraterrestres.

La especulación por fin terminó más de 50 años después, cuando unos montañistas se toparon con los restos de la nave accidentada y los expertos pudieron determinar que la tripulación se había confundido por el mal tiempo y, por error, empezaron un descenso prematuro.

Lea también: El avión que estuvo desaparecido más de medio siglo

El Triángulo de las Bermudas

Se dice que decenas de embarcaciones y aviones han desaparecido sin rastro en esta zona triangular del océano formada por puntos imaginarios entre las Bermudas, Florida y Puerto Rico.

Dos aviones de la British South American Airways desaparecieron en la región en los años 40, pero una investigación realizada por un periodista de la BBC en 2009 encontró que uno de los aviones probablemente tuvo una falla técnica catastrófica y el otro muy posiblemente quedó sin combustible.

Sin embargo, el mito del Triángulo de las Bermudas sigue muy vivo.

Lea también: El accidente que generó la leyenda del Triángulo de las Bermudas

Vuelo 571 de la Fuerza Aérea de Uruguay

Este fue otro avión que cayó víctima de la baja nubosidad y las altas cordilleras en los días antes de que la tecnología de cabina pudiera ofrecer mejor información a los pilotos.

El vuelo 571 volaba de Uruguay a Santiago de Chile y se vino abajo después de perder las dos alas cuando hizo contacto con la cima de las montañas.

De las 45 personas a bordo, casi la mitad no solo sobrevivió el impacto sino 72 días perdidos en las alturas de los nevados. Eventualmente, socorristas alcanzaron a los 16 sobrevivientes que confesaron haber recurrido al canibalismo para mantenerse con vida. Su historia fue reproducida para el cine en la película ¡Viven!, en 1993.

Vuelo TWA 800

El vuelo 800 de Trans World Airlines partió de Nueva York sobre las 20:00 horas del 17 de julio de 1996, y explotó en el aire pocos minutos después matando a las 230 personas a bordo.

Un piloto de otro avión se comunicó con la torre de control de Boston para decir: “Acabamos de ver una explosión en frente de nosotros aquí …a unos 16.000 pies más o menos. Se acaba de caer al agua”.

Las investigaciones subsiguientes adjudicaron el accidente a un cortocircuito que causó una explosión en el tanque de combustible en una de las alas.

A través de internet se tejieron varias teorías de conspiración basadas en las declaraciones de testigos convencidos de que el avión fue derribado por un disparo de artillería. Esa particular hipótesis ganó adeptos cuando el destacado periodista Pierre Salinger, que fue jefe de prensa del presidente John F. Kennedy, asegurara que una prueba de misiles de EE.UU. había causado la explosión. No obstante, los documentos que produjo para apoyar la teoría fueron desacreditados.

Bombardero B-24D del ejército de EE.UU.

Durante la Segunda Guerra Mundial, un bombardero estadounidense, Lady Be Good, emprendió una misión sobre Nápoles, Italia, en abril de 1943, y nunca regresó a su base en el este de Libia.

En esa época se presumió que el avión había caído sobre el Mediterráneo y su tripulación de nueve fue declarada “perdida en acción”.

En realidad, el avión había seguido de largo por problemas técnicos y continuó volando por dos horas, adentrándose en el norte de África.

Finalmente, la tripulación abandonó la nave en paracaídas y ocho sobrevivientes emprendieron camino hacia el norte.

Caminaron más de 150 kilómetros antes de caer vencidos por el calor y la falta de agua. El avión fue descubierto 15 años después, cuando un equipo de exploración petrolera británico encontró los restos en la mitad del desierto. Increíblemente, el bombardero estaba notablemente intacto y sus ametralladoras todavía funcionaban.

Bellanca Super Decathlon de Steve Fossett

El aventurero estadounidense Steve Fosset despegó de un aeródromo privado en Nevada el 3 de septiembre de 2007 y jamás fue visto otra vez.

La búsqueda del multimillonario empresario de 63 años -la primera persona en volar en solitario alrededor del mundo sin reabastecerse de combustible- se interrumpió cuando su monomotor fue encontrado en octubre de 2008, después de un esfuerzo mancomunado de varias agencias, voluntarios e investigadores de Google Earth.

Se concluyó que fuertes vientos fueron la causa más probable del accidente.

Los Roques, Venezuela: el nuevo Triángulo de las Bermudas

Una pequeña aeronave en la que viajaba el director de la casa de modas italiana Missoni desapareció frente a las costas de Venezuela en enero de 2013.

Vittorio Missoni y su esposa eran parte de un grupo de seis personas a bordo del vuelo que partió del archipiélago de Los Roques hacia Caracas, cuando súbitamente perdió altitud y velocidad antes de desaparecer del radar.

La avioneta se encontró seis meses después y un equipo de buzos finalmente recuperaró los seis cadáveres, confirmando la identidad de Missoni y su esposa. Era la segunda vez que un avión desaparecía en Los Roques, una zona que ahora ha sido bautizada el “nuevo Triángulo de las Bermudas”.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Home Office: 3 formas de moverte más mientras trabajas desde tu casa

La pandemia ha forzado a muchas personas a trabajar desde casa. Eso no sólo aumenta el aislamiento sino que nos hace más sedentarios, en detrimento de nuestra salud. Aquí hay unos consejos para reincorporar la actividad a tus días.
28 de enero, 2021
Comparte

Aunque las personas que trabajan en oficinas están sentadas hasta un 80% de la jornada laboral, muchas todavía logran caminar un promedio de 3.616 pasos diarios, en gran parte gracias a varias pequeñas oportunidades de actividad durante el día.

Pero con tantos de nosotros obligados a trabajar desde casa durante la pandemia, esto significa que cualquier tipo de ejercicio que hubiéramos podido hacer durante el día -ya sea yendo en bicicleta al trabajo o caminando para conseguir el almuerzo- es posible que ya se dé.

A pesar de que la manera en la que trabajamos ha cambiado, eso no quiere decir que no podamos encontrar fácilmente formas de ser más activos durante la jornada laboral.

Aquí hay unas maneras en las que puedes tratar más actividad física mientras trabajas desde casa:

1. Trabaja de pie y muévete

Mantenerse de pie prolongadamente quema más calorías que sentarse. Aunque esto no se suficiente para rebajar de peso, reemplazar dos horas sentado al día con estar parado puede consumir hasta 130 calorías a la semana y podría mejorar la concentración.

Hombre trabajando de pie

Getty Images
Intenta trabajar dos horas de pie y, si puedes, llega hasta cuatro horas.

Pararse más frecuentemente durante el día también puede mejorar a largo plazo los niveles de glucosa e insulina, así como regular la presión arterial.

Te podría sorprender saber que estar inquieto también es bueno. Estos movimientos pequeños y regulares (como zapatear con el pie o cambiar de posición) mientras se está sentado también queman más calorías al aumentar el consumo de energía de 5% a 10%.

Los expertos recomiendan a los trabajadores de oficina que incluyan al menos dos horas de estar de pie o en movimiento durante la jornada laboral, que deberían aumentarse hasta cuatro horas, si es posible.

Para empezar, trata de añadir por lo menos de 30 a 60 minutos de pie durante el trabajo, tal vez alternando cada 15 minutos entre ponerte de pie y sentarte. O tal vez ensaya responder a todas tus llamadas o hacer todas las reuniones de pie.

Una mujer habla por teléfono parada

Getty Images
Cuando recibas una llamada telefónica, párate de tu puesto.

2. Toma “tentempiés de ejercicio”

Pequeñas actividades súbitas de ejercicio -o “tentempiés de ejercicio”- son beneficiosas para tu salud.

Con anterioridad, se creía que las sesiones de ejercicio tenían que durar más de diez minutos para tener algún beneficio para nuestra salud.

Sin embargo, investigaciones recientes indican que la actividad de cualquier duración es buena para la salud.

Una mujer de espaldas frente a una pantalla estira sus brazos.

Getty Images
Cualquier actividad es buena, pero entre más hagas es mejor.

El ejercicio regular tiene efectos que benefician al cerebro, mejorando la memoria y reduciendo la inflamación cerebral (que puede generar condiciones como el Alzheimer).

Toma recesos regulares de actividad o de tentempiés de ejercicio durante el día. Por ejemplo, tomar las escaleras puede ser un ejercicio útil, con estudios que demuestran que diez minutos de subir las escaleras pueden tener un efecto en los niveles de energía similares a los que una taza de café tiene en las personas que no han dormido mucho.

Subir vigorosamente tres tramos de escaleras (60 escalones) por lo menos tres veces al día -intercalado con entre una y cuatro horas de descanso- puede mejorar tu condición física.

Una mujer sube las escaleras rápidamente y un hombre la sigue detrás

Getty Images
Cuando termines de subir las escaleras ya no vas a necesitar esa taza de café que buscas para darte ánimo.

Una opción de menor impacto sería dar unas cuantas vueltas caminando alrededor de tu casa. Cosas tan simples como ir de un cuarto a otro para tomar un vaso de agua o una taza de té puede ayudarte a acumular ese movimiento adicional.

3. Haz ejercicio a la hora de almuerzo (al aire libre si es posible)

Está emergiendo evidencia que indica que hacer ejercicio durante el día en ambientes naturales (como parques, campos abiertos, ríos y costas) puede ser beneficioso para nuestra salud mental y habilidad cognitiva.

Muchas personas no tienen la suerte de vivir cerca de ambientes naturales. Afortunadamente, los estudios señalan que salir al aire libre a caminar o correr mejora la salud.

Una mujer camina por un parque

Getty Images
No hay nada mejor que una refrescante caminata al aire libre.

Recuerda, cualquier movimiento es mejor que nada, cuanto más hagas mejor.

Cuando estés trabajando desde casa, haz un esfuerzo especial para reincorporar la actividad a tu vida diaria, tanto para tu salud mental como física.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia en la universidad Trinity College Dublin, Irlanda. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leeraquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.