¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Por carencias en caso Goyo, responsables podrían quedar libres
La Misión de Observación conformada por periodistas y defensores de la libertad de expresión presentó este miércoles los resultados de su informe, en el que alertan sobre "graves carencias" en la investigación por parte de las autoridades del asesinato del periodista veracruzano Gregorio Jiménez.
Por Redacción Animal Político
19 de marzo, 2014
Comparte
La tarde de este miércoles 12 de febrero tuvo lugar el sepelio del periodista Gregorio Jiménez, asesinado en Veracruz. //Foto: Cuartoscuro

El pasado miércoles 12 de febrero tuvo lugar el sepelio del periodista Gregorio Jiménez, asesinado en Veracruz. //Foto: Cuartoscuro

[contextly_sidebar id=”684183e39485be940e017365f7efe273″]Las autoridades del Gobierno de Veracruz llegaron hasta los seis detenidos por el secuestro y asesinato del periodista Gregorio Jiménez “por arte de magia”. Esta es una de las conclusiones que presentó este miércoles 19 de marzo la Misión de Observación conformada por periodistas y defensores de la libertad de expresión, que durante tres días viajó a Veracruz para indagar el asesinato del reportero de Notisur y Liberal del Sur

En rueda de prensa, María Idalia Gómez, periodista mexicana miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), denunció que el expediente de las autoridades de Veracruz sobre el caso del homicidio del periodista presenta “carencias graves”.

“En el caso de (la periodista veracruzana) Regina Martínez, cuando uno de los acusados sale libre, la Procuraduría se lava las manos y dice que ellos acusaron pero que el juez no estuvo de acuerdo. Bien, pues en el caso de Gregorio Jiménez, cuando todavía está empezando el juicio, ya les decimos que el expediente tiene carencias tan graves que en el momento de una sentencia podría provocar la libertad de los acusados”, señaló la periodista.

En cuanto a esas carencias en la investigación, María Idalia Gómez reveló que no se llevaron a cabo exámenes periciales a las personas interrogadas antes y después, para acreditar que no hubo confesión bajo tortura. “Sólo hay confesiones, pero sin documentación ni verificación de las autoridades esas confesiones“, dijo.

Además, no hubo órdenes de cateo para ingresar a la casa de seguridad donde tenían secuestrado a Gregorio Jiménez, ni al rancho en Las Choapas (Coatzacoalcos) donde fueron encontradas las fosas. No hubo orden de aseguramiento de esos inmuebles, y todas las pruebas que se recabaron en la casa de seguridad, “que fueron cintas, sábanas y documentos” no están certificadas, ni se establecen los resultados en el expediente de las autoridades.

No hubo tampoco resultados de toma de huellas, “ni algo tan elemental” como llamar a las hijas del reportero para que, por rostro, voz, o complexión, identifiquen a los acusados para comprobar si, efectivamente, se trata de ellos.

“¿Cómo llega entonces la autoridad a los acusados? Por arte de magia”, plantea la integrante de la Misión de Observación, que a colación agrega que “es un enigma” la forma en que las autoridades descubren los nombres de los presuntos perpetradores del asesinato de Gregorio Jiménez, y cómo éstas llegan con precisión al lugar donde se encuentran las fosas, cuando “no hay testimonios ni un dictamen que diga que tal personas nos acompañó y nos ubicó el lugar”.

Como resultado de estas carencias en la investigación, y tras alertar que éstas podrían provocar en un juicio que los acusados queden libres, la Misión de Observación concluyó que el caso de Gregorio Jiménez “no puede ser un caso cerrado, porque aún faltan demasiadas cosas por investigar”. 

“El riesgo de que este caso se caiga como el de Regina, en sentencia o en amparo, es altísimo. No digo que los acusados sean inocentes. Lo que digo es que no existen todavía las pruebas suficientes para acreditar el móvil que dice la autoridad. Un móvil tan burdo como el pago de 20 mil pesos por la muerte de Gregorio”, recalcó María Idalia Gómez.

A continuación, te presentamos las 17 recomendaciones que la Misión de Observación elaboró tras investigar el asesinato del periodista Gregorio Jiménez:

1. La PGJE de Veracruz debe reconocer que el asesinato de Gregorio Jiménez se vincula fuertemente con su labor periodística.

2. La PGJE debe subsanar las fallas señaladas en este informe, aclarar, precisar y abundar hasta agotar la línea de investigación sobre trabajo informativo del periodista Gregorio Jiménez.

3.- Que PGJE Veracruz permita a esta Misión el acceso a otros expedientes de investigación de asesinatos y desapariciones de periodistas en el estado.

4.- Exigimos que la Fiscalía Especial de Atención a Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión de la PGR (FEADLE) atraiga la investigación, concluirla y consignarla ante un juez federal, para que éste procese y sancione a los responsables.

5.- Que la FEADLE publique un reporte detallado de por qué no atrajo de forma inmediata el caso del periodista Gregorio Jiménez.

6.- La Misión de Observación exige medidas de seguridad a la familia de Gregorio Jiménez, ya que no sólo son víctimas sino testigos de un delito.

7.- Que el Gobierno de la entidad establezca un fondo permanente de apoyo a familiares de periodistas asesinados y desaparecidos en Veracruz, y que su implementación se realice bajo la supervisión de organizaciones de la sociedad civil y periodistas.

8.- Es necesario que los tres poderes de Veracruz reconozcan públicamente la situación adversa que enfrentan periodistas y medios de comunicación de esa entidad.

9.- Es urgente promover una ley de protección de derechos del ejercicio periodístico y reestructurar la Comisión de Protección a Periodistas en Veracruz, de manera que esta instancia tenga capacidad para ser un mecanismo de protección eficiente.

10.- La Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas debe rendir cuentas de los recursos e informar como ha actuado en el caso de Gregorio Jiménez.

11.- Tipificar como delito grave las acciones que obstruyan o atente contra periodistas, instalaciones de medios de comunicación y cualquier persona que ejerza la libertad de expresión y de información.

12.- Que la Contraloría Estatal revise de manera autónoma el desempeño de la PGJE en las investigaciones de delitos contra periodistas y sancionar por omisión o negligencia a quienes hayan incumplido en sus funciones.

13.- La Fiscalía de Atención a Periodistas y Delitos Electorales de Veracruz debe dar un informe, amplio y detallado, de los avances de todas las investigaciones a su cargo.

14.- Debido a las altas cifras de agresiones a periodistas en Veracruz es necesaria la creación de una fiscalía autónoma.

15.- Debe crearse una ley que regule la publicidad oficial en el estado de Veracruz.

16.- Es urgente que empresas periodísticas de Veracruz cumplan con lo establecido en la Ley Federal del Trabajo. La seguridad de los periodistas empieza por recibir un trato profesional y que se garanticen sus derechos laborales. Recomendamos también crear protocolos de seguridad, así como dar capacitación a los voceadores de prensa, para que difundan las noticias de manera profesional y no contribuyan a incrementar el riesgo a la labor de los periodistas.

17.- A las empreas Notisur y Liberal del Sur se les pide que establezcan fondo de apoyo económico para manutención de la familia de su trabajador Gregorio Jiménez de la Cruz.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Getty Images
¿Lavar o no lavar el pollo crudo?: resurge la polémica sobre qué hacer antes de cocinar el ave
Los Centros para el Control de Enfermedades en EE.UU. lanzaron una nueva recomendación para el manejo del pollo crudo que encendió el debate en las redes, si no en las cocinas.
Getty Images
2 de mayo, 2019
Comparte

Muchas personas todavía tienen la costumbre de lavar el pollo crudo.

¡No laven el pollo crudo!

Esa fue la alerta que recientemente salió publicada en la cuenta de Twitter los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

La explicación de la agencia gubernamental de protección de la salud es que el lavar el ave puede propagar microbios a otros alimentos y utensilios de cocina.

Aunque el argumento tiene sentido, la recomendación encendió el debate en las redes sociales sobre la manera más segura de tratar el pollo antes de cocinar.

Algunos reaccionaron con asco, señalando los días que pueden pasar las presas de pollo en sus empaques flotando en “porquería” e insistiendo en que continuarían lavando el ave.

Otros optaron por burlarse de la propuesta, como @Tha1truth que “agradeció” a los CDC por la advertencia ya que “Lo primero que hacía antes de lavar el pollo era sacar toda la vajilla y meterla en el lavabo con el pollo antes de lavarlo”.

Y unos más simplemente comentaron que lo que se podía hacer después de lavar el pollo era lavar el lavabo.

Si bien los CDC reconocieron que no querían alarmar, fueron enfáticos en su postura, asegurando que la mejor manera de matar las posibles bacterias del pollo es cocinándolo bien.

“No se deben lavar ni el pollo, ni otras carnes ni huevos antes de cocinar. Puede propagar microbios por toda la cocina”.

Peligro de intoxicación

Hace unos años, la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA por sus siglas en inglés) ya había advertido que lavar el pollo antes de cocinarlo aumenta el riesgo de propagación de la bacteria campylobacter en las manos, las superficies de trabajo, la ropa y utensilios de cocina a través de la salpicadura de gotas de agua.

Getty Images

Para evitar el contagio de la bacteria campylobacter, el pollo debe estar bien cocido.

La FSA hizo esta advertencia en junio de 2014, tras descubrir que en ese país el 44% de las personas lava el pollo antes de cocinarlo.

Las razones más citadas por las que las personas lavan esta ave de corral fueron para eliminar el sucio o los gérmenes, o porque siempre lo habían hecho.

La enteritis por campylobacter es una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria. Sobre todo cuando se viaja.

Normalmente la infección se debe al consumo de aves crudas, vegetales frescos o leche sin pasteurizar.

Esta bacteria se contagia al comer o tomar alimentos infectados, y según el sitio MedlinePlus, puede causar diarrea, dolor abdominal, fiebre, náuseas y vómito.

Secuelas

La mayoría de las personas sólo están enfermas durante unos pocos días, pero puede ocasionar problemas de salud a largo plazo.

El síndrome de intestino irritado y el síndrome de Guillain-Barré, que ataca el sistema nervioso periférico, pueden surgir como consecuencia de una infección con esta bacteria.

También puede ocasionar la muerte. Las personas con más riesgos son niños y de edad avanzada.

“A pesar de que las personas tienden a seguir las recomendaciones para manipular aves de corral, como lavarse las manos después de tocar un pollo crudo y asegurarse de cocinarlo completamente, nuestra investigación indica que lavar el pollo crudo es una práctica extendida”, señaló en ese entonces la presidenta de FSA, Catherine Brown.

“Es por esto que hacemos un llamado para que la gente deje de lavar el pollo crudo. También queremos crear conciencia de los riesgos de contraer campylobacter como resultado de una contaminación cruzada”.

Normalmente el tratamiento para una infección con esta bacteria consiste en tomar abundante agua; comer pequeñas porciones de alimentos durante el día, en vez de grandes cantidades en el desayuno, almuerzo y cena; llevar una dieta alta en potasio, así como ingerir comidas saladas.

Tratamiento con cloro

Las regulaciones alimentarias en EE.UU. exigen que las plantas de producción avícola deben tratar el pollo con procesos antimicrobianos conocidos como tratamientos de reducción de patógenos.

En los mataderos, después de sacrificar el animal, desplumarlo y eviscerarlo, se le administra un “procedimiento de lavado final” en el que se le aplica químicos, generalmente una solución de dióxido de cloro, para reducir la prevalencia de salmonella o campylobacter.

Curiosamente, este procedimiento se ha convertido en un obstáculo para la importación de pollo de EE.UU. a la Unión Europea.

Uno de los argumentos de la UE contra el pollo clorado es que fomenta descuido entre los consumidores en el momento de manipular esa carne cruda en sus casas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t0SeGupAff0

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=A5kJDajjd14

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal