Los Templarios, primer grupo delictivo que deja de depender del narcotráfico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los Templarios, primer grupo delictivo que deja de depender del narcotráfico

Son uno de los grandes traficantes de metanfetaminas del mundo, pero eso es apenas uno de sus negocios, pues el cartel de Los Caballeros Templarios diversificó a tal punto sus actividades criminales en los últimos años que las drogas dejaron de ser su principal fuente de ingresos, según las autoridades federales.
19 de marzo, 2014
Comparte
Mina de hierro confiscada por autoridades cerca del puerto Lázaro Cárdenas en Michoacán, México. Foto: AP.

Mina de hierro confiscada por autoridades cerca del puerto Lázaro Cárdenas en Michoacán, México. Foto: AP.

Son uno de los grandes traficantes de metanfetaminas del mundo, pero eso es apenas uno de sus negocios, pues el cartel de Los Caballeros Templarios diversificó a tal punto sus actividades criminales en los últimos años que las drogas dejaron de ser su principal fuente de ingresos, según las autoridades federales.

Su fuente de financiamiento más importante pasó a ser la minería, seguida de la extorsión y la tala ilegal de árboles, dijo a The Associated Press Alfredo Castillo, el comisionado que designó el presidente Enrique Peña Nieto para tratar de devolver la tranquilidad a Michoacán, un estado aterrorizado por Los Caballeros Templarios y antes por su antecesora La Familia.

El mineral de hierro se volvió “su principal fuente de financiamiento”, dijo Castillo. Agregó que el cartel cobraba alrededor de 15 dólares por cada tonelada exportada.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero, Alonso Ancira, por su parte, dijo recientemente a la prensa mexicana que estimaba en 1.000 millones de dólares las ganancias que el crimen organizado obtuvo en 2013 por la exportación de unas 10 millones de toneladas de mineral de hierro. No quedó claro si se refería sólo los Templarios y su oficina no respondió a una solicitud de información de la AP.

Aunque en el pasado ya otros carteles han sido señalados de realizar actividades distintas al tráfico de enervantes -como la piratería, la extorsión y el secuestro- es la primera vez que alguna autoridad mexicana señala que un grupo del narcotráfico dejó de depender de las drogas como principal fuente de ingreso.

Para Antonio Mazzitelli, representante para México y Centroamérica de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, los Templarios ya no son un cartel de las drogas propiamente dicho, sino “una organización criminal de tipo mafioso”, cuya “capacidad operativa no está relacionada a un bien o mercado, como las drogas, sino a todos los mercados que les puede generar una renta”.

Un funcionario de la Procuraduría General de la República (PGR), no autorizado a ser identificado por políticas internas, aseguró que hasta ahora no se ha identificado algo similar en otros grupos del narcotráfico del país.

“En otros carteles la columna vertebral sigue siendo el trasiego de drogas”, dijo el funcionario, cuya dependencia ubica al menos 12 grandes grupos narcotraficantes en el país, aunque también ha señalado que en los últimos años se ha dado una fragmentación en los carteles que han derivado en decenas de pequeñas organizaciones por todo el país.

Algunos expertos, no obstante, creen que por los menos el cartel de Los Zetas también es un grupo que ha dejado de depender de las drogas como principal ingreso.

“Nunca los vi como organizaciones de tráfico de drogas”, dijo Sam Logan, director de la consultoría en seguridad Southern Pulse y experto en Los Zetas, a los que describió como otro grupo cuya principal fuente de financiamiento no sería la droga, sino la extorsión. “Son corporaciones multinacionales que reaccionan a las presiones del mercado y hacen lo que tengan que hacer para entrar en el negocio”.

Este cambio visto en los Templarios y tal vez los Zetas es un reflejo de una mutación de los carteles mexicanos que han dejado de actuar sólo como organizaciones de tráfico de drogas y se han vuelto en organizaciones criminales que buscan involucrarse en cualquier actividad que les genere entradas económicas.

En México, ese ajuste comenzó a verse tras el surgimiento de Los Zetas, una organización creada a finales de la década de 1990 por desertores de fuerzas especiales del ejército mexicano y que de ser el brazo armado del cartel de las drogas del Golfo se independizó y fue considerada como una agrupación narcotraficante por sí misma.

“Con la entrada de Los Zetas en el panorama criminal mexicano se han desarrollado nuevos modelos criminales no basados en las drogas, sino en el control del territorio”, dijo Mazzitelli, el funcionario de la ONU.

Pero los Templarios y su predecesora, La Familia, parece que perfeccionaron ese nuevo modelo criminal que busca explotar todos los negocios de un territorio establecido.

En el estado occidental de Michoacán, su bastión, comenzaron a aterrorizar y extorsionar desde pequeños negocios hasta grandes productores de productos clave como el limón y aguacate; se introdujeron a la tala ilegal de árboles y, sobre todo, en la explotación y exportación de mineral de hierro hacia China.

La organización sufrió un duro golpe cuando las autoridades incautaron a principios de marzo 119.000 toneladas de mineral de hierro en el puerto de Lázaro Cárdenas de Michoacán, el cual estaba almacenado de manera irregular en una docena de terrenos. Castillo dijo que en Michoacán hay otorgadas alrededor de 900 concesiones para la explotación de mineral de hierro.

Los Templarios comenzaron asumiendo el control en algunas minas de la extracción del mineral, su traslado y almacenamiento en terrenos en las inmediaciones del puerto de Lázaro Cárdenas. En paralelo presionaban a dueños de concesiones mineras para que otorgaran documentación que avalaran el material y pudiera entrar a la zona portuaria para su exportación a China.

Según cifras oficiales, en el 2008 por Lázaro Cárdenas pasaba sólo el 1,5% de las exportaciones de hierro mexicanas a China; para mediados del 2013, por el puerto pasaba casi la mitad de esas exportaciones.

Autoridades locales y funcionarios federales enviados a la zona eran amenazados y preferían no intervenir, de acuerdo con Castillo.

Pero en noviembre de 2013, el gobierno asumió el control del puerto de Lázaro Cárdenas y comenzó a preparar un plan para ir contra las actividades económicas del cartel, en particular la minería. Se encomendó la iniciativa a personal que no era originario de Michoacán.

Castillo dijo que los golpes a la organización, sobre todo en sus fuentes de financiamiento, ha hecho que disminuya su capacidad económica para pagar a sus miembros, desde sicarios hasta “halcones” o vigilantes.

Añadió que aunque no hay datos muy concretos, las autoridades federales han recibido reportes de que había semanas que sólo por extorsión Los Caballeros Templarios obtenían entre 800.000 dólares y 1,4 millones de dólares a la semana.

La entrada del gobierno federal con un nuevo plan a Michoacán en enero ocurrió casi un año después de la aparición de autodefensas, grupos de habitantes armados cansados de las extorsiones, los secuestros y los ataques de Los Caballeros Templarios, que hace unos días sufrió la muerte de su líder Nazario Moreno, quien aprovechó que había sido dado por fallecido en 2010 para operar desde las sombras.

Para Mazzitelli, el surgimiento de las autodefensas se explica por la mutación de La Familia y luego Los Caballeros Templarios en organizaciones mafiosas que intentaban controlar todas las actividades de un territorio.

“Los grupos tipo Zetas, tipo Familia Michoacana o Templarios en su gran mayoría son depredadores y parasitarios y eso genera fenómenos de rechazo por parte de las comunidades”, dijo el funcionario de la ONU.

Mazzitelli indicó que, como contrapartida, los carteles tradicionales dedicados sobre todo al negocio del tráfico trasnacional de drogas generan trabajo y riqueza en las comunidades donde operan, con lo cual logran corromper y ganar legitimidad entre la gente. El cartel de Sinaloa, cuyo líder Joaquín “El Chapo” Guzmán fue detenido hace poco, es un ejemplo de un grupo clásico del narcotráfico.

Un funcionario federal que ha participado en la operación en Michoacán, no autorizado a ser identificado, dijo que ahora han detectado que algunos miembros de los grupos de autodefensa han comenzado a asumir algunas actitudes vistas también como extorsión. Refirió que algunos empresarios, incluidos del sector de la minería, se han acercado al gobierno para informarles que les han pedido que contribuyan económicamente con su movimiento, aunque en cantidades menores a las que exigían los Templarios.

AP*

*Nota publicada el 18 de marzo de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.