Cd. Cuauhtémoc: 153 desaparecidos... y sólo tres averiguaciones previas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cd. Cuauhtémoc: 153 desaparecidos... y sólo tres averiguaciones previas

Aún cuando entre 2011 y 2012, las autoridades federales reconocen que 94 personas fueron víctimas de desaparición forzada en Ciudad Cuauhtémoc, en ese mismo lapso, la Fiscalía de Chihuahua sólo abrió tres averiguaciones previas por privación de la libertad.
Por Paris Martínez
26 de marzo, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

En los últimos diez años, en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua, han desaparecido al menos 153 personas, según las estadísticas del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, de la Secretaría de Gobernación. Y de esas víctimas, 94 fueron raptadas entre 2011 y 2012, sin que hasta la fecha se conozca su destino.

“Este lugar es de La Línea –dice X., familiar de un joven raptado hace ya dos años y medio en esta localidad–, ellos son la mafia, ellos controlan Cuauhtémoc, ellos se llevan a la gente, ellos son aquí el poder y, desde hace algunos años, todos vivimos con miedo.”

Ese miedo, de hecho, le impide a X. dar su nombre e, incluso, el de su familiar, secuestrado en octubre de 2011, a los 19 años, cuando iba a bordo del auto de sus padres, acompañado de un amigo. “Se llevaron a los chavales con todo y auto, al amigo lo liberaron, bien golpeado, pero a mi muchacho se lo llevaron, no sabemos por qué, para qué, si eran unos niños, y aunque hemos denunciado, aunque hemos dado mucha información recabada por nosotros mismos, la Fiscalía de Chihuahua no ha hecho nada, nada…”

Y pone un ejemplo: “El auto en el que iba mi muchacho siguió circulando en Ciudad Cuauhtémoc por casi seis meses, lo traía otra persona, con papeles falsos… obtuvimos copia de esos papeles y resultó que todo era chueco, empezando por la licencia, y aunque esto lo denunciamos a la Fiscalía, les dimos una carpeta con esos documentos, porque queríamos que esa persona dijera cómo obtuvo el auto, la policía no hizo nada, no lo fue a buscar, no abrió una averiguación previa, ni siquiera se integró esa información al expediente que ya tenían por la desaparición y, es más, nosotros creemos que los mismos policías le avisaron a los mafiosos, porque después de reportar esto, el auto dejó de verse por aquí… Es por eso mismo que ahora tenemos todavía más miedo, porque, ¿con qué confianza volvemos con la policía para aportar información o pedir avances, si ya sabemos que están coludidos con los ‘linieros’?

Y este no es un caso aislado, advierte X., “porque aquí a cada rato se llevan a la gente, a los chavales, y la gente tiene miedo de denunciar, porque nomás denuncias y empiezan las amenazas a tu vida, a la de tu familia, conocemos varios casos de desaparecidos que no han sido denunciados por sus familiares, porque si ya te arrancaron a uno, no quieres que se lleven a los demás, no quieres que vengan por ti, entonces la gente ya no habla, ¿cómo hacerlo si aquí ves pasar las patrullas de la policía escoltando a los malandros, que van con sus armas de fuera y todo? Y uno qué hace, nomás nos queda hacernos chiquitos, ni modo que uno se ponga con la mafia, no podemos contra ellos, son muchos y nosotros somos muy poquitos… Por eso sabemos sabemos bien claro que aquí nunca habrá justicia… aquí la justicia son los ‘linieros’…

X. llora cuando habla, “y es que cada vez el dolor vuelve… y entonces nosotros vivimos con la pura esperanza de que algún día encontraremos algo, aunque sea un huesito así, chiquito, y que nos digan ‘éste es su muchacho, aquí lo tienen’, para podernos irlo a llorar… Yo no pierdo las esperanzas –murmura–. Mientras no me entreguen algo, todo puede suceder… Aunque aquí todo está tan mal, fíjate, que a veces nuestro único sueño es encontrar un huesito así –y junta los dedos de una mano, como agarrando un terrón pequeño e invisible–… aunque sea así… así… un huesito…”.

Rápido Cuauhtémoc…

Moisés es un hombre robusto, de nutrido bigote. “Es él –dice Lorena, y muestra el retrato que carga siempre consigo, en su cartera–. Él era chofer de autobús, llevaba pasajeros de Chihuahua capital a Ciudad Cuauhtémoc, trabajaba para la línea Rápido Cuauhtémoc y era el único sustento de la familia, se esforzaba mucho… y se lo llevaron el 28 de diciembre de 2011.”

Según testigos oculares de los hechos –cuyo testimonio debió ser obtenido directo por la familia, ante la negativa de la Fiscalía de Chihuahua a emprender una investigación por privación de la libertad–, Moisés acababa de llegar a la terminal de autobuses de Ciudad Cuauhtémoc, cuando un grupo de hombres armados y encapuchados, que descendieron de una camioneta negra, lo abordaron y, a golpes, se lo llevaron consigo.

“Los testigos dicen que primero escucharon gritos, como si le estuvieran pegando, y luego vieron que se lo llevaban… el autobús quedó encendido, con las luces prendidas y la puerta abierta, y la gente de la terminal no hizo nada, ellos vieron lo que estaba pasándole a uno de sus compañeros e hicieron como si no se dieran cuenta. Es más, dejaron el autobús de Moisés así como estaba, prendido y abierto, dentro de la terminal, hasta el día siguiente…”

–¿Las investigaciones de la autoridad han arrojado algún resultado? –se pregunta a Lorena.

–La Fiscalía de Chihuahua tiene un expediente de ocho tomos, pero podrían ser 30 y da igual, porque son puros oficios que han emitido de una oficina a otra, y luego las respuestas, pero en sí, investigación de campo, una búsqueda real, no la han hecho… En realidad, nunca han hecho nada: primero me dijeron que seguro Moisés tenía otra familia y se había ido por su propia voluntad, decían que no estaba desaparecido sino extraviado, y la única forma en que aceptaron abrir una averiguación por privación de la libertad, fue cuando mi familia y yo logramos encontrar a testigos de los hechos, pero además de abrir ese expediente, las autoridades están como de brazos cruzados, incluso las federales, poraque aquí vino la PGR, y muchas familias les dimos los expedientes de nuestros maridos, nuestros hijos, nuestras hijas, y se los llevaron a México con la promesa de investigar pero, hasta ahorita, no han notificado ningún resultado; no han hecho nada, pues…

–¿La línea de autobuses Rápido Cuauhtémoc le brindó apoyo?

–Nunca –señala Lorena–, es más, intentaron hacerse como que no sabían de qué les hablaba cuando llamé para preguntar por Moisés. Ellos sabían que algo estaba mal desde el mismo día que se lo llevaron, y no sólo porque hubo empleados que vieron el secuestro, sino también porque ese mismo día mi esposo tenía que realizar una segunda corrida, de Ciudad Cuauhtémoc para Chihuahua, vendieron boletos para ese viaje y luego le tuvieron que devolver el dinero a los pasajeros, porque Moisés no llegó…  dime tú, ¿a poco la empresa no se iba a dar cuenta que les faltaba un chofer, si el autobús estuvo todo un día en sus instalaciones, prendido y con la puerta abierta, mientras que la gente que había pagado su pasaje se quedaba formada, esperando que llegara el autobús? La actuación de la empresa es muy sospechosa: a los empleados que vieron el secuestro, los asignaron a otras ciudades, a uno incluso lo mandaron comisionado a la Ciudad de México, y cuando la Fiscalía lo requirió para que diera su declaración, la empresa dijo que no podía darnos datos para localizarlo, o sea, algo esconden.

–¿Económicamente, recibe alguna asistencia, ya sea de la autoridad o de la empresa?

–Ninguna –protesta Lorena–: la empresa ni siquiera quiso pagarme la quincena de Moisés, y eso que ya la había trabajado… me dijeron que tenía que llevarles una carta firmada por mi esposo, cínicamente, como si no supieran que había sido raptado dentro de sus mismas instalaciones, y luego, seis meses después, me quitaron el Seguro Social. Y por el lado de las autoridades, no hay tampoco ayuda. Aquí en Chihuahua, por ejemplo, existe un fideicomiso que brinda apoyo a las familias de víctimas del crimen organizado, pero sólo se la dan a familias de personas asesinadas, y a una, que no sabe si su esposo está vivo o muerto, pues no le dan nada. Por otro lado, a principios de marzo, mi niña, que tenía cinco meses cuando se llevaron a Moisés, se puso muy mala de sus vías respiratorias, así que la llevé al Seguro Popular, porque nos dijeron que contaríamos con asistencia médica, y cuando llegué me dieron cita para el 27 de marzo, eso, a pesar de que mi niña ya no estaba oxigenando. Me la tuve que llevar de urgencia a un hospital privado, donde tuve que pagar 15 mil pesos, que tuve que pedir prestados y que no he podido terminar de pagar… así nos ayudan las autoridades aquí en Chihuahua.

Epílogo…

Aún cuando entre 2011 y 2012 las autoridades federales reconocen que 94 personas fueron víctimas de desaparición forzada en Ciudad Cuauhtémoc, en ese mismo lapso, la Fiscalía de Chihuahua sólo abrió tres averiguaciones previas por privación de la libertad. El resto de los casos, por el momento, no son investigados…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Aborto en América Latina: ¿puede la legalización en Argentina impulsar un cambio en toda la región?

Las activistas a favor del aborto en América Latina aseguran que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.
7 de marzo, 2021
Comparte

Cuando el Congreso de Argentina votó para legalizar el aborto hasta la semana 14 de embarazo, Renata (no es su nombre real) se sintió emocionada.

“Qué genial”, recuerda haber pensado la joven de 20 años del norte de Brasil a finales de diciembre. Renata, estudiante y trabajadora de un supermercado, vio el cambio en Argentina como el inicio de algo nuevo en América Latina, donde el aborto es mayoritariamente ilegal.

Renata no pensó mucho en el tema hasta una semana después, cuando descubrió que ella misma estaba embarazada. Luego, relató, sintió que “su mundo colapsaba”.

“Bajo ninguna circunstancia podría tener al bebé”, me dijo, y me explicó que en la ciudad donde vive es imposible conseguir trabajo, más aún en el contexto de la pandemia. Renata tenía además la certeza de que en su trabajo la darían de baja con un salario menor si contaba la noticia a su jefe.

“Todo tiene que estar bien para traer un niño a este mundo”, afirmó. La joven agregó que después de haber visto a su madre criar a dos niños sola, nunca quiso tener que pasar por eso.

Mujeres en Argentina con un gran pañuelo verde que dice "Aborto legal, seguro y gratuito"

Reuters
Argentina se sumó en diciembre a la lista reducida de países en América Latina en los que el aborto es legal.

Pero Renata tenía pocas opciones.

El aborto está prohibido en Brasil a menos que el embarazo sea resultado de una violación, la vida de la madre esté en peligro o el feto sea anencefálico, una condición poco común que impide el desarrollo de parte del cerebro y el cráneo.

Renata decidió que viajaría a Colombia. Si bien las restricciones allí son similares a las de Brasil, la interpretación de la ley es más amplia y, por lo tanto, es más fácil acceder a abortos legales.

La joven incluso había pedido dinero prestado para pagar el vuelo, que iba a ser su primer viaje al extranjero.

Pero Colombia prohibió los vuelos desde Brasil debido a una nueva variante de covid-19 detectada en Manaos.

“Empecé a llorar”, recordó Renata. “Era mi última esperanza, estaba inconsolable”.

Ahora, con la ayuda de una organización benéfica llamada “Milhas pela vida das mulheres” (Millas por la vida de las mujeres), mediante la cual las personas donan millas aéreas para ayudar a mujeres a acceder a abortos seguros en el extranjero, Renata viajará a la Ciudad de México, donde el aborto durante las primeras 12 semanas de embarazo es legal.

“Es la mejor decisión para mí”, aseguró sin vacilar.

Poderoso movimiento por los derechos de las mujeres

Solo en Brasil, se estima que un millón de mujeres acceden a abortos clandestinos cada año. Los únicos lugares donde los abortos son legales actualmente en América Latina son Uruguay, Cuba, Guyana y partes de México. Y ahora, por supuesto, Argentina.

Muchas activistas proaborto esperan que el cambio de ley en Argentina presione a otros países para que sigan el ejemplo.

En Argentina, quienes apoyaron la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lucían un pañuelo verde.

Es un símbolo que desde entonces ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región. El pañuelo representa la resistencia pacífica de un creciente movimiento por los derechos de las mujeres que asegura que la sociedad debe cambiar.

Mujeres en Argentina muestran sus pañuelos verdes

Reuters
El símbolo del pañuelo verde usado en Argentina ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región.

Debora Diniz, profesora de antropología de la Universidad de Brasilia, señaló que es inusual que un símbolo se extienda a otros países de esta manera.

“Tradicionalmente, América Latina no opera de esta manera”, afirmó la destacada activista feminista.

Era una región colonizada, que miraba mucho más al norte global. Y ahora nos miramos los unos a los otros. Incluso un país que se entiende a sí mismo como un continente, como Brasil, está usando el pañuelo verde para representar las causas de las mujeres”.

El conservadurismo y la Iglesia

Pero América Latina está profundamente dividida. Es una región donde reinan la religión y el conservadurismo.

Si bien Argentina avanzó en una dirección en diciembre, un mes después, el Congreso de Honduras agregó una prohibición del aborto a su Constitución, lo que hace que sea más difícil que nunca legalizar el procedimiento en el futuro.

Por tanto, no es un camino sencillo.

Mujeres en Honduras protestando contra la la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto

Reuters
Grupos de mujeres salieron a las calles en Honduras para protestar contra la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto.

“Cuando se aprobó la ley en Argentina, la gente en Honduras comenzó pensar si la presión para legalizar el aborto se extendería en la región y tal vez habría un cambio aquí”, afirmó Álvaro Hernández de “Ola Celeste”, un grupo antiaborto que respaldó el cambio a la Constitución.

“Honduras es un país cristiano y el aborto no ha sido un tema de debate a nivel local”, aseguró. Aunque la Iglesia puede ser muy influyente en Honduras, algunos grupos de mujeres salieron a las calles para protestar contra la prohibición del aborto.

En Argentina, muchos observadores dieron crédito al presidente de centroizquierda Alberto Fernández por contribuir a impulsar la legalización del aborto.

Pero en el vecino Brasil, el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro condenó la medida argentina, y los grupos conservadores siguen siendo fuertes.

No creo que vaya a ser tan fácil legalizar el aborto en Brasil“, señaló Celene Salomão, activista del capítulo de São Paulo de “40 Días por la Vida”, una campaña religiosa internacional contra el aborto.

Salomão opina que los senadores en Argentina “fueron sometidos a mucha presión” de grupos de izquierda para legalizar el aborto. Pero cree que el presidente Bolsonaro se mantendrá firme sabiendo que cuenta con el respaldo de grupos religiosos.

“Muchos brasileños son cristianos, no solo católicos sino también de otras denominaciones, y todos estamos en contra”.

Chile impulsa el cambio

En Chile, el presidente de derecha Sebastián Piñera también dejó en claro que se opone a un cambio en la ley, aunque en enero, a raíz de la decisión de Argentina, el Congreso comenzó a debatir la despenalización del aborto en las primeras 14 semanas de embarazo.

Uno de los temas que une a las activistas proaborto es el argumento a favor del acceso seguro.

Las activistas afirman que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.

Y argumentan que las mujeres se someterán a abortos, sean legales o no, por lo que permitirles el acceso legal a la interrupción será más seguro y reducirá el número de muertes como resultado de abortos clandestinos.

La Dra. Karla Figueroa de la clínica GineClinic en México dice que desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México, ninguna mujer ha muerto por este procedimiento.

“Eso es lo más importante en términos de salud pública”, agregó.

Pancarta en Argentinca que dice "Ni una muerte más por aborto clandestino"

Getty Images
Para muchos, el debate debe centrarse en la salud de la mujer. Desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México ninguna mujer ha muerto por este procedimiento, afirmó la Dra. Karla Figueroa.

Y es un mensaje que se extiende por toda la región.

“El ángulo de la vida y la salud de las mujeres está muy presente en la discusión en Colombia”, afirmó Mariana Ardila, abogada de la organización Women’s Link Worldwide.

Ardila está haciendo campaña para eliminar la criminalización del aborto y asegurar que las mujeres que se someten a abortos y los equipos médicos que los realizan no sean procesados.

“El derecho penal es en realidad el peor instrumento en este caso y tiene muchas consecuencias como imponer un estigma y generar miedo entre el personal sanitario”, señaló.

Activistas a favor del aborto en la región aseguran que la legalización en Argentina ha galvanizado su lucha.

“Espero que el cambio en Argentina sirva como un punto de inflexión”, afirmó la Dra. Figueroa en la Ciudad de México.

Para Debora Diniz, la decisión argentina proporciona una mayor motivación.

“En Brasil, tenemos algunas de las feministas negras más activas y vibrantes de la región”, afirmó.

“Tenemos un feminismo diverso, y tal vez algo salga de él”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.