Donde la única regla es ser "cool"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Donde la única regla es ser "cool"

¿Cómo fue que la codificación terminó siendo tan cool? Seamos honestos, no siempre fue así. Ser capaz de hablar a las computadoras en su propio idioma no era la mejor credencial para impresionar en las fiestas.
23 de marzo, 2014
Comparte

130920113651_child_internet_464x261_pa (1)

¿Cómo fue que la codificación terminó siendo tan cool? Seamos honestos, no siempre fue así. Ser capaz de hablar a las computadoras en su propio idioma no era la mejor credencial para impresionar en las fiestas.

Pero en un mundo de multimillonarios digitales se ha convertido en una habilidad muy de moda. Ahora resulta que los geeks heredarán la Tierra.

Y uno de los clubes de codificación de mayor crecimiento ha sido CoderDojo.

Es una organización sin fines de lucro que dirige clubes de codificación para jóvenes en 38 países, con el principio fundacional de que la única regla es: “ser cool“.

Está establecida en toda Europa y América del Norte, con algunos clubes repartidos en Asia y América del Sur. Las negociaciones con el Departamento de Estado de Estados Unidos podrían resultar en un mayor apoyo a los clubes en África.

Templo del aprendizaje

Los clubes son manejados por voluntarios, que enseñan a jóvenes a escribir códigos, construir sitios web y hacer apps. Los partidarios de la puesta en marcha del club poseen un entusiasmo casi evangélico para estos eventos autodidactas, sin estructura, sin jefes.

El “dojo” fue tomado prestado de las artes marciales japonesas, como el templo del aprendizaje. Se nutre de una cultura en la cual se espera que los estudiantes transmitan lo que han aprendido a otros, mientras los alumnos se convierten en mentores.

Detrás del proyecto CoderDojo está Bill Liao, un empresario y filántropo que creció en Australia y ahora vive en West Cork, Irlanda.

La codificación está en el corazón del mundo digital, dice. Si uno desea entender este mundo, debe entender su lenguaje.

“La codificación es una habilidad lingüística”.

“Los mejores codificadores que conozco son poetas. Tienen creatividad y economía de expresión. Ves un gran código y es elegante en su simplicidad y rico en significado”.

No siempre reconocemos la belleza de la tecnología bien hecha, afirma, incluso cuando está delante de nosotros.

“Nos maravillamos de un niño de dos años utilizando un iPad a través de una computadora. Deberíamos realmente maravillarnos de un ingeniero de Apple que diseña una computadora que un niño de dos años pueda usar”.

Otra razón del resurgimiento en el interés en la codificación es que ayudará a los jóvenes en un mercado laboral difícil.

“Nombre un campo del esfuerzo en el que entender el código no beneficie a su carrera”, dice Liao.

El padre del código

Al establecer los clubes CoderDojo, se sorprendió con cuántos niños deseaban aprender.

Y su sorpresa fue agradable por lo generosa que es la gente al donar su tiempo y locales.

Como ejemplo de su funcionamiento en el terreno, Rob Curran es un “campeón” local de CoderDojo en Wilmslow, Cheshire.

Curran se encontró con el proyecto cuando llevó a su propio hijo a un dojo y quedó tan impresionado que ahora ayuda a manejar una sesión mensual que atrae a entre 30 y 90 jóvenes.

Aprenden a usar programas de codificación como Scratch, o usar la computadora simple Raspberry Pi, o experimentar con un juego computarizado como Minecraft.

¿Cuál es la atracción para los jóvenes? Les da horas de uso ininterrumpido de la computadora y, lo más importante: “no es el colegio”.

Pero el auge de los clubes de computadoras no significa que la economía se inunde repentinamente con jóvenes con las habilidades correctas.

Durante el día, Liao trabaja como capitalista de riesgo y dice que hay demasiadas ideas brillantes buscando inversionistas que se frenan por falta de codificadores.

“Todo el mundo se conduce con códigos y nos hemos quedado sin codificadores”, indica.

Como empresario, dice que desea crear un ambiente en el que los jóvenes puedan tratar de aprender estas habilidades y no preocuparse por el fracaso.

Cuando tienen éxito hay un credibilidad instantánea del juego.

Un chico de 12 años que asiste a un club de CoderDojo en Cork creó una aplicación para juegos que fue aceptada por la tienda de aplicaciones de Apple, asegura. Era tan joven que su madre tuvo que inscribirlo en la cuenta.

Poder mostrar a los amigos tu propia app en un iPhone es “dolorosamente cool“, afirma.

“Odiaba el colegio”

Mientras los padres pudieran pensar en las ventajas monetarias de un pequeño Bill Gates en la familia, Liao dice que los clubes de codificación deben ser lugares sociables, reconfortantes y espontáneos.

Lo que él quiere evitar es la sensación de aislamiento que sintió de niño, aprendiendo solo a usar una computadora en su dormitorio, en los suburbios de Melbourne.

“Odiaba el colegio. Mayormente porque era discriminado racialmente, por ser medio chino. Fue horrible”.

Pero aprender a usar una computadora fue su escape de la soledad y el acoso.

“Me dio acceso a algo que ha sido increíblemente poderoso en mi vida”.

Y dice que tiene gran empatía por el niño solitario que aprende solo, que desea que se sientan seguros en la organización CoderDojo.

“Aprender es una actividad social. Aprenden más cuando lo hacen juntos”.

Y como dice el sitio web de CoderDojo: “Acosar, mentir, hacer perder tiempo a la gente no es cool“.

También defiende el principio de trabajar muchos años para convertirse en un éxito de la noche a la mañana. Describe sus años refinando la idea de CoderDojo con el cofundador James Whelton como “los años de los Beatles en Hamburgo”.

CoderDojo no es el único club de codificación. Hay muchas otras organizaciones llevando el mensaje a los jóvenes, como Code Club y Code Academy.

En Reino Unido, es el Año del Código, cuyo propósito es animar a más jóvenes a tratar de aprender el lenguaje.

En EE.UU. y Reino Unido hay proyectos de “hora del código” para lecciones con apoyo de gigantes tecnológicos como Microsoft y Google.

El proyecto Informe Escolar de la BBC también ha juntado recursos y materiales sobre el aprendizaje de la codificación.

Incluso si los clubes CoderDojo se están esparciendo en el mundo, Liao no se apura a verlos todos.

No por falta de interés, sino porque ha renunciado a viajar en avión como parte de un proyecto ecológico de siembra de árboles.

Pero la idea que desea sembrar en todos estos clubes es estimular la creatividad sin temor a fracasar.

“No es sólo gratis, es libre pensamiento. No es cerrado ni institucional”, sentencia.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escándalos con la vacuna del coronavirus: cómo la lucha contra el COVID-19 desnuda viejos vicios de América Latina

El desarrollo de vacunas para combatir el coronarios ilusionó a la región, golpeada con especial dureza por la pandemia. Después surgieron los problemas.
27 de febrero, 2021
Comparte

En Argentina, Ecuador y Perú, los escándalos tumban a ministros de Salud. En Brasil, hubo al mismo tiempo escasez y desperdicio de vacunas. Y en otros países de la región recién llegan las primeras dosis.

La vacunación contra el COVID-19 se volvió de pronto un espejo flamante de viejos problemas del subcontinente como la corrupción, el favoritismo, la falta de planificación o la incapacidad para resolver grandes desafíos.

Cuando México protestó la semana pasada en Naciones Unidas por el “acaparamiento” de vacunas en los países ricos, puso el foco sobre algo reconocido por la Organización Mundial de la Salud: la alarmante brecha en la distribución global de las dosis.

Pero el rezago de la vacunación en Latinoamérica respecto a otras regiones se debe también a deficiencias propias, advierten expertos.

Por ejemplo, la carencia de materiales elementales como viales o filtros en México retrasó el envase y la distribución de millones de dosis de la “vacuna latinoamericana” producida en Argentina tras un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca.

“Hay una cuestión de dependencia externa, pero esa dependencia también es un fallo de América Latina: no tenemos la capacidad de producir esas vacunas, mientras que India o China, que eran tan subdesarrollados como nosotros hace 30 años, logran hacerlo”, dice Miguel Lago, director ejecutivo del Instituto de Estudios para Políticas de Salud (IEPS) en Brasil, a BBC Mundo.

“Terminemos con la payasada”

Con cerca de un cuarto de las muertes por COVID-19 en el mundo, pese a tener 8,5% de la población global, América Latina ha sido golpeada con especial dureza por la pandemia.

La región también sufrió el año pasado el peor desplome económico mundial tras la llegada del coronavirus, con una contracción de 7,4% del PIB según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

Exministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos

Getty Images
El ministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos, renunció tras un escándalo por el envío de vacunas a un geriátrico donde estaba su madre.

En este contexto, el descubrimiento de las vacunas contra el coronavirus ilusionó a los latinoamericanos con ver pronto la luz al final del túnel.

Sin embargo, los esfuerzos de vacunación regional han estado marcados por polémicas, demoras y frustraciones.

Las renuncias de los ministros de Salud en Argentina, Ecuador y Perú ocurrieron después que en sus países se denunciara favoritismo en el acceso a las vacunas que escasean para la población en general.

El ministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos, dimitió a su cargo este viernes, en medio de investigaciones por el envío de parte de las primeras dosis de vacunas a un geriátrico privado donde estaba su madre.

En Argentina y Perú se reveló que funcionarios, exgobernantes o personas influyentes también se vacunaron de forma preferencial, sin seguir las reglas puestas al resto de la población.

Durante una visita a México esta semana tras pedir la dimisión de su ministro, el presidente argentino, Alberto Fernández, buscó enterrar el escándalo: “Terminemos con la payasada”, dijo.

El presidente argentino, Alberto Fernández, durante una visita a su par mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Getty Images
El presidente argentino, Alberto Fernández, se refirió a la polémica por “vacunas VIP” en su país durante una visita a su par mexicano López Obrador.

El mandatario aludió a la investigación judicial abierta sobre el caso denominado “Vacunatorio VIP” en su país y sostuvo que “no hay ningún tipo penal en Argentina que diga ‘será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila'”.

Pero otros creen que estos casos son síntomas de antiguos vicios de la región, como el irrespeto a las normas o el uso de recursos públicos para beneficio de algunos.

“En todos los países donde saltan escándalos se repite una práctica bastante común: eludir las estructuras formales del Estado para canalizar las vacunas sin planes y protocolos claros y transparentes de atención a las poblaciones vulnerables. Más bien lo contrario: protejo y atiendo a los míos”, escribió Felipe Burbano de Lara, sociólogo, politólogo y columnista del diario El Universo de Ecuador.

Chile es el país de la región donde el proceso de inoculación avanza de forma más aceitada: casi 17% de su población de 19 millones fue vacunada en febrero.

Plan de vacunación masiva en Chile.

Getty Images
En Chile la campaña de vacunación masiva avanza con rapidez.

El caso chileno es visto como una prueba de que en la región es posible vacunar a tasas similares o incluso superiores al mundo desarrollado gracias a una robusta red de atención de salud que falta en otros países, además del poder adquisitivo y la rapidez del gobierno para comprar millones de dosis.

Pero tampoco Chile ha estado libre de polémicas en su campaña de vacunación: al menos 37.000 personas en ese país se adelantaron a su turno sin tener factores de riesgo, según datos oficiales.

“Ninguna fuerza”

Otro país latinoamericano que evidencia los contratiempos de vacunación en la región es Brasil, donde menos de 4% de la población ha recibido dosis hasta ahora.

Además de tener sus propias denuncias de irregularidades en el acceso a las vacunas, Brasil experimenta una escasez de dosis que expertos atribuyen a errores de planificación del gobierno de Jair Boslonaro.

Grandes ciudades brasileñas como Río de Janeiro, Porto Alegre o Salvador llegaron a suspender las inoculaciones por falta de vacunas, mientras también se reportaban en el país desperdicios de dosis abiertas que perdieron validez antes de ser inyectadas.

Vacuna en Rio de Janeiro

EPA/ANTONIO LACERDA
La primera etapa de vacunación en Brasil tuvo al mismo tiempo escasez y desperdicio de dosis.

Los países más rezagados de América Latina en la carrera de la vacunación contra el COVID-19 son Guatemala, Honduras, Nicaragua y Uruguay, que apenas importaron sus primeras dosis esta semana, mientras Cuba aún busca desarrollar sus propias vacunas.

Algunos observan que otra característica histórica de la región, como la falta de unidad y coordinación entre los países, también afectó sus posibilidades de demandar más vacunas al resto del mundo.

“América Latina no negocia como bloque, sino que cada país negocia como puede, entonces claro que no tiene ninguna fuerza”, señala Lago.

Se estima que, sin acelerar su ritmo actual de vacunación, varios países latinoamericanos podrían tardar años en alcanzar los niveles de inmunidad necesarios en sus poblaciones para volver a la normalidad.

Ciudad de Panamá

Getty Images
La lentitud de la vacunación en América Latina puede profundizar viejos problemas sociales de la región, como la desigualdad.

Como si se tratara de un círculo vicioso, esto amenaza a su vez con profundizar problemas sociales de una región que ya era considerada la más desigual del mundo.

Nora Lustig, una profesora de economía en la Universidad de Tulane, advierte que los efectos podrían llegar incluso a largo plazo por el cierre de escuelas para niños de familias de bajos recursos.

“En la medida que no tengas la capacidad de crear un espacio de normalidad a través de un proceso de vacunación más rápido”, dice Lustig a BBC Mundo, “vas a tener un impacto sobre la economía, la desigualdad y la pobreza”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.