El avión que estuvo desaparecido más de medio siglo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El avión que estuvo desaparecido más de medio siglo

En 1947 un avión que recorría la ruta Santiago - Buenos Aires desapareció súbitamente sin dejar rastro. Tardaron 53 años en resolver el misterio.
Por Arturo Wallace *BBC Mundo
13 de marzo, 2014
Comparte
Esta foto del 10 de marzo del 2014en un centro comercial en Beijing  muestra a una mujer tomando una foto de una pantalla que refleja el número de horas desde que un avión de pasajeros de Malaysia Airlines desapareció. //Foto: AP

Esta foto del 10 de marzo del 2014en un centro comercial en Beijing muestra a una mujer tomando una foto de una pantalla que refleja el número de horas desde que un avión de pasajeros de Malaysia Airlines desapareció. //Foto: AP

A las 5:41 pm del 2 de agosto de 1947 el vuelo CS59 de British South American Airways le anunció por radio a la torre de control del aeropuerto Los Cerrillos de Santiago que estimaba llegar a la capital chilena en, aproximadamente, cuatro minutos.

Luego desapareció completamente.

No hubo más contacto por radio, ninguna señal de socorro que alertara sobre algún posible problema.

Y las operaciones de búsqueda organizadas inmediatamente después del desvanecimiento de la aeronave –un Avro Lancastrian que transportaba a seis pasajeros y cinco tripulantes provenientes de Buenos Aires– jamás pudieron encontrar sus restos.

El misterio de la desaparición del Stardust, como había sido bautizado el avión, tardaría más de medio siglo en resolverse.

Y, durante ese tiempo, la falta de información y evidencia alimentaría las teorías más descabelladas.

Lea también: ¿Puede un avión simplemente desaparecer?

Atentados y extraterrestres

Efectivamente, dos accidentes sufridos poco tiempo después por otros aviones de la misma línea aérea dieron pie a especulaciones sobre un posible sabotaje.

La presencia de un diplomático británico entre los pasajeros, en un momento de tensión entre Argentina y Gran Bretaña, hizo que otros se decantaran por la teoría de un atentado con el que se habría intentado evitar la llegada documentos secretos a Santiago.

Mientras que una extraña palabra en el último mensaje radial terminó convenciendo a muchos de que en la desaparición del avión estaban implicados los extraterrestres.

“ETA (tiempo estimado de llegada) Santiago 17.45 hrs STENDEC”, decía la transmisión, hecha en código morse.

Las misteriosas siete letras recubrirían aún más de misterio a la desaparición de la aeronave.

Y años después, esa última palabra –nunca satisfactoriamente explicada– hasta sería utilizada para bautizar a una popular revista española dedicada a los ovnis y el mundo de lo paranormal: Stendek.

Blog de los editores: ¿Fue el avión de Malasia secuestrado por ‘aliens’?

Cinco décadas de espera

Otros detalles novelescos, como el pasajero palestino que llevaba un enorme diamante cosido en el forro de su traje, también hicieron del Stardust un favorito de los amantes de este tipo de misterios.

Aunque para los familiares de los pasajeros y tripulantes desaparecidos, la falta de explicaciones y certezas se convirtió en una tortura que duró décadas.

“Uno no quiere llorar la muerte de alguien que puede no haber muerto”, le explicó a la BBC en noviembre de 2000 Ruth Hudson, la sobrina uno de los pasajeros desaparecidos.

“Mi abuela siguió creyendo que (mi tío Peter Young) estaba vivo hasta el día de su muerte, unos diez años después”, agregó su prima Stacey Marking, en un programa sobre la desaparición del Stardust.

Para entonces, sin embargo, el misterio ya empezaba a resolverse.

En enero de 2000, restos humanos y fragmentos de una aeronave fueron encontrados por alpinistas en el volcán Tupungato, en la frontera entre Chile y Argentina.

Y una expedición organizada por el ejército argentino algunas semanas más tarde confirmó que se trataban de los restos del Stardust, iniciando inmediatamente una investigación.

El misterio develado

Sin embargo, al principio el hallazgo sólo agrandó el misterio.

¿Cómo había ido a parar el ya mítico aeroplano a más de 80 kilómetros del aeropuerto de Santiago donde se pensaba había estado a punto de aterrizar?

Además, esa zona de la Cordillera de los Andes había sido intensamente peinada durante la búsqueda original de la aeronave.

Y en todo ese tiempo numerosos alpinistas también habían escalado el Tupungato, que tiene más de 6.500 metros de altura, sin tampoco encontrar nada, hasta la súbita reaparición del viejo Avro Lancastrian 53 años después.

Pronto el examen de los restos demostraría que los motores nunca habían dejado de funcionar y también permitió descartar la posibilidad de una bomba, pues la distribución de los mismos era típica de un choque directo contra una montaña.

Y los investigadores creen que el impacto muy probablemente provocó una avalancha que habría de esconder al avión de los primeros equipos de rescate.

Mientras que sucesivas nevadas deben haberlo sumergido cada vez más en el glaciar aledaño, que lo mantuvo oculto hasta que el movimiento natural de ese río de hielo lo arrastró hasta la parte más baja, donde el progresivo derretimiento del glaciar lo volvió a sacar a la luz.

La causa del accidente, por su parte, parece estar vinculada a un fenómeno atmosférico invisible y poco conocido en ese entonces: el jetstream.

Error de cálculo

Efectivamente, esta poderosa corriente de viento se produce a grandes alturas y puede alcanzar velocidades de más de 100 millas por hora.

Pero en 1947 pocos aviones podían volar tan alto, por lo que los pilotos no estaban familiarizados con un fenómeno que puede incidir significativamente sobre la velocidad de navegación y por lo tanto afectar los cálculos.

Los investigadores creen que la tripulación del Stardust decidió subir a más de 24.000 pies para evitar el mal tiempo que, según los reportes, afectaba la cordillera de los Andes, que separa Argentina de Chile.

Así, mientras volaban a ciegas entre las nubes, el jetstream debe haber reducido notablemente su velocidad sin que ellos pudieran darse cuenta, manteniéndolos del lado equivocado de las montañas cuando pensaban estar a pocos minutos de poder aterrizar.

Y al momento de iniciar el descenso, esperando ver Santiago al salir de las nubes, se produjo la inevitable colisión.

“Yo creo que en los minutos finales del vuelo el piloto debe haberse sentido bastante seguro de lo que estaba haciendo, muy relajado. Y los pasajeros en ningún momento se deben haber dado cuenta de lo que estaba pasando”, le dijo a la BBC Carlos Bauzá, el especialista que estuvo a cargo de la investigación hecha por el ejército argentino.

“No creo que sea una mala forma de morir porque uno pasa de estar tranquilo a no sentir nada”, agregó el hombre que resolvió de una vez por todas el misterio caso.

Lea también: ¿Cómo se rastrea un avión como el de Malaysia Airlines?

O mejor dicho, casi todo el caso, pues aún hoy nadie sabe que quiso decir la tripulación del Stardust con la palabra STENDEC.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El virus de la COVID no está retrocediendo y la pandemia es particularmente grave en América del Sur, afirma OPS

Pese a las vacunas, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne, advirtió que la crisis se está acelerando en varias regiones e instó a no bajar la guardia.
25 de marzo, 2021
Comparte

“Es una emergencia de salud pública activa”, fue como la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, tildó la actual situación de la pandemia en el continente.

Durante una rueda de prensa para informar sobre la llegada a la región de 2.2 millones de vacunas adquiridas mediante la iniciativa Covax, la doctora Etienne advirtió que el virus va en peligroso aumento en muchos países.

Aunque las vacunas están llegando, “todavía faltarán varios meses para que la mayoría de las personas en nuestra región puedan acceder a ellas”, indicó Etienne. Mientras tanto, “el virus de la covid-19 no está retrocediendo, ni la pandemia está comenzando a desaparecer”.

Grandes desafíos

La directora de la OPS informó que la semana pasada en la región hubo un incremento de 1.2 millones de personas infectadas de COVID con 31 mil 272 muertes nuevas registradas por la enfermedad.

Destacó que “la pandemia es particularmente grave en América del Sur” y señaló algunos de los países que enfrentan los más grandes desafíos.

En Brasil, por ejemplo, donde llegaron más de un millón de dosis de la vacuna el domingo pasado como parte de la reciente distribución por Covax, el virus sigue extendiéndose peligrosamente en todo el país.

“Los casos y los decesos están creciendo, y la ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos son altas en varios estados”, declaró la directora de la OPS.

Brasil es el país con más más fronteras en Sudamérica y su ritmo de infección pone en peligro a sus países vecinos, indicó la OPS.

En el caso de Venezuela, el incremento de pacientes se está dando en los estados Bolívar y Amazonas, fronterizos con Brasil.

Distribución de la vacuna Oxford-AstraZeneca en el Salvador

Getty Images
Según la OPS, hubo una entrega reciente de 2,2 millones de vacunas en la región a través de la iniciativa COVAX.

El problema de sobrecarga al sistema de salud y la alta ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos se da también en Paraguay y Perú. En este último país, la ocupación sigue siendo “muy alta en Loreto”, según Ettiene.

En Chile, uno de los países que tiene una de las campañas de inoculación más eficientes, se registra un agudo incremento de infecciones y muertes.

Y Uruguay, que hasta hace poco se encontraba en una situación privilegiada con respecto al contagio, ahora reporta una de las mayores tasas de nuevos casos en América Latina.

Además, la pandemia se está acelerando en otras zonas del continente, incluyendo Guatemala, donde el número de casos y hospitalizaciones está “agotando la capacidad de camas en los hospitales debido a la afluencia de pacientes”, informó la directora de la OPS.

La zona del Caribe, varias islas incluyendo Cuba, han visto un aumento constante durante semanas. Ni Haití ni Cuba han iniciado su campaña de inmunización y el gobierno de La Habana ha optado por desarrollar sus propias vacunas.

Tercera ola en Norteamérica

Centro de vacunación en Ontario, Canadá

Getty Images
La provincia de Ontario, Canadá, se prepara para la tercera ola de la pandemia.

Norteamérica no se queda atrás. En Ontario, la más populosa provincia de Canadá, que colinda con Estados Unidos, se informó de un incremento de casos en las últimas dos semanas.

El jefe médico de esa provincia, David Williams, dijo el lunes que “estamos en la tercera ola” y expresó preocupación de que el programa de vacunación no se está implementando lo suficientemente rápido.

Del otro lado de la frontera, en los estados de Minnesota y Virginia Occidental de EU se reportan más muertes, según la OPS, y una curva de infecciones que va en ascenso.

A la espera de más vacunas

“El virus de la COVID-19 no está retrocediendo, ni la pandemia está comenzando a desaparecer”, declaró tajantemente Carissa Etienne.

Sin embargo, destacó que se han aumentado la cantidad de vacunas en la región, aunque no es suficiente. “Las dosis que han sido entregadas nos han ayudado a empezar a proteger a los trabajadores de salud y otros grupos vulnerables, y esperamos que lleguen más dosis cada semana”.

La directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne

Getty Images
La cantidad de vacunas en la región ha aumentado, pero no lo suficiente, señaló la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

Pero reconoció que no se tienen las vacunas necesarias para proteger a todos, por lo que se deben hacer esfuerzos para “buscar formas de compartir las vacunas de manera más equitativa entre los países”.

Aseguró que las vacunas aprobadas por la OMS “son seguras y funcionan” y exhortó al público a que “cuando llegue su turno, no dude y vacúnese”.

Recordó que no hay otra región en el mundo mejor preparada para administrar vacunas de manera rápida y segura, lo que será crítico “a medida que se desplieguen e introduzcan nuevas vacunas a la región”.

Finalmente, llamó a que el público continúe acatando las medidas de salud pública, incluyendo el uso de mascarillas, lavado frecuente de manos y distanciamiento social, especialmente durante la época de Semana Santa.

“Las personas no pueden bajar la guardia al estar en contacto cercano con los demás”, insistió.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LPqPnTkf-JE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.