Helena Paz Garro, la vida entre dos fuegos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Helena Paz Garro, la vida entre dos fuegos

Vivió atrapada entre los fuegos de sus padres hasta el final: nació un 12 de diciembre de 1939, un día después del cumpleaños de su madre, la escritora Elena Garro, y falleció el 30 de marzo, exactamente un día antes del centenario de su padre, Octavio Paz.
Por Rafael Cabrera
31 de marzo, 2014
Comparte
Elena Garro y su hija, Helena Paz Garro. Foto: Lopategui.com.

Elena Garro y su hija, Helena Paz Garro. Foto: Lopategui.com.

Helena Paz Garro vivió atrapada entre los fuegos de sus padres hasta el final: nació un 12 de diciembre de 1939, un día después del cumpleaños de su madre, la escritora Elena Garro, y falleció este domingo 30 de marzo, exactamente un día antes del centenario de su padre, el poeta y premio Nobel Octavio Paz. Con su muerte, a los 74 años, el círculo se cerró y la familia de oro de la literatura mexicana ha llegado a su fin.

Su primer nombre fue Laura, pero siempre se le llamó Helena o “La Chata”, como era conocida en el ámbito familiar. Fue una autora tardía, aunque de joven escribió en periódicos y revistas mexicanas. En México publicó dos libros: Memorias (Plantea, 2003) y La rueda de la fortuna (FCE, 2007), prologado por el escritor alemán Ernst Jünger.

La escritora dejó un segundo tomo de memorias inconcluso, donde abordaría la parte más dura de su vida: cuando su madre y ella fueron acusadas por el Gobierno mexicano de organizar el movimiento estudiantil de 1968, lo que las obligó a auto exiliarse en Nueva York, Madrid y París de 1972 a inicios de los noventa.

Tras los fallecimientos de Paz y Garro, ambos ocurrido en 1998, Helena vivió en una casa en Cuernavaca, Morelos, que le fue entregada a través del fideicomiso que le dejó su padre. Sin embargo, debido a su precario estado de salud y falta de recursos, durante los últimos años decidió irse a vivir a un asilo y en su casa sólo quedaron como habitantes sus 36 gatos. Su primo Jesús Garro se encargaba de ella.

Junto con sus padres vivió entre los cuarenta y cincuenta en Estados Unidos, Francia, Japón -donde se hizo amiga del poeta suicida, Yukio Mishima-, y Suiza. La familia, en realidad, vivió poco en México debido a la carrera diplomática de Octavio Paz.

Elena Garro confesó que gracias a su hija se pudo conocer su novela más emblemática, Los recuerdos del porvenir, pues Helena los rescató de una estufa cuando planeaba quemarlos. Más tarde, Octavio Paz intervino para que la editorial Joaquín Mortiz la publicara en 1963. La obra es considerada la semilla del llamado realismo mágico que más tarde popularizaría Gabriel García Márquez.

Helena estudió en colegios franceses y suizos y, como su madre, practicó ballet. En México estudió en el Liceo Francés, ubicado en Polanco. Planeó ser actriz, pero no lo logró. Una de sus mejores amigas fue Olga George-Picot, hija del diplomático Francois George-Picot, quien fue actriz y apareció en La última noche de Boris Grushenko, película de 1975 de Woody Allen. Se suicidó en 1997, hecho que afectó profundamente a Helena Paz.

Tras el divorcio de Paz y Garro, Helena se volvió inseparable de su madre y habitaron una residencia en la calle de Alencastre, en Lomas de Virreyes. Ahí recibían a campesinos que apoyaban, escondieron al líder coprero César del Ángel -quien ahora dirige al grupo de los 400 Pueblos- y al poeta cubano Roberto Fernández Retamar, con quien tuvo una relación.

Su errante y rica vida la llevó a convivir desde pequeña con Borges, Victoria Ocampo, Adolfo Bioy Casares, André Bretón, Christian Dior, Pablo Neruba, Pablo Picasso, María Zambrano y más personajes emblemáticos de la cultura del Siglo XX. Ella se atribuía ser la responsable de que sus padres desarrollaran el gusto por los gatos.

Después de que fueron acusadas de organizar el movimiento de 1968, Helena Paz publicó una carta en el diario El Universal criticando la renuncia de Octavio Paz a la Embajada de México en la India. Durante ese tiempo, madre e hija estuvieron bajo vigilancia de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la policía secreta, que entonces dirigía Fernando Gutiérrez Barrios. La relación familiar se fracturó durante décadas.

Durante la década de los ochenta, después de que Garro y Paz vivían solas en Madrid, donde incluso tuvieron que pedir limosna y llegaron a estar en un albergue para indigentes ante la falta de dinero, el alcalde Tierno Galván las ayudó y comunicó de su situación a Octavio Paz y se reconciliaron. Para entonces, Helena había padecido cáncer de matriz y mama. Su padre la ayudó a conseguir un empleo en la Embajada mexicana en Francia.

Los problemas económicos y personales ocasionaron que tuviera problemas con el consumo de alcohol y barbitúricos. Nunca tuvo hijos y acusó que quedó estéril tras múltiples violaciones y contagio de gonorrea que sufrió de niña por el esposo de su abuela paterna, Josefina Lozano. Hacia la década de los noventa, estuvo internada en una clínica mental.

En 1990, cuando Octavio Paz ganó el premio Nobel de Literatura, lo acompañó a él y a su esposa, Marie-José Tramini, a Suecia para recibir el galardón. Su madre la tomó como inspiración para numerosos personajes de sus cuentos y novelas.

Helena Paz falleció la mañana del 30 marzo, tras una serie de problemas gastrointestinales, de acuerdo con lo informado por su familia. Su muerte cimbró al homenaje que se le rendía a Octavio Paz en Bellas Artes con motivo de su centenario, y le fue dedicado un minuto de silencio.

Ella era la heredera universal de la obra de Elena Garro y se desconoce si tenía un testamento o sobre quién recaerán los derechos. Será sepultada este lunes junto a su madre, en un panteón de Cuernavaca.

Escribió poemas dedicados a sus padres y un epígrafe para el volumen de cuentos Andamos huyendo Lola, de Garro, que se hizo emblemático: “Detrás de cada hombre hay una gran mujer y detrás de cada mujer hay un gran gato”.

Octavio Paz le dedicó el poema “Niña”

Nombras el árbol, niña. 
Y el árbol crece, lento y pleno, 
anegando los aires, 
verde deslumbramiento, 
hasta volvernos verde la mirada. 

Nombras el cielo, niña. 
Y el cielo azul, la nube blanca, 
la luz de la mañana, 
se meten en el pecho 
hasta volverlo cielo y transparencia. 

Nombras el agua, niña. 
Y el agua brota, no sé dónde, 
baña la tierra negra, 
reverdece la flor, brilla en las hojas 
y en húmedos vapores nos convierte. 

No dices nada, niña. 
Y nace del silencio 
la vida en una ola 
de música amarilla; 
su dorada marea 
nos alza a plenitudes, 
nos vuelve a ser nosotros, extraviados. 

¡Niña que me levanta y resucita! 
¡Ola sin fin, sin límites, eterna!

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: lo que se sabe de la abrupta caída de casos en Sudamérica

Luego de haber sido el epicentro mundial de la pandemia, los países de América del Sur han registrado un fuerte descenso en los casos de COVID-19.
14 de septiembre, 2021
Comparte

A mediados de junio, mientras el resto del mundo experimentaba bajos números de infecciones por el nuevo coronavirus, América del Sur estaba convertida en el epicentro de la pandemia.

Siete de las 10 naciones del mundo con más muertes diarias per cápita estaban en la región: la tasa de Brasil era siete veces la de India, mientras que Colombia y Argentina sumaban una cifra que equivalía a tres veces la registrada en todo el continente africano.

Con apenas 5% de la población mundial, Sudamérica registraba una tasa de muertes per cápita que era equivalente a ocho veces la cifra mundial.

Pero eso ya es cosa del pasado.

A finales de junio, la cifra de contagios comenzó a descender de forma consistente hasta convertir a la región en una de las zonas del mundo donde la pandemia parece estar mejor controlada.

Así, mientras para este lunes el promedio semanal de casos confirmados por cada 100.000 habitantes era de 52 en Reino Unido y de 43 en Estados Unidos, Brasil solamente llegaba a 8, Argentina a 6 y Colombia a 3, de acuerdo con cifras de Our World in Data.

Países como Uruguay, que a inicios de junio llegó a tener 100 casos por cada 100.000 habitantes, ahora solamente tienen 4; mientras que Paraguay que registró hasta 40 casos ahora no llega ni a 1 por cada 100.000 habitantes.

Evolución de casos de covid-19 en Sudamérica. Número de contagios promedio diarios por cada 100.000 habitantes. Evolución de los casos confirmados de covid-19 en Sudamerica entre junio y septiembre de 2021. .

Esta disminución de contagios ha sido clave para que Sudamérica sea en la actualidad una de las regiones del mundo que está registrando menos casos de covid-19.

Pero ¿cómo se explica esta abrupta caída de los contagios en Sudamérica?

Entre la inmunidad y otras incógnitas

“Lo primero que le diría es que creo que no lo tenemos del todo claro“, responde Andrés Vecino, investigador en sistemas de salud del Departamento de Salud Internacional de la Escuela de Salud Pública John Hopkins (Estados Unidos).

El investigador recuerda que esta no es la primera vez que ocurre un descenso de casos que parece anunciar que se acerca el final de la pandemia y luego se produce otra ola de contagios que demuestra que no era así.

“Es importante decir que no sabemos exactamente qué es esto y que el hecho de que estén bajando los casos ahora no quiere decir que vaya a pasar en el futuro. Quiero recordar lo que pasó en India, donde había un conteo de casos relativamente bajo para su población y después vimos el gran incremento de casos con la variante delta”, advierte el experto a BBC Mundo.

Una mujer prepara una vacuna en Argentina.

Getty Images
En los últimos meses, los países de Sudamérica han avanzado en las vacunaciones.

La doctora Carla Domingues, que dirigió el programa de inmunización de Brasil hasta 2019, hizo recientemente una advertencia similar. “Es un fenómeno que no sabemos cómo explicar”, dijo esta epidemióloga al diario The New York Times.

No obstante, los especialistas dan algunas claves: entre ellas, la vacunación. Los países sudamericanos han acelerado el ritmo de las inoculaciones en los últimos tiempos, algo que según numerosos expertos podría haber contribuido a frenar los contagios.

Vecino coincide, pero no apunta solamente hacia las vacunas sino, de forma más amplia, a la inmunidad adquirida por parte de la población de la región tanto por vía de las inyecciones como de los contagios.

“Creo que hay más o menos consenso en que es posible que la reducción de casos en Sudamérica puede estar relacionada con algún grado de inmunidad de la población”, destaca.

El experto explica que las diferentes vacunas que se han estado aplicando en los países de la región son un elemento importante a considerar, como también lo es la inmunidad alcanzada por quienes ya tuvieron la infección.

“Muchas personas en algunos de esos países se han infectado. Un estudio reciente que hicieron en 12 ciudades de Colombia muestra que el 89% de las personas de esas localidades ya se infectaron. Con eso uno empieza a pensar que es posible que en algunos sitios haya unos niveles de infección tan altos que ya empezamos a ver una reducción de la enfermedad”, indica el experto.

Vecino advierte que, dado que la población no es homogénea, este dato no puede interpretarse como que 9 de cada 10 personas que uno encuentre en las calles de esas ciudades ya tuvo covid-19, por lo que no hay que confiarse.

“Los individuos se relacionan en grupos, entonces es posible que haya grupos de personas que todavía, por ejemplo, no se hayan infectado ni hayan sido vacunadas y esos grupos de personas pueden tener brotes si llega, por ejemplo, una variante altamente transmisible como la omega, como la delta o como la gama -las 3 que ya están en Latinoamérica-, por lo que pueden obviamente causar un incremento en casos y muertes”, explica.

“Habiendo dicho eso, es posible que el nivel de inmunidad adquirido por las vacunas y por la infección previa sea una de las razones por las cuales estamos viendo menor transmisión hoy”, agrega.

Aplicando las medidas correctas

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), confirma por su parte que hubo una disminución de los casos y las muertes en casi todos los países de Sudamérica, con excepción de Venezuela.

Ugarte explica que la OPS está trabajando con los ministerios de Salud y con los expertos de la región para estudiar estas tendencias, así como las razones por las cuales se ha mantenido este descenso, y apunta al endurecimiento de las medidas de control luego del incremento significativo de los casos en la región entre finales de 2020 y los primeros meses de 2021.

Los países implementaron medidas mucho más estrictas respecto al distanciamiento físico, al movimiento de personas, al uso mandatario de mascarillas, iniciaron la vacunación y la ampliaron a otros grupos, principalmente a aquellos que estaban en mayor riesgo. Todo esto puede explicar en parte esta tendencia”, incide Ugarte en respuesta a una consulta de BBC Mundo.

El director, sin embargo, previno a la región en contra de caer en la complacencia.

“Hemos visto que cuando los casos disminuyen es porque estamos haciendo bien las cosas. Es decir, estamos implementando las medidas de salud pública que se ha probado una y otra vez que siguen sirviendo”, destaca.

“Lo peor que nos podría ocurrir y que podría ocurrir con los países de América del Sur es que ahora que están con menos casos relajen las medidas porque eso es una gran oportunidad para el virus para transmitirse de persona a persona”, alerta.

Personas usando mascarillas en el metro de Medellín.

Getty Images
La OPS insta a que los países de la región mantengan las medidas de precacución para evitar los contagios.

Así, aunque el número de casos sea bajo en estos momentos, Ugarte considera que lo procedente es no bajar la guardia:

“Nuestra recomendación a toda la población de América del Sur que está viendo que la transmisión es cada vez menor es tomar en cuenta que estamos en esa fase porque se han tomado las medidas adecuadas. No las relajemos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.