La búsqueda del avión de Malaysia Airlines en números
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La búsqueda del avión de Malaysia Airlines en números

26 países, 29 aviones, 18 barcos, 6 helicópteros y decenas de satélites buscan el vuelo desaparecido desde el pasado 8 de marzo.
21 de marzo, 2014
Comparte

MALASIA-AVION ANALISIS

El vuelo MH370 de Malaysia Airlines desaparecido el 8 de marzo está siendo rastreado por 26 países, 29 aviones, 18 barcos, 6 helicópteros y decenas de satélites, pero el tamaño del área de búsqueda supera la suma de todos los recursos invertidos: 7 millones 680 mil  de kilómetros cuadrados.

Aunque los dos objetos detectados por las imágenes satelitales han centrado la búsqueda en un área ubicada a 2.000 kilómetros al suroeste de Perth, Australia, el gobierno de Malasia ha dejado claro que continúa la búsqueda en un área que se extiende desde Kazajastán, en el norte, hasta el Océano Índico, en el sur.

Información recibida por un satélite siete horas después de que el vuelo desapareció de los radares sugirió que su última posición era en algún punto en estos dos arcos.

China sigue utilizando 21 satélites para rastrear el arco norte y todos los países de la región han sido contactados por las autoridades malasias para que analicen la información registrada por sus radares, pero ayer solo quedaban cuatro aviones buscando en esta zona y todos los barcos ayudaban en el sur.

La zona sur ha sido dividida en siete áreas, cada una de un tamaño de 160.000 millas náuticas.

Mapa de la zona de búsqueda

La búsqueda inicial comenzó en el este de Malasia pero luego, con el surgimiento de nuevos datos, se trasladó al oeste. Con la información de satélite se amplió aún más.

El Buró Federal de Investigaciones estadounidense (FBI), la Interpol y otras agencias de inteligencia internacionales se sumaron al operativo.

La compañía británica de satélites Inmarsat que recopiló la información que mostró que el avión había continuado volando horas después de que sus sistemas de comunicación fueran apagados envió dos de sus científicos a Kuala Lumpur.

Miembros de la Administración de la Aviación Civil china se han unido también a la investigación, así como funcionarios de la Aviación Civil francesa que esperan poder aportar con su experiencia de dos años de búsqueda del avión de Air France que cayó al Océano Atlántico en 2009.

En la región sur, las aeronaves más utilizadas de búsqueda son el modelo de avión P3 Orion, el modelo C-130 Hercules, y los helicópteros Lynx.

La armada australiana envió también el barco HMAS Success que es lo suficientemente grande como para recuperar cualquier resto del Boeing 777 de Malaysia Airlines.

Pero transportar los restos de la aeronave sería solo uno de los pasos de una compleja operación.

Tamaño del área de búsqueda

La primera etapa de esa operación será examinar cuidadosamente cualquier fragmento encontrado del avión. La condición de estos fragmentos -por ejemplo si muestran cualquier signo de explosión- podría arrojar luz sobre qué ocurrió con el vuelo.

Estos restos pueden también pueden ayudar a determinar la ubicación del accidente y el posible sitio de las cajas negras del avión.

Pero David Mearns, director de la empresa Blue Water Recoveries Ltd, cree que debido al tiempo que ha pasado desde que desapareció el vuelo MH370, esto no será fácil.

“Los fragmentos pueden haber flotado largas distancias y con direcciones potencialmente inciertas. Si no sabemos cómo soplaban los vientos y cómo se movían las corrientes durante este tiempo, el área de búsqueda se vuelve enorme”.

Mearns piensa que la mejor forma de encontrar el sitio de impacto es concentrar esfuerzos en detectar las señales acústicas emitidas por las cajas negras.

“Esos sonidos tienen un tiempo de vida de unos 30 días, a veces menos, a veces más. Eso le otorga al equipo de rescate la mejor pista de dónde está el avión”.

Luego de que las señales se detienen, encontrar un avión perdido en el mar se vuelve mucho más difícil, como lo demostró la búsqueda del vuelo de Air France 447.

Equipos de rescate

David Gallo, experto del Instituto Woods Hole Oceanographic con sede en Estados Unidos estuvo involucrado en el operativo para encontrar el avión que volaba entre Río de Janeiro y París en 2009.

“A diferencia de este vuelo, teníamos un muy buena idea de la última posición lo que permitió a las autoridades dirigir al equipo de rescate. Pero tomó cinco días ubicar los primeros fragmentos y la caja negra nunca fue escuchada”, le dijo Gallo a la BBC.

No fue hasta el año 2011, luego de que un área de 75 kilómetros de radio fue examinada utilizando un sonar, que el vuelo 447 fue encontrado gracias al uso de robots submarinos.

“Ahora, si algún resto es encontrado, el proceso de rastrear las piezas reducirá la zona de búsqueda un poco, pero seguirá siendo una área grande”.

El doctor Simon Boxall, oceanógrafo de la Universidad de Southampton, recordó que con el vuelo de Air France, la ruta del avión era conocida y aún así encontrarlo tomó dos años. “Aquí, no tenemos ni idea de la ruta del avión y estaremos buscando en una zona muy amplia”.

La buena noticia es que, a diferencia de lo ocurrido hace 5 años, la geología parece estar a favor de la operación de rescate. El suelo marino que recibió al avión de Air France contenía montañas y desfiladeros, mientras que la región del Océano Índico bajo la lupa actualmente es más plana.

“Es terreno volcánico, lo cual es una superficie más benigna que en el caso de Air France”, concluyó Gallo.

Pero las tormentas, las olas de 30 metros, los fuertes vientos y las rápidas corrientes marinas propias de la zona al suroeste de Australia no ayudarán a que ni la búsqueda ni la recuperación del avión sean sencillas. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.