Luis Villoro sobre la izquierda, la muerte y el amor
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Luis Villoro sobre la izquierda, la muerte y el amor

El filósofo mexicano Luis Villoro falleció este miércoles 5 de marzo a los 91 años en la ciudad de México.
Por Rogelio Laguna | @RogelioLaguna
6 de marzo, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Nacido en Barcelona, de padres mexicanos, Luis Villoro dedicó su vida a la investigación y a la docencia, principalmente en la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que fue investigador emérito.

91 años no le hicieron perder su compromiso de buscar un país justo que incluya los que históricamente han vivido oprimidos.

Era un hombre que no temía señalar las injusticias ni confesar abiertamente su postura política. Era sencillo, amable y muy atento. Hablaba de la muerte y del amor y se confesaba al mismo tiempo religioso y ateo sin que por ello se contradijera.

Me recibió en su casa al sur de la Ciudad de México. Diferentes espacios fueron testigos de la conversación, siempre amena. Nos rodeaban retratos de su familia y de Bertrand Russell. Me pareció  ver un muñeco de Marx en la sala pero olvidé preguntar por ello.

Villoro respondió a todas las preguntas realizando, en ocasiones, pequeñas pausas para reflexionar. Escuchó respetuosamente y habló con claridad. Si bien su gran pasión fue la filosofía, no sólo fue un filósofo, lo demostró en diversas ocasiones, como aquella en que tradujo El principito para un semanario.

Animal Político recupera esta entrevista publicada originalmente por Revista Escrutinio.

El camino de la izquierda

¿Cómo decidió dedicarse a la filosofía? ¿Usted fue un niño que quería ser filósofo?

LV: No, desde luego que no. Decidí estudiar filosofía después de muchos años. Me preocupé por la filosofía siendo muy joven pero nunca pensé en estudiarla como carrera. Por eso elegí cursar medicina porque tenía un antecedente familiar, mi padre era médico, y me gustaba la carrera. Pero después de estudiar tres años seguía teniendo mucha preocupación por preguntas filosóficas.

Mi preocupación fue creciendo hasta que llegó un momento en que decidí dejar la carrera de médico para dedicarme a filosofía porque era lo que me llamaba verdaderamente la atención, lo que me daba “toques” en el corazón.

¿Cuáles eran esas preguntas que lo llevaron a la filosofía?

L.V. Mis preguntas fundamentales eran más bien preguntas que cualquier niño puede hacerse: ¿Qué debo hacer? ¿Para qué? ¿Adónde voy a ir? Toda filosofía nace de la preocupación de una persona en una situación. Toda filosofía existe en una situación y está influida por su tiempo. Eso fue guiando mis preguntas a pensar la situación mexicana.

Me preocupé por hacer una reflexión filosófica que estuviera enraizada en la realidad del país, que era muy compleja. Cuando era muy jovencito participada en un grupo que se nombramos “Hiperión.” Mis primeros escritos filosóficos corresponden a esa época. Con mi grupo de amigos: Uranga, Guerra, Portilla, entre otros, hacíamos reflexiones filosóficas.

¿Qué es la filosofía?

L.V.: La filosofía es la posibilidad de hacerse preguntas, no consiste en dogmas o en doctrinas. En ella no hay respuestas definitivas, hay preguntas. Es la interrogación constante que conduce a otras interrogantes. Las preguntas fundamentales permiten que cambiemos de opinión al reflexionar.

Por eso la filosofía no es ideología: un bloque de doctrinas, sino que es un conjunto de preguntas que nace de la perplejidad del ser humano. Empieza en cuestionamientos que parecen sencillos como: ¿Quién soy? La filosofía griega decía que la filosofía es una virtud intelectual. Pero no una virtud para hacer productos, sino una virtud intelectual, para pensar mejor, para ver el mundo desde una perspectiva más amplia.

Se adentró en la filosofía en una época en la que se vivía un régimen partidario en México. ¿Cuál era su posición ante ese régimen?

L.V.: Yo no tenía una posición política en ese entonces, actualmente tengo una posición asumida en la izquierda, pero en los tiempos en que estudié, en mi juventud, no había tomado partido por nadie. Tardé mucho tiempo en tener una posición política clara. Después de pasar por muchos caminos me di cuenta que es necesario tener una postura para hacer algo ante la realidad injusta.

La situación en México está muy mal, y por ello necesitamos cambiar muchas cosas. La posición que quiere hacer los cambios es la izquierda.

¿Qué es la izquierda?

L.V.: La izquierda es una posición que puede ser individual o colectiva que dice “no” a la dominación y a las situaciones de opresión. Dicha dominación puede provenir del Estado o puede provenir del individuo frente a sí mismo. La izquierda quiere decir siempre “no” a la opresión. Rechaza la dominación y todo lo que existente que intente dominar.

La izquierda no es una doctrina, es una actitud que se enfrenta a toda clase de imposición. Es la posición que quiere hacer los cambios y no dejar las cosas como están.

¿La izquierda es una utopía?

L.V: Si por utopía entendemos un régimen ideal, no. En cambio si por utopía entendemos la posibilidad de un camino que vaya hacia algo mejor de lo que existe actualmente, entonces sí. La utopía es, más bien un ideal hacia el cual caminar.

¿Qué puede hacer un filósofo para cambiar la realidad de su país?

L.V.: Además de reflexionar mucho sobre ello, puede comprometerse para hacer algo al respecto. Trabajar en equipo con gente de muchas otras disciplinas. La filosofía no sólo sirve para reflexionar, es también la posibilidad de actuar. En mi vida he tratado, poco a poco, de comprometerme cada vez más y de actuar para mejorar las cosas.

Usted es miembro del Colegio Nacional y también es asesor en materia de ciencias para la presidencia de la República. ¿Esto le da mayor influencia para hacer cambios en México?

L.V.: No, en el Colegio Nacional no realizamos labores de ese tipo, simplemente somos un grupo de reflexión y no tenemos la influencia política que deberíamos tener. El consejo consultivo para la presidencia no está funcionando lamentablemente y, en mi opinión, no ha servido para hacer nada.

Pensar la muerte

¿Qué piensa usted de las religiones?

L.V.: Yo he sido muy religioso, pero no soy católico. Más bien he sido partidario de la doctrina budista porque es una doctrina cosmológica. Tengo mucha influencia de las religiones orientales, especialmente del budismo, pero eso no quiere decir que sea budista.

Me voy a morir pronto y no creo en la resurrección ni que mi alma vaya a ir a algún lado. Sólo el cristianismo y otras religiones específicas creen en la inmortalidad del alma pero yo no creo en ello.

Para empezar no creo en que haya diferencia entre alma y cuerpo. Tampoco creo en Dios, en ese sentido soy ateo, pero si creo en la divinidad del cosmos, que el mundo mismo es divino.

¿Piensa en la muerte?

L.V.: Todo el tiempo. Pienso en la muerte como una manera de disolverse, difundirse en el todo. Todos nos vamos a morir algún día. Yo entiendo ese proceso como una unión con todo: las galaxias, la materia, incluso aquello que aparentemente no tiene relación con el individuo.

¿Qué le queda por escribir?

L.V.: Estoy a punto de terminar tres conferencias sobre cuestiones que hace faltan, no sólo en México sino también en el mundo: justicia, democracia y pluralidad. Pues más bien existen en su negativo: injusticia, la falta de democracia, la ausencia de pluralidad. Escribo en contra de lo que sucede para señalar qué cambios son necesarios.

¿Se arrepiente de algo que haya escrito?

L.V.: No… (duda un poco)…No, no me arrepiento.

¿Cómo fue que decidió no seguir el camino de la filosofía analítica y tomar el de la reflexión con tendencia social?

L.V.: La filosofía analítica no me interesa. Los filósofos analíticos son gramáticos que piensan el lenguaje. Eso está muy bien pero a mí me interesa algo más amplio. La filosofía no sólo es la reflexión sobre el lenguaje. Me interesa la filosofía como una reflexión en situación, como decían los existencialistas. Una filosofía que tenga la actitud de estar en el mundo.

Tampoco creo en la Metafísica, soy muy escéptico del pensamiento que quiere ir más allá sin comprender lo que está aquí. El mundo es un mundo en el que podemos caminar para repensar las cosas. Los filósofos han pensado el mundo una y otra vez desde Grecia, esa reflexión existe porque las cosas pueden ser siempre de otra manera. Sin embargo también afirmo que la claridad y el rigor son las características de una buena filosofía, en Latinoamérica muchas veces nos ha faltado ser más rigurosos y más claros.

La rigurosidad entendida como consciencia de la justificación de lo que se está diciendo. Revisar que lo que decimos esté basado en buenas razones, de otra manera nuestras afirmaciones son dubitativas, frágiles. La filosofía debe tener siempre buenas razones.

Su libro Creer, saber, conocer es, finalmente, una aportación a la filosofía analítica.

L.V.: No estoy de acuerdo. Creer, saber, conocer no es de filosofía analítica. Es obvio que tiene influencia de la filosofía analítica, ¿quién no tiene influencia de esa filosofía? Fue muy importante en el siglo XX. Prueba de ello es que el libro termina con una crítica a la filosofía analítica y muestra que hay problemas que la superan y que van más allá. Mi lugar es México, sus indígenas

Otro de los grandes temas de su reflexión han sido los indígenas. ¿Por qué?

L.V: Me ha preocupado mucho la división en México entre los indígenas y la modernidad occidental. Es un tema que me ha marcado mucho. He estado mucho tiempo en contacto con los indígenas, acabo de estar en Chiapas en una reunión sobre lo que ellos llaman “la otra campaña.” El movimiento indígena actual plantea una decisión: o seguir aceptando las cosas como están y que no pueden cambiar, o buscar procurar que las cosas cambien radicalmente.

El movimiento zapatista, por ejemplo, tiene el interés de que las cosas cambien. No es un movimiento que proponga una revolución violenta. Ya hubo muchas en México y no es deseable otra. El movimiento indígena trata de cambiar las cosas a fondo de una manera pacífica y dialogante. La historia de México ha sido una historia de muchos actos violentos. Pero a veces las revoluciones violentas son necesarias para un cambio radical, tal es el caso de la Independencia de México y la Revolución Mexicana. Pero a pesar de que eran hechos violentos estaban cargados de esperanza. El camino que debemos seguir ahora no puede ser violento, y para ello hace falta organización. Los zapatistas están tratando de ir a ese camino, por eso me interesan mucho.

¿Ante las desigualdades que ve en México y la falta de cambios reales, no le han dado ganas de irse a otro país?

L.V.: He estado en España y a otros países pero nada más de viaje. Pero siempre he tenido claro que mi lugar es México.

En “La mezquita azul” usted hace referencia a una experiencia mística y después la analiza racionalmente para concluir que la razón no puede descifrarla por completo.

L.V.: En efecto, la modernidad ha creído que puede entender todo a través de la razón y no es así. El problema de los indígenas es producto del abuso de la razón. Frente a ese abuso cabe también la emoción y el sentimiento. No somos simplemente seres racionales, somos emotivos, esperanzados, eso también constituye a los humanos. Ahí es donde tenemos que reconocer la intuición además de los argumentos racionales. La intuición que toma en cuenta las emociones y eso en muchos casos es más importante que el razonamiento puramente racional.

A la filosofía le deben importar las intuiciones, porque no nace como una necesidad de razonar sino de la perplejidad. Esa perplejidad es esencialmente emotiva y a través de la emoción da lugar a la filosofía. Es después del asombro cuando queremos razonar y nos olvidamos de la emoción siguiendo un camino seco y riguroso.

El corazón tiene razones que la razón no entiende…

L.V.: En efecto, tal como decía Pascal.

Su reflexión filosófica siempre habla del otro, eso sin duda que implica al amor. ¿Cómo entiende usted al amor?

L.V.: El amor es siempre la necesidad de estar en la presencia de lo otro; que puede ser una persona o puede ser la divinidad. Lo otro es lo que siempre está presente en nosotros, por ejemplo, los indígenas frente a lo occidental. Lo otro es lo que es diferente a nosotros y al serlo nos produce esperanza y necesidad de un ideal que abarque a todos. Los indígenas y los pobres son vistos como lo otro en el capitalismo de occidente. Esa otredad tiene que dar lugar a una reflexión filosófica fuerte que vaya más allá de los estereotipos.

¿Cómo conciliar la razón el corazón?

L.V.: (Ríe) Creo que ya hemos dicho algo: teniendo esperanza, viviendo las emociones.

El otro Luis Villoro

¿Cómo es aquél Luis Villoro que no es filósofo, qué le interesa?

L.V.: (Hace una larga pausa) Las relaciones con los demás, fundamentalmente el camino hacia el amor. Es lo que mi corazón siente que le interesa realmente.

¿Qué le gusta leer, además de filosofía?

L.V.: Soy amante de la literatura, la poesía me cuesta trabajo entenderla, pero soy amante de los clásicos. Sobre todo la literatura que está cerca de presentar ideas como la literatura rusa, Los hermanos Karamázov, Tolstoi…

¿Qué música escucha?

L.V.: La clásica, me gusta muchísimo Mozart, su música es el equilibrio total. Después me interesa Beethoven. No me gusta la música estridente.

¿Qué le da miedo?

L.V.: Una muerte con dolor. Quisiera morir sin sufrimiento.

¿Le da miedo que México no cambie?

L.V.: No me da miedo. Tengo fe en que encontraremos poco a poco un camino. Mi participación política va en ese sentido, me parece que la socialdemocracia tiene un porvenir en este país, la derecha no tiene ningún porvenir. La izquierda debe ponerse de acuerdo para enfrentar los intereses privados y económicos del capitalismo extremo.

*Rogelio Laguna actualmente es académico de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

COVID-19: qué puedes hacer y qué no tras recibir la vacuna, según la ciencia

A medida que la vacunación avanza en numerosos países, muchas personas también se preguntan en qué puede cambiar su vida luego de recibir las inmunizaciones.
Getty Images
2 de abril, 2021
Comparte

A medida que la vacunación avanza en numerosos países, muchas personas también se preguntan en qué pueden cambiar sus vidas luego de recibir las inmunizaciones.

Y es que desde que el coronavirus comenzó a propagarse por el mundo, las autoridades y la comunidad científica subrayan que la vacuna es una de las principales vías para terminar con la pandemia.

Ahora que millones de personas reciben dosis cada día, gobiernos, universidades y agencias de salud pública también han comenzado a publicar sus recomendaciones de lo que pueden hacer y lo que no los que han sido vacunados.

Estas recomendaciones, no obstante, pueden cambiar a medida que se conozca más de las vacunas o de las actuales variantes del coronavirus.

También pueden cambiar de un lugar a otro. De hecho, puede que en tu país aún no se apliquen, dada las restricciones que cada nación ha impuesto para controlar la pandemia por las circunstancias específicas de cada lugar.

También, en numerosos lugares, la flexibilización tras la vacunación ha sido limitada de momento, ya sea porque la cantidad de población que ha sido inmunizada es muy pequeña o ante temores de que dar una mayor libertad a personas vacunadas pueda llevar a discriminar a los que no han podido inmunizarse.

Los expertos también señalan que, más allá de las recomendaciones generales, cada persona debe evaluar sus riesgos individuales y hacer un análisis bien meditado de lo que es seguro hacer no solo para uno mismo, sino también para los que lo rodean.

Recuerda que aún estamos descubriendo cómo funciona el virus y las vacunas, por lo que te recomendamos que, ante la duda, consultes también con tu médico y visites las páginas oficiales sobre el tema de tu país.

¿Cuándo una persona puede considerarse completamente vacunada?

De acuerdo con los Centros para el Control de las Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), se considera que las personas están completamente vacunadas:

  • dos semanas después de recibir la última inyección de las vacunas que se administran en una serie de dos dosis, como las de Pfizer o Moderna;
  • dos semanas después de recibir una vacuna de dosis única, como la de Johnson & Johnson.

“Si han pasado menos de dos semanas desde su primera dosis, o si aún necesita recibir su segunda dosis de una vacuna de dos dosis, NO está completamente protegido”, alertan los CDC.

¿Puedo visitar amigos o reunirme con otras personas en grupos?

Aunque depende de las regulaciones vigentes en tu país, los científicos coinciden en que no supone un riesgo reunirte con otras personas en pequeños grupos si estas ya están también vacunadas.

Una reunión con un pequeño grupo de personas vacunadas, según la Universidad de Harvard, es considerada de bajo riesgo, ya sea en espacios abiertos o cerrados, y no es necesario el uso de mascarillas.

La situación es diferente si se visita a alguien que no ha sido vacunado, dado que existe una posibilidad de que, aunque tengas la vacuna, todavía puedas portar el virus y trasmitírselo a alguien que aún no tienen inmunidad.

Sin embargo, los CDC aseguran que es posible visitar personas no vacunadas que tengan un riesgo bajo de contraer una enfermedad grave debido al COVID-19 si tomas medidas de protección, como el uso de mascarillas y la distancia física de al menos dos metros.

La Universidad de Harvard señala que los riesgos son mayores si una persona vacunada visita a otra mayor de 60 años que no ha recibido aún la vacuna, dado que el COVID-19 suele ser más grave en edades avanzadas.

“Si es posible, realice la visita al aire libre o en un espacio bien ventilado para reducir el riesgo de contagio”, indica la universidad en ese último caso.

Algo semejante debe hacerse, indica, en caso de una reunión con personas que provengan de diferentes hogares o diferentes lugares.

¿Puedo viajar por placer o irme de vacaciones?

Este viernes, los CDC aseguraron que era seguro para las personas que estaban vacunadas viajar, siempre que mantuvieran la mascarilla en los medios de transporte público, incluidos aviones.

Según los CDC, investigaciones recientes sugieren que las personas vacunadas pueden viajar sin necesidad de hacer cuarentenas o presentar pruebas de COVID-19, dado que para ellos el riesgo es bajo.

Esto solo aplica a Estados Unidos y es posible que en tu país todavía no sea posible.

A excepción de los CDC, la mayoría de las recomendaciones señalan que, de momento, no es prudente viajar, aunque te hayas vacunado.

“Viajar en avión, autobús o tren te pone en contacto con muchas personas y aumenta el riesgo de transmisión”, indica la Universidad de Harvard.

Playa de Miami Beach

Reuters
Los viajes y las vacaciones de momento no son recomendables.

Los expertos de la Universidad de Harvard explican que esto se debe a que las vacunas no ofrecen una protección del 100% y apuntan a la amenaza de nuevas cepas.

“Debemos mantener la cautela, especialmente a medida que aprendemos más sobre las variantes que nos preocupan y cuánto protege la vacuna contra estas”, indican.

¿Puedo ir a restaurantes o conciertos?

De nuevo, siempre dependerá de lo que tu país haya regulado en su estrategia para contener el coronavirus.

No obstante, lo que la ciencia ha averiguado hasta ahora es que el riesgo de infección durante actividades sociales públicas, como cenar en el interior de un restaurante o ir al gimnasio, es menor para las personas completamente vacunadas.

“Sin embargo, aún se deben tomar precauciones ya que el riesgo de transmisión en estos entornos es mayor y probablemente aumenta con la cantidad de personas no vacunadas presentes”, indican los CDC.

The Shady Maples Smorgasbord bufé

Getty Images
Aún no es recomendable comer en el interior de restaurantes.

Por lo tanto, señalan que las personas completamente vacunadas que participan en actividades sociales en entornos públicos deben continuar siguiendo todas las pautas de protección, incluido el uso de mascarillas bien ajustadas, mantener la distancia física, evitar multitudes o espacios mal ventilados y lavarse las manos con frecuencia.

¿Qué pasa si, después de la vacuna, entro en contacto con alguien que da positivo por coronavirus?

De acuerdo con los CDC, si ya te has vacunado y has estado cerca de alguien que tiene covid-19, no es necesario que hagas cuarentena ni que te hagas la prueba a no ser que presentes síntomas.

Sin embargo, la situación es diferente si vives con otras personas que no están vacunadas.

En ese caso se recomienda mantenerse alejado de los demás durante 14 días y hacerse la prueba, incluso si no tienes síntomas.

¿Qué más no debo hacer?

Cada país puede tener recomendaciones diferentes basadas en sus propias medidas para contener el virus.

Las diferentes recomendaciones publicadas hasta la fecha sugieren que las personas vacunadas deben seguir evitando aglomeraciones, ya sean medianas o grandes, y también visitar espacios cerrados donde haya muchas personas.

Un hombre inocula una vacuna a otro

Getty Images
Como las vacunas no son efectivas al 100% debemos protegernos aunque estemos vacunados.

Si las situaciones anteriores son inevitables, se recomienda el uso de mascarilla y mantener la distancia física de ser posible.

Los CDC recomiendan que en los lugares de trabajo también se mantengan las medidas de distanciamiento, aunque el personal esté vacunado.

También que las personas vacunadas estén atentas ante cualquier síntoma de coronavirus y evitar contacto con otros en caso de presentar alguno.

¿Qué debo tener en cuenta tras ser vacunado?

Los expertos insisten en que cada persona debe realizar una profunda evaluación de riesgos y tomar en cuenta que:

  • ninguna vacuna es totalmente efectiva;
  • no sabemos aún cuánto dura su protección;
  • no sabemos tampoco del todo cómo responden a las nuevas variantes;
  • se deben atender factores de riesgo personal que puedan colocarte a ti u a otras personas a tu alrededor en mayor riesgo;
  • no sabemos cuán bien protegen las vacunas de que propaguemos el virus a otras personas, aunque no nos afecte a nosotros;
  • y, por tanto, se deben mantener otras medidas de prevención que ayudan a detener la propagación del coronavirus incluso aunque estemos vacunados.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.