close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los cargos del Chapo en caso de extradición

Joaquín Guzmán Loera acumula demandas por diversos delitos en Cortes de los estados de Arizona, California, Texas, Illinois, Florida, Nueva York y New Hampshire.
Por Tania L. Montalvo
3 de marzo, 2014
Comparte

chapoEn caso de que Estados Unidos logre la extradición de Joaquín, El Chapo, Guzmán Loera, el hombre que en la última década catalogó como el narcotraficante más importante del mundo, distintas cortes en ese país desempolvarán las demandas que comenzaron a emitir contra el sinaloense desde hace casi veinte años para juzgarlo por diversos delitos como posesión de cocaína, lavado de dinero y manufactura y distribución de droga.

Aunque El Chapo acumula demandas en cortes de siete estados —Arizona, California, Texas, Illinois, Florida, Nueva York y New Hampshire—; el Departamento de Justicia de Estados Unidos destaca que las emitidas en 2009 en Chicago y Brooklyn y en 2012 en El Paso son las más amplias; ésta última por señalar las violaciones a la Ley sobre Organizaciones Corruptas e influidas por la Extorsión, (The Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act, en inglés).

La empresa del Cártel de Sinaloa

En la Corte de El Paso, en el Distrito Oeste de Texas, se presentó en abril de 2012 una demanda con catorce cargos en contra de “la empresa” del Cártel de Sinaloa por diversas violaciones a la Ley sobre Organizaciones Corruptas.

Esta organización criminal fue definida como una empresa por la “forma de asociación” con la que realiza sus actividades de comercio al interior y exterior tanto de Texas como de Estados Unidos.

Según el documento de la demanda, Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo2 Zambada dirigen la empresa que tiene como objetivos  principales “el enriquecimiento de sus miembros e integrantes asociados a través de actividades de conspiración para la importación y distribución de sustancias ilegales; lavado de dinero, tráfico de armas y la comisión de asesinato”.

Según el estado de Texas, la empresa de El Chapo busca “preservar y proteger el poder, territorio y los beneficios de la firma a través de la intimidación, la violencia, amenazas, secuestro, tortura y asesinato”.

En los cargos contra “El Chapo”, “El Mayo” y otras 22 personas identificadas como integrantes del Cártel de Sinaloa se incluyen actividades violentas para mantener a los traficantes rivales, informantes, testigos, policías, medios de comunicación y público en general “aterrados con la Empresa y con temor hacia sus miembros”.

“El objetivo principal del Cártel de Sinaloa es el contrabando de grandes cantidades de cocaína y mariguana, así como de otras drogas, en Estados Unidos (…) El éxito del cártel depende del aseguramiento de las rutas de transporte de drogas hacia y desde México. Con el fin de asegurar y mantener estos corredores los miembros y asociados del Cártel de Sinaloa cometen diversos actos de violencia”.

El texto hace referencia a dos hechos violentos en los que presuntamente participaron integrantes del Cártel de Sinaloa tras un mandato de Guzmán Loera.

El primero, cuando se reportó el secuestro y asesinato de una persona en la ciudad de Horizon City, Texas. El delito fue cometido para que la víctima respondiera por la pérdida de un cargamento de casi 400 kilogramos de marihuana que fue incautado por la Patrulla Fronteriza en agosto de 2009.

Uno más señala que en mayo de 2010 un ciudadano estadounidense y dos integrantes de su familia fueron secuestrados y asesinados cuando acudieron a una boda en Ciudad Juárez, Chihuahua, en México. Las víctimas fueron el novio, su hermano y su tío, quienes antes de morir fueron torturados.

Tráfico de cocaína, heroína y una red de corrupción

En 2009, Joaquín El Chapo Guzmán sumó quince cargos en su contra tras la publicación de dos demandas en Chicago y Brooklyn en las que se hace hincapié en la fortaleza que tiene la organización del Cártel de Sinaloa para la distribución de cocaína por Estados Unidos.

En la denuncia de Chicago —en la que se agrega un cargo por distribución de heroína— se incluye a Ismael “El Mayo” Zambada, el hijo de éste, Jesús Vicente Zambada —detenido en marzo de 2009 y extraditado en febrero del siguiente año—, y a 12 personas más.

El documento refiere que la facción del Cártel a cargo de Guzmán Loera y la de Zambada coordinan las actividades principales de la organización que en ese entonces lideraba una asociación de narcotráficantes llamada “La Federación”.

Éste grupo, denuncia el estado de Illinois, está a cargo del tráfico de toneladas de cocaína desde Centro y Sudamérica; pero también dirigen cargamentos de heroína desde México y hacia Estados Unidos.

“El Chapo” y “El Mayo” también son señalados en esta demanda por tener diversos medios para el tráfico de drogas que van desde el uso de un Boeing 747, aviones privados, submarinos y otro tipo de embarcaciones sumergibles; además de barcos con contenedores, lanchas rápidas, embarcaciones pesqueras, autobuses, vagones de ferrocarril, remolques y automóviles.

El alcance de los cargos por conspiración y posesión de droga se da por la capacidad de venta del Cártel de Sinaloa no sólo en Chicago, si no en otros sitios de Estados Unidos como la región de Detroit, Michigan; Cincinnati, Ohio; Filadelphia, Pennsylvania; Washington, D.C.; Nueva York, Nueva York; Vancouver, Columbia Británica; y Columbus, Ohio.

La Corte asume que al menos mil 985 kilogramos de droga —tanto cocaína como heroína— incautada entre 2005 y 2008 pertenece a Guzmán Loera y a “El Mayo” Zambada.

Finalmente, la demanda de Chicago indica que para mantener sus actividades el Cártel de Sinaloa es responsable de la obtención ilícita de armas, sobornos a funcionarios públicos, amenazas y ataques violentos.

En Brooklyn, son nueve cargos en los que se responsabiliza a Joaquín Guzmán por ser cabecilla de un grupo criminal que ha contrabandeado casi 130 mil kilos de cocaína a Estados Unidos.

Esta demanda también señala como responsables del tráfico de droga a los hermanos Beltrán Leyva —Arturo Beltrán murió en un enfrentamiento con la Marina en diciembre de 2009— y a Ignacio Coronel, abatido en julio de 2010.

Según el documento, el trabajo del Cártel de Sinaloa se sostiene “a través de una red de policías corruptos y de contactos políticos que les permite dirigir una red de transporte de estupefacientes a gran escala que implica el uso de transporte terrestre, aéreo y marítimo, en el que se hace el envío de múltiples toneladas de cocaína desde América del Sur, a través de América Central y México, para llegar finalmente a Estados Unidos”.

Las otras demandas

-Distrito de Arizona. En 1993, El Chapo Guzmán fue acusado de tráfico de drogas, lavado de dinero y crimen organizado.

-Distrito del Sur de California, en San Diego. Se presentó en 1995 con cuatro cargos por conspiración para la importación de hasta ocho toneladas de cocaína y posesión de esa droga con el objetivo de distribuirla.

-Distrito Oeste de Texas, en Del Río. Esta demanda es de 2001 por la importación y posesión de narcóticos.

-Distrito Sur de Florida, en Miami. En 2010 esta corte demandó a Guzmán Loera por conspiración para fabricar y distribuir cocaína.

-Distrito de New Hampshire. En esta región fue demandado en 2011 por conspiración para distribuir y poseer cocaína con la intención de comercializarla. El documento indica que el delito comenzó en 2009 y que la intención era distribuir 1,000 o más kilogramos de la droga.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Bandidos Revolution Team, la banda de hackers de México que robaba millones de los bancos

Un par de cajeros automáticos que de repente empezaron a escupir dinero fueron claves para que las autoridades mexicanas lograran desmantelar al grupo de hackers detrás del mayor ciberataque de la historia de México.
6 de junio, 2019
Comparte
Hacker mexicano

Getty Images
A Bandidos Revolution Team se la acusa de estar detrás del mayor ciberataque de la historia de México.

Un par de cajeros automáticos que de repente empezaron a escupir dinero fueron clave para que las autoridades mexicanas lograran desmantelar a la principal banda de cibercriminales del país.

Ocurrió el pasado 3 de marzo en León (Guanajuato) y Tijuana (Baja California Norte), luego de que los cibercriminales que debían recoger los billetes aparentemente faltaran a la cita.

Pero, para ese entonces, la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República ya seguía los pasos al grupo al que pertenecían, el Bandidos Revolution Team.

Y un par de meses más tarde las autoridades procedían a arrestar al presunto líder de los Bandidos, Héctor Ortiz Solares, también conocido como “el H-1” o “Bandido Boss”, junto a siete de sus asociados.

En el operativo, realizado en la ciudad de León el pasado 15 de mayo, también se incautaron numerosos vehículos de lujo, computadoras, drogas, armas y varias cajas fuerte repletas de efectivo: suficiente para nadar en él, según un reporte del periódico mexicano El Universal.

Caía así el grupo de hackers detrás del mayor ciberataque de la historia de México, en su mayoría veinteañeros y treintañeros que ya se habían acostumbrado a sustraer mensualmente millones de dólares de los bancos del país.

“El mayor ciberataque”

Según los reportes de medios locales, las autoridades estiman que el Bandidos Revolution Team empezó a operar hace unos cinco años.

Pero fue un ciberataque realizado en abril del año pasado el que los puso en la mira de las autoridades mexicanas.

Cajero automático en México

AFP
Los cibercriminales utilizaban cajeros automáticos para retirar el dinero obtenido mediante transferencias fraudulentas.

Para el mismo, los cibercriminales manipularon el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios del Banco de México (SPEI) para enviar dinero a varias cuentas fraudulentas, procediendo luego a retirar el dinero, principalmente a través de cajeros automáticos.

En su momento, la agencia Reuters reportó que el ataque -que mereció incluso un reportaje en la revista tecnológica Wired- le había costado al sistema bancario mexicano entre US$15 y US$20 millones.

Según El Universal, sin embargo, finalmente se documentaron 849 cuentas falsas que en total habrían recibido unos 500 millones de pesos (más de US$25 millones al cambio actual).

Y los miembros de Bandidos Revolution Team continuaron utilizando su acceso al SPEI para obtener ganancias de entre 100 y 300 millones de pesos (US$5 y US$15 millones) al mes.

Todo, según un experto en seguridad citado por Wired, gracias a una combinación de talento y mucha preparación con una arquitectura de red poco segura y debilidades en la supervisión de la seguridad del SPEI.

Delatado

El Banco de México, por su parte, destacó en un informe publicado a fines de agosto que el ataque no había tenido como blanco a sus sistemas centrales, sino que estaban dirigidos a interconexiones débiles o poco vigiladas.

La institución también concluyó que la estrategia empleada por los cibercriminales requería de “un profundo conocimiento de la infraestructura tecnológica y los procesos de las instituciones víctimas, así como de acceso a ellas”.

Pero el grupo no limitaba sus actividades a la explotación de esas vulnerabilidades.

Pesos mexicanos

AFP
Las autoridades incautaron varios millones de pesos en efectivo.

Entre otras cosas, también se le acusa de haber estado detrás de un ataque con ransomware en contra de la aseguradora AXA que le habría costado a esta poco más de un millón de dólares.

Y durante el registro de las casas vinculadas con Ortiz Solares también se encontraron numerosos productos de lujo adquiridos con tarjetas clonadas a varios grandes almacenes y otras en proceso de clonación.

Los Bandidos, sin embargo, sufrieron un golpe aparentemente mortal cuando una fuente anónima contactó a las autoridades para denunciar “que el cerebro del fraude al SPSE se llamaba Héctor y vivía en León”, reportó Héctor de Mauleón en El Universal.

La información, que coincidía con algunas de las pistas recabadas por la fiscalía y episodios como el de los cajeros, llevó a las autoridades hasta la capital de Guanajuato, H1 y su grupo, el Bandidos Revolution Team.

Y el seguimiento de las autoridades reveló el estilo de vida desproporcionadamente lujoso de Héctor Ortiz, quien pasó así de desplazarse en aviones privados y autos de lujo a una celda en el penal federal de Almoloya de Juárez, donde se encuentra a disposición de las autoridades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GSv-GiR4Ll0

https://www.youtube.com/watch?v=ktu0V3H8ZsU&t

https://www.youtube.com/watch?v=zIjZVmBNJ-Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.