Chile sube a seis el número de muertos tras sismo de 8,2
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Chile sube a seis el número de muertos tras sismo de 8,2

Un terremoto de magnitud 8,2 en la escala de Richter sacudió el norte de Chile este martes en la noche hora local.
2 de abril, 2014
Comparte
Foto: AP

Un incendio en un restaurante tras el terremoto que afectó a Iquique, Chile. Foto: AP

SANTIAGO, Chile (AP) — La suspensión el miércoles 2 de abril de la alerta de tsunami que afectó las costas chilenas tras el terremoto de magnitud 8,2 ocurrido en el extremo norte del país, permitió el lento regreso a sus hogares de decenas de miles de personas que amanecieron al aire libre.

El movimiento telúrico que se registró en la ciudad de Iquique, mil 800 kilómetros al norte de Santiago, provocó la muerte de seis personas que quedaron atrapadas en construcciones colapsadas o sufrieron ataques al corazón o caídas. Otras tres sufrieron heridas de gravedad.

La presidenta Michelle Bachelet, que viajó a Iquique, dijo que las primeras horas del día permitirán dimensionar la magnitud real de los daños.

Pese a la magnitud del movimiento telúrico, varios expertos dijeron que el sismo de la noche del martes no es el gran terremoto que se espera en la zona. “Creemos que habrá otro terremoto en Chile”, dijo Mark Simons, geofísico del Instituto de Tecnología de California.

El sismólogo Sergio Barrientos, del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile, coincidió y dijo que es esperable un terremoto mayor en el norte chileno debido a que han transcurrido 137 años del sismo más grande que sucedió en esa área y se ha acumulado mucha energía que debe liberarse.

Chile terremoto

Vehículos militares patrullan las calles de Iquique, Chile, la madrugada del miércoles 2 de abril de 2014 tras el terremoto de 8 grados que sacudió ese país la noche del martes. (Foto de AP/Cristian Viveros)

El ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, anunció que desde Santiago viajaron al norte un centenar de efectivos policiales antimotines que serán ayudados por un contingente militar para controlar la seguridad y el orden, mientras cerca de 100  mil iquiqueños permanecían al aire libre. No hubo informes de saqueos en ninguna de las ciudades afectadas por el movimiento telúrico.

Chile terremoto

Residentes de un edificio de apartamentos en Iquique, en el norte de Chile, usan sus teléfonos tras refugiarse en una zona alta luego del terremoto de 8,2 grados que sacudió la costa norte de ese país la noche del martes 1 de abril de 2014. (Foto de AP/Cristian Viveros)

Los vuelos comerciales al extremo norte seguían suspendidos y en el aeropuerto de Santiago 4 mil 500 pasajeros esperaban poder volar hacia la región.

El terremoto provocó deslizamientos de tierra que bloquearon carreteras, además de la interrupción del servicio eléctrico y varios incendios en algunos comercios.

CHILE SISMO

Vista de la ciudad de Iquique, Chile, tras un terremoto que afectó la zona el martes 1 de abril de 2014.  (Foto AP/Cristian Viveros)

En Arica, otra de las poblaciones cercanas al epicentro del terremoto, ocurrido a 99 kilómetros al noroeste de Iquique, los hospitales atendieron a pacientes que requirieron cuidados menores y algunas casas de adobe fueron destruidas.

El gobierno de Bachelet mantuvo la alerta de tsunami para la costa norte de Chile mucho después de que ésta había sido levantada en otras partes. La decisión fue apoyada por el Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico, con sede en Hawai.

Cerca de las dos de la madrugada, en un breve mensaje emitido casi cinco horas después de ocurrido el terremoto, la presidenta anunció la declaración de zona de catástrofe aunque dijo que “el país ha podido enfrentar de buena manera estas primeras horas de la emergencia”.

En Arica se registraron olas de 2,17 metros mientras en Iquique llegaron a 2,55 metros.

El movimiento telúrico también sacudió edificios en zonas cercanas de Perú y Bolivia y se sintió en la capital boliviana de La Paz.

CHILE SISMO

Varias personas se abrazan en el último piso de un edificio de apartamentos a pocas cuadras de distancia de la costa, donde se reunieron para evitar las consecuencias de un posible tsunami tras el fuerte terremoto en Iquique, Chile,. (Foto AP/Cristian Viveros)

Al momento se han presentado más de 60 réplicas del terremoto, algunas con una magnitud de 6,2 y 5,5 grados, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

La Oficina Nacional de Emergencias de Chile dijo por la noche que se esperaba que una gran ola golpeara las tres islas que conforman el archipiélago Juan Fernández en el Pacífico, a 600 kilómetros al oeste del puerto de Valparaíso, pero las altas olas no llegaron.

Julio Leiva, jefe de la Corporación Nacional Forestal del archipiélago, dijo que informaron por radio de la emergencia a un grupo de 50 a 60 pescadores que se encontraban en la vecina isla Alejandro Selkirk para que se pusieran a salvo. Precisó que la isla esta sin energía eléctrica por seguridad ya que en el terremoto de 2010 fueron alcanzados por un poderoso tsunami que mató a varias personas. La única alerta que tuvieron los isleños fue el toque de una campana por parte de una niña.

Chile es uno de los países más propensos a terremotos del mundo. La costumbre ha hecho que los chilenos huyan hacia zonas altas apenas sienten un movimiento telúrico, lo que permitió salvar muchísimas vidas en 2010.

El 27 de febrero de 2010, cuando faltaban pocos días para que la presidenta Michelle Bachelet culminara su primer mandato (2006-2010), un terremoto de magnitud 8,8 y un posterior tsunami azotaron al país ocasionando la muerte de 526 personas y la destrucción de 220 mil viviendas. El agua se llevó muelles y complejos turísticos a la orilla del mar, lo que costó a Chile unos 30.000 millones de dólares.

El terremoto más fuerte registrado en el mundo también ocurrió en Chile, en 1960, con una magnitud de 9,5 y un saldo de mil  fallecidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tsunamis en el Ártico: la nueva y peligrosa amenaza del cambio climático

Geólogos advierten que Alaska está en puertas de un deslizamiento de rocas tan grande que puede ser capaz de provocar un tsunami no visto nunca antes.
28 de octubre, 2020
Comparte
Hielo en Alaska

Getty Images
Millones de toneladas de roca pueden deslizarse hasta el océano por el derretimiento del permafrost.

Barry Arm es una estrecha brecha de costa en el sur de Alaska.

No es muy grande si se la compara con el extenso borde de Norteamérica que colinda con el océano Pacífico, pero el lugar provoca una particular preocupación.

En Barry Arm, advierten geólogos, se puede llegar a producir un deslizamiento de hielo y roca capaz de desatar un tsunami catastrófico para la región.

Y ese sería solo uno de los posibles efectos del cambio climático que amenazan a Alaska y otras regiones del Ártico.

Por ello diferentes autoridades, científicos y activistas ambientales quieren llamar la atención sobre el peligro.

¿Alaska en peligro?

“Posibles efectos devastadores” es como califica Anna Liljedahl a lo que puede pasar en Alaska, que algunos científicos hablan incluso de en 12 meses o tan solo algunos años.

La geóloga le señala a BBC Mundo que su preocupación es muy grande debido a que existen condiciones para un deslizamiento mucho más grande que todos los vistos en el siglo XX.

“Se trata de fenómenos diferentes a los que conocimos antes. Y lo peor es que pensamos que se volverán cada vez más frecuentes”, señala la experta del Woods Hole Research Center de Alaska.

 

Liljedahl añade que la energía de un deslizamiento como el que considera es posible en Barry Arm puede superar al de un terremoto de magnitud 7.

“Se trata de una combinación muy peligrosa y es apenas un ejemplo de los peligros que tenemos en Alaska”, afirma.

Ante este tipo de advertencias, la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska ha querido expresar cautela y señala que monitorea de manera permanente los posibles movimientos de tierra en la zona.

La entidad señala que se generaron modelos para el estudio de la geología de la región para predecir qué tan grande podría ser un tsunami y cómo se propagaría.

Se utilizan monitores con el sistema GPS (sistema de posicionamiento global) que funcionan con energía solar para detectar el potencial de deslizamientos que son los que preceden a los eventos sísmicos.

La preocupación

El estrecho de Barry Arm se encuentra en la bahía de Prince William Sound, en el golfo de Alaska.

Se trata de una zona con frecuente presencia de pescadores y que, antes de la pandemia, también recibía turistas en cruceros.

Ártico

Getty Images
El Ártico es una de las zonas que mayores riesgos corre ante el cambio climático.

Un deslizamiento de millones de toneladas de roca tiene potencial para eliminar esas actividades económicas en el lugar por un tiempo indeterminado.

Así lo advierte Steve Masterman, director de la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska.

“El más notable de los tsunamis fue en 1958, cuando un deslizamiento de tierra generó una ola que se elevó a 1.700 pies (520 metros)”, señala el experto.

Masterman apunta que las rocas liberadas en esa ocasión eran apenas una décima parte del tamaño de un hipotético deslizamiento en Barry Arm.

Es por ello que la entidad dirigida por Masterman expresó su preocupación sobre los peligros geológicos que corren los habitantes de la zona.

Montañas de Alaska

Getty Images
Alaska puede estar a muy poco de un fenómeno climático devastador, advierten los expertos.

El paulatino del derretimiento del permafrost, la capa de suelo congelado existente en regiones como Alaska, el noreste de Canadá, Groenlandia (Dinamarca) o Siberia (Rusia), es apuntado como uno de los principales factores de riesgo de tsunamis en esa zona.

“El permafrost mantiene unida a la tierra y cuando ese hielo se convierte en agua de manera repentina cambian las condiciones y el suelo puede moverse”, explica Liljedahl.

La geóloga apunta que se trata de un asunto muy complejo porque es difícil hacer un diagnóstico de las condiciones en las que se encuentra esa capa congelada en la región, pese a las numerosas simulaciones con computadores que se realizan.

“Realmente necesitamos saber un poco más para determinar qué tan peligroso es el deslizamiento que se avecina. Por eso creemos necesario que se conozca de esta amenaza”, indica.

Liljedahl, al igual que Masterman y un grupo de científicos escribieron una carta pública a mediados de año advirtiendo del peligro de que un deslizamiento y un tsunami devastador se produzca en Alaska.

Otros peligros

Alaska no es la única región que se encuentra en peligro, explica la geóloga del Woods Hole Research Center.

También Columbia Británica, una provincia en el noroeste de Canadá, y Noruega se encuentran ante la posibilidad de deslizamientos y tsunamis por causa del cambio climático.

Terremoto Alaska

Getty Images
En 1964, Alaska vivió un terremoto que dejó decenas de muertos.

“A medida que el calentamiento global continúe derritiendo los glaciares y el permafrost, los tsunamis creados por deslizamientos de tierra están emergiendo como una amenaza mayor”, explica.

Durante el siglo pasado, 10 de los 14 tsunamis más altos registrados ocurrieron en áreas montañosas glaciares.

En 1958, el deslizamiento de tierra en la bahía de Lituya, en Alaska, creó una ola de más de 520 metros, la más alta jamás vista en la zona.

También, después de un el terremoto en Alaska en 1964, la mayoría de las muertes se debieron a tsunamis provocados por deslizamientos de tierra bajo el agua.

190 personas fallecieron aquella vez y se lo registra como el movimiento sísmico más poderoso en Estados Unidos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.