El drama de los migrantes que esperan saltar la valla de Europa en Melilla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El drama de los migrantes que esperan saltar la valla de Europa en Melilla

En las últimas semanas, cientos de migrantes intentaron escalar las vallas fortificadas en Melilla, en lo que las autoridades de ese territorio español describieron como una "avalancha humana".
21 de abril, 2014
Comparte
Migrantes africanos son enviados de vuelta a Marruecos el 3 de abril del 2014 tras ser detenidos mientras intentaban cruzar un cerco con alambres de púa detrás del cual se encuentra el enclave español de Melilla. (AP Photo/Santi Palacios).

Migrantes africanos son enviados de vuelta a Marruecos el 3 de abril del 2014 tras ser detenidos mientras intentaban cruzar un cerco con alambres de púa detrás del cual se encuentra el enclave español de Melilla. (AP Photo/Santi Palacios).

Miles de migrantes de países del África subsahariana viven en una colina en Marruecos. Europa está tan cerca que casi se puede tocar.

La valla que rodea Melilla, un enclave español en el Norte de África, es todo lo que los separa de la Unión Europea.

En las últimas semanas, cientos de migrantes intentaron escalar las vallas fortificadas en lo que las autoridades de ese territorio describieron como una “avalancha humana”.

Dei Doboy, un joven de 19 años y voz suave, dice que “daría su vida” por entrar a Europa.

Durante 14 meses, cuenta, vivió “como un animal” en el bosque del Monte Gurugú, en el lado marroquí de la frontera, donde dormía en una tienda de campaña rudimentaria hecha de piedras, palos y sábanas.

Félix, de 25 años y también originario de Camerún, afirma que quiere terminar sus estudios en Londres.

Ya intentó cruzar la valla de la frontera con Melilla siete veces.

A Ogee, de 22 años, le llevó cuatro meses llegar desde su país de origen, Sierra Leona, hasta las montañas marroquíes próximas a la ciudad española.

Hambre

Lleva viviendo en el bosque cuatro años. “No puedo bajar a las calles porque la policía podría detenerme”, dice. “No tengo libertad. Por eso me vine a vivir al monte”.

Algunos migrantes mendigan en las calles de Nador, la principal ciudad marroquí cercana y su dieta consiste principalmente en pan.

Un hombre nos cuenta que a veces llegan a matar perros y gatos para comer su carne.

Muchos de los migrantes dicen estar cualificados: uno de ellos tiene un diploma en cocina y otro es mecánico. Muchos de ellos hablan al menos dos idiomas.

En el Monte Gurugú, hay varios campamentos organizados por nacionalidades. Un poco más arriba del Campo de Camerún, en la ladera, está el Campo de Mali y más allá otro con miembros de varios países africanos.

ESPANA TREPANDO EL CERCO

Una valla de 11,5 km

Pero todos aquí, tanto los hombres como las pocas mujeres que habitan el monte, están preocupados por una cuestión común: cómo saltar la valla fronteriza metálica de unos 8 metros de altura.

Los campamentos están a apenas 5 minutos de la aduana en auto. Este es un paso fronterizo con mucho tránsito. Cada día se producen unos 40.000 pasos legales de la frontera entre Marruecos y Melilla.

Algunos de los vehículos que la atraviesan son adaptados para que migrantes clandestinos puedan esconderse en reducidos espacios habilitados en el chasis.

Pero es la frontera de 11,5 kilómetros de largo, compuesta de tres vallas coronadas de alambre de espinos y dotada de cámaras de seguridad la que está, según el representante del gobierno español en Melilla, Abdelmalik El Barkani, bajo una “enorme presión”.

Frontera reforzada

Madrid está reforzando la frontera y envió más policías al enclave.

A primera hora de la mañana hay una fuerte presencia policial a lo largo de la valla. Es el momento en el que cientos de migrantes intentaron saltar de forma simultánea, algunos con éxito, en las últimas semanas.

El Barkani señala que la Unión Europea debería dar más ayuda a España para controlar una de los límites más meridionales de su territorio.

Apunta a que las mafias, que trafican con personas hasta lugares como Melilla, hay que combatirlas a través de la educación en la región del África subsahariana para evitar que se emprenda el viaje hacia Europa.

Del otro lado

Algunos de los inmigrantes que consiguen saltar permanecen temporalmente en el centro de inmigración de Melilla, ahora saturado.

Normalmente, este lugar alberga a 500 personas, pero en estos momentos hay más de 1.900 viviendo allí, algunos alojados en carpas verdes de tipo militar.

Musa, de 25 años, viene de la República Democrática del Congo y lleva tres meses en Melilla.

Piensa en una vida en Europa: “Tengo esperanza de que algún día mis sueños se hagan realidad”.

En un tono más áspero, Funwi Ebenezer, de Gabón, cree que su nueva vida en Europa será “dura”.

Quiere vivir en Alemania, pero por el momento, como los otros migrantes en este lugar, se encuentra en un limbo a la espera de que su caso sea procesado.

Más allá de lavar carros aparcados en las calles de Melilla, no hay muchos empleos.

Las autoridades españolas dicen que aunque la mayoría de los migrantes serán trasladados a la península en primera instancia, muchos de ellos serán devueltos eventualmente a los países donde comenzó su viaje.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Patrick Lyoya: video muestra altercado donde policía de EU mata a hombre negro

La policía local divulgó imágenes en las que se ve a un agente peleando con Lyoya, de 26 años, antes de dispararle en la parte posterior de la cabeza mientras yace boca abajo en el suelo.
15 de abril, 2022
Comparte

La policía en Estados Unidos divulgó un video que muestra a un agente de policía blanco que dispara fatalmente a un hombre negro en la parte posterior de su cabeza tras un altercado en torno a un taser, el arma de electroshock usada para incapacitar temporalmente a un sospechoso.

El video del incidente, que tuvo lugar el 4 de abril en Grand Rapids, Michigan, muestra a Patrick Lyoya, de 26 años, huyendo del agente policial luego de que este le ordenara detener su auto.

Posteriormente se escucha al policía, que no ha sido identificado, diciéndole a Lyoya que “suelte” su taser, antes de los disparos que recibe el hombre mientras yace boca abajo en el suelo.

El incidente ha generado protestas. Decenas de manifestantes se congregaron el miércoles frente al Departamento de Policía de Grand Rapids (GRPD) exigiendo que se haga público el nombre del policía involucrado.

Los manifestantes coreaban “las vidas de los negros importan” y “sin justicia no hay paz”.

La policía estatal dijo que está investigando el incidente.

Lyoya era originario de la República Democrática del Congo y vivía en Grand Rapids desde hacía unos cinco años, según la oficina del abogado de derechos civiles Benjamin Crump, que representa a su familia.

Lyoya tenía dos hijas pequeñas y cinco hermanos, dijo la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, quien habló con su familia.

“Llegó a Estados Unidos como refugiado con su familia huyendo de la violencia. Tenía toda la vida por delante”, dijo Whitmer, demócrata.

¿Qué muestran los videos?

El miércoles el Departamento de Policía de Grand Rapids divulgó las imágenes del incidente captadas por la cámara corporal del policía, otra cámara de una unidad policial, el teléfono móvil de un pasajero en el auto de Lyoya y una cámara de seguridad de una casa.

En uno de los videos se ve al policía deteniendo el vehículo de Lyoya poco después de las 08:00 hora local (12:00 GMT) del 4 de abril.

El agente decidió detener el automóvil porque la matrícula no correspondía con el vehículo, dijeron las autoridades citadas por la cadena CNN.

Luego se ve a Lyoya que sale del auto, pero el policía le dice que vuelva a entrar al vehículo.

Con un gesto de confusión, Lyoya permanece entonces fuera del vehículo y pregunta qué ha hecho. El oficial le pregunta si habla inglés y Lyoya responde “sí”.

El policía pregunta repetidamente a Lyoya si tiene una licencia y, después de una breve conversación, este huye del agente.

Luego se ve a los dos luchando en el suelo y el policía saca su taser, por el que los dos pelean. El agente le dice luego a Lyoya que suelte el taser.

Ambos forcejean frente a varias casas en un vecindario de Grand Rapids mientras el pasajero del vehículo de Lyoya desciende del auto y observa lo que sucede.

Durante este altercado, el agente apaga accidentalmente la cámara de su cuerpo, según afirmó la policía estatal.

Sin embargo, también se divulgaron imágenes filmadas desde el teléfono móvil del pasajero en el auto de Lyoya, que muestran cómo el agente dispara a Lyoya en la parte posterior de la cabeza.

En los momentos finales el policía estaba arrodillado por momentos sobre la espalda de Lyoya, a quien intenta sujetar.

Manifestantes en Grand Rapids tras la divulgación de los videos sobre la muerte de Patrick Lyoya

Getty Images
Los manifestantes en Grand Rapids exigieron que el nombre del oficial de policía sea divulgado.

Licencia administrativa

El jefe de la Policía Estatal de Grand Rapids, Eric Winstrom, dijo el miércoles a la prensa: “Desde mi punto de vista del video, el taser se desplegó dos veces. El taser no hizo contacto”.

“Y el señor Lyoya recibió un disparo en la cabeza. Sin embargo, esa es la única información que tengo”.

Winstrom describió el incidente como una “tragedia”.

El agente de policía se encuentra actualmente en licencia administrativa a la espera del resultado de la investigación. No será identificado públicamente a menos que se presenten cargos penales en su contra, dijo Winstrom.

Winstrom agregó que se reunió con el padre de Lyoya, Peter, y que ambos lloraron.

“Lo entiendo como padre… Es desgarrador”, le dijo el jefe policial a la TV local.

Crump ha exigido en representación de la familia Lyoya que el agente sea despedido y se presenten cargos en su contra.

El abogado afirmó que los videos mostraban al policía disparando a Lyoya desarmado “mientras estaba en el suelo y de espaldas al agente”.

Patrick nunca usó la violencia contra este agente a pesar de que el policía usó la violencia contra él en varias ocasiones“, afirmó Crump.

“El video muestra claramente que este fue un uso de fuerza innecesario, excesivo y fatal contra un hombre negro desarmado que estaba confundido por el encuentro y aterrorizado por su vida”, agregó el abogado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.