El futuro de Nintendo a 25 años del Game Boy
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El futuro de Nintendo a 25 años del Game Boy

En el 25 cumpleaños de la consola, la mayoría de los consumidores está optando por jugar en sus dispositivos móviles, ya sean teléfonos o tabletas.
24 de abril, 2014
Comparte

140423114520_gameboy_624x351_bbc

El pasado

El 21 de abril de 1989 la empresa japonesa, Nintendo, estaba de manteles largos al sacar al mercado su primera consola de videojuegos portátil llamada Game Boy.

Si bien no se trataba del primer dispositivo móvil para juegos, había algo en la simplicidad de su diseño y el hecho de que operaba por horas sólo con baterías AA, que llamaron la atención de los usuarios, primero en Japón y luego en el mundo.

El nuevo aparato también cautivó a los programadores de videojuegos que encontraron fascinantes los cuatro diferentes tonos de grises que la consola era capaz de manejar. Hasta entonces las consolas eran o a color o monocromáticas.

Una de las razones detrás de su éxito -logró vender casi 120 millones de dispositivos en sus distintas versiones- fue Tetris.

Cuando Nintendo consiguió los derechos del videojuego, y lo lanzó unos meses después de la salida de la consola, catapultó el éxito de su aparato y vendió en el camino más de 30 millones de copias de Tetris.

Foto: William Warby/ Creative Commons

Foto: William Warby/ Creative Commons

La consola portátil también revolucionó al mundo de los videojuegos al permitir conectar dos Game Boy diferentes con un cable para poder disfrutar títulos multijugador.

En ese sentido Nintendo fue una empresa pionera en un mundo de cables, antes de que iniciara el reinado inalámbrico.

En los años noventa el Game Boy consiguió una gran popularidad gracias a Pokemón, la serie animada en la que pequeñas criaturas domesticables luchan en un mundo ficticio. Sus dos juegos para esta consola más populares, Pokemón Rojo y Azul vendieron más de 23 millones de cartuchos.

Su éxito revivió hace poco gracias a Twitch, una plataforma para transmitir videojuegos en línea, en donde miles de jugadores colaboraron para acabar el juego en unos cuantos días.

El Game Boy salió de circulación en marzo de 2003, casi 14 años después de su creación y dejó tras de sí un legado que recuperó Nintendo DS, su sucesora en la gama de consolas móviles de la empresa japonesa.

El futuro

El otrora éxito de las consolas portátiles de Nintendo -y de Sony- ha caído dramáticamente. Nintendo reemplazó al Game Boy con Nintendo DS en 2004, de los cuales ha logrado vender más de 150 millones de unidades en 10 años.

La cifra es superior a las ventas del Game Boy en 14 años, pero la gran diferencia es que ahora la gente consume mucho más tecnología. El DS es la consola con más ventas en la historia de Nintendo, pero a diferencia de su predecesor, su éxito en el mundo no es tan grande como el que goza en su país de origen.

El mayor problema de la consola portátil de la empresa japonesa -y de su rival Sony- es que la mayoría de los consumidores está optando por jugar en sus dispositivos móviles, ya sean teléfonos o tabletas.

Ahí la mayoría de los juegos cuestan entre US$0.50 y US$3, una gran diferencia con respecto a los US$30 que hay que desembolsar por un juego de Nitendo 3DS o los US$20 que cuesta un juego de PS Vita.

Y eso que no todos son baratos ya que títulos como Minecraft para Android y iOS a un precio de US$7, han mostrado que hay un mercado en las tiendas de apps para jugadores más exigentes.

El gran problema es que Nintendo no parece dispuesto a abandonar su modelo de negocios en el que vende consolas y juegos exclusivos -como Mario, Zelda o Pokemón- para sus aparatos. Todas las preguntas al respecto son contestadas con la frase de que Nintendo está feliz con su actual modelo de negocios.

Lo más curioso es que nunca hubo una mejor época para esta industria de entretenimiento. La empresa de análisis Gartner estima que a finales de este año este mercado generará ingresos por más de US$101.000 millones en el mundo.

Sin embargo, sólo US$15.000 millones vendrán de juegos para consolas portátiles. De hecho se espera que, por primera vez, los videojuegos para móviles ganen más dinero que los portátiles generando ingresos por más de US$17.000 millones.

El otro sector que va en aumento es el de videojuegos para consolas que se espera alcancen ventas por más de US$49.000 millones este año. Desafortunadamente ahí las cosas tampoco pintan bien para Nintendo.

Foto: AP

Foto: AP

Su consola Wii U, lanzada en noviembre de 2012, sólo ha vendido 5,86 millones de aparatos. Sus rivales -PlayStation 4 y Xbox One- que sólo llevan seis meses en el mercado han vendido 7 y 5 millones de aparatos, respectivamente.

Quizá sea hora de que Nintendo se reinvente, algo que no le es ajeno. Inició su camino como una empresa que fabricaba juegos de tarjetas y se convirtió en una compañía de entretenimiento electrónico. Los vientos de cambio parecen estar, otra vez, tocando a su puerta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Covid: enfrentamientos y desesperación en Shanghái por el estricto confinamiento y la falta de comida

La tolerancia cero contra el coronavirus en China está poniendo a prueba la capacidad de resistencia de los residentes de Shanghái cuando la mayor parte del mundo aprende a convivir con el patógeno.
15 de abril, 2022
Comparte

Bloques de apartamentos convertidos en centros de cuarentena. Civiles enfrentados a la policía. Interrupciones en el suministro de alimentos y productos.

Así es el panorama que vive Shanghái, la mayor urbe de China, en su tercera semana de estricto confinamiento por el brote de coronavirus que amenaza a la controvertida estrategia de “covid cero” del gigante asiático.

A causa de la propagación de la variante ómicron, la ciudad, con 25 millones de habitantes y un peso vital para la economía del país, sufre la peor ola desde la originada en Wuhan hace más de dos años.

Millones están confinados. Todo aquel que dé positivo es puesto en cuarentena. La ciudad registra más de 20.000 casos al día, un número relativamente menor comparado al de muchos países que ya intentan aprender a convivir con el patógeno.

Pero las estrictas medidas de China implican que las infecciones comiencen a salirse de control para las autoridades, que ahora tienen dificultades para encontrar espacio suficiente para los positivos.

Videos aparecidos este jueves en redes sociales muestran choques entre la policía y personas forzadas a dejar sus casas para que sus hogares sirvan como lugares de aislamiento para los infectados.

Shanghái en confinamiento.

EPA
Shanghái tiene 25 millones de habitantes y es considerada la capital financiera de China.

Centros de exhibición y escuelas también han sido convertidos en instalaciones de cuarentena. También se han montado hospitales improvisados.

En un mundo que aprende a vivir con el virus, y con la mayoría de casos detectados siendo leves, las estrictas restricciones de China parecen estar causando ahora una visible desesperación en algunos de sus habitantes.


Análisis de Robin Brant – Corresponsal en Shanghái

Tres semanas de confinamiento y algunos aquí en Shanghái están enojados.

Escenas como estas (los videos de enfrentamientos entre la policía y habitantes) son inusuales, pero también lo es confinar a casi 25 millones de personas.

Vestidos de la cabeza a los pies con trajes protectores en un distrito al este de la ciudad, funcionarios forzaron personas fuera de sus apartamentos de alquiler para convertirlos en instalaciones temporales para la cuarentena, en nombre de la guerra contra el resurgimiento del covid.

Pero que secuestraran sus hogares fue demasiado para algunos, y para todos fue fácil escuchar su desesperación.

A unas pocos kilómetros de distancia hubo una protesta organizada, una postura audaz mientras se afianza el confinamiento en un país donde te pueden arrestar por buscar peleas.

Están enojados porque una escuela local se convirtió en otra instalación de cuarentena. Al final, la policía con escudos antidisturbios los obligó a salir de las calles.

Esto fue a pequeña escala, pero es una señal de ira y frustración a medida que avanza este bloqueo.


Residentes haciendo cola para hacerse tests en Shanghái.

Reuters
No hay fecha establecida para el fin del confinamiento en Shanghái.

Enojo en redes sociales y la calle

En semanas recientes, muchos han recurrido a las redes sociales para quejarse sobre las restricciones y la falta de alimento y suministros.

Normalmente, este tipo de quejas y comentarios no pasan los filtros de censura oficiales, pero el número de quejas está siendo tan alto que está dificultando la labor de los moderadores.

Muchos otros están usando aplicaciones de mensajería internas para mostrar su descontento.

Lo que ocurre en redes sociales se replica con lo que se ha visto en videos sobre lo que sucede en las calles.

Imágenes han mostrado a residentes gritando a funcionarios y policías pidiendo alimentos y suministros. Y otros videos evidenciaron los choques entre la policía y los residentes que fueron forzados a dejar sus casas para que los casos positivos sean puestos en cuarentena.

Falta de suministros

El bajo número de casos graves en Shanghái ha hecho que muchos se pregunten si el confinamiento es necesario.

Las personas deben ordenar comida y agua y deben esperar por los envíos del gobierno de vegetales, carne y huevos, pero algunos analistas dicen que muchos se están quedando sin suministros.

Trabajadores distribuyendo comida a comienzos de este mes.

Reuters
Los servicios de distribución de alimentos en Shanghái están saturados.

El alcance del confinamiento ha saturado los servicios de entrega, los sitios web de las tiendas de comestibles y hasta la distribución de los suministros del gobierno.

Mientras, en otras partes de China algunos sectores manufactureros puede que se vean obligados a cerrar, al menos temporalmente, porque las compañías no están obteniendo componentes esenciales desde Shanghái.

He Xiaopeng, presidente del fabricante de vehículos eléctricos Xiao Peng, dijo que si las operaciones no reiniciaban otra vez en Shanghái en mayo, potencialmente todas las fábricas de automóviles tendrían que dejar de operar.

“Persistir es vencer”

La vasta mayoría de casos detectados cada día son personas sin síntomas y no ha habido muertes reportadas de forma oficial en la ciudad durante este brote.

Según funcionarios de salud, este jueves solo hubo nueve casos graves, especialmente en pacientes mayores con otras dolencias previas.

Sin embargo, las autoridades han prometido que la ciudad “no se relajará en lo más mínimo”, preparando alrededor de 100 instalaciones de cuarentena para recibir a todos los casos.

La presión sobre la ciudad para poner el brote bajo control viene desde arriba, con el presidente Xi Jinping advirtiendo este miércoles que las estrictas medidas “no deben relajarse” y proclamando que “persistir es vencer” en un discurso publicado por medios estatales.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.