La policía secreta mexicana espió a Gabo (imágenes)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La policía secreta mexicana espió a Gabo (imágenes)

La Dirección Federal de Seguridad (DFS), la temida policía secreta del Gobierno mexicano, vigiló cada una de sus salidas del país, reportó la matrícula de los aviones que abordaba y de los que descendía, infiltró a sus agentes en las entrevistas que le hacían periodistas y le tomaron fotos de su casa en Jardines del Pedregal para saber quién entraba y quién salía.
Por Rafael Cabrera
18 de abril, 2014
Comparte
Gabo2

Foto en su expediente a su llegada a México desde Colombia, el 26 de marzo de 1981.

El par de hojas está fechado el 30 de abril 1980. Fue escrito a máquina y describe el arribo de un grupo de personas al aeropuerto de la Ciudad de México, procedentes de Cuba. En el último párrafo se lee: “(Gabriel) García Márquez es originario de Magdalena, Colombia, de 52 años de edad y porta el documento migratorio FM2 No. 200659 del Registro Nacional de Extranjeros de la Secretaría de Gobernación”. En seguida, viene el nombre del autor del documento: Miguel Nazar Haro, jefe de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la temida policía secreta del Gobierno mexicano.

El Archivo General de la Nación (AGN) resguarda en su Galería 1 tres legajos de documentos sobre el autor de Cien años de soledad, fallecido este jueves 17 de abril de 2014, a sus 87 años. La DFS vigiló cada una de sus salidas del país, reportó la matrícula de los aviones que abordaba y de los que descendía, infiltró a sus agentes en las entrevistas que le hacían periodistas y le tomaron fotos de su casa en Jardines del Pedregal para saber quién entraba y quién salía.

Gabo, como muchos de los intelectuales y escritores de su generación, tuvo marcaje puntal por parte de la policía secreta. Y así lo constatan las más de 250 hojas que reportan a dónde iba, qué conferencias daba, a donde viajaba, qué declaraba sobre Colombia y América Latina.

Aquel 30 de abril, Gabriel y su esposa, Mercedes Barcha, regresaban a México tras haber estado en Cuba con motivo del funeral y sepelio del escritor Alejo Carpentier. De ella, Nazar Haro escribió: “Originaria de Bolívar, de 45 años de edad, emigrada, según oficio número 30704, Visa No. 1298 del 24 de marzo de 1980, por un año…”.

La DFS sabía todo lo que debía saber de ellos. Incluido su dirección exacta.

Cinco días antes, el 25 de abril, un agente de la DFS estuvo entre los reporteros congregados en una conferencia que dio Gabo en el aeropuerto, antes de partir a Cuba para despedir al autor de El siglo de las luces. Pero ese no fue su único motivo del viaje, también fue invitado por Fidel Castro para festejar el aniversario de la Revolución Cubana.

El espía venido a periodista, escribió aquel día: “Con relación a Alejo Carpentier, dijo: yo no suelo hacer frases a la muerte, este hombre pudo haber sido el Premio Nobel de la Literatura este año, ya que fue siempre un luchador por la democracia desde su más tierna juventud…”.

Párrafos más adelante, el agente adelantó una primicia literaria que dejó pasar sin mayor alboroto: “(García Márquez) señaló que tiene dos libros terminado esperando su publicación, uno de cuentos aún sin título y una novela titulada Crónica de una muerte anunciada...”.

Fue hasta 1981 que esa novela vio la luz y se convirtió en un hito de la literatura y el periodismo que distinguieron el estilo de García Márquez.

Un año más tarde, el 28 de julio de 1981, la DFS desplegó un operativo afuera de la casa de García Marquez, ubicada en la calle Fuego, número 144, en Jardines del Pedregal, al sur del DF. El asunto de la vigilancia fue la visita de amigos a su hogar, como Conchita Dumois, del Partido Comunista cubano, entre otros.

Ese reporte fue acompañado de fotos que se tomaron a las personas que entraron al domicilio. Hay una, de Gabo, en la que aparece caminando mientras lee un periódico. El pie de foto precisa: “Gabriel García Márquez, escritor de nacionalidad colombiana residente en México, en el momento en que aborda el automóvil de su propiedad, marca Ranault, color anaranjado, modelo 1976”.

Unos meses más tarde, el 19 de octubre del mismo año, la DFS volvió a vigilar su domicilio con motivo de la visita del secretario general de Partido Comunista mexicano, Arnoldo Martínez Verdugo, y Régis Debray, consejero del presidente de Francia, Francois Miterrand.

Curiosamente, en los documentos conservados en el AGN no hay ninguno sobre el vuelo que tomó para salir de México a fin de recibir el Premio Nobel de Literatura, a finales de 1982. Y, en cambio, sí se conserva una copia del primer capítulo de Crónica de una muerte anunciada, el cual publicó el diario Excélsior el 24 de abril de 1981.

El titular del capítulo decía: “Santiago Nasar murió un lunes en la mañana”. Abajo, dos balazo explicaban al lector lo que leería: “Tiempo fúnebre y un cielo turbio; denso olor de agua quieta. Había dormido poco y mal, sueños felices en un bosque de pájaros”.

Gabo no murió un lunes sino un jueves. Quizá haya dormido poco y mal en sus últimos días a causa de su enfermedad. Quizá ahora tenga sueños felices en un bosque de pájaros, donde no habrá espías del Gobierno mexicano vigilando su último viaje.

Aquí algunas de las imágenes del archivo sobre Gabriel García Márquez:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: la enfermera que ‘vacunó’ a miles con agua salina en Alemania

Las autoridades en Frisia, Alemania, temen que más de 8.500 personas, muchas de estas vulnerables, pudieron haber recibido la falsa vacuna.
12 de agosto, 2021
Comparte
Centro de vacunación en la ciudad de Dresde, Alemania

Getty Images
El engaño sucedió en un centro de vacunación como este de la ciudad de Dresde.

Una enfermera está siendo investigada por haber inyectado con agua salina en lugar de con una vacuna de covid-19 a miles de personas en Alemania.

El engaño sucedió entre marzo y abril de este año en un centro de vacunación de la provincia de Frisia, una zona rural en la costa del mar del Norte.

Aunque la inyección de una solución de agua salina es inocua, se estima que unos 8.600 residentes recibieron la falsa vacuna, muchos de ellos de avanzada edad, por lo que están en un grupo de alto riesgo si se contagian de coronavirus.

El subdirector de policía de Wilhelmshaven-Frisia, Peter Beer, dijo en rueda de prensa que, basados en los testimonios de testigos, había “una sospecha razonable de peligrosidad”.

Las autoridades están instando a las personas que pudieron ser afectadas a que se vuelvan a poner una vacuna.

No hay mucha información con respecto a la enfermera responsable del engaño -que no ha sido identificada- pero se sabe que trabajaba para la Cruz Roja y estaba encargada de llenar los viales con las vacunas Pfizer, Moderna o AstraZeneca.

A finales de abril se supo de una situación de intercambio de la solución en los viales, pero en el momento se creyó que había sido un incidente único, según el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

En esa ocasión, la enfermera reconoció que había llenado seis jeringas con solución salina en lugar de la vacuna Pfizer. Uno de los viales se cayó al piso mientras lo mezclaba y trató de ocultarlo, escribe el diario alemán.

Las manos de una enfermera inyectando el brazo de una paciente

Getty Images
La enfermera estaba encargada de llenar los viales con la vacuna.

Las autoridades procedieron a verificar el nivel de protección de más de 100 personas vacunadas ese día mediante pruebas de anticuerpos.

La policía y la fiscalía continuó investigando y encontraron indicios concretos de nuevos casos durante la indagación de testigos de mediados a finales de junio, de acuerdo al subdirector de policía Beer.

Se ha podido establecer que unas 10.000 vacunas estarían comprometidas.

“Estoy completamente estupefacto ante este episodio”, comentó el concejal de Frisia Sven Ambrosy, al tiempo que instó a la revacunación de los afectados lo más pronto posible.

“Debemos evitar el daño a estas personas, incluso si no sabemos realmente cuántas personas están afectadas”, declaró.

No está claro cuáles fueron los motivos de la enfermera para efectuar el engaño, pero con anterioridad había manifestado su escepticismo contra las vacunas en las redes sociales, según los investigadores.

El caso de la enfermera ha sido remitido a una unidad especial que investiga crímenes políticamente motivados.

Protesta del grupo antivacuna Querdenken en Stuttgart, Alemania

EPA
Los grupos antivacuna han ganado adeptos en Alemania.

En Alemania, grupos que se oponen a las vacunas han tomado fuerza y ganado adeptos con sus mensajes infundados y teorías de la conspiración en las redes, y multitudinarias marchas de protesta.

Uno de estos grupos, Querdenken, tiene vínculos con la extrema derecha, y el verano pasado intentó penetrar y tomar por la fuerza el Bundestag (Parlamento de Alemania) al final de una manifestación en Berlín.

Esas acciones han engendrado una nueva corriente de personalidades en las redes sociales que promueven la desinformación, reclutan seguidores y hasta venden mercancía alusiva a su postura.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.