Nuevo Samsung Galaxy S5: qué dicen los expertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Nuevo Samsung Galaxy S5: qué dicen los expertos

Resiste al polvo y al agua, lee huellas dactilares y ritmo cardiaco. ¿Pero cómo está de sistema operativo? Échale ojo.
12 de abril, 2014
Comparte
Foto: AP

Foto: AP

Este viernes 11 de abril salió a la venta a nivel mundial el nuevo teléfono estrella de Samsung, el Galaxy S5.

Es resistente al polvo y al agua y tiene un lector de huellas dactilares, lector del ritmo cardiaco, pantalla de 5,1 pulgadas, cámara de 17 megapixeles y una conectividad más rápida.

Samsung espera seducir a los usuarios con la quinta versión de su teléfono insignia y así enderezar el rumbo, en momentos en que se encamina a la que podría ser su primera caída de ganancias anuales en tres años.

A pesar de que la empresa surcoreana sigue siendo el mayor productor de teléfonos móviles del mundo, está amenazada por las alternativas más baratas hechas en China y una saturación del mercado.

La mayoría de la gente que quería un teléfono inteligente de alta gama ya lo tiene, por lo que es más difícil vender nuevos teléfonos.

Consciente de los desafíos, el fabricante fijó un precio para el S5 un 10% por debajo del anterior modelo S4. El precio del modelo desbloqueado en Corea del Sur es de US$832.

BBC Mundo recogió la opinión de varios expertos:

Chris Hall, editor del sitio sobre dispositivos móviles Pocket-lint

El Samsung Galaxy S5 va a lo seguro en el diseño, fiel a una fórmula ya probada con su carcasa de plástico y su acabado con un entramado cromado. Es fácil agarrarlo de la parte posterior y todavía tiene la ventaja de poder cambiar la batería, dos cosas a favor.

Por dentro Samsung le ha metido la última tecnología, como para hacer del teléfono un verdadero bólido.

Tiene potencia del procesador y rendimiento de batería para todo el día, una impresionante pantalla de 5,1 pulgadas (13 cm.), con una cámara que ofrece buenas fotos y la opción de captura de video de 4K de ultra alta definición, listas para atravesar la próxima generación.

Pero la implementación del escáner de huellas digitales no es tan prolija como la del iPhone y tampoco estamos seguros de que el sensor de frecuencia cardíaca sea algo que los usuarios estuvieran deseando.

Tiene muchas características para hacerlo un dispositivo súper-conectado, pero creo que la interfaz del usuario podría ser un poco más rápida y pulida.

El Samsung Galaxy S5 es, sin duda, un gran dispositivo, pero no estamos convencidos de que sea el más grandioso.

Nick Dillon, analista de la consultora Ovum

El lanzamiento del Samsung S5 fue bastante decepcionante y creo que la mayoría de los consumidores no sabrían explicar la diferencia entre el nuevo modelo y el del año pasado.

Los lanzamientos de teléfonos móviles solían tenernos al borde de los asientos, pero ya perdieron el factor sorpresa. Esto es un síntoma de la madurez del mercado de teléfonos inteligentes, donde innovar es difícil.

Miremos el S5. Una de sus características más anunciadas es un monitor de ritmo cardíaco, que es difícil de ver como algo más que un truco de marketing.

Es cierto que los consumidores usan monitores del ritmo cardíaco para correr y andar en bicicleta, pero estas actividades exigen dispositivos especializados, con un monitoreo constante, en lugar de las mediciones aisladas que toma el S5.

Esto es una muestra de por dónde pasará la innovación en el futuro: las funciones individuales del dispositivo se trasladarán a accesorios portátiles y accesorios que se conecten al smartphone.

Por supuesto, la propia Samsung no ignora esta tendencia y pasó casi la mitad del lanzamiento del S5 hablando sobre sus nuevos relojes inteligentes y bandas de ejercicio.

El teléfono inteligente no va a desaparecer en el corto plazo, pero si estamos buscando las últimas innovaciones, debemos mirar la cantidad de accesorios vestibles que están comenzando a inundar el mercado.

Evan Blass, @evleaks, experto en primicias sobre celulares

Aunque Samsung esté lanzando su nuevo teléfono Galaxy S5, nuestras mentes ya están enfocadas en el año que viene, cuando salga el Galaxy S6.

A diferencia de este último ciclo, el gigante surcoreano probablemente se verá obligado a hacer mejoras significativas en las características técnicas.

Mientras que la transición del S4 al S5 trae cambios de pequeña importancia, probablemente Samsung se pondrá al día con el S6 ante su rival LG, del que se rumorea que su próximo modelo de teléfono G3 tendrá una pantalla de mayor resolución.

Del mismo modo, deberíamos ver un aumento más sustancial en la velocidad del procesador, así como un paso de los 32 bits a la arquitectura de chips de 64 bits, una opción que ayudaría a los desarrolladores a ofrecer las mismas aplicaciones en plataformas distintas.

Samsung también tiene un problema creciente que no tiene nada que ver con la paridad de especificaciones: los consumidores quieren que la empresa empiece a usar más materiales de primera calidad como el aluminio de los HTC One o la cubierta de madera del Moto X.

Hasta que Samsung no esté listo para asumir la producción en masa al siguiente nivel, tanto en el software como en el hardware, los rivales lo tendrán relativamente fácil para capturar su cuota de mercado.

Wired, sitio especializado

El Samsung Galaxy S5 no se compara al salto cualitativo que fue el S4. Tiene mejor pantalla, procesador y cámara, más un sistema operativo mejorado, por no hablar de frivolidades como el escáner de huellas digitales y un monitor de frecuencia cardiaca.

Pero estos son todos cambios que le permiten mantenerse al ritmo de la competencia en lugar de tomar la delantera. No es barato, pero está sin duda a la altura de los mejores disponibles, y aunque uno puede preferir el HTC One (M8) por su elegante cubierta de metal, o el LG G Flex por sus innovadores controles traseros, tal vez incluso el Sony Xperia Z2 por su cámara, la elección será en gran medida una cuestión de gusto más que por cualquier superioridad tecnológica.

Lo mejor: bonita pantalla, procesador poderoso, formato delgado, muchos extras.

Lo peor: la carcasa plástica no les gustará a todos, el lector de huellas digitales no es tan bueno como el del iPhone.

Calificación general: 9 sobre 10.

PC Advisor, sitio especializado

El gigante coreano ha tenido un gran éxito con su gama insignia Galaxy S, pero ¿podrá esta última edición defenderse frente a la dura competencia? El iPhone 5S sigue siendo un gran teléfono y HTC ha impresionado con el nuevo HTC One M8.

Las cosas no han cambiado mucho desde el Galaxy S4. Samsung, como de costumbre, ha llenado el Galaxy S5 de nuevas funciones, pero muchas son bastante innecesarias. El monitor de ritmo cardíaco es un buen ejemplo y aunque el escáner de huellas dactilares es “cool”, es difícil de usar.

Tiene algunas piezas de hardware de alta gama, sobre todo la pantalla, pero nada que se destaque en un mercado concurrido y competitivo.

Un elemento clave es que el diseño del Galaxy S5 se queda corto. Es de plástico, se parece a cualquier otro teléfono de Samsung y no da la sensación de ser algo “Premium”. Los usuarios de Galaxy S4 no necesitan esta actualización y todos aquellos que buscan un smartphone, mejor busquen en otro lugar.

Calificación general: 4 estrellas sobre 5.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los anticuerpos monoclonales y por qué podrían ser una alternativa contra el COVID

En paralelo a la búsqueda de una vacuna, investigadores analizan la posibilidad de utilizar anticuerpos monoclonales tanto para evitar la infección de SARS-CoV-2 como para combatirla.
27 de agosto, 2020
Comparte

A la par que avanza la carrera por encontrar una vacuna contra la covid-19, equipos de investigación y farmacéuticas en todo el mundo continúan buscando desesperadamente alternativas para lidiar con la enfermedad provocada por el coronavirus.

Y uno de los hallazgos que se perfila como prometedor es la terapia de anticuerpos monoclonales (mAbs), un tipo de fármaco que puede utilizarse tanto para prevenir la infección como para tratarla una vez que la enfermedad se ha desarrollado.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Cuando nuestro cuerpo detecta la presencia de un antígeno, en este caso el SARS-CoV-2, el sistema inmunitario produce anticuerpos, unas proteínas destinadas a neutralizar a ese antígeno en particular, con el objetivo de evitar que penetre en nuestras células, secuestre su mecanismo y se reproduzca.

Los anticuerpos monoclonales son copias sintéticas creadas en el laboratorio a partir de un clon de un anticuerpo específico, hallado en la sangre de una persona que se ha recuperado de la covid-19.

Es decir, los mAbs imitan a los anticuerpos que nuestro cuerpo produce de forma natural.

Viaje en transporte público durante la pandemia.

Getty Images
En tanto no se encuentre una cura o una vacuna, muchas medidas de seguridad como la distancia social y el uso de mascarillas seguirán vigentes en la mayor parte del mundo.

“A diferencia de una vacuna, que introduce una proteína o material genético en nuestro organismo para estimular al sistema inmune (para que genere anticuerpos), estos son anticuerpos que se le suministran al cuerpo para brindarle protección”, le explica a BBC Mundo Jens Lundgren, médico especializado en enfermedades infecciosas de la Universidad de Copenhague y del hospital Rigshospitalet, en Dinamarca.

“Es lo que llamamos inmunidad pasiva”, añade el investigador, quien lidera uno de los ensayos sobre anticuerpos monoclonales de la farmacéutica Eli Lilly.

Terapias exitosas

Desarrollados por primera vez como terapia en los años 70, se utilizan en la actualidad para tratar exitosamente una serie de enfermedades que abarcan desde el sida hasta numerosos tipos de cáncer.

Dese el inicio de la pandemia, son muchos los laboratorios -AstraZeneca, Regeneron, VirBiotechnology, Eli Lilly y Adimab, entre otros- que se han abocado a investigar anticuerpos monoclonales que resulten efectivos contra el coronavirus, y han hallado decenas que se muestran promisorios.

Desde una perspectiva terapéutica, le explica a BBC Mundo Gigi Gronvall, profesora especializada en inmunología del Centro Johns Hopkins de Seguridad Sanitaria en Estados Unidos, los anticuerpos monoclonales son relativamente similares a la terapia de plasma convaleciente, en la que el paciente recibe plasma de una persona recuperada, pero constituyen una forma “mucho más moderna y depurada”.

Laboratorio

Getty Images
Los mAbs se han utilizado con éxito para tratar otras enfermedades como el cáncer.

“Cuando le das plasma a alguien, le estás dando todos los anticuerpos que produjo esa persona. Unos pueden ser efectivos, pero otros no. Lo que contiene es un poco un misterio”, dice la profesora.

En cambio los anticuerpos monoclonales “están hechos a partir de la selección de aquellos que tienen la capacidad de neutralizar al virus”.

El proceso de aprobación de estos fármacos puede llegar a ser más rápido, añade Gronvall, dado que los entes reguladores están muy familiarizados con los mAbs ya se emplean para tratar numerosas enfermedades.

“Su mecanismo de acción está muy comprendido: sabemos que los anticuerpos se unen a cosas y por eso bloquean físicamente la entrada del virus a la célula”, explica.

“Para los reguladores, es fácil saber lo que ocurre con ellos, por eso pueden llegar a superar los obstáculos de las regulaciones antes que las vacunas”, afirma la académica.

“Mejores que la vacuna”

Laura Walker, directora asociada de Adimbab, uno de los laboratorios que investiga anticuerpos monoclonales para la covid-19 y cuyos ensayos clínicos comenzarán en enero, confía más en la capacidad profiláctica de los anticuerpos monoclonales que en la terapéutica.

“En algunos casos han funcionado en el contexto del tratamiento. El ejemplo más reciente es el del ébola, donde los anticuerpos monoclonales demostraron reducir los índices de mortalidad en pacientes enfermos y también en casos de VIH, pero no sabemos si va a funcionar con el SARS-CoV-2”.

Abuela saludando a su nieta detrás de una ventana

Getty Images
Para las personas mayores, que no reaccionan tan bien con las vacunas, los mAbs pueden ser una mejor opción.

“No ha funcionado en casos de virus respiratorio sincitial (VSR), no ha demostrado un gran éxito con la influenza, ni tampoco en otros virus respiratorios”.

Aunque reconoce que en el caso de la covid-19, cuyo período de incubación es más largo en comparación por ejemplo con la gripe, puede haber una ventada de oportunidad más grande para la terapia.

De lo que no duda, sin embargo, es de los beneficios que puede ofrecer como método para prevenir la enfermedad, y considera incluso que los anticuerpos monoclonales pueden tener más ventajas que las vacunas.

Una vacuna, dice la experta, induce la producción de todo tipo de anticuerpos y solo una porción de ellos son neutralizantes.

“Al poder elegir anticuerpos, solo seleccionamos los más potentes. En nuestro caso, por ejemplo, hemos identificado anticuerpos muy raros. Y, uno en particular, es extremadamente potente no solo contra el SARS-CoV-2, que produce la covid-19, sino también contra varios otros virus de la familia de los SARS”, asegura.

“Estos son los tipos de anticuerpos que queremos producir a gran escala, no solo para darle inmunidad en esta pandemia a las personas que no responden bien a las vacunas, sino para futuras pandemias, ya que es muy probable que veamos más coronavirus en el futuro”.

La vacuna también puede inducir anticuerpos muy potentes, continúa Walker, pero estos “pueden no estar presentes en grandes cantidades”.

“Por esta razón, suministrar un único anticuerpo monoclonal pero con una alta potencia y en una dosis alta puede brindar una protección más elevada que una vacuna”, acota.

Otro punto débil de las vacunas en comparación con los mAbs, señalan Gronvall y Walker, es que no funcionan de la misma manera para todos los rasgos etarios.

Plasma

Getty Images
El tratamiento con mAbs vendría a ser una versión moderna y mucho más depurada del tratamiento con plasma convalesciente.

“Son efectivas para la gente joven, pero a veces la gente mayor no genera una respuesta inmunitaria tan poderosa ante una vacuna. Lo hemos visto por ejemplo con la vacuna de la gripe”, dice.

Lo mismo ocurre en el caso de las personas inmunodeprimidas.

La inmunidad pasiva, en cambio, no tiene este problema.

Las dificultades son otras…

Costo, período de inmunidad y efecto contrario

Por un lado, está el tiempo en que se mantendría la inmunidad de los anticuerpos monoclonales que, modificaciones de por medio, podría oscilar entre los cinco y seis meses.

No se sabe aún qué inmunidad otorgará una vacuna contra la covid-19, pero recordemos que, en la mayoría de las vacunas, una dosis alcanza para toda la vida, mientras que otras necesitan uno o dos refuerzos cada 10 años.

Sin embargo, el mayor problema es el acceso a este fármaco y el costo de producción, que supera con creces a los de una vacuna.

Según un reporte de Wellcome, una fundación de salud global e independiente que hizo un llamado para expandir el acceso a los anticuerpos monoclonales, “el 80% de los mAbs se venden en EE.UU., Europa y Canadá”.

“Solo el 20% de los mAbs se vende en el resto del mundo, que conforma el 85% de la población global. Pocos, si algunos, están disponibles en países de ingresos bajos y medios”, dice el informe publicado a mediados de agosto.

Estos tratamientos médicos se encuentran entre los más caros del mundo. Para darnos una idea, el precio promedio de un tratamiento con mAbs en EE.UU. oscila entre US$15.000 y US$200.000 al año.

Y, por último existe otro problema vinculado a su seguridad.

Si bien los anticuerpos son un arma de defensa, en algunos casos “actúan de forma opuesta, acrecentando la infección“, le dice Lundgren a BBC Mundo.

Es un complejo fenómeno conocido como amplificación de la infección dependiente de anticuerpos, en el que algunos anticuerpos en vez de prevenir la entrada del virus a la célula, la facilitan.

Por el momento, “no lo hemos visto con la covid-19, pero se ha visto con otras infecciones virales”, aclara el investigador.

Esto deberá ser evaluado minuciosamente en ensayos clínicos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.