Proyecto senatorial de reforma política del DF elimina espacios para participación ciudadana
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Proyecto senatorial de reforma política del DF elimina espacios para participación ciudadana

Tanto en la concepción de la nueva Constitución, como en las nuevas estructuras de gobierno que regirán la vida política, económica, social y cultural en el territorio capitalino, argumentan asociaciones civiles.
Por Paris Martínez @paris_martínez
5 de abril, 2014
Comparte
Las principales avenidas del DF lucen casi vacías en el primer día del 2014. Foto: Cuartoscuro

Las principales avenidas del DF lucen casi vacías en el primer día del 2014. Foto: Cuartoscuro

Con la iniciativa de reforma política para el Distrito Federal que, en la actualidad, se encuentra en fase de dictaminación en el Senado de la República, la capital del país volverá a llamarse oficialmente Ciudad de México, será reconocida como una “entidad federativa” igual al resto de las que integran el Pacto de la Unión y podrá contar con una Constitución local, tal como señala el dictamen elaborado por las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, del DF y de Estudios Legislativos de la cámara alta.

Además, establece el documento –obtenido y difundido por la red de agrupaciones ciudadanas Derechos Plenos, Capital Soberana–, las delegaciones políticas de la capital del país se convertirán en demarcaciones territoriales gobernadas ya no por un jefe delegacional, sino por un “Alcalde”, que será asistido por un “Concejo” de hasta 14 integrantes, figura similar a los cabildos municipales que operan en el resto del país.

Sin embargo, destacó Édgar Cortez, integrante del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia AC –que a su vez forma parte del movimiento ciudadano Derechos Plenos, Capital Soberana–, el proyecto de dictamen redactado por las Comisiones Unidas del Senado elimina diversas propuestas planteadas con antelación, lo mismo por legisladores que por organismos civiles, relacionadas con la participación de la ciudadanía tanto en la concepción de la nueva Constitución de la Ciudad de México, como en las nuevas estructuras de gobierno que regirán la vida política, económica, social y cultural en el territorio capitalino, las cuales, afirmó, “seguirán supeditadas a los intereses y necesidades de los partidos políticos, de tal forma que la ciudadanía sólo queda como un mero espectador de una negociación que se lleva a nivel cupular.”

En primera instancia, el proyecto de Decreto, en su artículo Séptimo Transitorio, confiere al jefe de Gobierno la “facultad exclusiva” de “elaborar y remitir el proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México”, por lo cual, señaló Cortez, si se cumple con el anuncio de aprobar esta reforma en los próximos meses, “el único habitante de la Ciudad de México que podrá participar en la redacción de dicha constitución será Miguel Ángel Mancera, ya que no se dejan establecidos mecanismos de consulta o participación ciudadana, no se están planeando foros, ni debates, ni ningún espacio en donde los distintos habitantes de la capital, a nivel grupal o individual, puedan participar. Porque una Constitución no es sólo un documento legal, es, en el fondo, un gran pacto social en el que quedan reflejados los acuerdos de distintos sectores, en torno al tipo de espacio que quieren habitar, construir y compartir? Sin embargo –subrayó–, en el caso de la Ciudad de México, ese pacto social será establecido no por todos los integrantes de la sociedad, sino por Miguel Ángel Mancera y su grupo de asesores”.

El activista y defensor de derechos humanos recordó que, en buena medida, el proyecto de Decreto que está en dictaminación está basado en la iniciativa de reforma política presentada por el mismo Mancera, en 2013, y recogida por el grupo parlamentario del PRD en el Senado.

“Y esa fue una iniciativa que presentó el jefe de Gobierno, sin que se enriqueciera con ninguna aportación civil, no la discutió con la ciudadanía, siendo que en la capital hay muchas personas, académicos, expertos, y grupos civiles que tienen el derecho de que su opinión sea escuchada, tomada en cuenta e incluida. Sin embargo, hemos llegado a la paradoja de querer reformar la vida de una de las ciudades más importantes del país, pero sin que sus habitantes participen”.

Otro ejemplo de esta situación, destacó, es que el documento elaborado por las Comisiones Unidas del Senado no prevé una convocatoria real a integrar una Asamblea Constituyente, que analice la propuesta de Constitución elaborada por el Jefe de Gobierno, y posteriormente la apruebe, sino que este rol lo cumplirán los mismos diputados de la Asamblea Legislativa, que adoptará un doble rol: el de Poder constituido y el de Poder por constituirse, “lo cual es totalmente paradójico”.

En vez de eso, señaló el representante de la red Derechos Plenos, Capital Soberana, lo conducente es que la ciudadanía elija a los “asambleístas constituyentes”, pero no entre el catálogo de políticos o de aspirantes a una curul que emanen de los partidos, sino de entre la misma sociedad.

“Hasta ahora –afirmó Cortez–, en este proyecto de dictamen está previsto que la Asamblea Constituyente esté integrada únicamente por partidos políticos, cuando tendría que verse como una asamblea plural, representativa, ya que en una ciudad como esta, los partidos no pueden ser las únicas voces que se escuchen. En esa Asamblea Constituyente tendrían que estar los académicos, los expertos, las organizaciones civiles, la ciudadanía, los pueblos originarios, los y las jóvenes, adultos mayores… Ésta es una ciudad tan diversa que el proceso constituyente tendría que reflejar esa misma pluralidad.”

Pero la ciudadanía no sólo fue ignorada al momento de elaborar la iniciativa de reforma que actualmente “se negocia a nivel cupular”, destacó, sino que de ésta iniciativa fue eliminada la propuesta de establecer un proceso de referéndum para sancionar el proyecto constitucional, que inicialmente sí estaba incluida en el paquete de proyectos legislativos que se conjuntaron en el documento de Comisiones Unidas, el cual, concluyó, tampoco prevé mecanismo alguno para remover de su cargo a quien ocupe la Jefatura de Gobierno.

A continuación, te presentamos de forma íntegra, el proyecto de “Dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; del Distrito Federal y de Estudios Legislativos, primera, con opinión de la Comisión Especial para el Desarrollo Metropolitano, en relación con la iniciativa con proyecto de Decreto por el cual se reforman y adicionan diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de Reforma Política de la Ciudad de México”.

Dictamen_2 by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El punto débil del COVID que encontró una científica mexicana (y cómo puede servir para neutralizarlo)

La física mexicana Mónica Olvera de la Cruz detectó con su equipo de científicos que el nuevo coronavirus tiene un componente que puede ser bloqueado para evitar su transmisión al cuerpo humano.
Getty Images
18 de agosto, 2020
Comparte

Como especialista en física enfocada en la ciencia de los materiales, la doctora mexicana Mónica Olvera trabajaba en sus propios desarrollos tecnológicos hasta que la pandemia de COVID-19 cambió las cosas.

Un familiar suyo enfermó de gravedad en México, lo cual llevó a la científica a enfocar sus estudios en entender cómo el virus SARS-CoV-2 interactúa con el cuerpo humano a un nivel físico-biológico.

“Yo no tenía nada qué ver con medicina. Yo soy científica en ciencia de materiales. Pero a la hora de ver este problema tan fuerte, entramos en acción”, dice a BBC Mundo la especialista.

Su equipo en la Universidad Northwestern (Estados Unidos) analizó las diferencias entre el coronavirus que causó la epidemia SARS de 2003 y el causante de la enfermedad COVID-19.

Y encontró un punto débil con el que se le puede atacar.

“Estamos bloqueando el virus”, señala al explicar cómo su experimento a nivel molecular ha reducido de manera inicial en 30% la conexión del patógeno con los receptores humanos.

Una ilustración del SARS-CoV-2 atacando una célula

Getty Images
Las espigas (amarillas) del coronavirus se conectan a las células AC2 (en turquesa) del cuerpo. Si se impidiera eso, se neutralizaría.

“Antes de entrar el virus (en el cuerpo), sí podemos atacarlo para que ya no tenga tanta energía de atracción, que no sea capaz de infectar. Y si entra, que esté bloqueado el sitio”, explica la científica.

“Es otra manera de curar. Esto no son anticuerpos , los cuales tienen el problema de que pueden hacer resistente al virus. Hay muchos casos en los que los virus se vuelven resistentes a los anticuerpos”, añade.

En tres meses Olvera espera diseñar un polímero -un compuesto químico- que triplique la efectividad del bloqueo y que esto se convierta en una forma de proteger al cuerpo de un virus tan contagioso como el SARS-CoV-2.

¿Cuál fue el hallazgo?

El SARS-CoV-2 ingresa al cuerpo a través de sus proteínas S, que hacen contacto con la enzima convertidora de angiotensina (AC2) de las células humanas.

Las células AC2 también están presentes en el corazón, en el estómago, en el riñón, “por eso cuando uno se infecta (con el virus SARS-CoV-2, este) puede dañarlos”, explica Olvera.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

Así que en su estudio, hecho en colaboración con el doctor Baofu Qiao, detectó que el SARS-CoV-2 tiene conexiones con cargas positivas en la proteína espiga (o spike) de su corona que pueden ser bloqueadas.

“La energía de atracción entre ese grupo que está en la spike y las células epiteliales era más débil en el primer coronavirus que en el SARS-CoV-2″, explica Olvera.

“Nos dimos cuenta de que si mutábamos los que no estaban en el de 2003, la atracción con el receptor bajaba. Nada más lo mutamos y bajó muchísimo su atracción“, añade.

El trabajo de bloqueo se dio en uno de los tres grupos de la proteína espiga, lo que redujo en un 30% la capacidad del virus para conectarse con el receptor, en este caso las células del cuerpo.

A diferencia de otras investigaciones, Olvera y Qiao detectaron un sitio con carga positiva, llamado sitio de escisión polibásico, a 10 nanómetros (algo sorprendentemente “lejano” de la base, en términos de esas mediciones) en la proteína espiga.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t=5s

Así que si se obtiene un polímero que bloquee los tres grupos, como lo están investigando, el resultado podría triplicarse y hacer que el nuevo coronavirus tuviera muy poca oportunidad de atacar al organismo.

“Yo quiero diseñar uno que ataque a todos. Es muy complicado, es un diseño difícil. Pero la idea es crear una protección bajo un diseño que funcione y quede probado en un laboratorio”, señala la científica.

¿Cómo puede adoptarse en la medicina?

El proceso de crear un polímero que actúe contra las espigas del SARS-CoV-2 puede tomar de dos a tres meses.

Una vez creado, habría que elegir un medio de administración. Olvera considera que podría funcionar a través de un aerosol, con las ventajas que eso tiene.

“Los virus son tremendos. Pueden usar las cápsidas de otros virus y el ARN, duplicarse y mutar”, advierte.

Y es que las vacunas en las que trabajan a contrarreloj varios países y organizaciones enfrentan el problema de que los anticuerpos que generen puedan ser inefectivos ante mutaciones del SARS-CoV-2.

“Nosotros queremos crear algo que no sea biológico, que no cree resistencia. Evitar que el virus encuentre otras maneras de salir adelante. Creemos que puede ser una manera de debilitar el virus, diferente a lo que se está haciendo”, añade.

Si las mutaciones mantuvieran los mismos grupos polibásicos para atraer células receptoras del cuerpo, el remedio seguiría funcionando.

El trabajo desde diferentes ángulos de la ciencia, como la física en el caso de Olvera, puede aportar soluciones a un problema que afecta a toda la humanidad.

“Se está haciendo un esfuerzo enorme. Todos estamos de alguna manera relacionados con esto, es un problema mundial y qué mejor que todos los científicos estén trabajando en esto”, dice la científica mexicana.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.