"Ser transexual no me define como persona"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Ser transexual no me define como persona"

A pesar de los trámites y procedimientos médicos que deben concretar, Ophelia y Victoria son claras: ser transexuales no las define como personas. Son más que su sexualidad y sus cuerpos. Lo dicen con respeto: ser trans no es sinónimo de ser trabajadora sexual, como parecen dictar los estereotipos homofóbicos.
Por Texto de Rafael Cabrera
21 de abril, 2014
Comparte
chicastrans

Ophelia Pastrana (izq.) y Victoria Volkóva  (der.).

Ophelia Pastrana -mujer, mexicana- no tiene pasado, tiene versiones de sí misma. Nació en Colombia, en 1982, y creció bajo el nombre de Mauricio. Hace unos años llegó a México e inició dos procesos: su naturalización y su cambio de sexo. Es ella, pero los papeles insisten en decir que es él. Tiempo después, voló a Medellín para cambiar su nombre. Y de un trámite, en vez de un parto, nació Ophelia.

Pero, otra vez, su sexo original quedó inamovible: M de macho, no de mujer, como es el estándar colombiano en los documentos.

“Machísimo”, ataja. Y se ríe.

Ophelia Pastrana, mujer, mexicana, de 1.90 de estatura y con el cabello rubio, la que tiene más de 23 mil seguidores en Twitter (@OphCourse), legalmente no existe. “Es un seudónimo”, argumenta con ironía.

Aunque ya es mexicana, no ha logrado concretar su cambio sexo-genérico, permitido en la Ciudad de México, porque debe iniciar un juicio contra el Registro Civil para modificar su acta de nacimiento. Pero ella no nació en México sino miles de kilómetros al sur, donde está su acta. Y eso la lleva al mismo punto: Ophelia Pastrana no existe, al menos ante la Ley.

papelesofelia

Papeles de Ophelia.

El siguiente paso para que logre ser quien ella es, será entablar un juicio de amparo contra la Cancillería y el Gobierno capitalino, bajo la lógica de que no le están dando los mismos derechos que al resto de los mexicanos, sólo por ser naturalizada.

“Es un caso bien divertido, un hoyo legal bien curioso”, y se vuelve a reír, con esa risa ligera de quien toma con el mejor humor un sendero de trámites que aún se advierte largo.

<paramname=”allowFullScreen” value=”true”><paramname=”allowscriptaccess” value=”always”><embedsrc=”//www.youtube.com/v/0aBO8gJwZuk?version=3&hl=en_US”type=”application/x-shockwave-flash” width=”560″ height=”315″allowscriptaccess=”always” allowfullscreen=”true”>

***

Victoria Volkóva es una documentalista de sí misma: abrió su propio canal en YouTube para dejar constancia de cómo las hormonas iban haciendo efecto y Víctor, ese cuerpo en el que nació y que no era suyo, poco a poco iba desapareciendo.

Victoria en la actualidad está bajo tratamiento médico en la Clínica Condesa del Gobierno del DF. Decir “está” es algo impreciso, pues seguirá tomando hormonas y medicamentos de por vida. Agradece que el suministro sea gratuito, de lo contrario tendría que desembolsar hasta 2 mil pesos en pastillas a la semana.

Se queja, en cambio, que la Clínica Condesa no sea una autoridad en los juicios de reasignación sexo-genérica de sus propios pacientes:

“Ellos no pueden hacerme ninguna carta diciendo que realmente llevo tanto tiempo en este tratamiento y que realmente soy una persona trans. Y ellos no hacen tu peritaje”. La solución ha sido contratar un médico externo que avale su transición.

Aunque su viejo nombre sigue apareciendo en su tarjeta bancaria o en algún trámite, ella lo toma con humor. “Cuando preguntan por Víctor digo que soy su novia”, explica. O, más bien, dice eso porque no quiere andar dando explicaciones.

Ellas, Ophelia y Victoria, viven en el mismo apartamento en algún sitio del DF. Se indignan por todo lo que deben pasar. Se apoyan, y ríen, porque a final de cuentas lo están pasando juntas.

***

A pesar de los trámites y procedimientos médicos que deben concretar, Ophelia y Victoria son claras: ser transexuales no las define como personas. Son más que su sexualidad y sus cuerpos. Lo dicen con respeto: ser trans no es sinónimo de ser trabajadora sexual, como parecen dictar los estereotipos homofóbicos.

Ophelia tiene estudios en Física y Economía, y se ha especializado en desarrollar código para sitios web y en la creación de estrategias de marketing digital. Es una invitada recurrente en foros digitales. Es una geek.

Victoria es maquillista, asesora de modas y, a veces, también modelo. Es una estrella de YouTube gracias al registro que hizo de su transición.

Viven a diario la discriminación. A veces más, a veces menos. Pero tampoco andan con miedo y salen cada día a hacer su trabajo. Cuando cuentan sus anécdotas sobre todo lo que les ha pasado, parecen competir por ver cuál es más patética. A Ophelia una vez la corrió un mesero de un restaurante porque no había un baño para gente “como ella”, y a Victoria la sacaron del baño de mujeres de Reforma 222 porque no podía estar ahí.

Otra ocasión, cuenta Ophelia, la Policía federal la detuvo en el Aeropuerto del DF porque su aspecto no coincidía con el de sus documentos. Venía de Corea del Sur, donde se sometió a una cirugía para adelgazar su voz, y no debía hablar. Acabó gritando y con un desgarre en la garganta. La dejaron ir como si nada. “Me trataron como narcotraficante”, recuerda.

También está el dilema cuando alguien las invita a salir. Tienen una regla: dejar en claro desde el inicio su condición, para evitar sorpresas. No es su parte favorita de tener citas, pero lo prefieren así. Es por honestidad, pero también por su propia seguridad.

Y siempre está esa pregunta que todos parecen hacerse siempre sobre sus cuerpos. Pero son claras: lo que tengan entre sus piernas, a nadie más que a ellas les incumbe.

“Ser transexual es algo tan pequeño de ti. Yo no soy quien soy porque soy transexual. Ni ser transexual me define. Soy muchas más cosas antes que ser transexual”, reflexiona Victoria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cuándo una persona enferma de COVID-19 deja de ser contagiosa (tenga o no síntomas)?

Existe la creencia de que algunos virus sólo se propagan cuando se están incubando, o de que solo con tos o fiebre puedes contagiar a otros. ¿Qué ocurre con el coronavirus?
17 de noviembre, 2020
Comparte

Quizás todos hemos escuchado alguna vez a una persona enferma, con una gripe o un resfriado, por ejemplo, que dice: “no te preocupes, ya no estoy contagiosa”.

Porque existe la creencia de que algunos virus sólo se propagan cuando se están incubando, es decir, durante el período que pasa desde que te infectas con el virus hasta que aparecen los primeros síntomas.

La creencia, sin embargo, está equivocada.

Muchos virus continúan propagándose tiempo después de que los síntomas de la persona contagiada desaparecen.

Es decir, una tos o una fiebre no son los únicos indicadores de que una persona puede infectar a otros con un virus.

Y ¿qué ocurre con el nuevo coronavirus SARS-Cov-2 que ha demostrado tener características singulares que no se conocían en ningún otro patógeno?

¿Cuánto tiempo dura su contagiosidad?

Y ¿cómo se pueden evitar las infecciones cuando una persona contagiada con el coronavirus no presenta síntomas?

prueba PCR

Getty Images
Las pruebas PCR pueden seguir dando positivas varios días o semanas después del contagio del virus.

Incubación

Desde que el SARS-Cov-2 fue detectado en China en diciembre pasado, varios equipos científicos han estado investigando el período de incubación del nuevo coronavirus.

Uno de estos estudios, llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hokpins y publicado en Annals of Internal Medicine en mayo, encontró que el período de incubación promedio del nuevo coronavirus es de 5,1 días.

Y la mayoría (97,5%) de los contagiados que desarrollan síntomas lo hacen dentro de un período de 11,5 días.

“Desde que una persona se expone al virus a través de la nariz o de la boca pasan de promedio tres días hasta que empieza a desarrollar síntomas, como tos y fiebre”, le explica a BBC Mundo el doctor Vicente Soriano, médico especialista en enfermedades infecciosas y genética clínica y exasesor de la Organización Mundial de la Salud.

“Pero la capacidad de contagiar a otros, de transmitir ese virus a otros se prolonga de 7 a 10 días más“, explica el experto, que también es profesor de la Universidad Internacional de La Rioja, España.

Agrega que a partir de ese momento, cuando los síntomas ya han remitido o desaparecido, también disminuye la posibilidad de contagiar a otros.

coronavirus

Getty Images
Las mascarillas pueden ayudar a reducir el riesgo de que una persona contagiada y asintomática contagie a otras personas.

El experto subraya, sin embargo, que las pruebas PCR, que se usan para detectar el virus, pueden seguir dando positivas varios días o semanas después del contagio del virus.

Pero esto no quiere decir que la persona siga siendo contagiosa.

“La PCR que detecta fragmentos del genoma del virus puede continuar positiva después de una, dos o hasta tres semanas después de que la persona se curó de covid”, señala Vicente Soriano.

“Pero esa PCR positiva no refleja contagiosidad. Lo que detecta la PCR son fragmentos de virus, o ‘secuencias basura”, que son fragmentos del genoma del virus que están en el tracto respiratorio y que expulsamos durante varias semanas después de haberse curado la enfermedad”, explica el experto.

En efecto, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde que comenzaron a aplicarse e ilustra por qué las estadísticas de la covid-19 están lejos de ser perfectas.

Pero tal como subraya el doctor Vicente Soriano, “la contiagiosidad del coronavirus básicamente son de 7 a 10 días, uno o dos días antes de empezar los síntomas y mientras los síntomas ocurren”, agrega.


¿Cuándo puedo estar con otras personas si tuve covid-19 y tuve síntomas?

  • 10 días después de la aparición de los síntomas y
  • 24 horas sin fiebre y sin usar medicamentos para bajar la fiebre y
  • Cuando ya están mejorando otros síntomas de covid-19

Fuente: CDC


Coronavirus

Getty Images
Se cree que hasta 30% de las personas contagiadas con coronavirus no presentan síntomas.

Pero ¿qué ocurre cuando una persona se contagia con el coronavirus y no presenta síntomas? ¿Cómo saber que no contagiará a otros?

Un estudio publicado en agosto en Journal of the American Medical Association (JAMA) encontró que cerca de 30% de los pacientes que dan positivo con el coronavirus son asintomáticos.

Y los investigadores encontraron que a pesar de no presentar síntomas, los pacientes son portadores de la misma cantidad de virus que los pacientes con síntomas y ambos permanecen con esa carga viral durante el mismo tiempo.

Por eso, señalan los expertos, la importancia de usar mascarillas y observar el distanciamiento social.

Estas dos medidas pueden ayudar a reducir el riesgo de que una persona con covid-19 y asintomática contagie a otras personas.

“Con los asintomáticos no se sabe por cuánto tiempo pueden ser contagiosos”, explica Vicente Soriano.

“Básicamente, las personas asintomáticas pueden transmitir virus a otros durante una semana, igual que los que tienen síntomas, pero a menos que la persona se haga un test de antígeno (para detectar que tuvo la enfermedad) o una PCR, esa persona pasa desapercibida“, le dice el experto a BBC Mundo.

“De allí el interés del rastreo para identificar a las personas que han podido estar en una zona de contagio con gente que aun no ha dado positivo y hacerles el test de antígeno o la PCR, a partir de las 48 horas del evento”.

De esta forma, dice el experto, se puede identificar a los asintomáticos y mantenerlos aislados durante 10 días para evitar otros contagios.

Cuando una persona tuvo síntomas no es necesario realizarse nuevamente la prueba de detección, basta con que se mantenga 10 días aislada para dejar de ser contagiosa.

Pacientes graves

Estas recomendaciones, sin embargo, no se aplican a las personas que tuvieron síntomas más graves de covid-19 y no fueron hospitalizadas.

Tal como señalan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en muchos casos, cuando una persona estuvo grave y no fue hospitalizada deberá permanecer en su casa hasta20 días después de la aparición inicial de los síntomas.

Asimismo, las personas con trastornos del sistema inmune o sistemas inmunes debilitados que tuvieron covid-19, deberán permanecer más tiempo en su casa y consultar a su médico para saber cuándo pueden dejar de aislarse.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aRHd8bOSTvc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.