close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Artes marciales para acabar con la violencia en México (video)
Malala Academia, cuyo nombre se puso en honor a la pequeña activista paquistaní Malala Yousafzai es un centro comunitario donde, según sus fundadores, "se comparten valores, trabajo duro y sobre todo una visión de lo que podría ser México con un alto nivel de educación y un bajo índice de violencia".
Por Yorokobu.es
24 de mayo, 2014
Comparte
Foto: Yorokobu

Foto: Yorokobu

En muchas de las colonias más humildes de México, el hecho de que un niño acabe los estudios es casi una proeza, teniendo en cuenta el gravísimo fracaso escolar que impera entre los jóvenes de las áreas marginales. Por otro lado, el hecho de que ese mismo chico acabe involucrado en asuntos de droga y violencia es proporcionalmente casi igual de fácil.

“Nosotros queremos aportar nuestro grano de arena en la construcción de un país mejor en ese sentido”, dice Roberto Gutiérrez Rúelas, uno de los dos fundadores de la escuela de estudios y deportiva Malala Academia A.C.

“Lo que ocurría es que si les poníamos maestros, educadoras y asesorías posiblemente no querrían venir por sí mismos, y no queríamos que vinieran obligados”.

El aliciente que él y su socio brasileño Helio Nunes Carcereri acordaron para atraer a su escuela gratuita a los menores fueron clases de artes marciales. “A los niños les gustan. Nosotros, que somos dos enamorados de ellas, les proponemos un canje: que el niño pague sus horas de entrenamiento haciendo su tarea”.

Malala Academia, cuyo nombre se puso en honor a la pequeña activista paquistaní Malala Yousafzai (estudiante que lucha por el derecho a la educación de las niñas en su país, víctima de un grave atentado –no mortal- en 2012 debido a sus ideas), es un centro comunitario donde, según sus fundadores, “se comparten valores, trabajo duro y sobre todo una visión de lo que podría ser México con un alto nivel de educación y un bajo índice de violencia”.

Academia Malala from Captalux on Vimeo.

“Lo que hacemos en ese mismo lugar es, por un lado, ofrecer maestros calificados, instalaciones dignas, acceso a computadoras e internet y libros de estudio para el apoyo en las tareas de los estudiantes para generar en ellos un interés real en el cumplimiento de sus deberes”, explica Gutiérrez. Por el otro, tratan de “inculcar a los chicos los valores” que a ellos dos les enseñaron desde jóvenes las técnicas de lucha profesionales.

“Helio y yo platicábamos del creciente índice de delincuencia entre los niños de nuestro país. Cómo la violencia y las drogas cada vez tomaban más niños como rehenes», matiza el instructor el rizoma de su idea.

“En nuestro caso, en nuestra vida, las artes marciales habían sido muy importantes para que hoy seamos las personas que somos. Por eso pensamos que podía ser un camino que los niños aprendieran un arte que pudiera inculcarles una disciplina, pasión, trabajo en equipo, y a la vez de ser el motor que les atrajera hasta aquí. Que tuvieran interés por hacer sus tareas”.

La máxima de estos dos emprendedores de tatami es que “infancia es destino”. Dicen que teniendo en cuenta que “vivimos rodeados por comunidades donde prevalece la delincuencia infantil, las adicciones, la violencia intrafamiliar, el desinterés de los padres por los hijos y una desintegración familiar creciente», quisieron crear un espacio donde los jóvenes se reunieran para hacer sus tareas y trabajos escolares ayudados por profesionales voluntarios a la vez que aprendían diferentes artes marciales y, sobre todo, “sus valores fundamentales”:

“Respeto: en todo momento, y en cada lugar”, empiezan enumerando. “Disciplina: como el motor que genera visiones de mejora; motivación: que hace crecer una ansia de progreso; actitud: la forma como se encaran los retos diarios; lealtad: porque engrandece las amistades; y espíritu de superación: que crea una visión de éxito para toda la vida”.

“Lo que me apasiona de este proyecto es cómo puedes girar el rumbo de un niño destinado a una vida de violencia y drogadicción hacia un futuro de éxito y felicidad con solo dedicarle tiempo a su educación y a la práctica de estos deportes”, esgrime Gutiérrez. “Es una transformación casi mágica”.

Para llevar a cabo su proyecto, piden fondos que les permitan abrir cuantas más Malala Academias posibles por México. En sus cuatro meses de funcionamiento ya cuentan con más de 150 niños becados, 12 maestros voluntarios y con una comunidad de cerca de 8 mil amigos en las redes.

“Buscamos un México mejor, un mejor Estado y una mejor comunidad”, añade el fundador; “en Malala cada niño representa una oportunidad de éxito y una semilla de mejora en cada comunidad. Por eso trabajamos todos los días en enseñarles los valores que les convertirán en seres humanos transformadores de su futuro y del espacio social que les rodea. La única salida a nuestros retos sociales generacionales es la educación”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Cuál es la mejor respuesta cuando en una entrevista de trabajo te preguntan cuál es tu mayor debilidad
Es una de las preguntas más difíciles que te pueden hacer pero también una de la que puedes sacar provecho. BBC Mundo preguntó a varios expertos sobre la mejor estrategia para responderla.
Getty Images
18 de junio, 2019
Comparte

Es una pregunta que muchos temen escuchar durante una entrevista de trabajo.

“¿Cuál es tu mayor debilidad?” es una frase que en boca de un potencial empleador pone a sudar a más de un candidato.

Pero ¿cómo puedes responderla de una forma honesta y efectiva sin echar mano de un burdo cliché?

La BBC habló con varios empleadores, potenciales empleadores, académicos y expertos en contratación de personal sobre la mejor manera de responder a una de las preguntas más difíciles de una entrevista.

¿Por qué la preguntan?

“Lo que los entrevistadores no pueden conocer con certeza mirando un CV es la verdadera personalidad de alguien. Al preguntar ‘¿cuál es tu mayor debilidad?’, en realidad le están preguntando al candidato: ‘¿son correctas las conclusiones a las que he llegado respecto a ti?'”, explica James Reed, jefe de Reed Recruitment, una empresa de contratación de personal de Reino Unido.

“Para ellos esta pegunta es una oportunidad para indagar un poco más en tu carácter”, agrega.

Sé atrevido

Sophie Phillipson, fundadora de HelloGrads, una empresa que le da apoyo a recién egresados universitarios, advierte que respuestas como “soy perfeccionista” o “soy terco” están muy usadas. Además, todo el mundo sabe que trabajar con altos estándares o ser obstinadamente decidido no son debilidades, por lo que muchos buenos entrevistadores te pedirán que pienses en otra debilidad.

“Mi respuesta favorita fue de una recién graduada que empezó diciendo: ‘Ah, tengo tantas debilidades que no sé por dónde empezar‘. Hizo reír a los entrevistadores, logró ponerlos de su lado e hizo una demostración de inteligencia emocional.

“Nos dijo que no estaba ‘lista para trabajar’, que acababa de salir de la universidad y tenía grandes carencias de conocimiento, pero que también había investigado todo lo que había podido sobre el sector, había acumulado toda la experiencia que había podido para prepararse y que, además, tenía mucha intuición y aprendía rápidamente”.

“Sé atrevido, original y humano si quieres ser recordado”, apunta.

Prepárate

A Lewis Constable, un redactor de textos, le preguntaron sobre sus debilidades en una entrevista hace un par de años, pero él se quedó en blanco.

“Perdí el trabajo porque no pude pensar en una debilidad”, afirma.

“Me senté allí como 150 segundos, intentando pensar en una y no pude. Y no es que no tenga de dónde elegir: soy una persona bastante autocrítica, así que no ser capaz de ofrecer una respuesta es algo vergonzoso para mí. Pregunté si podíamos volver a esa pregunta luego… no me sorprendió que la entrevista terminara antes de que tuviera la oportunidad de hacerlo”, rememora.

Evita los lugares comunes

“Di categóricamente que eres consciente de tus debilidades y que trabajas duro para superarlas. Evita los lugares comunes. Usa ejemplos de la vida real para demostrar autenticidad y honestidad, dos valores que la mayor parte de los empleadores aprecian mucho”, señala Jenny Straumers, una experta en psicología empresarial.

“Sé específico. Subraya una debilidad concreta y muestra lo que estás haciendo al respecto. Así, por ejemplo, no digas simplemente que estás trabajando en tus habilidades sociales. Menciona una habilidad concreta que estés trabajando y diles por qué”.

“Explica cómo convertiste tu ‘debilidad’ en algo positivo. La mayor parte de los empleadores quieren ver que te conoces a ti mismo y también que estás aprendiendo constantemente”, agrega.

Sé honesto

Lee Biggins, fundador y director de la plataforma de búsqueda de empleo CV-Library, considera que no hay nada peor que alguien que responde a esta pregunta con el cliché de “soy un perfeccionista”, “siempre tengo que ser puntual”, “me importa demasiado lo que hago” o cosas similares.

“Simplemente no pareces ser genuino y terminas sonando como todos los demás. En lugar de ello, intenta ser honesto con tus respuestas. Si tienes dificultades con un área concreta de tu trabajo, puedes admitirlo en tanto puedas respaldarlo comentando lo que estás haciendo para mejorar en esa área”, señala.

“Por ejemplo, podrías decir ‘lucho con la gestión del tiempo, pero es algo que estoy trabajando con el uso de alarmas para asegurarme de que me apego a un calendario estricto'”, indica.

Ed Johnson, quien está al frente de PushFar, una web de asesoría para quienes quieren avanzar en sus carreras, asegura que la clave es convertir una debilidad en algo que la organización puede considerar como una ventaja para ellos.

“Hilando con cuidado, con frecuencia es recomendable adaptarse al tono de la entrevista. Si es una empresa más ‘creativa’, entonces admitir que no eres bueno en algunos aspectos de ese rol pero manifestando tu deseo de mejorar en esas áreas puede ayudar a hacer sentir a la organización que realmente pueden ofrecerte formación y que, en definitiva, eres alguien bueno para la organización y ellos lo son para ti”, apunta.

… Pero no seas demasiado honesto

El escritor y estratega John Lees ha escrito varios libros sobre cómo hacer una entrevista exitosa y recomienda tener bien preparadas y ensayadas las respuestas.

Es mejor preparar respuestas cortas sobre las fortalezas y debilidades, escribiéndolas en un papel, diciéndolas en voz alta dos o tres veces y poniéndolas a prueba con un amigo de confianza. Pero hay que recordar que los entrevistadores usualmente admitirán que le otorgan más peso a la información negativa y que la recuerdan con más claridad que todas las cosas positivas que dijiste”, señala.

“Nunca reveles información sobre problemas en relaciones laborales del pasado, choques culturales en la oficina, errores críticos como falta de atención a los detalles, feedback negativo que has recibido en el pasado o que te preocupa lo que otras personas puedan decir a tus espaldas”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.