Así es el calvario de una persona homosexual en una estación migratoria
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así es el calvario de una persona homosexual en una estación migratoria

Ender Manuel Martínez, migrante salvadoreño gay y activista de la comunidad LGBT en su país, estuvo encerrado siete meses en la estación migratoria ‘Las Agujas’, en Iztapalapa. Fue detenido cuando se dirigía a pedir asilo a la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado, en Tapachula, Chiapas.
Por Manu Ureste
30 de mayo, 2014
Comparte

Agentes que piden favores sexuales a cambio de un mejor menú en la comida, internos con esquizofrenia que acosan a sus compañeros y amenazan con violarlos, habitaciones vigiladas las 24 horas por cámaras de video, sin sanitarios ni duchas, con un colchón tirado sobre el suelo húmedo y con la misma sábana sin lavar para varios meses.

Ender Manuel Martínez, migrante salvadoreño gay y activista de la comunidad LGBT en su país, no está describiendo el escenario marginal que se vive dentro de una de esas cárceles de las películas, donde se reprime a criminales de alta peligrosidad. Está hablando de su experiencia dentro de la estación del Instituto Nacional de Migración (INM) en Iztapalapa; lugar donde estuvo recluido siete meses tras cruzar a México con la intención de llegar hasta las oficinas de Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR) en Tapachula, donde presentaría “un folder repleto de documentación” con pruebas sobre las amenazas y el intento de homicidio que su propio hermano perpetró contra él debido a su orientación sexual.

“Persecución siempre he tenido en El Salvador. Porque allá si tú sales del closet y decides vivir tu sexualidad libremente, de manera automática eres estigmatizado -comienza a narrar en una entrevista con Animal Político el centroamericano-. Pero a pesar de ese estigma tan brutal, quien me ha hecho la vida verdaderamente imposibe… es mi propio hermano”.

Tras la primera sentencia, Ender cuenta que el calvario que lo sumergió en “un tormento psicológico” comenzó cuando su hermano regresó de Estados Unidos a El Salvador con ideas religiosas “muy ortodoxas y fanáticas”, hasta el punto de considerarse “un enviado de Dios” destinado a liberarlo “de todas las cadenas” que, según él, lo atan a la homosexualidad.

De ahí que primero surgieran las notas anónimas “Mejor ten cuidado. Porque te puedes morir ahora mismo”, le advertían-, luego las agresiones físicas en plena calle, y finalmente el intento de homicidio que casi manda a Ender a esa escalofriante estadística que dio a conocer la ONG salvadoreña Entre Amigos, la cual apunta que, de 1994 hasta junio del pasado 2013, en El Salvador ha habido más de 150 “crímenes de odio” contra personas de la diversidad sexual.

“Un día voy caminando por la ciudad y cuatro tipos me cierran el paso; comienzan a insultarme, a pegarme –se levanta las mangas de la sudadera que viste- y me lanzan varias cuchilladas que se me quedaron marcadas en los brazos. Y después de la agresión, me dijeron: esto es para que aprendas y le hagas caso a tu hermano. Y es ahí cuando decido agarrar lo que pueda de ropa, pasar la noche en un hotel, y lanzarme a México”.

Sin imaginarlo, Ender estaba a punto de comenzar a vivir otro calvario.

 ****

Son las 10 de la noche y Ender Manuel baja de la camioneta que lo transporta para ingresar a la Estación Migratoria Las Agujas, en Iztapalapa, donde pasará los próximos siete meses de su vida. Adentro, una comitiva de custodios lo recibe junto a otros compañeros para someterlo a una primera inspección a modo de bienvenida.

“Me revisaron como si fuera un criminal. Casi me desnudan, me tiraron al piso, me desordenaron toda la maleta… -recuerda el centroamericano tirando ligeramente la cabeza hacia atrás-. Luego me pasaron al área de población varonil y no había pasado ni cinco minutos cuando entró un oficial, gritó mi nombre y me dijo: tú no puedes estar aquí”.

El motivo, su orientación sexual.

“Me dijeron que corría peligro en la zona de migrantes varones y que era su obligación brindarme seguridad… y por eso me llevaron a un cuarto al que llaman la vitrina”.

La vitrina, explica Ender Manuel con más detalle al ser cuestionado, es la zona donde personas de la comunidad LGTB comparten espacio con otros internos que padecen problemas como esquizofrenia, o tendencias suicidas. Se trata de un cuarto vigilado las 24 horas hasta por tres cámaras de video, con custodios resguardando el perímetro de la habitación, y en el que si quieres ir al baño tienes que pedir permiso para que un oficial -“que poco falta que entre contigo hasta la taza”-, te escolte al sanitario.

Además, continúa denunciando el migrante, tienes que solicitar permiso para ducharte, “y muchas veces pasan hasta tres días sin que las personas se bañen porque, o no les da la gana a los de trabajo social llevarte, o simplemente no te escuchan”.

Sin embargo, Ender hace hincapié en que lo que más padeció en estos siete meses en la estación migratoria fue el acoso sexual y la homofobia que se respira al interior de Las Agujas.

“Ahí dentro hay acoso sexual de parte de custodios, de los agentes de migración, y también de extranjeros que están alojados… Llegué a un punto donde necesitaba medicamentos para poder dormir. No dormía pensando a qué hora se me tirarían encima, porque a veces en la madrugada llegaban a acostarse a mi lado, o cuando yo me iba a duchar se metían conmigo, y en dos ocasiones intentaron abusar de mí, a pesar de denunciar a las autoridades lo que estaba pasando. Sin embargo, ellos insistían que era el lugar más seguro para mí, porque era más fácil controlar a siete que a los 400 que hay en población (zona de migrantes varones)”.

“El INM disfraza su homofobia diciendo que todo es por tu seguridad –agrega el centroamericano-. Pero todo ese hostigamiento es para que renuncies a tu solicitud de refugio. Porque es tan grande la homofobia dentro de la estación migratoria que hasta para ponerte una inyección en el glúteo hacen fiesta. Es la broma de la semana: los mismos doctores te hacen albures diciéndote cosas como ‘hoy sí te voy a ponchar’. Es algo estúpido el tipo de homofobia que existe ahí dentro”.

En este mismo sentido, Julio Campos, de la ONG Migrantes LGTB –organización civil que junto a otras como Sin Fronteras, Ustedes somos nosotros, o Insyde, han llevado el caso de Ender Manuel- denuncia al respecto que la ausencia de una política de atención específica a personas de la diversidad sexual en las estaciones migratorias mexicanas “es parte del acoso para la que persona renuncie a su derecho de solicitar asilo”.

“Es decir –apunta Campos-, las autoridades te acosan para que te aburras y desistas de pedir asilo y te vayas a tu país de regreso”.

Por su parte, Andrea González, del Colectivo Ustedes somos nosotros, recalca al respecto que, tras un año  de visitas a la estación migratoria de Iztapalapa, han constatado que las violaciones a derechos humanos a los migrantes de la comunidad LGBT “son una constante”, como lo es “el acoso sistemático por parte de los custodios”, debido “a la falta de un política de atención adecuada para esta población”.

Otra forma de acoso, retoma la denuncia Ender, es el de obtener favores sexuales a cambio de una mejor dieta alimenticia.

“Los agentes de migración piden favores sexuales. En una ocasión, tres migrantes transgénero me comentaron que les pedían favores a cambio de dejarlos salir de la estación migratoira, o a cambio de mejorarles la alimentación, porque ésta es también pésima. De hecho, parte del acoso es darte de comer lo que te hace daño para que tú desistas y pidas que te regresen a tu país. Porque si tú peleas para que se respeten tu derechos, eres una persona muy peligrosa para migración”.

****

Tras soportar “siete meses de acoso psicológico, moral, sexual, y emocional”, Ender Manuel obtuvo, gracias en gran medida al apoyo que organizaciones de la sociedad civil le han brindado todo este tiempo, un oficio de salida del INM para continuar con el trámite de refugio fuera de la estación migratoria.

A pesar del calvario sufrido, y de que “las autoridades de migración se encargan de dar a conocer el lado más feo de las políticas mexicanas, el centroamericano asegura categórico que su intención es quedarse en México una vez que consiga el refugio.

“En El Salvador si sales a la calle y paseas de la mano y te besas con tu pareja te linchan literalmente, o te tiran a la carretera cuando pase un camión. En cambio aquí, sólo el hecho de tener la posiblidad de casarme con alguien de mi mismo sexo, o tener la posibilidad de adoptar un hijo, ya dice mucho a nivel internacional y a nivel político de las oportunidades que la comunidad LGBT tiene en este país”.

“Por eso –concluye-, mi intención es quedarme aquí y ser parte de México. Quiero ser tomado en cuenta como un ciudadano que lucha por sacar adelante a su país”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Con las dos dosis de la vacuna me sentía invulnerable. Estaba equivocado"

El periodista de la BBC Andrew Marr advierte de los peligros de descuidar las medidas de seguridad incluso si ya has sido vacunado.
4 de julio, 2021
Comparte

No puedo estar seguro, pero si hago un repaso a las últimas semanas tengo muy claro que me contagié de la variante Delta del coronavirus durante la cumbre de las naciones del G7 (Grupo de los Siete), en Cornualles, probablemente el domingo 13 de junio.

Fue un día muy largo: me levanté antes de las 5:00, con todos los inconvenientes y el estrés de una transmisión desde el exterior, con nuestros invitados negándose a moverse de su “anillo de acero” , y luego con grandes dificultades de transporte para tratar de regresar a Londres, lo que significa que no estuve en casa hasta después de medianoche.

Sentirme hecho polvo el lunes no fue una sorpresa, pero seguí adelante con mi vida.

El martes, sentí que me había pillado un resfriado de verano: estornudos, dolor de garganta y un ligero dolor de cabeza.

Pero en medio de la temporada de alergias, no me pareció nada siniestro.

Había recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech mucho antes. No es que estuviese siendo imprudente, pero me sentía en cierto modo invulnerable. Estaba equivocado.

Seriamente enfermo

Al día siguiente, el miércoles, me hice dos pruebas de coronavirus.

Ambas fueron negativas y seguí con mis asuntos cotidianos: recados, compras, entrega de cuadros para mi exposición de arte en Bermondsey, al sureste de Londres…

Seguía sintiendo que tenía un fuerte resfriado.

Sinceramente, si no hubiera estado trabajando en la BBC con colegas más jóvenes que no se habían vacunado, podría haber continuado e intentado presentar mi siguiente programa dominical.

En lugar de ello, fui a hacerme una prueba PCR al centro del norte de Londres.

A las 08:00 de la mañana del día siguiente, recibí un resultado positivo y las autoridades sanitarias me comunicaron que debía ponerme en confinamiento durante 10 días a partir de los primeros síntomas, es decir, en mi caso, hasta el viernes 25 de junio.

Lo hice. Nick Robinson, bendito sea, me sustituyó en el último momento.

Dos días después de mis primeros síntomas, empecé a sentirme seriamente enfermo.

Tenía fiebre, dolor muscular, temblores, un fuerte dolor de cabeza y síntomas similares a los de un resfriado.

delta

Getty Images
La variante Delta fue localizada por primera vez en la India.

No podía oler nada, ni mi loción para después del afeitado, ni café, nada.

Empezaba los libros y los abandonaba, y volvía a arrastrarme a la cama para volver a dormir.

Ni siquiera me interesaban mucho las noticias.

Un día me sentía mejor y al siguiente peor.

Empecé a preocuparme por el covid de larga duración.

De todos modos, para mí, todo terminó felizmente. Me recuperé bastante rápido y, al parecer, completamente.

Cuando terminó mi cuarentena, me sentía bien.

Unas reflexiones

Pero tengo las siguientes reflexiones.

En primer lugar, los primeros síntomas de esta nueva cepa, identificada por primera vez en la India, son muy, muy similares a los de un resfriado leve, y es increíblemente infecciosa, de modo que ten cuidado.

En segundo lugar, si tienes alguna duda, hazte una prueba PCR.

variante delta coronavirus

Getty Images
El periodista alerta de lo infecciosa que es la variante Delta.

Tercero, con un resultado positivo, por el amor de Dios, ponte en aislamiento.

Puedes pensar que tienes superpoderes porque has recibido las dos vacunas. Y, sí, la vacuna parece que protege muy bien contra el ingreso en el hospital: en ningún momento tuve dificultades para respirar.

Pero eso no significa que no puedas infectarte.

Y no significa que la enfermedad que se esconde detrás de esas anodinas palabras, “síntomas leves y moderados”, no sea desagradable.

En resumen, mantén la precaución, mantente a salvo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.