Comisión de Atención a Víctimas niega apoyo a "víctimas": CNDH
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Comisión de Atención a Víctimas niega apoyo a "víctimas": CNDH

En el caso de la muerte del adolescente José Felipe Castillo, el ombudsman nacional presentó en abril una nueva solicitud instando a los siete comisionados de la Comisión de Víctimas a reconsiderar su postura, sin embargo, hasta la fecha, esta segunda petición no ha recibido respuesta.
Por Paris Martínez
30 de mayo, 2014
Comparte
Marco Antonio Castillo, en protesta frente a la CNDH. // Foto: Paris

Marco Antonio Castillo, en protesta frente a la CNDH. // Foto: Paris

Aún cuando la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas fue instituida en enero de 2014 con el objetivo de garantizar el resarcimiento de los daños (materiales y morales) a los ciudadanos que han sido afectados por hechos delictivos o por violaciones a derechos humanos en México, un mes después de su creación dicho organismo oficial se negó a otorgar el “reconocimiento de calidad de víctimas” a los familiares de un adolescente fallecido en 2011 –caso en el que se cometieron diversos abusos por parte de la autoridad investigadora, convirtiendo en víctimas a sus deudos–, con el argumento de que no cuenta con atribuciones para realizar dicho trámite, imprescindible para que una “víctima” acceda a los beneficios que le confiere la ley.

Tal como consta en el oficio V2/27384 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), desde el pasado 12 de febrero el ombudsman nacional, Raúl Plascencia, solicitó a la Comisión de Víctimas que, “conforme a sus facultades legales”, reconociera su condición de víctimas a los familiares del adolescente José Felipe Castillo, “al haberse acreditado por esta Comisión Nacional que se trata de víctimas de violaciones a derechos humanos, relacionados con el acceso a la justicia, a efecto de que, en términos de los artículos 110 y 111 de la Ley General de Víctimas, puedan acceder a los derechos, garantías, acciones, mecanismos y procedimientos, incluyendo las medidas de asistencia y atención establecidas en dicha normatividad”.

Sin embargo, señala el documento de la CNDH, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, a través de su Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Procesales, se negó a realizar dicho procedimiento administrativo, al considerar que “carece de facultades para pronunciarse sobre lo planteado”.

Ping-pong…

Consultado al respecto, el comisionado Adrián Franco, integrante de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, aseguró que la “declaratoria de víctima” no debe proceder de la institución que él representa, sino, en todo caso, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. La Ley General de Víctimas, sin embargo, dice lo contrario.

Según el artículo 110 de dicha normatividad, las únicas autoridades que pueden emitir un “reconocimiento de calidad de víctima” son los jueces penales, de paz o de amparo; los órganos internacionales de protección de derechos humanos a los que México reconozca competencia y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

La ley, además, establece que en los casos en que un “órgano público de protección de los derechos humanos”, como es el caso de la CNDH, determine que una persona fue afectada en sus garantías individuales, esto no se interpreta en automático como un “reconocimiento de la calidad de víctima”, sino que, antes, la Comisión Ejecutiva deberá evaluar el caso y, eventualmente, emitir ese reconocimiento.

Cabe destacar que, al solicitar en febrero que la Comisión de Víctimas emitiera tal declaratoria en favor de la familia Castillo, la CNDH pidió, además, que dicho organismo calculara “la cuantificación de la reparación del daño” a que tienen derecho los agraviados, ante lo cual también se obtuvo una respuesta negativa.

Sobre ello, el comisionado Franco aseguró que, en primera instancia, ésta era una obligación del ombudsman nacional, ya que, “la cuantificación la tiene que hacer quien determina que existe esa violación (a los derechos humanos). La CNDH tiene ciertamente facultades, y están en su artículo 44, que dice: ‘En el proyecto de recomendación que se elabore, se señalarán las medidas que procedan para la efectiva restitución de los afectados en sus derechos fundamentales y, si procede, para la reparación de los daños y perjuicios que se hubieren ocasionado’. Facultades tiene la CNDH, claro… que las haya ejercido anteriormente o que las vaya a ejercer, eso ya es responsabilidad de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.

No obstante, aseguró Franco, en los casos en que la autoridad responsable no determina explícitamente cómo se debe reparar (moral y materialmente) el daño causado a las víctimas, ya sea “por omisión o por las razones que se guste”, entonces, “la Comisión Ejecutiva, de manera subsidiaria, puede llevarlo a cabo”.

Empero, añadió el comisionado, en este punto nuevamente hay un matiz: para que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas pueda determinar cómo debe ser reparado el daño causado a una víctima, antes debe saberse qué daño le fue infligido, y esto, nuevamente, es responsabilidad de la autoridad que certificó el delito o la violación a los derechos humanos que sufrió el o los afectados.

–¿Hay alguna especie de colisión de ordenamientos legales, que genera un hueco en el que las instituciones se pueden pimponear los casos y decir ‘le toca a ellos’ y ellos decir ‘no, te toca a ti’, y tú la devuelves, y luego otra vez? –se cuestiona al consejero Franco.

–La autoridad que lleva a cabo la investigación y la determinación de que hubo efectivamente una violación a los derechos humanos debe, también, hacer la determinación de cuál es el daño, y no sólo de manera genérica, para que se pueda resarcir –fue su respuesta.

Dinero no, justicia…

Según el documento emitido por la CNDH el pasado 19 de mayo, luego de la negativa de la Comisión de Víctimas a reconocer esta condición a los familiares del joven Castillo, el ombudsman nacional presentó en abril una nueva solicitud en este sentido, instando a los siete comisionados de la Comisión de Víctimas a reconsiderar su postura, sin embargo, hasta la fecha, esta segunda petición no ha recibido respuesta.

Aún así, el consejero Franco aseguró que “la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas está en estrecha colaboración y comunicación con el presidente de la CNDH, sus visitadores generales, y ambos (organismos) buscamos la forma en la que podamos llevar a cabo la aplicación tanto de la ley de la CNDH como de la Ley General de Víctimas, en favor de las personas en condición de víctima. Eso lo puedo firmar. El pleno de la Comisión Ejecutiva, que es el órgano máximo de esta entidad, no ha rechazado ninguna petición de la CNDH, todas las peticiones están siendo analizadas y evaluadas en sus términos”.

Consultado al respecto, el señor Marco Antonio Castillo –padre del menor fallecido–, señaló que “cuando se le pidió a la Comisión Ejecutiva que me reconociera a mí y a mi familia como ‘víctimas’ me dijeron que eso no era posible, y que me fuera a Yucatán (donde ocurrió la muerte de su hijo José Felipe), para que la Comisión de Víctimas de allá me atendiera… y eso era toda una burla, porque es por todos conocido que en Yucatán aún no existe dicho órgano.”

El señor Castillo aclaró, además, que hasta el momento él nunca ha solicitado una reparación económica por los daños causados a su familia, por lo que “me extraña que la CNDH esté pidiendo que se haga alguna cuantificación. Yo lo que exijo, antes que cualquier otra cosa, es que se haga justicia a mi hijo y a mi familia: que se investiguen las causas de la muerte de mi hijo José Felipe, y que se sancione a los funcionarios de Yucatán que, en 2011, negligentemente omitieron realizar dicha investigación, encubriendo así que mi hijo fue víctima de un homicidio doloso, y haciendo pasar su muerte como un suicidio, cuando existen pruebas de lo contrario.”

Cabe destacar que, para denunciar el incumplimiento del gobierno de Yucatán a la recomendación 34/2013 de la CNDH (en la que se documentan todas las anomalías en la investigación sobre la muerte de su hijo), así como en demanda de castigo para los funcionarios yucatecos que desde 2011 se negaron a verificar los indicios de que el adolescente fue asesinado, el señor Marco Antonio Castillo anunció que, en breve, realizará una caminata del DF a Mérida, pasando por Puebla, Veracruz, Tabasco, Chiapas y Campeche, en una protesta que, aseguró “no sólo será por mí y por mi familia, sino en tributo también a todos los que buscan justicia en México”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna de AstraZeneca: por qué Reino Unido dejará de ofrecerla a los menores de 30 años

El contexto actual de la pandemia en Reino Unido y la amplia disponibilidad de vacunas permitirá ofrecer a los más jóvenes la vacuna más adecuada posible.
8 de abril, 2021
Comparte

Reino Unido ofrecerá una alternativa a la vacuna de AstraZeneca a los menores de 30 años tras consolidarse su vínculo con la aparición muy poco frecuente de trombos.

A fines de marzo, de 20 millones de personas vacunadas con AstraZeneca en Reino Unido, 79 pacientes sufrieron coágulos y 19 de ellos murieron, según la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Casi dos tercios de los casos fueron mujeres y los fallecidos tenían entre 18 y 79 años, tres de ellos menores de 30.

El regulador británico insiste en que los números no prueban que la vacuna sea la causante de los coágulos, aunque admitió que el vínculo se estaba consolidando.

Mientras, la Agencia Europea de Medicamentos comunicó este miércoles que estos inusuales trombos debían ser incluidos como posibles “muy raros efectos secundarios” de la vacuna de AstraZeneca, y que sus beneficios superaban los riesgos.

Entonces, si el riesgo es tan bajo y las autoridades insisten en que la vacuna está salvando miles de vidas, ¿por qué Reino Unido recomienda no ofrecerla a los menores de 30?

Riesgo y beneficio

Logo de AstraZeneca con jeringuillas.

Getty Images
La vacuna de AstraZeneca ha estado en el punto de mira varias semanas por vincularse casos de trombos como posibles muy raros efectos secundarios.

Primero hay que reiterar que ninguna vacuna o medicamento está libre de riesgos. La pregunta clave es determinar si beneficia más de lo que perjudica.

La propia píldora anticonceptiva, en general, aumenta seis veces la probablidad de desarrollar un trombo.

Los últimos datos siguen demostrando que la vacuna de AstraZeneca es muy beneficiosa, incluso asumiendo que estos trombos son causados por la misma, lo cual no está confirmado todavía.

El riesgo de morir por un trombo tras vacunarse es increíblemente pequeño, de uno entre un millón, según estimaciones de los datos disponibles en Reino Unido.

Por el contrario, la covid-19 mata a una de cada ocho personas infectadas mayores de 75 años, y uno de cada 1.000 infectados sintomáticos con alrededor de 40 años.

Sin embargo, el balance entre riesgo y beneficio en los menores de 30 años no es tan amplio, dado que los pacientes en este rango de edad son mucho menos propensos a morir o enfermar de gravedad por covid.

Pero incluso en este grupo de población el compuesto de AstraZeneca sigue aportando muchos más beneficios que riesgos.

Personal sanitario en Reino Unido con una inyección de la vacuna de AstraZeneca.

PA Media
La vacuna de AstraZeneca sigue aportando mayores beneficios que riesgos a cualquier grupo de edad y está salvando miles de vidas.

Solo que otras vacunas, en este caso, pueden ser una mejor apuesta.

“Mientras más te acercas a una persona de 20 años, sin culpar su estado de salud, más debes pensar sobre estos efectos secundarios muy raros. Los riesgos y beneficios quizás se aproximen a la paridad”, explicó el doctor Chris Witty, jefe médico de Inglaterra.

Puede que los titulares de los últimos días y el torrente de información sobre los efectos secundarios de las vacunas preocupen, pero hay que pensar que son una probabilidad extremadamente baja.

Normalmente, el ser humano no piensa en lo que hace o deja de hacer solamente en función de los riesgos.

Por ejemplo, hacer 400 kilómetros en auto implica una entre un millón de probabilidades de morir en un accidente. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros pensamos esto antes de ponernos a manejar?

Otros riesgos de la covid-19 en los menores de 30

Analizar los riesgos y beneficios, en este caso con AstraZeneca, no solo debe limitarse a la probabilidad de morir o no por coronavirus, según explica el jefe de estadísticas de la BBC Robert Cuffe.

“Alrededor de un cuarto de personas en cuidado intensivo con covid-19 también acaban desarrollando algún trombo producto de la infección”, señala Cuffe.

Paciente hospitalizado en Londres, Reino Unido.

Getty Images
Muchos pacientes ingresados con coronavirus también desarrollan trombos como consecuencia de la infección.

A eso se le suma la probabilidad de sufrir lo que se conoce como “covid de larga duración” o “covid crónica”, en que algunos de los síntomas de la enfermedad persisten durante varias semanas o meses.

“Y la covid persistente es más probable que afecte a treintañeros que a pacientes con 70 años”, explica Cuffe.

Un balance “complejo”

Frente a la posibilidad de sufrir uno de estos muy poco frecuentes efectos secundarios, autoridades médicas e individuos deberán tomar la decisión de equilibrar pros y contras.

“Analizar el balance de riesgos y beneficios puede ser muy complejo”, explicó al programa de radio Today de la BBC David Spiegelhalter, del Centro Winton de Comunicación de Riesgos y Evidencia de la Universidad de Cambridge.

“Para los jóvenes, el beneficio directo de la vacuna es menor. Entonces es inevitable que este balance se incline en algún contexto determinado”, añadió el experto.

En el caso de Reino Unido, al actualmente haber tan poco virus circulando, se optó por inclinar la balanza y ofrecer una vacuna alternativa a los menores de 30.

“Pero en otro contexto, con más virus circulando y sin otras vacunas disponibles, la recomendación sería distinta“, asegura Spiegelhalter.

El experto también insiste en que los jóvenes, aunque ellos mismos no sufran las peores consecuencias del virus, estando inoculados ayudan a evitar más muertes de pacientes con mayor riesgo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.