Cómo ha sobrevivido el Partido Comunista de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo ha sobrevivido el Partido Comunista de EU

Como la mayoría de estos movimientos alrededor del mundo, el Partido Comunista de Estados Unidos sufrió un golpe demoledor con el colapso de la Unión Soviética en 1991. Pero un pequeño grupo de miembros acérrimos perseveró.
Por Aidan Lewis / BBC
5 de mayo, 2014
Comparte
Earl Browder, líder del Partido Comunista de EU entre 1934 y 1945. Foto: AP.

Earl Browder, líder del Partido Comunista de EU entre 1934 y 1945. Foto: AP.

Como la mayoría de estos movimientos alrededor del mundo, el Partido Comunista de Estados Unidos sufrió un golpe demoledor con el colapso de la Unión Soviética en 1991. Pero un pequeño grupo de miembros acérrimos perseveró.

No muy lejos de Wall Street, en el séptimo piso de un elegante edificio de ocho plantas en la calle 23, en el oeste de Nueva York, funciona la sede de un improbable sobreviviente político: el Partido Comunista USA (CPUSA).

La oficina es iluminada y moderna. En un muro hay fotografías en blanco y negro de las mayores figuras de la historia del partido. Las obras de Marx, Engels y Lenin están apiladas en las estanterías.

El edificio fue comprado para alojar al partido en la década de 1970, antes de que Chelsea – el barrio en el que se encuentra- se volviera un sitio de moda.

“Hicimos un buen negocio con esto”, dice Roberta Wood, la tesorera.

En una concesión a la realidad capitalista, todos menos dos pisos están alquilados. Los ingresos financian la publicación People´s World, un sitio web que es descendiente directo del difunto periódico del partido, The Daily Worker.

El partido dice tener entre 2.000 y 3.000 miembros a nivel nacional, de los cuales solo dos personas son parte de la nómina asalariada, el presidente Sam Webb y su vicepresidente Jarvis Tyner, quien fue candidato a la presidencia en 1970.

Su objetivo final, sin embargo, está arrasando su ambición. “El Socialismo marcará una nueva era en este país”, dice el programa del partido. “La gran riqueza de Estados Unidos será por primera vez para el beneficio de toda la gente”.

“La meta a largo plazo”, dice Webb, es “llegar a la sociedad comunista, el fin de todas la divisiones de clases, una sociedad igualitaria, la extinción del Estado”.

El Partido Comunista tuvo alguna vez una fuerte presencia en la política estadounidense. En su apogeo durante 1930 y 1940 tenía una red sólida a lo largo del país, anotándose varios éxitos electorales. Tres congresistas demócratas eran secretamente miembros del partido.

Nunca superaron los 100.000 miembros pero su influencia fue amplia. “Sin duda tuvo un impacto en la vida estadounidense”, dice Harvey Klehr, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Emory de Atlanta.

Lea también: Seis sucesos clave que definieron la Guerra Fría

Persecusión

El inicio de la Guerra Fría trajo la persecución de los comunistas estadounidenses y sus aliados, el más famoso en manos del Comité de Actividades de la Casa Antiestadounidense, y luego, de parte del senador republicano Joe McCarthy.

Ellos tienen una convicción extremadamente fuerte y han invertido una cantidad increíble de sus identidades personales en el Partido Comunista“: Vernon Pederson, profesor de historia de la Universidad de Gran Falls, Montana.

Ese período fue “devastador” para el partido, a pesar de que “la represión contra de ellos era tan fuerte y de tanto poder, que les generó un inmenso espíritu de compañerismo”, dice Vernon Pederson, profesor de historia en la Universidad de Gran Falls, en Montana.

“También pareció significar para ellos que todas las cosas que dijeron que iban pasar estaban sucediendo. La revolución estaba llegando y ocurrió la primera ola de represión, como lo habíamos previsto desde el principio”.

Durante la Guerra Fría el Partido Comunista tenía una estructura subterránea paralela y un pequeño número de personas que espiaban para Moscú.

Hasta la década de 1980 el partido recibía cantidades importantes de financiación soviética, dice Klehr, dinero del que el FBI sabía y tenía rastreado.

Muchos miembros abandonaron el partido tras la represión soviética en Hungría en 1956 y en Checoslovaquia en 1968, mientras el partido mantuvo su línea ortodoxa prosoviética.

La ruptura final vino cuando Gus Hall, líder entre 1959 y 2000, apoyó el golpe de Estado de la vertiente más radical de la Unión Soviética contra Mijail Gorvachov en 1991.

Pederson asegura estar “ligeramente sorprendido” de que el partido haya logrado sobrevivir a la caída de la Unión Soviética, pero le da crédito a un grupo de miembros “que simplemente se negaron a renunciar sin importar qué tan sombrías estaban las cosas”.

“Ellos tienen una convicción extremadamente fuerte y han invertido una cantidad increíble de sus identidades personales en el Partido Comunista”, dice.

Webb, el líder actual del partido, es un hombre de 68 años un poco encorvado, con una voz áspera pero amable. Parece más cómodo hablando del clima político actual que de ideología.

La tarea inmediata, dice, es derrotar a la “extrema derecha” de EE.UU., contribuyendo en la amplia coalición de grupos de izquierda que promueven la lucha contra la desigualdad económica y los derechos de las minorías.

Lea también: Por qué EE.UU. no celebra el Día del Trabajo el 1° de mayo

Nuevos tiempos

El partido se enfrenta a un desafío demográfico: un exjefe de la división de Nueva York recuerda haber asistido a más de 100 funerales de militantes en el año 2000. Pero también asegura que hubo un pequeño incremento de afiliación y pago de las cuotas en el último tiempo, lo cual atribuye a un aumento de interés generado por la crisis financiera de 2008, y paradójicamente, a los ataques de la derecha contra los “socialistas” demócratas que se interesaron en algunos de la izquierda.

Si hacemos coaliciones sobre la base de la gente que está de acuerdo con nuestra visión del socialismo, cabríamos entre una pequeña pero creciente cabina telefónica“: Sam Webb, presidente del Partido Comunista de EE.UU.

Webb señala otros eventos recientes, incluyendo al movimiento Occupy –conocido también como el movimiento de los Indignados-, la elección del socialista Kshama Sawant en el consejo de Seattle, y el triunfo de Bill de Blasio en la alcaldía de Nueva York.

También hace notar que hasta los Republicanos están hablando de pobreza. “El clima en el país está cambiando, la gente está pensando en la desigualdad económica”.

Una sociedad socialista es la meta del “futuro imaginable”, dice Webb, pero el comunismo está “probablemente mucho más distante”.

“Si hacemos coaliciones sobre la base de la gente que está de acuerdo con nuestra visión del socialismo, seríamos sufientes para caber dentro de una una pequeña pero cabina telefónica”, bromea.

Los críticos que han seguido el curso del partido, sin embargo, los desestiman.

“Las posiciones que adoptan son realmente indistinguibles de los grupos de izquierda de la socialdemocracia”, dice Ron Radosh, historiador y escritor, quien abandonó el partido después de la represión de la sublevación húngara en 1956.

“Ni siquiera sé por qué alguien pertenece a la izquierda”. Klehr se refiere al partido como “una secta, casi un culto”, y dice que dejó de prestarle atención hace cerca de 10 años porque se volvió “esencialmente irrelevante”.

Tony Pecinovsky, un organizador del partido en los distritos de Kansas, Missouri y Tennessee, dice que los desvanecidos recuerdos de la Guerra Fría y el pragmático activismo de las bases del CPUSA han disminuido el estigma sobre el comunismo, pero los prejuicios siguen arraigados.

“Me han llamado terrorista, he recibido amenazas telefónicas, ha aparecido gente en mi casa que no es bienvenida”, dice.

“El anticomunismo y todo eso es todavía muy real en los términos de la lejana extrema derecha en nuestro país y los fundamentos del Tea Party”.

“Tratamos de que nuestro trabajo hable por nosotros mismos, y quitarle el peso a aquella palabra empezada con “C””.

Webb dice que él no reacciona adversamente cuando la gente le dice que es un comunista. Alguna gente joven, tal vez con apenas un poco de comprensión de lo que la palabra significa, piensa incluso que es muy cool. Pero da a entender que el partido podría por fin ofrecer algo de bagaje histórico ya que construye alianzas con otros grupos de izquierda estadounidenses.

De cara a la convención del partido en junio, Webb dice que quiere crear una atmósfera en la cual los “camaradas” se sienten libres de expresar sus preocupaciones, incluyendo el nombre del partido.

“Algunos sienten que deberíamos considerar cambiarlo”. Otros sienten fuertemente que no deberíamos. Así que acordamos que permitiremos el espacio para que esa conversación tenga lugar”.

**Publicada el 4 de mayo de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Roe vs Wade: Qué cambia realmente (y qué no) con la prohibición del aborto en EU

La Corte Suprema de EU anuló el derecho constitucional federal al aborto después de casi 50 años de haber sido aprobado.
24 de junio, 2022
Comparte

Tras casi medio siglo en vigor, la Corte Suprema de Estados Unidos revocó este viernes la protección constitucional al derecho al aborto.

Lo hizo al anular la histórica sentencia de 1973 conocida como Roe vs. Wade, un precedente legal que lo garantizaba.

A través de estas cinco preguntas te contamos qué es lo que ha decidido en concreto el tribunal de mayoría conservadora, qué es lo que cambia y qué consecuencias tiene para millones de mujeres en EE.UU.

Lee: Roe vs. Wade: el mapa que muestra dónde estará prohibido o restringido abortar en Estados Unidos

1. ¿Qué decretó exactamente la Corte Suprema de EU?

Con la decisión respaldada por la mayoría de jueces conservadores del tribunal, con 6 votos frente a 3, queda anulado el precedente legal que imposibilitaba a los estados prohibir el procedimiento mientras el feto no fuera viable fuera del útero (lo que hoy se considera ocurre alrededor de la semana 23 de embarazo).

“Lo que hace esta decisión es eliminar el aborto como un derecho constitucional“, le explica a BBC Mundo Grace Howard, experta en criminalización del embarazo de la Universidad Estatal de San José en California.

Dicha protección se remontaba a 1973, cuando una mayoría de jueces nombrados por presidentes republicanos interpretaron que en la 14 Enmienda de la Constitución, que reconoce el derecho a la privacidad, estaba recogido también el derecho de las mujeres a interrumpir el embarazo.

La nueva decisión revierte este criterio y devuelve a las autoridades de los estados la decisión de prohibir o permitir el aborto.

Carteles Roe vs. Wade

Getty Images

“Significa que ya no existe un umbral de protección federal sobre cómo los estados pueden regular o prohibir el aborto. Ahora los estados pueden hacer lo que quieran en cuanto al tema del aborto”, explica Howard.

“Si los estados individuales desean anular los derechos de la persona que estaba embarazada, pueden hacerlo. Si lo desean, pueden hacer que el aborto sea completamente ilegal en todas las circunstancias, pero también pueden hacer que el aborto sea gratuito y esté disponible para los pacientes que lo deseen”, agrega la autora de The Pregnancy Police: Conceiving Crime, Arresting Personhood.

2. ¿Qué cambia ahora con esta decisión? ¿Se convierte el aborto ilegal en Estados Unidos?

La decisión no implica que el aborto se convierta, de por sí, en “legal” o “ilegal” en Estados Unidos como nación.

“Al ser EE.UU. una federación, cada estado tiene la potestad de decidir sobre aquellos asuntos que no se consideren como derechos o deberes protegidos por la Constitución del país”, explica Howard.

Para la experta, los cambios que puede implicar la decisión pueden conllevar desde factores políticos hasta sociales e incluso económicos:

  • “Es previsible un aumento de la tasa de mortalidad materna de 21% en los Estados Unidos, que ya es el país industrializado con mayor número de muertes maternas”.
  • “Las personas en muchos estados no podrán acceder al aborto legal, por lo que seguirán practicándose abortos ilegales, con todos los riesgos que esto implica”.
  • “Los estudios que hemos hecho anticipan que muchas mujeres morirá porque se verán obligadas a dar a luz y no están preparadas o no desean hacerlo, aumentando también la carga sobre el estado con mayor número de niños dados en adopción”.
  • “También podemos anticipar muchos arrestos: tanto de mujeres como de otras personas que las ayuden o, incluso, de pacientes que se presenten en los hospitales tras tener un aborto ilegal”.
  • “Muchos médicos podrían verse obligados legalmente a denunciar a una paciente embarazada que hace algo que podría tener un impacto negativo en un embarazo”.
  • “Los estudios muestran que muchas familias se ven sumidas en la pobreza al dar a luz a niños que no desean y que a veces no tienen cómo mantener. Y esto afecta también a los hijos que ya tienen”.
  • “Será un problema también para las mujeres que tengan abortos espontáneos. Muchas se verán sometidas a investigaciones para probar que el aborto no fue provocado y si la encuentran culpable, podríamos ver escenarios en los que las condenen a 10 o 20 años de cárcel”.
  • “Muchas mujeres podrían también ser condenadas por utilizar medicamentos u otros métodos para facilitar el aborto”.

3. ¿Qué estados ya prohibieron el aborto, cuáles se prevé que lo harán y cuáles no?

Misuri y Texas han sido los primeros en restringir el aborto inmediatamente después de conocerse la decisión del Supremo.

Lo han hecho por medio de sendas leyes desencadenantes, también conocidas como de activación o “gatillo”, diseñadas para entrar en vigencia automáticamente o mediante una acción estatal rápida una vez eliminada la protección constitucional.

Hay otros 11 estados que tienen leyes de ese tipo preparados para limitar la interrupción del embarazo.

Mientras, 16 estados, entre ellos Nueva York, California y Washington, las autoridades han aprobado “trigger laws” para proteger el derecho al aborto.

Los límites al aborto que se impondrán también dependerán de los estados: mientras algunos permitirán algunas condicionantes (como los casos en que peligre la vida de la madre) en otros, como en Ohio, estará prohibido incluso si el embarazo es resultado de una violación.

carteles pro aborto en Washington

Getty Images

De acuerdo con el Instituto Guttmacher algunos estados como Alabama, Arizona y Arkansas, lo prohibirán desde el inicio del estado de gestación. Otros como Georgia, Idaho, Iowa y Kentucky lo harán a partir de las seis semanas de embarazo.

Aunque todavía no se han pronunciado oficialmente al respecto, el Instituto Guttmacher pronostica que los Congresos de Florida, Indiana, Montana y Nebraska también se sumarán a las prohibiciones.

4. ¿Entonces irán a la cárcel las mujeres? ¿Cómo se penalizará el aborto en los estados donde se prohíba?

Muchos estados han aprobado ya leyes que penalizan a los médicos y las clínicas que practiquen los abortos, con condenas que van desde la suspensión de las licencias para ejercer hasta la cárcel.

En estados como Texas, los médicos que practiquen un aborto podrían ser condenados a cadena perpetua.

Sin embargo, un hecho poco conocido es que, incluso con Roe vs. Wade, muchas mujeres han ido a la cárcel en Estados Unidos por la práctica de abortos.

De acuerdo con datos de la Universidad de Fordham, al menos 413fueron encarceladas entre 1973 y 2005 por este motivo.

Howard teme que a raíz de la actual decisión de la Corte Suprema el número se pueda incrementar.

“Hemos visto, incluso con Roe vs. Wade, mujeres acusadas de delitos contra sus propios embarazos por cosas como el autocontrol del aborto o dar positivo por drogas durante sus embarazos. Incluso por cosas como sobrevivir a un intento de suicidio mientras están embarazadas”, explica la experta.

“Entonces, si este es cosas suceden con Roe vs. Wade, que establece explícitamente que una persona embarazada tiene derechos, cuando eso desaparezca, creo que solo podemos esperar ver mucho más de esto”, señala.

5. ¿Cómo era hasta ahora? ¿En qué consistía Roe vs. Wade?

En 1969, una mujer soltera de 25 años, Norma McCorvey, bajo el seudónimo de “Jane Roe”, desafió las leyes del aborto en Texas, donde estaba prohibido, excepto en los casos en que la vida de la madre estuviera en peligro.

En 1973, su apelación llegó a la Corte Suprema, quien fallaría a favor de ella al interpretar que el derecho al aborto estaba protegido por la Constitución.

Afuera de Planned Parenthood Reproductive Health Services Center en St. Louis, Missouri

Getty Images

La decisión creó el sistema de “trimestre” que otorgaba a las mujeres estadounidenses el derecho absoluto a un aborto en los primeros tres meses del embarazo, permitía algunos tipos de regulación gubernamental en el segundo trimestre del embarazo y daba a los estados el derecho a restringir o prohibir los abortos en el último trimestre.

“Hay que decir que Roe vs. Wade se volvió con el tiempo un listón muy bajo: en las últimas décadas se ha ido restringiendo progresivamente el derecho al aborto en casi la mitad de EE.UU.”, señala Howard.

Desde la década de 1990, numerosos estados han estado implementando restricciones al derecho constitucional al aborto y en algunos como Texas ya era prácticamente imposible realizarse uno incluso antes de la decisión de la Corte Suprema.

En otros, como Misisipi, solo existía una clínica que facilitaba el aborto en funcionamiento para todo el estado.

En más de una veintena de estados existen requisitos, como que las mujeres jóvenes embarazadas involucren a sus padres o a un juez en su decisión de aborto. Otros han introducido períodos de espera entre el momento en que una mujer visita por primera vez una clínica de aborto y el procedimiento en sí.

“Como resultado, muchas mujeres ya tenían que viajar más lejos y pagar más y esto hace que las mujeres más pobres y las mujeres afroestadounidenses se vuelvan las más afectadas”, señala Howard.

Según el Instituto Guttmacher, una ONG que apoya el derecho al aborto, más de 4.000 mujeres cada año no pueden realizarse abortos en EE.UU. como resultados de las restricciones ya existentes.

6. ¿Puede el Congreso legalizar el aborto en EE.UU?

Por casi 50 años, la decisión de Roe vs. Wade marcó la práctica del aborto en Estados Unidos y no se consideró necesario convertirlo en una ley federal que aplicara para todo el país.

El Congreso de Estados Unidos podría aprobar una ley que garantice el derecho al aborto en el país y las autoridades de los estados tendrían que igualmente seguirlas independientemente de su orientación política.

Sin embargo, dado que se trata de un tema altamente politizado es improbable que una legislación al respecto sea aprobada por una mayoría en el Senado. Para ello se necesitarían al menos 60 votos y los demócratas cuentan actualmente con 50 (más el de la vicepresidenta Kamala Harris).

Howard, por su parte, ve un escenario más probable.

“Si en las próximas elecciones los republicanos ganan el Senado por una supermayoría, ciertamente podemos anticipar que se presente un proyecto de ley sobre la ´personalidad fetal´ a nivel federal (considerar el feto como persona humana). Y, si eso pasa, no hay límite para lo que eso podría significar, incluso para lugares donde sea legal el aborto, como California o Nueva York”, dice.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=R6tfdLm0XAI&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.