Cuestionan senadores gestión de Plascencia por la masacre en San Fernando
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cuestionan senadores gestión de Plascencia por la masacre en San Fernando

La senadora del PT, Layda Sansores, pidió la renuncia del ombudsman, mientras senadores del PRI, PVEM y PAN utlizaron sus intervenciones para halagar a Plascencia. El titular de CNDH aceptó revisar la recomendación 80/2013 sobre la masacre de San Fernando.
Por Majo Siscar
20 de mayo, 2014
Comparte
Raúl Plascencia, titular de la CNDH, comparece ante la Comisión de Derechos Humanos del Senado. Foto: Cuartoscuro.

Raúl Plascencia, titular de la CNDH, comparece ante la Comisión de Derechos Humanos del Senado. Foto: Cuartoscuro.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia, compareció ante el Senado por primera vez desde el inicio de su mandato en 2009. El ombudsman fue recibido por la Comisión de Derechos Humanos con reacciones encontradas de los legisladores, desde halagos hasta la petición de su renuncia.

Aunque el ombudsman hizo un recuento de sus logros en 2013el motivo de su comparecencia fueron los cuatro amparos interpuestos por organizaciones sociales contra la gestión de la CNDH por dos casos: la masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, en 2010, y por el caso de mujeres oaxaqueñas a quienes se les negó atención en los centros de salud durante el parto.

Después de 20 minutos de lectura del informe anual, Plascencia tuvo que responder a las preguntas de los senadores de la Comisión de Derechos Humanos del Senado que llegaron en medio de felicitaciones a su gestión.

Las primeras intervenciones, de la senadora del PRI, Lucero Saldaña y la del PAN, Mariana Gómez del Campo, interrogaron por el caso de las mujeres oaxaqueñas e hicieron referencia a la violencia contra los migrantes sin mencionar explícitamente la masacre de San Fernando. La primera discrepancia, llegó en el tercer turno, y todavía de manera tibia.

La senadora del PRD por Tlaxcala, Lorena Cuéllar, cuestionó varios casos de abusos policiales en su estado y por qué no buscó a los familiares de las víctimas de la masacre para elaborar la recomendación 80/2013 por la que denunciaron las ONGs.

El presidente de la CNDH alegó que “se trató de localizar a los familiares, pero ninguna de las víctimas traía identificaciones que permitían reconocerlos fácilmente.

Entre el público de la sala estaba Mirna Solórzano, madre de Glenda Yaneira, salvadoreña desaparecida en nuestro país y probable víctima de la masacre. Solórzano recordó que ninguna autoridad mexicana se comunicó con ella y que la petición de ADN y la confirmación de que su hija estaba entre los asesinados le llegó a través de la representación de El Salvador en México.

La Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, que impulsó el amparo a la recomendación 80/2013 contestó que la CNDH podría haber acompañado a los funcionarios mexicanos que trasladaron los cuerpos a sus familiares.

El senador Alejandro Encinas, que participó en la reunión gracias a que Pablo Escudero le cedió su primer turno de participación, acusó a la CNDH de “malas prácticas”, “dilación”, “no escuchar” a las víctimas de la masacre y en que “no se cumplió las normas mínimas de los cadáveres” lo que sembró dudas en los familiares sobre los cuerpos que recibieron así como de que no se ha reparado el daño.

La discusión subió de tono a las tres horas del arranque con la participación de la senadora del PT, Layda Sansores, quién criticó que en la reunión los senadores hicieron de “paleros” y ella tachó de “silencio cómplice” la recomendación de la CNDH en el caso de los migrantes.

Sansores pidió la comparecencia de Solórzano para que el ombudsman viera que los familiares si eran accesibles y le espetó que se “pusiera los tenis” y fuera a buscarlos.

Sansores le acusó de “falta de empatía, una discapacidad imperdonable en alguien que vigila los Derechos Humanos”. Y exigió que hiciera una nueva recomendación.

El presidente, que había ido cambiando el semblante, se comprometió a hacer una nueva recomendación pero alegó que “su tarea tiene límites” y concluyó su defensa con una adaptación propia de una cita de Voltaire: “Defenderé con mi vida su derecho a expresarse aún cuando no coincida con usted” .

Sansores, por su parte le replicó pidiendo su renuncia porque “está más cuidando su reelección que preocupado por los ciudadanos”.

Mirna Solórzano vino a México como representante de familiares de migrantes centroamericanos a entregar la petición de comparecencia de Raúl Plascencia a los senadores y ahora regresó para estar presente en esta reunión de trabajo.

“Nosotros lo que queremos es que rindan cuentas, que nos den una respuesta, que nos cumplan, que busque lo que es en el caso de Glenda, de los 72 migrantes, que no nos tomaron en cuenta a nosotros como familiares. Lo que queremos es que nos den esa respuesta, el porqué no buscaron a los familiares, a menos a nosotros nunca tocaron puertas a decir ‘oiga señora usted es familiar de Glenda, aquí están las pruebas para que usted no tenga dudas’ porque hasta ahorita yo siempre tengo la duda de si enterré a Glenda y así muchas personas, porque yo represento a toda Centroamérica”, dice Mirna.

La mamá de Glenda ha pasado casi cuatro años buscando a su hija, con la duda de si el cuerpo que enterró es el de ella. Duda porque no tiene evidencias más que la palabra de las autoridades. No le enseñaron ninguna foto del cuerpo, ni le entregaron la ropa que ella vestía.

La gestión de Raúl Plascencia ha motivado cuatro amparos en su contra por violentar derechos humanos al investigar y emitir recomendaciones.

Los dos primeros fueron interpuestos por familiares de los migrantes asesinados en San Fernando, Tamaulipas; el tercero y cuarto los interpuso GIRE por el caso de mujeres oaxaqueñas a quienes se les negó atención en los centros de salud durante el trabajo de parto.

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) consideró que la CNDH no tomó en cuenta las necesidades y reclamos de las víctimas, Irma López Aurelio y Alma Ruth Mendoza quienes pidieron atención médica y apoyo para sus hijos.

Sin embargo, estas peticiones no fueron incluidas por la CNDH en sus recomendaciones 01/2014 y 15/2014.

Los amparos, que fueron admitidos por distintos jueces en materia administrativa en el Distrito Federal, aún no han sido resueltos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

A un año del COVID: ¿cómo se determina cuándo finaliza una pandemia?

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de un nuevo tipo de coronavirus una "pandemia". Te contamos qué metas deben alcanzarse para salir de la emergencia sanitaria.
11 de marzo, 2021
Comparte

China reportó los primeros casos de un nuevo tipo de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el último día de 2019 -de ahí que se lo bautizara “covid-19”-, pero el organismo lo declaró oficialmente una “pandemia” el 11 de marzo, hace un año.

Esta enfermedad viral se sumó así al grupo de los grandes brotes que afectaron la salud global a lo largo de los tiempos, como la peste negra, la viruela, la gripe de 1918-9 y, más recientemente, el VIH/Sida y la influenza A (H1N1).

Ninguna de esas enfermedades representa hoy una amenaza a la humanidad. Incluso una -la viruela- llegó a erradicarse.

¿Qué debe ocurrir para que el covid-19 también deje de ser considerado una pandemia?

¿Cuáles son las metas que deben alcanzarse?

La respuesta más directa surge de analizar la definición de lo que constituye una pandemia.

Según la Real Academia Española, es una “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”.

Por lo tanto, se infiere que el covid dejará de ser pandémico cuando ya no tenga un alcance tan grande.

Pero ¿quién define el umbral y cómo se determina?

Incluso si la OMS decidiera que se terminó la pandemia, serán cada uno de los países -o incluso de los Estados o provincias- los que determinarán cuándo termina la emergencia sanitaria y pueden levantarse las cuarentenas y restricciones.

Aquí te explicamos qué criterios epidemiológicos podrían utilizarse para decidirlo.

No más contagios

La forma más clara de determinar el final de una pandemia sería que ya no haya circulación del SARS-Cov-2, el virus que causa el covid-19.

Click here to see the BBC interactive

En la actualidad (al 11 de marzo de 2021) solo 14 países o territorios de todo el mundo están libres de covid, según la OMS, y de ellos 12 son islas en el Pacífico o Atlántico (que debieron cerrar sus fronteras para poder mantener afuera al virus).

A nivel global hay unas 117 millones de personas infectadas y cerca de 2,6 millones de víctimas fatales, cifras que siguen aumentando día a día.

Por lo tanto, la meta de frenar completamente la transmisión del coronavirus parece muy lejana, si no imposible.

Esto, a pesar de que ya existen ocho vacunas que previenen la enfermedad y que al menos 125 países y territorios comenzaron a vacunar a su población.

Click here to see the BBC interactive

Incluso en Estados Unidos, el país qué más dosis ha administrado hasta el momento (más de 90 millones), los expertos advierten que será casi imposible alcanzar los niveles de vacunación necesarios -por encima del 75% de la población- para lograr la anhelada meta que algunos allí han bautizado #ZeroCovid.

Si consideramos, además, que fuera de EE.UU. y un puñado de países como Israel, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Chile, la vacunación viene a un ritmo muchísimo más lento, y que, encima, siguen surgiendo nuevas cepas del virus que podrían reducir la efectividad de las vacunas, puede prácticamente descartarse que el coronavirus sea vencido por knock-out gracias a la inoculación, como esperaban algunos.

Inmunidad de rebaño

No obstante, la vacunación sí puede contribuir a otra forma de poner fin a la pandemia, la llamada inmunidad de rebaño o colectiva.

Esta se logra cuando una porción amplia de la población se vuelve inmune al virus, por lo que se reduce fuertemente su circulación.

La teoría es que, si suficientes personas son resistentes a la enfermedad, los más vulnerables quedan protegidos de un posible contagio.

Científicos británicos estimaron que la inmunidad de rebaño en el caso del covid-19 se lograría cuando aproximadamente el 60% de la población haya estado expuesta al SARS-Cov-2.

Esta exposición puede ser natural, a través de una infección, o gracias a una vacuna.

Con cada vez más personas infectadas o inoculadas con el coronavirus, ¿será esta la salida de la pandemia?

Mujer recibiendo vacuna

iStock
Cada vez más personas recibirán la vacuna o contraerán el covid, ¿podremos alcanzar la inmunidad colectiva?

No en el corto plazo, según la OMS.

A finales de diciembre, el organismo advirtió que “las encuestas de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países, menos del 10% de la población ha sido infectada con covid-19”.

En tanto, aunque las estadísticas sobre vacunación muestran que hasta el momento se han administrado más de 300 millones de dosis antivirales, las personas inmunizadas serían muchas menos, ya que la mayoría de las vacunas requieren dos dosis.

Si bien se trata de un avance científico enorme, logrado en tiempo récord, su impacto sigue siendo limitado si consideramos que en el mundo viven más de 7.700 millones de personas.

Lo otro que complica alcanzar la inmunidad de rebaño es que las personas infectadas con covid no necesariamente están protegidas contra la enfermedad.

“Todavía no se sabe con certeza cuánto dura la inmunidad de este coronavirus, pero basados en los coronavirus que ya existen y que infectan a la población regularmente, como los coronavirus que causan resfriado, sabemos que la gente se contagia con estos virus una y otra vez”, advirtió a BBC Mundo Jeffrey Shaman, profesor de Ciencias de salud ambiental de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Todavía estamos aprendiendo sobre la inmunidad al covid-19”, coincidió, por su parte, la OMS en su reporte.

“La mayoría de las personas que están infectadas con covid-19 desarrollan una respuesta inmune en las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es esa respuesta inmune”.

“También ha habido informes de personas infectadas con covid-19 por segunda vez”, advirtió.

Un hombre en la cama soplándose la nariz

iStock
La esperanza es que el covid-19 se transforme en una especie de gripe.

Como la gripe

Por todo esto, muchos creen que la salida de la pandemia no se dará ni eliminando el covid, ni logrando una inmunidad colectiva superior al 60%.

Se dará cuando logremos tener la enfermedad suficientemente bajo control.

¿Qué significa esto? Que la cantidad de infecciones, hospitalizaciones y muertes ya no serán considerados una emergencia sanitaria.

Un reciente artículo en la revista The Atlantic estimó que en EE.UU. ese umbral se alcanzaría cuando haya menos de 100 muertes al día.

¿Por qué 100? Porque esa es la cantidad aproximada de personas que fallecen cada año a causa de la influenza (gripe).

Joseph Eisenberg, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, dijo a la revista que ese nivel de mortalidad es “ampliamente considerado aceptable por el público”.

Las comparaciones con la gripe no son antojadizas.

Son varios los expertos que creen que el coronavirus podría eventualmente convertirse en un problema endémico, con picos estacionales, como los distintos virus de influenza.

A medida que más personas se exponen al covid, lo esperable es que comiencen a bajar las tasas de transmisión e infección.

A la vez, el SARS-Cov-2 podría ir mutando para ser menos dañino, como ocurre con muchos virus que tienden a ser más agresivos cuando recién aparecen y luego se hacen menos letales para poder sobrevivir.

https://www.youtube.com/watch?v=kWa06mmJT4U&t=15s

Seguramente seguiría habiendo brotes, como ocurre con la influenza, pero la esperanza es que el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar la infección podrían hacerla menos mortal.

“Lo que esperamos es lograr niveles de la infección que sean controlables y que el virus se vuelva cada vez menos severo, para lograr un equilibrio en el que la endemicidad de este patógeno no sea tan mala para la mayoría de la gente”, señaló a BBC Mundo el profesor Shaman, quien en octubre publicó un estudio en la revista Science sobre el potencial del covid de volverse endémico.

“Ese sería el tipo de estabilidad que nos permitiría vivir con este virus y, a la vez, volver a algún tipo de normalidad”, afirmó.

¿Cuánto tiempo tardará?

Otro trabajo publicado en Science en enero por científicos de la Universidad de Emory y la Universidad Estatal de Pensilvania, estimó el plazo, utilizando un modelo matemático para reproducir la propagación del virus.

Su conclusión fue que “domar la pandemia” -es decir, que el covid-19 se haga endémico- tardará entre un año y una década.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue más preciso.

En agosto pasado, estimó que la pandemia terminará “en menos de dos años”, o sea, antes de mediados de 2022, un poco menos de lo que tardó en superarse la gripe de 1918-9, la mayor pandemia del siglo XX.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.