Elecciones Colombia: del aburrimiento a la polarización
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Elecciones Colombia: del aburrimiento a la polarización

Antes del 6 de mayo, la contienda presidencial colombiana podía describirse con un adjetivo: aburridas. A diferencia de México, donde las calles y avenidas se desbordan de propaganda cada campaña presidencial, en Colombia apenas se advertían anuncios o afiches de los candidatos.
Por Jordy Meléndez
24 de mayo, 2014
Comparte
El candidato Juan Manuel Santos. //Foto: Jordy Meléndez

El candidato Juan Manuel Santos. //Foto: Jordy Meléndez

El domingo 25 de mayo los colombianos acuden a las urnas a tomar una decisión que, en los hechos, se ha vuelto un referendo sobre el papel del ex presidente Álvaro Uribe en la política colombiana.

Antes del 6 de mayo, la contienda presidencial colombiana podía describirse con un adjetivo: aburridas. A diferencia de México, donde las calles y avenidas se desbordan de propaganda cada campaña presidencial, en Colombia apenas se advertían anuncios o afiches de los candidatos.

Antes de esa fecha, el actual presidente, Juan Manuel Santos, lideraba todas las encuestas y la mayor sorpresa la representaba el voto blanco, que en enero alcanzó 27% de intención de voto. El candidato uribista, Oscar Iván Zuluaga, apenas rebasaba el 15%.

Enrique Peñalosa, ex alcalde de Bogotá, sepultaba por completo la posibilidad de una Ola Verde similar a la de hace cuatro años liderada por Antanas Mockus; y Marta Lucía Ramírez y Clara López, candidatas por el Partido Conservador y el izquierdista Polo Democrático respectivamente, aparecían como últimas en las encuestas.

En mayo, sin embargo, todo explotó y las campañas adquirieron una dimensión que desde entonces raya en la guerra sucia y ha polarizado el ambiente político como pocas veces anteriores.

El domingo 4 de mayo el diario El Espectador publicó un reportaje en el que se daba a conocer que J. J. Rendón, en ese momento asesor de la campaña de Santos, había servido como “mediador” entre capos del narcotráfico y el gobierno santista en 2011. El reportaje afirmaba que narcotraficantes habían entregado 12 millones de dólares a J.J. Rendón para que negociara con el gobierno un “sometimiento en óptimas condiciones”. Rendón, especialista en marketing político y reconocido por sus tácticas de “rumorología” y “campañas negras” en América Latina, negó la acusación pero renunció inmediatamente después.

El candidato uribista, Oscar Iván Zuluaga. //Foto: Jordy

El candidato Oscar Iván Zuluaga. //Foto: Jordy Meléndez

El 6 de mayo, la Fiscalía de Colombia allanó la oficina de Andrés Sepúlveda, un supuesto hacker que rastreaba ilegalmente información de inteligencia sobre los diálogos que mantiene el gobierno de Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en La Habana.

El candidato uribista, Oscar Iván Zuluaga, negó en reiteradas ocasiones conocer o tener alguna relación con el hacker. Sin embargo, el 17 de mayo la importante revista colombiana Semana presentó un video donde aparecen Sepúlveda y Zuluaga charlando sobre temas electorales y de inteligencia. La Fiscalía ha anunciado que presentará cargos contra el hacker por espionaje e intercepción ilegal de comunicaciones. Zuluaga tuvo que reconocer que sí lo conocía, sí se habían reunido con él en al menos un par de ocasiones más y sí había sido contratado por su campaña.

Desde entonces, las campañas presidenciales han entrado en una espiral de confusión y enfrentamiento directo que raya en guerra sucia. El ex presidente Uribe hace campaña activamente, como si fuera un candidato más y afirma que un nuevo gobierno de Santos significaría entregar el país a las FARC y al “castrochavismo”. (Vea “Zuluaga es lo contrario al ‘castro-chavismo de Santos’: Uribe”)

El presidente Santos, por su parte, intenta convencer a los electores sobre la necesidad de su reelección y de la pertinencia de las negociaciones con la guerrilla de las FARC para poder concluir el histórico conflicto armado en Colombia. En una entrevista concedida a la revista alemana Der Spiegel, Santos expresó: “si este proceso de negociación falla, estaremos condenados a 20, 30 o 40 años más de guerra”. (Vea la entrevista “Hacer la guerra es más popular que negociar”)

El día de ayer, durante el primer debate presidencial con la asistencia de los cinco candidatos, el presidente Santos arremetió contra Zuluaga y Uribe como no había sucedido nunca antes. Santos afirmó haber roto con Uribe por la cercanía que tenía éste con la corrupción, las chuzadas (intercepciones ilegales de comunicaciones) y el paramilitarismo. (Vea “El top 10 del debate presidencial” de La Silla Vacía)

A pocas horas de la primera vuelta electoral, el clima político en Colombia se mantiene enrarecido. Las últimas encuestas publicadas reflejan un empate técnico, con Zuluaga a la cabeza por menos de 2 puntos porcentuales. Animal Político conoció información de una encuesta interna de Revista Semana que apunta a que la brecha entre Zuluaga y Santos ha crecido ligeramente, rompiendo el empate técnico a favor del candidato uribista.

Cabe resaltar que en estas elecciones, todos los candidatos mantienen o han mantenido relación directa con Uribe. Juan Manuel Santos fue su ministro de Defensa y su heredero político en 2010, Zuluaga y Ramírez fueron ministro de Hacienda y Defensa, respectivamente. Peñalosa mantuvo una alianza informal con Uribe para las elecciones de la alcaldía de Bogotá en 2011. Clara López fue ex novia de Uribe en los años ochenta. (Vea “Uribe, el factor de la elección”)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Petro presidente: 3 hitos que hacen que su llegada al poder en Colombia sea histórica (y que las expectativas sean tan altas)

Gustavo Petro, el primer presidente de izquierda; y la primera vicepresidente afro, Francia Márquez, asumieron el poder en Colombia este domingo.
7 de agosto, 2022
Comparte

El primer presidente de izquierda. La primera vicepresidente afro. La primera vez que el progresismo tiene mayorías en el Congreso. Nadie tan ajeno a las élites políticas había llegado al poder, mucho menos un exguerrillero y una activista ambiental.

La lista de hitos históricos que produce el ascenso de Gustavo Petro y Francia Márquez es larga. Reflejo de un camino inexplorado que empieza a recorrerse este 7 de agosto, cuando el Pacto Histórico, la coalición petrista, asumió las riendas del Estado colombiano.

Desde la victoria electoral, el 19 de junio, los símbolos y celebraciones reivindicativas de una parte de la población que hasta ahora se sintió no solo subrepresentada en la política, sino abandonada por el Estado, han dominado el debate público. Se habla de un acuerdo nacional por la vida y por la paz. Las expectativas son enormes.

Es probable que con el paso de los días el carácter histórico de la presidencia pase a un segundo plano. La manera como el gobierno busque cumplir las complejas demandas sociales, económicas y políticas concentrará la atención de los colombianos.

La vara que el mismo Petro se puso es, como él admite, tan alta que parece difícil de cumplir en cuatro años de mandato. Enfrenta, además, una sensible situación económica, un contexto internacional incierto y un persistente conflicto armado en algunas regiones del país.

Con 11,2 millones de votos, Petro es el candidato más votado de la historia. Pero por el otro candidato, Rodolfo Hernández, votaron 10,5 millones que estarán alerta a cualquier movimiento que consideren perjudicial. La oposición, si bien dividida tras las elecciones, promete una veeduría rigurosa a través del Congreso, la prensa y otras entidades estatales y no gubernamentales.

Solo el desempeño del gobierno permitirá saber si Petro y Márquez estuvieron a la altura de su propia condición histórica.

Una mirada a los hitos que significó su presidencia explica por qué las expectativas son tan altas.

Gustavo Petro

Getty Images

1. El primer presidente de izquierda

En dos siglos de historia republicana son pocos los ejemplos de gobiernos alternativos que buscaron un cambio de fondo del modelo político y económico que rigió al país desde un principio.

Hubo presidentes reformistas como Alfonso López Pumarejo en los años 30 o líderes populares que marcaron la política como Jorge Eliécer Gaitán en los 40, pero los cambios del primero fueron frustrados por una derecha reaccionaria, y al segundo lo mataron en plena campaña electoral.

Petro, como ellos, tiene una lectura crítica del modelo colombiano. Quiere reformar elementos sensibles como la propiedad de la tierra, la explotación de recursos naturales y los sistemas de pensiones, salud y educación.

Exguerrillero del M19, vehemente congresista que denunció la corrupción de la clase política y polémico exalcalde de Bogotá que peleó con todos los poderes existentes, Petro ha intentado moderar su figura durante la campaña y tras la victoria.

La pregunta que se empieza a responder este domingo es si el Petro de izquierda obsesionado con la ruptura será remplazado por un ecuánime constructor de acuerdos que busca un cambio gradual y moderado.

El alcance de su agenda de izquierda, que por primera vez llega al poder en Colombia, dependerá de cuál de esas dos versiones termina siendo el que gobierna.

Gustavo Petro y Francia Marquez

Getty Images
Gustavo Petro y Francia Márquez.

2. El primer exguerrillero en el poder

La ausencia de dirigentes de izquierda en la Casa de Nariño se explica, en parte, por la guerra de guerrillas que inició en los años 60. La fobia por una agenda que sonara subversiva, la derechización de las Fuerzas Armadas y la alianza con Estados Unidos en plena Guerra Fría marcaron la política colombiana durante al menos 40 años.

Pero el país ha ido cambiando. Se firmó una Constitución avanzada en 1991, las diversas regiones se conectaron entre sí gracias a una revolución de infraestructura y las nuevas generaciones empezaron a pasar la página del conflicto armado, sobre todo después de la firma de la paz con las FARC en 2016.

Son cambios de fondo que generaron el espacio político para que un exmilitante de una guerrilla fuera presidente.

En 1977, a sus 17 años, Petro entró al Movimiento 19 de abril (M-19), una organización insurgente de corte urbano y socialdemócrata que se creó tras un fraude electoral en 1970.

Estuvo en esa guerrilla durante una década. Fue dos veces detenido y torturado, denuncia. Viajó por todo el país impulsando la revolución. Al final, cuando el M-19 se desmovilizó en 1990, se tuvo que exiliar en Europa por cuatro años.

Desde que volvió, en 1994, Petro se convirtió en una figura clave de la política, pero el economista hasta ahora no había podido quitarse el rótulo de exguerrillero.

“La paz es que alguien como yo pueda ser presidente y que alguien como Francia pueda ser vicepresidenta”, dijo en su discurso de victoria en junio.

Nadie se imaginaba que alguien como él, que representa todo lo que millones de colombianos rechazan de manera visceral, pudiera llegar al poder. Pero pudo. E hizo historia.

Poster de Vivir sabroso

Getty Images
“Vivir sabroso” es uno de los lemas de campaña de Márquez

3. El primer gobierno que representa la diversidad de Colombia

Colombia tiene una de las poblaciones afro más grandes de América Latina. Sus regiones, además, tienen la biodiversidad de un continente entero. Pocos países en el mundo tienen una multiplicidad tan amplia de comunidades indígenas.

Pero la inmensa diversidad étnica, racial y geográfica de Colombia no había tenido una representación en el gobierno nacional. Hasta ahora.

La vicepresidenta, Francia Márquez, viene de una de esas regiones aisladas y discriminadas: el Cauca, en el suroccidente. Se hizo política por su activismo en contra de mineras multinacionales que buscaban explotar su tierra ancestral. Es negra y feminista. Fue empleada del servicio y madre soltera.

El perfil de Márquez, tan similar al de millones de mujeres, puso a los colombianos a hablar de racismo, clasismo y género durante la campaña. Temas ausentes en campañas anteriores que ahora marcaron la pauta.

Tanto fue el impacto de Márquez en la candidatura de Petro que millones de personas en las zonas periféricas del país, donde primó la abstención durante décadas, participaron de los comicios. Fue la clave de la victoria en segunda vuelta.

Petro anunció que el embajador en Estados Unidos será un dirigente afro del Chocó experto en medio ambiente, Luis Gilberto Murillo, y que la embajadora ante la ONU será una líder indígena dedicada a defender los derechos ancestrales, Leonor Zalabata.

Son nombramientos inéditos, simbólicos, que se añaden a la lista de novedades que representa el gobierno que inicia este domingo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZuFdbavGG2M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.