Juegos para que tu hijo aprenda a programar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Juegos para que tu hijo aprenda a programar

Por Yorokobu
15 de mayo, 2014
Comparte

Entre el abanico de actividades con las que los padres llegan a agobiar a sus hijos, los idiomas siempre se han alzado como una opción muy importante. Sin embargo, ha llegado el momento de que compartan el protagonismo con otra asignatura más: la programación.

Este hecho lo demuestra la gran cantidad de juegos, libros y aplicaciones que hay en el mundo analógico y digital. La importancia de enseñar las lecciones básicas del código ha aumentado hasta el punto de contribuir en la financiación de startups que venden juegos o libros con este afán didáctico.

La programación en un juego de mesa

Code Monkey Island es un buen ejemplo. Se trata de un juego de mesa que enseña conceptos básicos de programación a niños y que ha sobrepasado su objetivo de financiación en Kickstarter cuando todavía le quedan más de 20 días en la plataforma de crowdfunding.

“Empecé a trabajar en Code Monkey Island porque la programación se está convirtiendo en una habilidad muy valorada para la gente de hoy en día”, cuenta Raj Shidu, creador del juego. “Tener al menos un entendimiento básico de cómo funciona la programación es tan importante para los niños como tener un conocimiento en la lectura, la escritura y las matemáticas”.

¿En qué consiste el juego? Cada niño (o adulto) es el líder de un grupo de tres monos y tiene en su poder tres cartas. El objetivo consiste en desplazar todos los monos a la isla que hay en el centro del tablero. ¿Cómo? Moviéndolos en función de la carta que tires. Según Shidu, jugando, los niños consiguen aprender condicionales, operaciones matemáticas o estructuras de datos.

“Pueden absorber mucho conocimiento a su edad, especialmente a través del juego”. Y, ¿funciona también con los padres? “¡Absolutamente! Code Monkey Island es un gran suplemento para cualquier persona de cualquier edad que quiera aprender las bases de la programación”, asegura su creador.

Para alegría de muchos padres, una partida de Code Monkey Island no dura tanto como una de Monopoly. Tan solo 45 minutos. “Me pasé tiempo afinando el juego para asegurarme de que los niños se quedaran enganchados durante toda la partida sin cansarse ni frustrarse”.

Y, para disgusto de los mismos, aquí no se puede hacer trampas. “¡No hay forma! El ganador será la persona cuya lógica sea la mejor y gane más movimientos con sus monos a través de la estrategia y el posicionamiento”.

Aun así, hay que recordar una cosa, el juego tan solo les mete en la cabeza la lógica que siguen los programadores reales. No sustituye la necesidad de aprender en el ordenador. “Code Monkey Island es tan solo un juego de mesa”, señala Shidu. “Para realmente entender cómo hacer programas, los niños todavía necesitarán muchas clases y poner mucho esfuerzo personal en ello”.

No es cosa de uno

Otro método tradicional de enseñar programación a los menores es a través de la lectura. Es lo que busca el proyecto de Linda Liukas, Hello Ruby, un libro infantil que enseña código con una serie de ilustraciones y que también consiguió financiación a través de Kickstarter.

Igualmente, las opciones digitales echan una mano. Con el programa Alice, los chicos pueden crear películas animadas y videojuegos. O Mueve la Tortuga (Move the Turtle en inglés), una aplicación móvil en la que, mediante retos y premios, los niños logran aprender código.

Quizás los padres sueñan con tener un cirujano, una arquitecta o un científico. Quizás consigan criar niños políglotas que les dejen a la altura del betún. Quizás, al final, los hijos disfruten siendo panaderos, albañiles o soldadores. Pero, quizás, algún día, todos ellos tendrán algo en común: conocer el mundo del código mejor que tú y yo.

Un reportaje del portal digital Yorokobu. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: BBC

Nicolás Toledo: quién era el mexicano que murió en el tiroteo del desfile del 4 de julio en Chicago

La familia Toledo había acudido junta a disfrutar del desfile del Día de la Independencia en Highland Park.
Foto: BBC
6 de julio, 2022
Comparte

Nicolás Toledo, el mexicano que murió en el tiroteo, no estaba muy convencido de ir a ver el desfile del Día de la Independencia la mañana del lunes en Highland Park.

El mexicano de 78 años necesitaba de una andadera para caminar y sabía que podría ser difícil para él desplazarse por las aceras llenas de gente en esa ciudad al norte de Chicago.

Su familia, sin embargo, no quería dejarlo solo en casa. Todos iban a asistir y era una buena oportunidad para pasar un día juntos.

Iban 15 de la familia y eligieron un buen sitio para ver el desfile en el centro de Highland Park. Los carros alegóricos comenzaron a pasar, dice Xochil Toledo, una de sus nietas que lo acompañó.

Súbitamente estalló el caos: Robert Crimo, un estadounidense de 22 años, comenzó a disparar hacia la multitud con un rifle de alto poder. Más de 70 disparos, según la investigación de la policía.

Nicolás Toledo fue uno de los siete fallecidos, además de una treintena de heridos, que ha dejado este ataque del 4 de julio.

“Un día que se suponía que iba a estar lleno de alegría y felicidad se convirtió en un sueño lleno de terror y dolor”, dice la nieta de Toledo en un mensaje de su perfil de Facebook.

Las autoridades han identificado a otras víctimas mortales como Katherine Goldstein, de 64 años, Irina McCarthy (35), Kevin McCarthy (37), Jacquelyn Sundheim (63) y Stephen Straus (88).

Irina y Kevin McCarthy eran una joven pareja que dejan huérfano a un bebé de 2 años.

“Un ángel de la guarda”

Xochil Toledo explica que su abuelo estaba sentado en medio de la familia cuando arrancó el desfile.

Mientras pasaba un carro con una banda en la Avenida Central de Highland Park, su abuelo se veía feliz, “disfrutando el momento”.

El lugar del tiroteo

Getty Images

Escucharon detonaciones, que en un principio pensaron eran parte del espectáculo. Pero entonces comenzaron a caer las balas justamente en el lugar en el que estaba la familia.

Tres impactaron en el abuelo, causando su muerte.

“Él nos salvó la vida a todos. Pudieron haber ido contra mí, contra mi novio o contra mis primos”, dijo Xochil Toledo al diario Chicago Sun Times.

Un hijo de Toledo trató de protegerlo y recibió un disparo en el brazo, pero todos los demás pudieron ponerse a salvo luego del ataque.

La familia dice que Toledo es unángel de la guarda” que los protegió.

Abrieron una recaudación de fondos que en poco más de 24 horas obtuvo la respuesta de más de 1.200 personas y una ayuda superior a los US$60.000.

“No hay palabras para decir cuánto agradecemos a la comunidad por toda su ayuda en estos momentos tan difíciles para nuestra familia. Todas las donaciones irán para los gastos del funeral”, escribieron.

Dos personas frente a un ramo de flores

Reuters
Algunas personas han regresado al sitio del ataque para colocar flores por las víctimas del tiroteo.

Nicolás Toledo estaba de visita a su familia al norte de Chicago, luego de dos años de no poder viajar a EE.UU. por las restricciones de la pandemia.

Era originario del estado de Morelos, en el centro de México, pero durante muchos años trabajó en Estados Unidos, donde está una buena parte de su familia conformada por su esposa y ocho hijos.

Tenía doble nacionalidad mexicano-estadounidense, así que pasaba largos periodos con su familia en Illinois.

“Lo trajimos aquí para que pudiera tener una vida mejor”, dijo su nieta al diario The New York Times. “Sus hijos querían cuidarlo y estar más en su vida y luego sucedió esta tragedia”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.