Los cárteles mexicanos que no dependen del narcotráfico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los cárteles mexicanos que no dependen del narcotráfico

Son generalmente asociados con el tráfico de drogas, pero se cree que en México al menos dos carteles ya no dependen completamente de él. BBC Mundo le explica quiénes son y qué más hacen.
Por Juan Carlos Pérez Salazar *BBC Mundo
30 de mayo, 2014
Comparte
ejercito.jpg

Elemento del Ejército custodia la incineración de droga en Tijuana. //Foto: Cuartoscuro

Dos de los carteles más poderosos de México, los Caballeros Templarios y los Zetas, se han convertido en verdaderas empresas criminales internacionales con “portafolios” de actividades que van más allá del tráfico de drogas.

Hace poco, el superdelegado presidencial para Michoacán, Alfredo Castillo, dijo a la agencia de noticias Associated Press que las drogas dejaron de ser la principal fuente de ingresos de los Caballeros Templarios.

Ahora, por extraño que suene, reciben más de la venta de mineral de hierro.

Y aunque -como lo destaca AP- se trata de la primera vez que el gobierno mexicano dice esto de un cartel, es lo que por mucho tiempo han sostenido expertos sobre los Zetas: que su negocio más lucrativo no es el narcotráfico.

Una franquicia

Es lo que argumenta, por ejemplo, el profesor estadounidense George Grayson, autor de “All the executioners men” (Todos los hombres del verdugo), sobre los Zetas.

En diversas ocasiones Grayson ha dicho a BBC Mundo que esta organización no ha sido realmente grande en el tema del tráfico de narcóticos y depende de otras actividades para mantener su formidable maquinaria de guerra.

Algo parecido asegura el periodista Ricardo Ravelo, quien ha escrito varios libros sobre este cartel, el último de ellos “Zetas, la franquicia criminal”.

Según Ravelo, además de ser la organización más violenta -fueron lo que introdujeron la práctica de la decapitación en México- es la más diversificada del país.

Se calcula que los Zetas practican alrededor de 25 actividades criminales diferentes.

Así las desglosa para BBC Mundo Roberto Arnaud, consultor en seguridad nacional, análisis estratégico y crimen organizado:

“Entre las actividades ilícitas que llevan a cabo adicionales al narcotráfico están la venta de hidrocarburos extraídos ilegalmente, secuestros y extorsiones, trata de personas, cobro de cuotas a sectores productivos (minería, agricultura, ganadería, sindicatos) y funcionarios públicos, cobro de cuotas a otros grupos criminales, venta de bienes en penales, administración de giros negros, venta de armas, venta de vehículos robados, cobro por tránsito a transportistas y migrantes, y venta de contrabando”.

Según Arnaud, las entradas diferentes al narcotráfico representan al menos la mitad de los ingresos de los Zetas.

“Quizás la actividad que más rentas le genera después del narcotráfico es la venta de combustible robado -mucho del cual es vendido a empresas estadounidenses legítimas. Esta actividad ha tenido un incremento exponencial en los últimos años”.

Y proporciona cifras: “tan sólo en 2013 el valor del combustible robado fue de $784 millones de dólares”.

“Coincidentemente, este ilícito se concentra en entidades en las que Los Zetas tienen una presencia extendida -Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Tabasco- por lo que podemos suponer que en buena medida son responsables de la expansión de esta actividad y tienen una participación preponderante en las ganancias totales”.

Mineral de hierro

Sólo este mes, las autoridades mexicanas han decomisado 168.000 toneladas de mineral de hierro obtenidas de manera ilegal, parte de ellas ya embarcadas.

Se presume que estos cargamentos -valorados en varios millones de dólares- pertenecen al cartel de los Caballeros Templarios.

Lea: Confiscan 100 mil toneladas de mineral de hierro en México

Roberto Arnaud asegura que “los Templarios controlaban toda la cadena productiva de la explotación del hierro -Michoacán es el primer productor nacional de este mineral”.

“Primero ayudaron a propietarios de áreas mineras a establecer minas ilegales a cambio de un pago por cada tonelada extraída; el transporte del mineral se hacía forzosamente en camiones propiedad de los Templarios o con organizaciones de transportistas que les pagaban cuotas”.

El experto agrega que los cargamentos pasaban por la aduana sin problemas porque “los agentes estaban en la nómina del cartel”.

Finalmente -agrega Arnaud- el mineral era vendido a compradores chinos asociados a los Templarios.

Millones

En marzo pasado, el presidente de la Cámara Nacional de Hierro y el Acero, Alonso Ancira reveló que en 2013 la industria perdió aproximadamente US$1.300 millones por robo de mineral de hierro.

Según Ancira, también el año pasado fueron exportadas por el crimen organizado al menos 10 millones toneladas de mineral de hierro (se cree que principalmente a China).

Vea: México: decomisan buque con 68 mil toneladas de mineral de hierro del narco

A diferencia de los Zetas -cuyos negocios son mayormente criminales- los Caballeros Templarios también tienen participación en asuntos legales.

“Sus actividades abarcaban prácticamente todas las actividades productivas —legales e ilegales— que se llevaban a cabo en la zona de Tierra Caliente de Michoacán”, dice Roberto Arnaud.

Las ilegales van desde la venta de drogas -en especial anfetaminas- hasta el secuestro, pasando por la extorsión y la piratería.

“Las actividades lícitas son la compra-venta de inmuebles, lotes de vehículos usados, empresas de seguridad privada, tiendas de ropa y calzado, tiendas de electrodomésticos, disqueras, equipos de fútbol, transporte de mercancías, venta de productos agrícolas (aguacate, limón, maíz, plátano, ganado, cuero), restaurantes y hoteles”, explica Arnaud.

Tendencia

Citado por AP, Antonio Mazzitelli, representante para México y Centroamérica de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, los Templarios “ya no son un cartel de las drogas propiamente dicho, sino ‘una organización criminal de tipo mafioso’, cuya “capacidad operativa no está relacionada a un bien o mercado, como las drogas, sino a todos los mercados que les puede generar una renta”.

Algo similar ocurre con el cartel de los Zetas, a quien Ricardo Ravelo sigue considerando -a pesar de versiones que hablan de su debilitamiento- como la segunda organización criminal más fuerte no sólo de México sino de América Latina, después del cartel de Sinaloa.

Lea también: ¿Qué pasó con los Zetas, el cartel más temido de México?

La “diversificación” de las actividades criminales ya la están adoptando otros grupos, como el cartel del Golfo, aunque no al nivel de los Zetas -sus jurados enemigos- y los Templarios.

“En particular en últimos años ha incursionado en la venta de combustible robado, sobre todo en Tamaulipas, y también cobran cuotas a transportistas y comercios, y cometen secuestros y extorsiones”, revela Roberto Arnaud sobre el cartel del Golfo.

Es una tendencia que ve en organizaciones criminales en otras partes del mundo.

“Conforme amplían sus operaciones van creando economías de escala que les permiten ofrecer nuevos ‘servicios’ ilícitos -por ejemplo, el control de una ruta de tráfico de drogas te permite traficar otros bienes ilícitos como armas o productos de contrabando”, agrega el experto.

También indica que están aprovechando los avances en tecnologías de la información y la apertura comercial para extender su influencia “aprovechando las debilidades institucionales de los países en vías de desarrollo”.

En su libro Mafia Export, el periodista italiano Francesco Forgione cuenta, por ejemplo, cómo la Camorra ha creado una verdadera multinacional -con filiales en diferentes partes del mundo- para falsificar marcas de prestigio.

El narcotráfico, de alguna manera, anunció tempranamente la era de la globalización. Lo que organizaciones criminales como las mexicanas están haciendo ahora es agregar más “productos” a sus oscuras y sinuosas redes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 países de América Latina más peligrosos para defender los derechos humanos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha registrado el asesinato de 147 activistas en 2021 y de otros 89 en los primeros 4 meses de 2022.
9 de junio, 2022
Comparte

Dedicarse a defender los Derechos Humanos es una labor de alto riesgo, sobre todo si se ejerce en América Latina, región que se ha convertido en la más peligrosa del mundo para denunciar la violación de alguna garantía fundamental o para reclamar su cumplimiento.

La denuncia la hizo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), instancia que contabilizó el asesinato de 147 activistas en 2021, según la información que figura en el informe anual publicado la semana pasada.

Pero si 2021 no fue un buen año para los defensores de Derechos Humanos en la región, 2022 no luce mucho mejor.

La CIDH, en otro reporte preliminar, informó que solo en los primeros 4 meses del año en curso ha contabilizado la muerte de 89 activistas.

Los 5 países más peligrosos

Activistas en riesgo. . Ranking con los países más peligrosos para los activistas de Derechos Humanos Datos de enero a diciembre de 2021.

Con 145 defensores muertos, Colombia es el país más peligroso del continente para promover los derechos y las libertades fundamentales.

Las autoridades colombianas han reconocido la gravedad de la situación y este año le aseguraron a la Comisión que vienen tomado medidas para revertirla, entre ellas destacaron que actualmente tienen a 3.749 líderes sociales bajo resguardo.

“La situación es preocupante”, admitió también el comisionado Joel Hernández, relator para las Personas Defensoras de Derechos Humanos de la CIDH.

México, con 10 asesinados, ocupa el segundo lugar, de acuerdo con los datos de la CIDH. Líderes de comunidades indígenas y ambientalistas fueron las principales víctimas.

Por su parte, Perú con 5 fallecidos, Honduras con 4 y Guatemala con 2 se encuentran en el tercer, cuarto y quinto lugar; respectivamente.

Quiénes son las víctimas

La mayoría de los activistas asesinados ejercían la defensa de la tierra, el territorio y el ambiente o eran integrantes de comunidades indígenas, denunció la CIDH, organismo, adscrito a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Eso indica que no solamente están en riesgo aquellas personas que han decidido exponer públicamente los abusos y excesos cometidos por los cuerpos policiales y las fuerzas militares.

Por el contrario, cualquiera que haya decidido promover y proteger, de manera pacífica, la universalidad e indivisibilidad de los derechos de pueblos e individuos puede verse comprometido. Esto incluye a sindicalistas y a los periodistas también.

Los datos que maneja la Comisión también revelan además que las amenazas no se limitan a los activistas únicamente, sino que en algunos casos se extienden hasta su círculo familiar.

El caso del brasileño José Gomes es prueba de ello. El pasado 9 de enero Gomes fue asesinado, a tiros, junto a su esposa y su hija en la región de São Félix do Xingu, estado de Pará. La víctima se dedicaba a liberar crías de tortugas en la Amazonía, en un intento por repoblar esta especie.

Hasta ahora las autoridades policiales no han aportado mucha información sobre el asunto y solamente han dicho que están investigando el crimen.

Aunque el grueso de los fallecidos contabilizados por la CIDH son hombres, casos como el de la activista mexicana Gladys Aranza Ramos, integrante del colectivo Madres Buscadoras de Sonora, quien fue asesinada el 15 de julio de 2021, indican que las mujeres defensoras no están exentas de riesgos.

En la mira. [ 147 activistas de Derechos Humanos fueron asesinados en 2021 en América Latina ],[ 89 activistas han sido asesinados en los primeros cuatro meses del 2022 ], Source: Fuente: CIDH, Image: Fotos de activistas asesinados en un campo

Las cifras de la Comisión son corroboradas por las que manejan otras organizaciones como la irlandesa Front Line Defenders, la cual se especializa en monitorear las condiciones en las que los defensores ejercen su labor alrededor del mundo.

En su informe correspondiente a 2021 Front Line Defenders denunció que de los 358 defensores de Derechos Humanos que fueron asesinados en el mundo, 252 eran latinoamericanos; es decir el 70%.

Las causas del problema

Las debilidades institucionales, especial la falta de independencia judicial, y la violencia criminal son, a juicio del comisionado Hernández, los motivos por los cuales América Latina se ha vuelto tan peligrosa para quienes deciden defender los derechos de otras personas, pero no son los únicos.

El comisionado Joel Hernández preside una audiencia pública de la CIDH en Quito (Ecuador)

CIDH
El diplomático mexicano Joel Hernández, es el relator para las Personas Defensoras de Derechos Humanos de la CIDH.

En distintas partes de la región se están dando situaciones de conflictividad que hacen que los defensores se activen”, le explicó Hernández a BBC Mundo por videoconferencia.

“Por ejemplo, en aquellas zonas donde se están poniendo en marcha proyectos extractivistas, sin el debido consentimiento de las comunidades afectadas, los líderes se están movilizando o están surgiendo y eso los coloca en la mira de grupos de determinados grupos”.

“Esto explica por qué los defensores de los pueblos indígenas, de los campesinos y del medio ambiente están siendo las principales víctimas de atentados y ataques”, agregó el diplomático mexicano.

Un indígena Yanomami en el Amazonas brasileño ve como sus tierras son explotadas por mineros ilegales

Reuters
Los indígenas que se oponen a la minería en sus tierras y quienes los defienden tienen grandes probabilidades de ser asesinados o atacados, de acuerdo a los

Algunos pasos positivos

Pese a calificar de “difícil” la situación que enfrentan los defensores en la región, Hernández aseguró que en algunos países se están produciendo pasos en la dirección correcta.

Así mencionó el caso de Brasil, cuyas autoridades han puesto en marcha el Programa de Protección a Defensores de Derechos Humanos (PPDDH), en los estados de Bahía, Paraíba, Pernambuco, Ceará, Maranhão, Minas Gerais, Pará y Río de Janeiro, el cual ampara actualmente a 600 activistas.

Honduras, entretanto, ha anunciado ha tomado medidas a favor de 116 defensores y 25 periodistas.

Sin embargo, el Mecanismo de Protección de Personas Defensoras y de Periodistas de México es el de mayor envergadura en el continente y tiene bajo su resguardo a 1.011 activistas y 495 comunicadores.

Por último, Perú anunció a mediados del año pasado la creación de un programa similar.

El comisionado demandó de las autoridades de los países de la región que creen las condiciones para que los activistas puedan realizar su labor de manera segura, que se abstengan de atacarlos y que castiguen cualquier ataque contra ellos.

“La impunidad es muy peligrosa, porque cuando no se castigan los crímenes se invita a su repetición”, dijo Hernández, quien destacó la importancia de contar con un Poder Judicial independiente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Gb3VlQAvq_0&list=PLLhUyPZ7578eW1XsHntWhSVsNC4430xFE&index=52

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.