OSCs y científicos alertan sobre "Cabo Dorado", nueva amenaza al arrecife de Cabo Pulmo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

OSCs y científicos alertan sobre "Cabo Dorado", nueva amenaza al arrecife de Cabo Pulmo

Dos años después de que Felipe Calderón cancelara el proyecto Cabo Cortés, la empresa china que adquirió la propiedad presenta un nuevo proyecto de desarrollo "insostenible", argumentan organizaciones y científicos.
10 de mayo, 2014
Comparte
Cabo Cortés.

Cabo Cortés.

El único arrecife de coral vivo en el Mar de Cortés está nuevamente en peligro, dicen ambientalistas, apenas dos años después de que grupos activistas lograron persuadir al gobierno que impidiera la construcción de “Cabo Cortés” un desarrollo turístico con 30.000 cuartos de hotel en la zona.

Después de ser una zona pesquera sobreexplotada, la vida marina alrededor del arrecife de Cabo Pulmo, cerca de Los Cabos, recobró fuerza después que hace dos décadas los habitantes de la localidad decidieran abandonar la pesca comercial y dedicarse a actividades de ecoturismo en la península de Baja California.

Sin embargo, hay nuevos planes para construir 22.000 cuartos de hotel, esta vez como parte de un proyecto dirigido por inversionistas chinos en la misma propiedad. Hubo abucheos y alegatos en una sesión realizada esta semana para escuchar comentarios públicos sobre la propuesta, la cual está en las etapas tempranas del proceso de aprobación.

Los promotores del proyecto, en uno de sus pocos pronunciamientos públicos sobre el plan, dicen que redujeron en cerca de un tercio el número de habitaciones propuestas en el proyecto previo, y que eliminaron el plan para construir una marina y una planta desalinizadora. Ofrecen tratar y reutilizar el agua de los acuíferos existentes.

Sin embargo, los detractores del plan dicen que no hay suficiente agua dulce en la desértica península para abastecer el plan, y que el proyecto no considera las afectaciones que tendrían los desechos del desarrollo turístico sobre el arrecife.

Igual de preocupante para los detractores del proyecto Cabo Dorado es lo poco que se sabe de los acaudalados inversionistas: compañías chinas cuya relación con su gobierno es poco clara.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China no respondió a un correo electrónico enviado para saber si las empresas activas en México con compañías estatales chinas, y los portales web y comunicados de las empresas son imprecisos. Nadie respondió a varias llamadas telefónicas y correos electrónicos enviados a las compañías chinas involucradas en el proyecto.

Un anuncio publicado en periódicos mexicanos por un inversionista, Beijing Sansong International Trade Group, indica que el proyecto es respaldado por el gobierno chino, y dice que cuenta con 3.600 millones de dólares para invertir en el desarrollo turístico.

“De conformidad con los acuerdos suscritos en meses recientes entre el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el presidente de la República Popular de China, Xi Jinping… nos dirigimos a ustedes para hacer de su conocimiento que la empresa La Rivera Desarollos BCS, de la cual somos inversionistas, llevará a cabo un nuevo proyecto en la zona de Cabo del Este”, afirma el comunicado.

Eso es lo que genera temor en los residentes de la zona vecina a Cabo Pulmo, como Judith Castro, cuya familia comenzó a pescar en la zona hace cerca de un siglo pero ahora ofrece buceo y otras actividades. A diferencia del poco solvente banco europeo que respaldaba el proyecto anterior, Castro teme que los chinos tengan el dinero disponible y “empiecen a construir en cuanto reciban un permiso”.

“No nos oponemos al desarrollo”, dijo Castro. “Pero estamos en contra del crecimiento descontrolado”.

Ni Beijing Sansong ni La Rivera respondieron a solicitudes de comentarios, pero el portal web de la compañía menciona como socias a dos empresas afiliadas al gobierno chino. Una, China State Construction Engineering Corporation Limited, fue sancionada por el Banco Mundial por prácticas fraudulentas en un proyecto previo.

“Esta es una de las cosas que me parecen más preocupantes”, dijo Exequiel Ezcurra, exdirector del Instituto Nacional de Ecología y profesor en la Universidad de California, campus Riverside. “Esta es una compañía de la que no puedes saber mucho… y ese es un gran problema”.

Los urbanizadores afirman en su anuncio que su proyecto es un “concepto basado en la preservación ambiental”, pero los detractores dicen que tan solo por su tamaño ello resulta imposible

“La cantidad de agua que necesitan… ni siquiera existe en esa región”, dijo Octavio Aburto, investigador del Instituto de Oceanografía Scripps, con sede en San Diego.

El predio se encuentra a menos de 20 kilómetros del arrecife de coral.

En 2012 Felipe Calderón canceló el proyecto entonces conocido como Cabo Cortés, pues aseguró que no demostraba claramente su sustentabilidad y que podría generar un daño irreversible:

“Si el proyecto original de Cabo Cortés, tal y como fue presentado, es un proyecto que no ha demostrado aún, por decirlo de alguna manera, clara e indubitablemente, como debe de ser su sustentabilidad, particularmente tratándose de un área tan importante en el Mar de Cortés y para el país. Por su magnitud debe quedarnos a todos la absoluta certeza de que eso no generará un daño irreversible y esa absoluta certeza simple y sencillamente no se ha generado. En consecuencia el gobierno de la República ha determinado anular la autorización de impacto ambiental condicionada del proyecto. Queda así cancelado el proyecto llamado Cabo Cortés”.

Las organizaciones Amigos para la Conservación de Cabo Pulmo (ACCP), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), COSTA SALVAjE, Defensa Ambiental del Noroeste (DAN), Greenpeace México y el Grupo de los 100 argumentan que este desarrollo turístico es violatorio a diversos ordenamientos locales y que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) entregada por la desarrolladora presenta diversas deficiencias:

  1. Pone en riesgo al arrecife considerado como Patrimonio Mundial por la Unesco y humedal de importancia internacional bajo la Convención Ramsar.
  2.  El programa de manejo del PNCP establece como área de influencia 200 metros alrededor del polígono del mismo, así que legalmente no hay duda de que los terrenos del proyecto que dan a la playa de la reserva marina están dentro de su zona de influencia, omisión grave de Cabo Dorado que plantea su proyecto como si estuviera de espaldas al mar.
  3. El proyecto turístico que plantea la construcción de 22,503 cuartos a un lado del PNCP contraviene el Programa de Ordenamiento Ecológico de Los Cabos (POEL) ya que se pretende construir infraestructura sobre las zonas de recarga de los acuíferos y además no se considera el abasto de agua de las poblaciones que se generen.
  4. De realizarse, este proyecto crearía un nuevo asentamiento urbano de alrededor de 440 mil habitantes cuya demanda de agua sería de 50 millones de metros cúbicos anuales, por lo que pondría en grave riesgo la seguridad hídrica de los habitantes de Baja California Sur.
  5. Tomando como base que en los 22,503 cuartos haya un consumo promedio de 1000 litros de agua al día se requerirá de un volumen de 8.2 millones de metros cúbicos anuales, y no los 3.6 millones de metros cúbicos anuales reportados en la MIA, Por lo tanto, la SEMARNAT está imposibilitada para evaluar los impactos ambientales que se generarían en el acuífero de Santiago, el único no sobreexplotado del municipio de los Cabos.

Aquí puedes echarle un ojo al análisis de la Manifestación de impacto Ambiental llevada a cabo por la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS):

Análisis de la MIA de Cabo Dorado by http://www.animalpolitico.com

Con información de Associated Press y Greenpeace.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

#TheatreCapChallenge, la sencilla idea que "está salvando vidas" en las salas de operación

Cuando el británico Rob Hackett apareció en el quirófano con su nombre y profesión escrito en el gorro, recibió varias burlas. Pero esa sencilla medida ayuda a disminuir lo que es la tercera causa de muerte en Estados Unidos: los errores médicos.
31 de mayo, 2022
Comparte

“¿Acaso no puedes recordar tu nombre?”, solían decirle los colegas de Rob Hackett en broma.

Era fines de 2017 y el anestesista británico había decidido empezar a ingresar a las salas de operaciones con su nombre y profesión escritos en el gorro, algo tan vistoso que era ineludible para sus colegas.

Y esa era justamente la idea: que lo detectaran y leyeran con facilidad.

Un año y medio después, su iniciativa #TheatreCapChallenge (“desafío del gorro de quirófano”) se volvió viral y, según Hackett, ya está salvando vidas.

“Desde hace más de 10 años que me enfoco en mejorar la seguridad de los pacientes”, cuenta el médico a BBC Mundo desde Sídney (Australia), donde vive desde hace dos décadas.

Su interés en el tema comenzó tras presenciar la muerte de una madre joven por una serie de “peligros que aún existen”.

“Soy consciente de que otra gran cantidad de personas continúa muriendo innecesariamente por estos mismos problemas”, dice el anestesista.

Esos “peligros” o “problemas” se llaman errores médicos.

En Estados Unidos, por ejemplo, los errores médicos son la tercera causa de muerte, según un estudio realizado por la Universidad Johns Hopkins y publicado en la revista British Medical Journal en 2016.

Principales causas de muerte en EE.UU.. . .

Y, de acuerdo con la última guía para cirugías seguras de la Organización Mundial de la Salud, la comunicación es la raíz de 70% de los “miles de eventos adversos reportados (dentro de los quirófanos) entre 1995 y 2005” .

Hackett ha sido testigo directo o indirecto de todo ello.

Durante sus 12 años como anestesista, ha sabido de estudiantes a los que piden que terminen una operación porque los confunden con novatos en fase de entrenamiento.

O pacientes que sufren infartos porque no recibieron la compresión torácica (maniobra de primeros auxilios) a tiempo por la sencilla razón de que nadie en la sala quirúrgica se dio por aludido cuando se dio la orden.

Así que se propuso buscar medidas para cambiarlo.

#TheatreCapChallenge

“Conocí la llamada ciencia de los factores humanos a principios de 2015 y el tema me motivó aún más después de asistir a una serie de presentaciones del experto en seguridad médica (Rollin) ‘Terry’ Fairbanks”, cuenta Hackett.

Médicos operando.

Getty Images
La comunicación dentro de la sala de operaciones es la raíz del 70% de los “eventos adversos”, dice la OMS.

Fue en esa época que intentó introducir en la sala de operaciones lo que definió como “otra iniciativa obvia de seguridad”: “Fui sometido a intensas amenazas e intimidaciones por parte del personal de mayor jerarquía dentro de uno de mis propios hospitales”.

“Tal vez fue entonces cuando me di cuenta de que había pocas posibilidades de cambio y mejora dentro de los marcos de asistencia sanitaria existentes”, agrega.

Abandonó esa idea pero seguía pensando que algo debía cambiar.

La idea de los gorros con nombres llegó de una forma inesperada: leyendo el libro de autoayuda “Cómo ganar amigos e influir sobre las personasdel estadounidense Dale Carnegie.

“Cuanto más lo pensaba, más obvia y fantástica me parecía la idea”, confiesa. “Crea una mejora en la atención al paciente y expone los marcos de atención médica en los que nos basamos para resistirnos al cambio”.

Pero a la iniciativa le faltaba masificación.

La idea llegó de la entonces estudiante para partera Alison Brindle, quien propuso usar el hashtag #TheatreCapChallenge en redes sociales, cuenta Hackett.

En Twitter, en los últimos dos meses, el hashtag ha sido usado principalmente en Reino Unido y Estados Unidos, pero Australia, España y México le siguen en menciones, según la herramienta Hashtagify.

Además, organismos como las asociaciones de anestesistas de EE.UU. y Australia han apoyado públicamente la iniciativa.

La Asociación Estadounidense de Asistentes Médico Quirúrgicos, por ejemplo, lo agregó a su lista de políticas e informó: “Es una idea simple y gratuita que ayuda a mejorar la comunicación en una emergencia, especialmente en instituciones más grandes donde puede ser más difícil identificar a colegas y caras nuevas”.

“Experimento psicosocial”

Cuando Hackett comenzó con la iniciativa, creó un video donde explica que “saber los nombres de las personas y sus roles es una habilidad no técnica esencial para el trabajo en equipo”.

En situaciones de emergencia como un paro cardíaco, cuando el personal está corriendo hacia el quirófano, saber “quién es quién” marca la diferencia, continúa.

“Orquestamos al equipo con extrema eficiencia y el paciente tiene mayores probabilidades de sobrevivir“.

Desde que se convirtió en “el loco” que lleva su nombre escrito en la frente hasta la actualidad, Hackett ha escuchado numerosas críticas.

Las principales, cuenta a BBC Mundo, son el costo, la falta de evidencia científica para llevar adelante la experiencia y la vergüenza de verse “poco profesional”.

Pero Hackett tiene argumentos para cada crítica.

Equipo médico.

Gentileza Rob Hackett
Rob Hackett junto a un equipo médico en Sídney, Australia, donde cada uno tiene su gorro con nombre y profesión.

Si bien hoy en día lleva un gorro con sus datos bordados, en un principio simplemente lo había escrito a mano. Por eso, agrega, el costo de implementación es cero.

Respecto a las pruebas, el británico cita una investigación de la Escuela Imperial de Anestesia de Reino Unido presentada en Londres el año pasado que afirma que los cirujanos saben el nombre de menos de la mitad (44%) del personal médico dentro del quirófano.

“Conocer y reconocer a los miembros del equipo por su nombre ha sido cuantitativa y cualitativamente asociado con una mayor confianza, compromiso laboral y resultados clínicos“, dice otro estudio publicado el año pasado por la revista British Journal of Anaesthesia.

El trabajo, que analizó el impacto de #TheatreCapChallenge en un hospital en Reino Unido, afirma que el recuerdo de nombres aumenta con los gorros, algo que no sucedió en otro estudio que incluyó una chapa identificatoria en el pecho.

Además, de acuerdo a ese mismo estudio, 94% de los anestesistas y enfermeros apoyaron la iniciativa.

“La reacción de los profesionales médicos ha sido fascinante”, confirma Hackett.

Médicos corriendo.

Getty Images
En las emergencias, saber quién es quién ayuda a organizar al equipo médico “con extrema eficiencia y el paciente tiene mayores probabilidades de sobrevivir”, dice Hackett.

Según una encuesta realizada por PatientSafe Network, una organización sin fines de lucro sobre seguridad del paciente que Hackett dirige, 86% del personal apoya la iniciativa.

El apoyo fue unánime por parte de los estudiantes de enfermería y medicina, aquellos que son nuevos en la atención médica”, dice, agregando que lo mismo ha sucedido con los pacientes.

“Sin embargo, el apoyo fue menor entre quienes tienen la mayor influencia: el personal que ha estado en la industria durante más de 20 años”, reconoce.

Y es aquí donde entra el factor del profesionalismo y prestigio.

En palabras de Hackett, el #TheatreCapChalleng “es como un experimento psicosocial internacional masivo, que expone fácilmente dónde la cultura de la atención médica está fallando”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

https://www.youtube.com/watch?v=AYRg2DPj-FM

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.