Anarquistas atacan a periodistas… y viceversa (videos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Anarquistas atacan a periodistas… y viceversa (videos)

La protesta partió a las 16:00 horas de la Escuela Normal Superior y avanzó en paz a lo largo de Ribera de San Cosme. Dos kilómetros más adelante, sin embargo, ya en Puente de Alvarado, ésta se quebró.
Por Paris Martínez
11 de junio, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

“Vamos a recordar el orden de los contingentes –se escuchó a través del altavoz, al iniciar, ayer, la 43 marcha en conmemoración de la matanza estudiantil de 1971, conocida como “Halconazo”–: primero va el Comité 68, luego San Bartolo (Ameyalco), la 28 de Octubre, organizaciones sociales y populares, después se incorporarán las organizaciones estudiantiles y, al final, irán la CNTE y el SME…” Al fondo, sin embargo, se formaba un contingente más, no aceptado entre los convocantes, el de los anarquistas, el ‘bloque negro’, integrado por cerca de 40 jóvenes, mujeres y hombres, todos encapuchados.

Los reclamos de la manifestación fueron expuestos tan pronto como comenzó su avance: “La reapertura de los procesos judiciales (por la matanza) del 10 de junio de 1971; la disolución del Cuerpo de Granaderos y la Gendarmería Nacional; juicio y castigo a Luis Echeverría Álvarez; alto a la criminalización de la protesta social, con leyes, normas y protocolos que buscan poner castigo y desalentar la protesta; libertad a los presos políticos; presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos; alto a la reformas estructurales; alto a la reforma educativa y en defensa de la educación pública y gratuita; por el rescate de la nación; por el rescate de la ciudad. Pedimos además la libertad absoluta de Yakiri, porque la legítima defensa es un derecho. Adelante, compañeros: a 43 años, seguimos en pie de lucha.”

La protesta partió a las 16:00 horas de la Escuela Normal Superior y avanzó en paz a lo largo de Ribera de San Cosme. Dos kilómetros más adelante, sin embargo, ya en Puente de Alvarado, ésta se quebró.

Primero fue un grafiti en la antigua escuela de cuadros del PRI-DF, una “A” de “anarquía”, y un cristalazo. Y también una rociada de spray negro a los fotógrafos y camarógrafos que se acercaron, así como limonazos tirados a resortera.

Inmediatamente después vino un coctel molotov contra la sede actual del tricolor capitaino, ubicada en la acera de enfrente, cuyas ventanas también quedaron a merced del bloque negro, que actuaba mientras el grueso de la manifestación se separaba de los disturbios.

Dos personas, desde la azotea del inmueble priista devuelven las pedradas, ríen por la seguridad que les brinda la altura, se cruzan insultos con los anarquistas, y luego se ocultan.
Unos minutos después, los anarquistas destruyeron los cristales de un Oxxo, y luego los de una estación del Metrobús.

De los 2 mil policías que custodiarían la manifestación, según lo anunciado por las autoridades capitalinas, ni uno sólo hizo presencia.

Avenida Juárez

No había suficientes limones ni suficientes resorteras para mantener a raya a los cerca de 50 reporteros, fotorreporteros y camarógrafos que se aproximaban a los jóvenes encapuchados que grafiteaban los expendios callejeros de revistas y libros que corren a lo largo de Avenida Juárez, por la que el bloque negro avanzó a las 17:40 horas, así que optaron por otra solución: esgrimir palos, tablones y patinetas para amedrentar a la prensa.

La estrategia, no obstante, perdió efectividad minutos después, cuando, a la altura de la Alameda Central, un joven anarquista se separó de sus compañeros y, sin darse cuenta, quedó rodeado de fotógrafos, reporteros y camarógrafos, contra los cuales intentó elevar el madero que empuñaba, logrando sólo que los representantes de la prensa se le fueran encima, a empujones e insultos, pero también a golpes.

Esto provocó que el grupo de anarquistas, distante sólo algunos metros, se volcara contra los fotógrafos y camarógrafos, tundiendo al primero que tuvieron a mano, al cual tiraron al suelo y patearon entre varios.

Un segundo después, el combate era de un bando contra otro. Con caídos y pateados de ambos lados.

Al menos dos fotógrafos sufrieron heridas de consideración, uno en un ojo y otro en un antebrazo, al ser golpeado con un garfio de varilla, de los empleados en albañilería para anudar alambre. Al primero, además, le rompieron la cámara de un martillazo.

El pleito a golpes no duró acaso un minuto, esto, porque la mayoría de los anarquistas desistió de continuar la gresca y, entre sí, se llamaron a la calma, pero el enojo de los periodistas no cesó –lo mismo que el de algunos manifestantes encapuchados–, así que los jaloneos e insultos mutuos siguieron durante toda avenida Juárez, y luego sobre 5 de Mayo:Si alguno de los anarquistas lanzaba una consigna, de entre los reporteros y camarógrafos surgía un “ya cállate pendejo”…

En ese momento, la prioridad periodística parecía no ser ya la totalidad de la marcha, sino el marcaje personal al contingente anarquista, que ya no pudo soltarse del cinturón de trabajadores de la prensa que los rodeaba.

–Mejor bajen sus cámaras, luego por qué se enoja la banda –lanza, en algún momento, un joven anarquista, más como amenaza que como cuestionamiento.

–Porque yo traigo una cámara y tú traes piedras, y porque yo estoy haciendo mi chamba –le espeta una fotógrafa.

Ya en el Zócalo, durante el mitin en conmemoración del Halconazo, los organizadores de la manifestación se deslindaron de los disturbios, y lejos de ellos, aunque también en la Plaza de la Constitución, los anarquistas se mantuvieron agrupados, para en bloque prender fuego a una piñata con la forma de la Copa del Mundial de Futbol, que ardió mientras los jóvenes encapuchados exhibían una manta en la que se leía “Fifa 2014, en apoyo a Brasil, ¡Muerte al Estado!”.

Luego, uno de los anarquistas pateó la piñata en llamas, hacia los fotógrafos y camarógrafos que capturaban el hecho, mientras gritaba “¡Ahí está su pinche noticia, putos!”.

Epílogo: Televisa

Empleando los hashtags #10JunioMX, #ConMéxicoNoSeJuega, #EPNVsMéxico y #NoMásPoderAlPoder, este 10 de junio, a la par de la marcha por el 43 aniversario del Halconazo, colectivos, artistas y activistas convocaron a una protesta afuera de las instalaciones de Televisa Chapultepec, en contra de las reformas del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Bajo el lema “Rescatemos la Democracia. Defendamos la Soberanía”, el objetivo de esta protesta, ante la televisora (donde se jugó fútbol y se realizaron pinturas) fue reunir a representantes de distintas luchas sociales en México, con las siguientes exigencias: suspensión inmediata de las reformas estructurales, cese a la criminalización de la protesta, debates públicos entre el presidente de la República y la ciudadanía; libertad a presos políticos y esclarecimiento de crímenes contra periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, y transparencia en la relación entre México y Estados Unidos en temas como seguridad, energéticos, telecomunicaciones o migración.

Desde el templete, localizado a unos pasos de una de las pequeñas porterías donde un grupo de manifestantes protestó con una cascarita, un integrante del Comité 68 acusó también que “quieren que el pueblo compre la camiseta futbolera para que se olvide de los verdaderos problemas”, en alusión a que el debate de las leyes secundarias en materia energética y en telecomunicaciones en el Congreso coincidirá con la participación de la Selección de futbol en el Mundial de Brasil 2014.

Entre los convocantes a esta manifestación estuvieron John Ackerman, Gerardo Fernández Noroña (quienes estuvieron presentes en el acto), Daniel Giménez Cacho, Elena Poniatowska, Jesusa Rodríguez, Rubén Albarrán de la agrupación Café Tacvba, el escritor Paco Ignacio Taibo II, así como el Congreso Popular, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Morena y el comité jurídico y de derechos humanos de #YoSoy132.

Aquí algunos videos de los enfrentamientos:

 

El llamado “Halconazo” de 1971 fue la primera gran manifestación universitaria organizada en la capital del país, desde el 2 de octubre de 1968. En ella, un grupo paramilitar conocido como Los Halcones truncó una manifestación pacífica de más de 10 mil estudiantes, que intentaban desfila del Casco de Santo Tomás, frente a la Escuela de Economía del Politécnico Nacional, hasta la estatua de Carlos IV, en el cruzamiento de las avenidas Juárez y Reforma. El saldo exacto de muertos y heridos se desconoce hasta la fecha, pues se ha impedido el esclarecimiento de los hechos, aunque por versiones de testigos oculares, el número de muertos fluctúa entre 75 y 125, casi todos llevados al Campo Militar Número Uno, al decir de los informantes. Los heridos pasaron de 300, algunos en gravísimo estado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'No podíamos ir ni sentados': cómo son los viajes de migrantes en camiones como el que volcó en México

Los migrantes emprenden rutas cada vez más peligrosas en su sueño por llegar a Estados Unidos. A menudo, soportando condiciones infrahumanas.
Getty Images
12 de diciembre, 2021
Comparte

La tragedia que esta semana se cobró la vida de más de 50 migrantes cuando volcó el camión en el que viajaban hacinados en el sur de México volvió a dejar al descubierto las condiciones cada vez más infrahumanas que soportan en sus intentos por llegar a Estados Unidos.

Aún conmocionado y con lesiones en el cuello por el golpe, Emerson Morales le relató a BBC Mundo cómo fue el viaje justo antes del accidente este jueves en Chiapas, del que logró sobrevivir junto a un centenar de personas.

“En el camión íbamos en filas. Yo estaba en la número 6, en el fondo. Éramos tantos que no podíamos ir ni sentados”, recuerda sobre el hacinamiento en el que viajaban más de 160 personas, la mayoría guatemaltecas.

El calor y humedad de esta región de México se multiplicaban entre la multitud en el interior del tráiler.

El gobierno reveló que los traficantes de migrantes le habían hecho ranuras en la parte alta del camión para que pudieran respirar.

“Pero esto pudo haber afectado su seguridad. Pudieron haber salido proyectados al ocurrir el siniestro“, declaró Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública.

Fue tras solo hora y media de viaje en el camión que el conductor perdió el control por exceso de velocidad antes de llegar a la capital chiapaneca, Tuxtla Gutiérrez. Volcó y se chocó contra lo que algunos vecinos llaman “el puente de la muerte” por la cantidad de accidentes que se registran en esta pronunciada curva.

“Creo que éramos muchos. Éramos tantos que había que ir de pie, agarrados a donde podíamos, y creo que eso también causó el accidente. Como no se podían sentar, algunos se movieron, supongo que eso balanceó todo y volcó”, piensa Emerson.

Personas fallecidas en el accidente de Tuxtla.

Getty Images
El accidente ocurrió en la localidad de Tluxtla Guerrero, en el sur de México.

Hacinados y sin poder sentarse

Alejandro Martínez, primer oficial de los bomberos de Tuxtla Gutiérrez, recuerda cómo durante el rescate tuvieron que retirar el amasijo de hierros que sobresalían de la caja del camión para tratar de salvar “a las personas que se seguían moviendo, atrapadas entre los muertos”.

“El remolque llevaba una caja completamente sellada, de lámina. Solo tenía esa mínima filtración de aire para que pudieran respirar con el mismo viento generado por la velocidad del camión”, le cuenta a BBC Mundo.

Cree que el peso que llevaba el vehículo también contribuyó a que se perdiera el control. Y que, antes del momento del impacto, ya las personas a bordo se venían aplastando y sufrieron lesiones. Fue en el choque contra el puente que muchos fallecieron al instante.

Reconoce que las secuelas psicológicas para los rescatistas están a la orden del día tras tener que asistir en sucesos tan dantescos como el de Chiapas. También para Eduardo Escobar, paramédico de Cruz Roja quien fue el primero de los servicios de emergencia en llegar al lugar.

Nunca había visto un incidente con tantos muertos. Me asombró ver tantas personas que gritaban y que pedían nuestro apoyo, mucha gente encima de otra en el tráiler… Es algo que no puedo decir con palabras”, cuenta.

A los heridos los clasifican por colores en función de su gravedad: verde, amarillo y rojo. El negro está reservado para los fallecidos.

“Lamentablemente, no pudimos hacer más por los fallecidos. Pero estamos satisfechos porque logramos salvar a mucha gente”, asegura a BBC Mundo.

""Estamos acostumbrados a los retenes. Suelen revisar el interior, desarman hasta partes por dentro… te preguntan si traes droga, todo eso"", Source: Orlando, Source description: Transportador, Image:

“Negocio multimillonario”

El uso de camiones para transportar grandes grupos de migrantes escondidos no es para nada nuevo.

Según comunicó este sábado el Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano, en lo que va de año se identificaron a más de 35.000 migrantes en 446 “rescates masivos”, tal y como la entidad se suele referir a cuando intercepta a quienes viajan en grandes grupos por suelo mexicano.

“Se ha identificado que los traslados de manera habitual se llevan a cabo en vehículos no aptos para el transporte de pasajeros, por lo que al estar en condiciones de hacinamiento, carecer de alimentación, agua y ventilación, la integridad física de las personas se pone en riesgo”, se lee en el comunicado del INM.

Pero los grupos que son detenidos son mínimos en comparación de cuantos consiguen llegar a la frontera en lo que supone “un negocio millonario” no solo para los traficantes de migrantes sino también para autoridades implicadas, como denuncia la periodista Ángeles Mariscal, fundadora del portal Chiapas Paralelo.

“El pasar por los retenes en las carreteras se consigue gracias a autoridades corruptas. Cuando optan por el trayecto en la selva, quien recoge esa cuota es el Ejército. Es un negocio multimillonario de mucha corrupción entre todas las corporaciones, y eso hace que siga pasando”, asegura en entrevista con BBC Mundo.

Paso por retenes

Luis Rodríguez Burcio, comandante de la Guardia Nacional, negó tras la tragedia que el tráiler hubiera cruzado alguno de los puestos de migración en carretera.

Sin embargo, pocos kilómetros antes del lugar donde ocurrió el accidente, existe un retén de policía por el que tuvo que pasar el vehículo.

“Ese reten está ahí día y noche, de manera permanente. Usted me dirá cómo hicieron para pasar”, le dijo a BBC Mundo un taxista de Tuxtla Gutiérrez que pidió permanecer en el anonimato.

Mexico

Getty Images
Hay varias personas que permanecen hospitalizadas debido a las heridas.

Muy cerca de ese retén, varios conductores de camiones descansaban este sábado de su trabajo frente a un pequeño restaurante en la carretera. Algunos vecinos aseguran que a veces se ve a algunos migrantes bajar de camiones estacionados en este punto.

Orlando es un joven que transporta cemento hasta Veracruz desde Comitán, el municipio fronterizo con Guatemala desde el que salió el camión accidentado el jueves en la mañana.

Sin embargo, asegura que jamás ha recibido una propuesta para llevar migrantes ni conoce a nadie que lo haya hecho. Ni mucho menos cuánto pueden ganar.

“Estamos acostumbrados a los retenes. Suelen revisar el interior, desarman hasta partes por dentro… te preguntan si traes droga, todo eso”, le cuenta a BBC Mundo.

“¡Esos retenes son para extorsionarte!”, interrumpe otro camionero que escucha la conversación.

Control de carteles

A estos pagos se suman las cuotas habituales que los migrantes pagan a los coyotes o polleros que les van guiando en las distintas etapas del viaje.

En esta región del sur de México hay una ruta de migrantes muy conocida que circula por la costa tras cruzar el río Suchiate, en la frontera con Guatemala. Quienes pasan por Tuxtla Gutiérrez, sin embargo, acceden a México por La Mesilla, una zona montañosa muy concurrida por el tráfico ilegal.

Desde allí, el grupo de migrantes del camión accidentado se trasladó hasta Comitán. Según Ángeles Mariscal, con amplio conocimiento de los flujos migratorios en Chiapas, este trayecto por el que pasaron se ha convertido en una de las zonas más calientes del estado.

""Nunca había visto un incidente con tantos muertos. Me asombró ver tantas personas que gritaban y que pedían nuestro apoyo, mucha gente encima de otra en el tráiler"", Source: Eduardo Escobar, Source description: Paramédico, Image:

“Era zona controlada por el cartel de Sinaloa y ahora le está disputando el Jalisco Nueva Generación. Por esta disputa que se detonó este año hay toques de queda y ‘narcobloqueos’ en esta zona”, afirma.

En la mañana del jueves, el tráiler comenzó su viaje desde Comitán. Su objetivo era llegar a Puebla y después seguir rumbo a la frontera con EE.UU. Al pasar cada región, en cada etapa, tienen que ir pagando a los distintos grupos delincuenciales que las controlan a través del traficante de personas.

“Ha habido asesinatos de migrantes porque el pollero que los traía no quiso pagar a los carteles de una zona”, recuerda Mariscal para describir la máxima vulnerabilidad de estas personas.

Más dinero y más riesgo

Algunos, los menos, se atreven a viajar por cuenta propia sin el apoyo de los traficantes, principalmente hondureños y salvadoreños que suelen conocer mejor la zona.

“Pero en este caso, la mayoría eran de zonas rurales de Guatemala que no conocen esta geografía y son más vulnerables al venir de zonas pobres o porque a veces no hablan bien español”, opina Mariscal.

Todos estos pagos durante la ruta hacen que los migrantes tengan que comprometerse a desembolsar cifras astronómicas que a veces ni siquiera tienen. Según Emerson Morales, uno de los sobrevivientes del accidente, el coste total por cruzar la frontera oscila entre US$10.300 y US$13.000.

"El remolque llevaba una caja completamente sellada. Solo tenía una mínima filtración de aire para que pudieran respirar con el mismo viento generado por la velocidad del camión"", Source: Alejandro Martínez, Source description: Bombero, Image:

Su motivo para no dudar en hipotecarse económicamente de por vida y arriesgarse a hacer un viaje tan peligroso es el de casi todos sus compatriotas: huir de la pobreza que acecha a sus comunidades en Centroamérica y tratar de encontrar trabajo en EE.UU. para mandar dinero a sus familias y darles una vida más digna.

Grupos humanitarios criticaron que la militarización fomentada por México para tratar de frenarles el paso por su territorio está llevando a los migrantes a buscar rutas aún más peligrosas que incrementan su vulnerabilidad y por las que tienen que pagar aún más dinero.

El gobierno mexicano no respondió ante esta posibilidad sino que se limitó a señalar la responsabilidad en el problema de los traficantes de personas. Por ello, anunció la creación de un grupo de acción junto a otros países latinoamericanos contra las redes que operan en el continente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=iTN15a4nWBw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.