Anarquistas atacan a periodistas… y viceversa (videos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Anarquistas atacan a periodistas… y viceversa (videos)

La protesta partió a las 16:00 horas de la Escuela Normal Superior y avanzó en paz a lo largo de Ribera de San Cosme. Dos kilómetros más adelante, sin embargo, ya en Puente de Alvarado, ésta se quebró.
Por Paris Martínez
11 de junio, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

“Vamos a recordar el orden de los contingentes –se escuchó a través del altavoz, al iniciar, ayer, la 43 marcha en conmemoración de la matanza estudiantil de 1971, conocida como “Halconazo”–: primero va el Comité 68, luego San Bartolo (Ameyalco), la 28 de Octubre, organizaciones sociales y populares, después se incorporarán las organizaciones estudiantiles y, al final, irán la CNTE y el SME…” Al fondo, sin embargo, se formaba un contingente más, no aceptado entre los convocantes, el de los anarquistas, el ‘bloque negro’, integrado por cerca de 40 jóvenes, mujeres y hombres, todos encapuchados.

Los reclamos de la manifestación fueron expuestos tan pronto como comenzó su avance: “La reapertura de los procesos judiciales (por la matanza) del 10 de junio de 1971; la disolución del Cuerpo de Granaderos y la Gendarmería Nacional; juicio y castigo a Luis Echeverría Álvarez; alto a la criminalización de la protesta social, con leyes, normas y protocolos que buscan poner castigo y desalentar la protesta; libertad a los presos políticos; presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos; alto a la reformas estructurales; alto a la reforma educativa y en defensa de la educación pública y gratuita; por el rescate de la nación; por el rescate de la ciudad. Pedimos además la libertad absoluta de Yakiri, porque la legítima defensa es un derecho. Adelante, compañeros: a 43 años, seguimos en pie de lucha.”

La protesta partió a las 16:00 horas de la Escuela Normal Superior y avanzó en paz a lo largo de Ribera de San Cosme. Dos kilómetros más adelante, sin embargo, ya en Puente de Alvarado, ésta se quebró.

Primero fue un grafiti en la antigua escuela de cuadros del PRI-DF, una “A” de “anarquía”, y un cristalazo. Y también una rociada de spray negro a los fotógrafos y camarógrafos que se acercaron, así como limonazos tirados a resortera.

Inmediatamente después vino un coctel molotov contra la sede actual del tricolor capitaino, ubicada en la acera de enfrente, cuyas ventanas también quedaron a merced del bloque negro, que actuaba mientras el grueso de la manifestación se separaba de los disturbios.

Dos personas, desde la azotea del inmueble priista devuelven las pedradas, ríen por la seguridad que les brinda la altura, se cruzan insultos con los anarquistas, y luego se ocultan.
Unos minutos después, los anarquistas destruyeron los cristales de un Oxxo, y luego los de una estación del Metrobús.

De los 2 mil policías que custodiarían la manifestación, según lo anunciado por las autoridades capitalinas, ni uno sólo hizo presencia.

Avenida Juárez

No había suficientes limones ni suficientes resorteras para mantener a raya a los cerca de 50 reporteros, fotorreporteros y camarógrafos que se aproximaban a los jóvenes encapuchados que grafiteaban los expendios callejeros de revistas y libros que corren a lo largo de Avenida Juárez, por la que el bloque negro avanzó a las 17:40 horas, así que optaron por otra solución: esgrimir palos, tablones y patinetas para amedrentar a la prensa.

La estrategia, no obstante, perdió efectividad minutos después, cuando, a la altura de la Alameda Central, un joven anarquista se separó de sus compañeros y, sin darse cuenta, quedó rodeado de fotógrafos, reporteros y camarógrafos, contra los cuales intentó elevar el madero que empuñaba, logrando sólo que los representantes de la prensa se le fueran encima, a empujones e insultos, pero también a golpes.

Esto provocó que el grupo de anarquistas, distante sólo algunos metros, se volcara contra los fotógrafos y camarógrafos, tundiendo al primero que tuvieron a mano, al cual tiraron al suelo y patearon entre varios.

Un segundo después, el combate era de un bando contra otro. Con caídos y pateados de ambos lados.

Al menos dos fotógrafos sufrieron heridas de consideración, uno en un ojo y otro en un antebrazo, al ser golpeado con un garfio de varilla, de los empleados en albañilería para anudar alambre. Al primero, además, le rompieron la cámara de un martillazo.

El pleito a golpes no duró acaso un minuto, esto, porque la mayoría de los anarquistas desistió de continuar la gresca y, entre sí, se llamaron a la calma, pero el enojo de los periodistas no cesó –lo mismo que el de algunos manifestantes encapuchados–, así que los jaloneos e insultos mutuos siguieron durante toda avenida Juárez, y luego sobre 5 de Mayo:Si alguno de los anarquistas lanzaba una consigna, de entre los reporteros y camarógrafos surgía un “ya cállate pendejo”…

En ese momento, la prioridad periodística parecía no ser ya la totalidad de la marcha, sino el marcaje personal al contingente anarquista, que ya no pudo soltarse del cinturón de trabajadores de la prensa que los rodeaba.

–Mejor bajen sus cámaras, luego por qué se enoja la banda –lanza, en algún momento, un joven anarquista, más como amenaza que como cuestionamiento.

–Porque yo traigo una cámara y tú traes piedras, y porque yo estoy haciendo mi chamba –le espeta una fotógrafa.

Ya en el Zócalo, durante el mitin en conmemoración del Halconazo, los organizadores de la manifestación se deslindaron de los disturbios, y lejos de ellos, aunque también en la Plaza de la Constitución, los anarquistas se mantuvieron agrupados, para en bloque prender fuego a una piñata con la forma de la Copa del Mundial de Futbol, que ardió mientras los jóvenes encapuchados exhibían una manta en la que se leía “Fifa 2014, en apoyo a Brasil, ¡Muerte al Estado!”.

Luego, uno de los anarquistas pateó la piñata en llamas, hacia los fotógrafos y camarógrafos que capturaban el hecho, mientras gritaba “¡Ahí está su pinche noticia, putos!”.

Epílogo: Televisa

Empleando los hashtags #10JunioMX, #ConMéxicoNoSeJuega, #EPNVsMéxico y #NoMásPoderAlPoder, este 10 de junio, a la par de la marcha por el 43 aniversario del Halconazo, colectivos, artistas y activistas convocaron a una protesta afuera de las instalaciones de Televisa Chapultepec, en contra de las reformas del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Bajo el lema “Rescatemos la Democracia. Defendamos la Soberanía”, el objetivo de esta protesta, ante la televisora (donde se jugó fútbol y se realizaron pinturas) fue reunir a representantes de distintas luchas sociales en México, con las siguientes exigencias: suspensión inmediata de las reformas estructurales, cese a la criminalización de la protesta, debates públicos entre el presidente de la República y la ciudadanía; libertad a presos políticos y esclarecimiento de crímenes contra periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, y transparencia en la relación entre México y Estados Unidos en temas como seguridad, energéticos, telecomunicaciones o migración.

Desde el templete, localizado a unos pasos de una de las pequeñas porterías donde un grupo de manifestantes protestó con una cascarita, un integrante del Comité 68 acusó también que “quieren que el pueblo compre la camiseta futbolera para que se olvide de los verdaderos problemas”, en alusión a que el debate de las leyes secundarias en materia energética y en telecomunicaciones en el Congreso coincidirá con la participación de la Selección de futbol en el Mundial de Brasil 2014.

Entre los convocantes a esta manifestación estuvieron John Ackerman, Gerardo Fernández Noroña (quienes estuvieron presentes en el acto), Daniel Giménez Cacho, Elena Poniatowska, Jesusa Rodríguez, Rubén Albarrán de la agrupación Café Tacvba, el escritor Paco Ignacio Taibo II, así como el Congreso Popular, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Morena y el comité jurídico y de derechos humanos de #YoSoy132.

Aquí algunos videos de los enfrentamientos:

 

El llamado “Halconazo” de 1971 fue la primera gran manifestación universitaria organizada en la capital del país, desde el 2 de octubre de 1968. En ella, un grupo paramilitar conocido como Los Halcones truncó una manifestación pacífica de más de 10 mil estudiantes, que intentaban desfila del Casco de Santo Tomás, frente a la Escuela de Economía del Politécnico Nacional, hasta la estatua de Carlos IV, en el cruzamiento de las avenidas Juárez y Reforma. El saldo exacto de muertos y heridos se desconoce hasta la fecha, pues se ha impedido el esclarecimiento de los hechos, aunque por versiones de testigos oculares, el número de muertos fluctúa entre 75 y 125, casi todos llevados al Campo Militar Número Uno, al decir de los informantes. Los heridos pasaron de 300, algunos en gravísimo estado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

6 consejos para negociar de manera más efectiva en el trabajo (y qué es lo que nunca deberías hacer)

Jonathan Booth, experto en negociación de la universidad británica London School of Economics, comparte con algunas de las claves para llegar a un mejor resultado.
Getty Images
10 de agosto, 2020
Comparte
Mujeres conversando

Getty Images
“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, dice Jonathan Booth, explicando que hasta en las situaciones laborales más cotidianas existen habilidades negociadoras que pueden ayudarte a conseguir tus objetivos.

Cuando hablamos de negociar, no solo de trata de cerrar un negocio o conseguir un aumento de salario.

Hay negociaciones más cotidianas que, aunque no terminen con un resultado cuantificable en dinero, son igualmente importantes.

Por ejemplo, necesitas habilidades para negociar un día libre, para que la carga de trabajo sea equitativa o para defender un punto de vista que puede marcar el desarrollo de tu carrera profesional.

Jonathan Booth, profesor de comportamiento organizacional y gestión de recursos humanos de la universidad británica London School of Economics (LSE), quien además se especializa en educación para ejecutivos sobre negociación, dice que los pasos para tener éxito son aplicables en cualquier ámbito laboral.

“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, le dice Booth a BBC Mundo, ya que es parte de la dinámica de nuestras vidas profesionales. como cuando hay que determinar los términos de un nuevo acuerdo o superar conflictos con colegas.

Lo más desafiante, afirma, es cuando estás negociando con una contraparte competitiva que no está dispuesta a perder y, por lo tanto, no le interesa llegar a un punto medio para facilitar un acuerdo donde los participantes obtengan algún beneficio, situación que en inglés se llama win-win.

Enfrentado a esa situación, es recomendable explorar si existen posibilidades de crear un escenario donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Para avanzar en este enfoque es importante “estar dispuesto a hacer preguntas, compartir información y priorizar la creatividad”, apunta Booth.

Estos son seis consejos que habitualmente utilizan los mejores negociadores, según el académico de LSE.


1. Acercarse a la contraparte y establecer una relación cordial

No se trata, necesariamente, de ir juntos al bar de la esquina, pero una llamada telefónica o una breve reunión previa, puede allanar el camino antes de que se establezca una negociación formal.

Si no están las condiciones como para un contacto previo a la negociación, es importante investigar por otros medios quién es tu contraparte.

Personas conversando

Getty Images
Es importante, dice el académico, crear las condiciones donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Por ejemplo, buscar en redes sociales información que pueda ser útil antes de sentarse a discutir. Indagar qué trabajos previos ha realizado, cuáles son sus motivaciones, sus intereses. Y si es posible, descubrir cómo han sido los resultados de negociaciones previas donde ha participado la contraparte.

Incluso si la confianza solo se extiende al establecimiento de reglas y procedimientos básicos, al menos eso permitirá que los participantes se sientan más cómodos.

2. Meterse en sus zapatos (y caminar un poco dentro de ellos)

Otra técnica que ayuda en el proceso es tratar de entender la perspectiva de la contraparte, incluso aunque no estés de acuerdo. Eso permite tener una comprensión más racional de la otra persona y descubrir qué busca.

También le hace ver al otro que estás prestando atención y que entiendes lo que propone, aunque las posiciones sean divergentes.

La idea es tratar de encontrar una solución integradora para evitar que el conflicto escale y se transforme en una discusión que no avanza.

3. Compartir información

Aunque puede sonar poco estratégico a primera vista, lo cierto es que compartir información es importante.

Pareja conversando

Getty Images
“No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”, apunta el experto.

Una negociación constructiva está relacionada con la reciprocidad. Entonces, tomar la iniciativa -y estar dispuesto a parecer vulnerable- puede ayudar a conseguir información de la contraparte y mover la conversación a tu favor.

Es como ceder un poco para conseguir algo a cambio. Es posible que tu buena disposición a compartir información empuje a los otros a seguir tu ejemplo, abriendo el diálogo.

Cuando los negociadores ven que las partes están dispuestas a trabajar juntas, se puede mantener un intercambio positivo.

4. Priorizar la creatividad

En cualquier negociación es probable que encuentres problemas o elementos inesperados a medida que avanzan las conversaciones.

En esta circunstancias se requiere ser creativo y buscar soluciones que den una respuesta a las distintas necesidades. Y para ser creativo con las propuestas tienes que saber quién es la persona que está al frente y qué busca.

Pareja conversando online

Getty Images
Antes de sentarse a negociar, siempre hay que investigar quién es tu contraparte.

Es útil trazar la percepción de los intereses de todos lo que están en la mesa. Si los problemas que se discuten tienen varias partes, vale la pena desglosarlos y usar la creatividad para que los otros se integren a la discusión.

En esto es clave hacer las preguntas correctas para aprender de la información nueva que consigues de los otros negociadores y así generar múltiples ideas que permitan crear posibles soluciones.

5. Plantear las cosas de manera colectiva

En vez de plantear el diálogo de manera individual, al estilo de “mi posición es esta”, “tu posición es esta”, es conveniente tratar de conducir la conversación hacia un diálogo colectivo.

También puede ser útil traer a la mesa ejemplos de negociaciones previas donde hayas participado y cuyos resultados arrojaron un beneficio mutuo.

En este punto hay que tener cuidado porque al mostrar mucha experiencia, puedes parecer intimidante o puedes ser percibido por los demás como que los estás subestimando.

6. Minimizar las amenazas

Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer en la mesa de negociación.

Personas discutiendo

Getty Images
“Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer”, argumenta Booth.

Básicamente se trata de minimizar la tensión. Lo primero es encontrar un asunto en que todos los negociadores estén interesados para mover la discusión hacia otro lado, o encontrar puntos donde haya acuerdo.

Si descubres cuáles son las cartas del juego de los demás, tienes más opciones de mover las piezas a tu favor, con el fin de encontrar una solución de beneficio mutuo.

¿Qué se puede hacer cuando aparece un elemento inesperado?

“Si eso ocurre, le puedes hacer preguntas para que la contraparte aclare de qué se trata el asunto”, dice Booth.

Ahora bien, “si lo nuevo realmente te ha tomado por sorpresa, trata de evitar que la otra parte se dé cuenta“.

Un alternativa es hacer una pausa en la negociación y ganar tiempo para investigar y evaluar el nuevo escenario, ya que así puedes saber si necesitas traer nuevos recursos a la mesa y explorar otros caminos para lograr un acuerdo.

Y sobre qué es lo que nunca deberías hacer al enfrentar una negociación, Booth es muy claro: “No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.