Apple, Facebook y Google saben todo sobre ti
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Apple, Facebook y Google saben todo sobre ti

Hemos vivido decenas de campañas llamando a tener cuidado a la hora de compartir información en la Red, pero el problema es mucho mayor.
Por Yorokobu.es
30 de junio, 2014
Comparte
El director general de Apple, Tim Cook, habla sobre el iOS 8 conferencia de desarrolladores de Apple en San Francisco, el lunes 2 de junio de 2014. Foto: AP.

El director general de Apple, Tim Cook, habla sobre el iOS 8 conferencia de desarrolladores de Apple en San Francisco, el lunes 2 de junio de 2014. Foto: AP.

Hemos vivido decenas de campañas llamando a tener cuidado a la hora de compartir información en la Red, hemos visto a políticos dimitir por fotos o vídeos difundidos por internet, errores en redes sociales que han costado disgustos en la vida real, incluso a compañías tecnológicas dando nuestros datos a los gobiernos que los piden. Pero el problema es mucho mayor: literalmente estás en pelotas.

Es lo que hay o, mejor dicho, es como funciona el mundo actual. No es por ser alarmistas ni tecnófobos, pero seguramente no tengas ni idea de la cantidad de información tuya que circula por ahí, aunque intentes ser el más cauto del mundo. Porque aunque tú no des información voluntariamente, otros pueden darla sobre ti, o usar la que tienen.

Primer ejemplo: tienes un iPhone o un iPad. Como tú, varios millones de personas en el mundo. De hecho, no importa si lo tienes o lo tuviste, pero para activarlo tuviste que entrar en la AppStore y, para ello, tuviste que dar tu número de cuenta. Hay mucha gente que lo dio para hacer compras, lo cual es el negocio evidente. En concreto, 5.000 millones de dólares gastados en la AppStore en 2013, que ya es.

Pero lo importante no es el dinero, es lo anterior.

En enero de 2013 Apple contaba con más de 500 millones de usuarios activos en su AppStore, ahora superan los 650 millones, según las estimaciones. Es decir, unos 650 millones de usuarios que han pagado una media de 400 dólares por terminal (siendo generosos), lo que supone otro enorme bocado de dinero.

Pero, insistimos, lo importante no es el dinero, es lo anterior.

La cuestión es que si para entrar tienes que dar tu número de tarjeta… ¿tiene Apple en su poder 650 millones de números de tarjetas de crédito? Seguramente no tantas, pero aunque fueran la mitad es un número que multiplica a los datos bancarios que cualquier entidad pueda tener sobre la faz de la tierra.

Un número de tarjeta por sí solo no puede hacer demasiado, al menos a priori. Pero ¿qué pasaría si lo combinaras con algún tipo de información personal, única, intransferible y que consta en las identificaciones oficiales de los gobiernos de casi todo el mundo como, por ejemplo, la huella dactilar? Exacto, el último iPhone presentado hasta la fecha, el iPhone 5S incluye un sistema de desbloqueo mediante huella dactilar que, según aseguran, es únicamente local, es decir, la información sacada de tus dedos no se envía a servidor alguno, se queda en tu móvil y está encriptado.

¿De cuánta gente hablamos? Complicado saberlo porque Apple no es muy amigo de dar detalles sobre las ventas, pero en el cuarto cuatrimestre del año pasado (en el que el iPhone 5S se puso a la venta, por lo que solo computó en las últimas dos semanas del periodo) se vendieron 33,8 millones de iPhones (los 5S y los anteriores), y en el primer cuatrimestre de este año se han vendido 51 millones más(de nuevo, de todos los tipos, incluyendo el también nuevo 5C, pero cabe pensar que gran parte de esas ventas son de los 5S).

Pongamos que el número de iPhones 5S vendidos son 20 millones, que serán muchos más: 20 millones de usuarios han dado a Apple su número de tarjeta y su huella dactilar

iphone

Segundo ejemplo: las malditas ‘wearables’. ¿Qué demonios es eso? La última moda tecnológica: dispositivos que se llevan puestos como una prenda de ropa, que son inteligentes y que median entre nosotros y otros dispositivos tecnológicos, ya sea un smartwatch que nos informa de lo que pasa en nuestro móvil o en nuestros dispositivos domóticos en casa, ya sea un anillo que registra nuestros movimientos. Son lo más del momento, en lo que todas las compañías del sector tecnológico trabajan ahora mismo.

¿Y qué tienen en común? Dos cosas. La primera, que todos estos dispositivos hacen una cosa: un seguimiento de nuestra actividad ‘deportiva’, aunque sea caminar, y nos lo venden como elemento motivacional para una vida sana: cuántas calorías has quemado hoy andando (o haciendo deporte), cuántas horas has dormido o, si se lo facilitas, cuánta agua has bebido, cuánto pesas y mides y demás. La segunda: que, de momento, nos cansamos pronto de la moda. Según a quién preguntes, un 33%, un 50% o un 55% de los usuarios dejan de usar estos dispositivos en poco tiempo.

Al menos esto será así hasta que, se supone, Apple revolucione el sector cuando lance su apuesta por el tema. Por lo pronto, el nuevo sistema operativo que presentan en septiembre se centra precisamente en la información sobre salud. Siguiendo los datos anteriores, imagina lo que supondrá que (al menos) dos decenas de millones de personas compren un dispositivo que monitoriza hasta su ritmo cardíaco, sumando esto a los millones de personas que ya usan dispositivos de este tipo y no se han cansado de ellos (móviles de última generación, smartwatches, fuelbands, pulseras y demás).

En total, muchos millones de personas compartiendo parte de su historial clínico con grandes tecnológicas.

android

Tercer ejemplo: lo que ya sabíamos hasta ahora, que para Facebook y Google el producto eres tú. En el ámbito comercial, cuando alguien te regala un servicio es porque el producto eres tú. Es decir, ¿de dónde saca el dinero Facebook si es gratuito y nadie paga por usarlo? De lo que pagan por ejemplo los anunciantes para lanzar sus campañas a un público segmentado al detalle gracias a la información que tú mismo compartes. ¿Quieres mandar un anuncio a chicas de entre 19 y 22 años que vivan en Sevilla y estén estudiando en una universidad andaluza? Facebook puede y no cobra una barbaridad por ello.

Porque las tecnológicas, además de vender aparatos (hardware) y programas o aplicaciones (software), viven de ti. Mejor dicho, de lo que tú les das. Facebook sabe quién eres, cómo eres, quiénes son tus amigos, qué piensas, dónde vas, dónde querrías ir, qué cosas (libros, música, programas) te interesan, dónde has estudiado, quién es tu familia y un montón de cosas más. Sin salir de la empresa, WhatsApp vincula tu número de móvil, tu nombre y tu fotografía ante los ojos de cualquiera que use sus servicios. Y eso por no hablar de Google, que sabe qué buscas, en qué páginas navegas…

Añádele a todo ello lo que haces con los servicios que utilizas: los blogs o webs que lees o a los que estás suscrito, los correos que escribes y recibes, la geolocalización de tu móvil, los check-in de Forsquare, tus ideas en Twitter, tus alertas, tus marcadores…

Todo esto, la información que compartimos, no es nuevo. Pero lo primero sí. Y sí, son compañías diferentes, con contratos de privacidad (que nadie leemos), que se adueñan del contenido que les damos (tus fotos dejan de ser tuyas y pasan a ser suyas). Piensa, por un momento, en que esos datos se combinaran para dibujar un vivo retrato de ti, desde lo que piensas hasta lo que te gusta, desde tu número de tarjeta y tu huella dactilar a qué tal es tu salud.

Y en todo lo que los demás comparten de ti: si cuelgan vídeos, te etiquetan en fotos o ese proyecto universitario o esa multa que salen publicadas y, al buscar con tu nombre, aparecen.

¿Verdad que ahora te importa un poco menos que alguien pueda encontrar alguna foto tuya comprometida? Eso es un problema, pero es el menor de todos. Bienvenido a 1984 treinta años después.

*Nota publicada el 29 de junio de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuba aprueba el matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas LGBTTTIQ+

Dos tercios de los electores en Cuba dieron el "sí" a la normativa que regirá sus relaciones familiares y que también contempla la gestación subrogada.
26 de septiembre, 2022
Comparte

Cuba aprobó el nuevo Código de las Familias por una amplia mayoría en el referendo celebrado el domingo.

Un total de 3 mil 93 millones de cubanos (el 66.87%) votaron “sí” al nuevo marco legar que regirá las relaciones familiares en el país, según los resultados preliminares anunciados este lunes por el Consejo Electoral Nacional.

El matrimonio entre personas del mismo sexo, la adopción de hijos por parte de éstas o la gestación subrogada son algunas de las propuestas más destacadas y polémicas del documento de 104 páginas que reemplazará una normativa de 1975.

Los datos

Mientras, 1.95 millones de electores (el 33.13%) se decidieron por el “no”, según las cifras provistas por el CEN.

El Consejo Electoral Nacional considera estos resultados preliminares como “válidos e irreversibles” e indicó que, a la espera del conteo final, ya se puede confirmar que ha sido ratificado el Código de las Familias.

Acudieron a las urnas 6.25 millones de cubanos, el 74.01% de los 8.44 millones que componían el padrón.

Uno de los centros de votación en La Habana.

Getty Images
Uno de los centros de votación en La Habana.

Se trata de la participación más baja en un referendo en la historia reciente de Cuba, si bien los otros dos anteriores fueron para aprobar sendas constituciones, la de 1976 y la de 2019.

Cubanos residentes en el exterior tuvieron la posibilidad de participar en este proceso electoral, que no ha sido supervisado por organismos internacionales.

En los meses previos al referendo, el gobierno desplegó una amplia campaña a favor del “sí” en los medios de comunicación estatales (los únicos legales), en la calle y redes sociales, mientras el “no” fue defendido por particulares y organizaciones como la Conferencia Episcopal de Cuba con mensajes en internet.

El Código de las Familias se ha aprobado en un momento de profunda crisis económica en Cuba, donde la principal preocupación entre sus más de 11 millones de habitantes es capear la escasez de todo tipo de productos, desde alimentos y medicinas hasta artículos de aseo o ropa, y los cada vez más frecuentes apagones.

Antes de someterse a referendo se realizó una consulta popular entre febrero y abril de este año en la que participaron 6.5 millones de cubanos, según el gobierno.

Qué cambia en Cuba

El nuevo Código de las Familias permitirá legalizar el “matrimonio igualitario”, la posibilidad de que parejas del mismo sexo adopten niños y la “gestación solidaria” o subrogada sin fines de lucro.

Papeletas del referendo en Cuba

Getty Images
Así eran las papeletas que más de 6 millones de cubanos introdujeron en las urnas este domingo.

También abre vías para penalizar a los agresores domésticos en aspectos como la custodia de sus niños, reparto de bienes o herencia; protege la comunicación entre los menores y sus abuelos en caso de divorcio, e incorpora legalmente a madrastras y padrastros como tutores.

Además, permite a los padres elegir el orden de los apellidos de sus hijos y amplía -al menos sobre el papel, ya que esto requiere de recursos materiales- la protección de adultos mayores o discapacitados.

Otro punto destacado es la posibilidad de que los abuelos adquieran responsabilidad parental, algo importante teniendo en cuenta que en los últimos meses decenas de miles de cubanos de mediana edad han emigrado, en muchos casos dejando a sus progenitores al cuidado de los menores de la casa.

Un pasado oscuro y polémico

De aprobarse el referendo el domingo, Cuba se convertiría en el país número 34 en el que, de manera parcial o total, se legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El respaldo del gobierno a esta iniciativa contrasta con la persecución que sufrieron los homosexuales en las primeras décadas de la revolución de 1959.

El régimen de Fidel Castro consideraba la homosexualidad un vicio propio de la sociedad capitalista y burguesa.

Fidel Castro y el Che Guevara

Getty Images
Fidel Castro y el Che Guevara eran conocidos por su escasa tolerancia hacia la homosexualidad.

“No podemos llegar a creer que un homosexual pudiera reunir las condiciones y los requisitos de conducta que nos permitirían considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero militante comunista”, declaró públicamente el gobernante en 1965.

En aquellos años los homosexuales -junto con sacerdotes y otras personas consideradas contrarrevolucionarias- eran detenidos con frecuencia, expulsados de sus empleos y encarcelados en campos de trabajos forzosos llamados UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) para su “rehabilitación”.

Recorte de periódico de Granma sobre las UMAP.

Granma
Unos 25.000 cubanos, según estimaciones, fueron recluidos en las UMAP entre 1965 y 1968. Eran campos de trabajos forzosos inspirados en los de otros países comunistas de la esfera de la URSS en los que se buscaba “reeducar” a personas con tendencias consideradas contrarias a los valores del socialismo y la Revolución.

Tras dos décadas de dura represión, en 1979 se despenalizaron las relaciones entre personas del mismo sexo y comenzó una liberalización gradual que se aceleró ya en el siglo XXI.

“El Gobierno se vio obligado a reconciliarse con su pasado cercano de intolerancia y discriminación para encajar en el nuevo orden global postsocialista. El país necesitaba abrirse al mundo y ofrecer una imagen de apertura”, explicó el historiador cubano Abel Sierra Madero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.