5 cosas que aprendimos de la mayor feria de videojuegos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

5 cosas que aprendimos de la mayor feria de videojuegos

En esta ocasión los juegos que fomentan el lado creativo del usuario y la vuelta a los clásicos formaron parte de la escena.
14 de junio, 2014
Comparte
Foto: AP

Foto: AP

Durante tres días el Centro de Convenciones de Los Ángeles, California, fue sede de la E3 (Electronic Entertainment Expo), la mayor feria de la industria de videojuegos en Estados Unidos.

El año pasado Sony y Microsoft lanzaron sus nuevas consolas y obviamente ése fue el tema que dominó la exposición.

En los días previos a la E3 2014 no estaba claro cuál sería el tema principal.

En esta ocasión los juegos que fomentan el lado creativo del usuario y la vuelta a los clásicos formaron parte de la escena.

Dave Lee, de la BBC, estuvo presente en la feria y analiza lo que dejó la edición de este año.

1. La guerra entre consolas sigue cabeza a cabeza (sin incluir a Nintendo)

Es cierto que la Xbox One ha tenido un primer año problemático en comparación con las astronómicas ventas de PlayStation4.

Sin embargo, Microsoft no debería dejarse dominar aún por el pánico. Su lista de nuevos títulos es interminable. Anunciaron juego tras juego en su conferencia de prensa del lunes.

Para esta época, el año próximo, cuando finalmente se lancen los títulos más grandes, tendremos un panorama más claro de quién está ganando.

No hace mucho el mercado de consolas era una carrera entre tres caballos pero con los sementales de Microsoft y Sony escapándose al galope.

Ahora Nintendo luce cada vez más como un caballito mecedor: a los niños les encanta, son divertidos por un rato, pero simplemente parece que no van a ningún lado.

Los nuevos juegos de Nintendo, como Starfox Super Smash Bros y Zelda, en particular, quizás mantengan la Wii U en soporte vital por otro año o un poco más, pero cada vez más se acerca el momento en el que la empresa quizás tenga que reducir sus pérdidas y pensar en su próxima consola, si es que llega a fabricarla.

2. La industria de los videojuegos aún tiene un problema con las mujeres

No es de sorprender que la mayoría de los asistentes a la E3 eran hombres. Sin embargo, también hubo una buena cantidad de mujeres aquí, con muchas sintiéndose frustradas con lo que está en oferta.

Tomemos por ejemplo “Asassin’s Creed”. Ya establecida como una de las principales franquicias, la próxima versión permitirá jugar a cuatro personas juntas, pero sólo como hombres.

Los planes de incluir un personaje femenino fueron desechados reveló Ubsisoft, la empresa que lo desarrolla.

¿Y cuál es la explicación? “Un personaje femenino significa que tienes que rehacer mucha animación”, dijo James Therien, director de Ubisoft, despertando una reacción negativa.

Desde entonces, la empresa señaló que habrá “personajes femeninos fuertes” incluidos en el juego. Sin embargo no para ser controlados por usuarios.

El personaje femenino principal en E3 fue uno que hemos conocido durante años: Lara Croft. Esa misma, la increíblemente atractiva y elegante Lara Croft de pantalones cortos.

Un pensaría que al acercarse una década del primer lanzamiento de Tomb Raider habría espacio para más ingenio.

En todo caso aún hay esperanzas de cambio.

Al parecer, Nintendo está liderando el camino con personajes femeninos para jugar como usuarios, pero con juegos que no son de los más creativos.

Y en el último juego de Alien, de Sega, uno puede jugar como la hija de Ellem Ripley, el personaje de Sigourney Weaver en las películas.

3. Hacerlo uno mismo es lo que causa furor

Es probablemente (o definitivamente) debido al alocadamente exitoso Minecraft, pero un montón de juegos mostrados este año en E3 estimulan a los jugadores a crear cosas por sí mismos.

El más ambicioso es Project Spark, que fue lanzado en versión beta durante algunos meses y que ahora parece estar alcanzando su fase final.

En este título uno recibe un “lienzo” en el que esencialmente hace su propio juego, diseñando niveles y añadiendo elementos a medida que uno avanza.

Y si usted es aficionado a las películas Saw y admira la ingeniosidad de las trampas de Jigsaw, Fable Legends puede ser lo suyo.

Su ingenioso giro es la habilidad de poder jugar como el “villano”, colocando obstáculos para hacer sufrir a los personajes buenos.

4. Nadie sabe cuál será el próximo exitazo

Surgieron esperanzas de que durante la conferencia de prensa de Sony se mencionara la fecha de lanzamiento de Project Morpehus, los cascos de realidad virtual de la empresa.

En la realidad no tenemos una idea más clara de cuándo esta tecnología llegará al hogar.

Mientras tanto, Microsoft parece hacerle un desplante a la realidad virtual apoyándose más bien en su Kinect, el dispositivo que no requiere control remoto

El Kinect apenas fue mencionado esta semana, a diferencia del año pasado cuando Microsoft alentaba a la gente a experimentar con el aparato.

Ha sido un año movido para Oculus Rift, la empresa fabricante del visor de realidad virtual para videosjuegos. Todo cambió desde E3 2013 gracias a que fue comprado por Facebook.

Oculus está participando en algunas integraciones de alto perfil muy impresionantes como los refritos de Elite y Alien: Aislamiento.

5. A desempolvar viejos éxitos

Como ese momento inquietante en el que descubres que en realidad disfrutas escuchando las canciones que ponía tu padre cuando eras pequeño, los aficionados a los videojuegos se dieron cuenta esta semana de que los títulos clásicos pueden entregarles más emociones.

El sorpresivo anuncio de que el juego de aventuras Grim Fandando sería reversionado es el mejor ejemplo. El público estaba casi de pie (aunque para estas alturas la emoción en la conferencia era tal que pienso que los seguidores de PlayStation hubiesen aplaudido un emparedado de queso).

Será remasterizado para Play Station 4, al igual que otros clásicos recientes como Grand Theft Auto 5 o The Last of Us.

Remasterizar también fue un tema importante para Microsoft. Los cuatro juegos principales en la serie Halo serán relanzados enteramente para Xbox One. Incluyendo una versión retocada de Halo 2.

Los cínicos dirán, sin embargo, que la fiesta de nostalgia fue una manera astuta de desviar la atención del hecho de que muchos de los grandes nuevos juegos no estarán disponibles por un tiempo.

Vea también: Mortal Kombat: el violento videojuego que cambió la industria

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Kate McHenry

'La pérdida de olfato por coronavirus hizo que la carne me sepa a gasolina'

Un fenómeno llamado parosmia ha dejado a algunos sobrevivientes de coronavirus en un mundo de esencias distorsionadas.
Kate McHenry
31 de agosto, 2020
Comparte

Perder la facultad de oler y degustar son dos síntomas asociados a la COVID-19.

Mientras muchos han recuperado sus sentidos, otros sufren un fenómeno llamado parosmia en el que tienen los sabores y olores distorsionados.

Para Kate McHenry, el agua de la pila deja un hedor horrible. Eso, junto a otro desagradable olor que destila al ducharse, significa que incluso el aseo se ha convertido en algo que debe enfrentar.

“Mi champú favorito tiene ahora el olor más asqueroso del mundo”, dijo McHenry.

Tras caer levemente enferma en marzo, esta inglesa de 37 años fue incapaz de oler algo durante cuatro semanas. Su sentido regresó poco a poco, pero a mediados de junio las cosas “empezaron a oler muy raras” y fueron reemplazadas por un “hedor químico horrible”.

Este hecho ha cambiado la vida de McHenry. Ha perdido peso, tiene ansiedad y añora el placer de comer, beber y socializar. Su problema es tan fuerte que este hedor le desborda incluso en lugares donde simplemente se cocina comida.

Le aterra pensar que ha perdido el sentido de olfato para siempre.

Kate McHenry y su pareja Craig Gordon.
Kate McHenry

Kate se siente culpable cuando su pareja le pregunta qué le apetece comer.

“Me encanta las buenas comidas, salir a restaurantes y beber con amigos, pero todo eso se ha ido. La carne me sabe a gasolina y el prosecco a manzana podrida. Si mi novio Craig se come un curry el olor es horrible. Le sale de sus poros y es difícil estar cerca de él”.

“Me entristezco cuando cocino en las tardes. Craig me pregunta qué quiero comer y me siento mal porque no hay nada que me apetezca. Sé que todo tendrá un sabor horrendo. Me asusta quedarme así para siempre”.

Comida que McHenry puede comer.

Kate McHenry
La pasta con queso es uno de los pocos platos que McHenry puede tolerar.

Las personas con covid-19 pueden perder su sentido del olfato porque el virus daña los nervios terminales de sus narices.

La parosmia puede producirse cuando esos nervios se regeneran y el cerebro es incapaz de identificar debidamente el olor real de algo.

Esta condición está habitualmente vinculada a los resfriados comunes, la sinusitis y las lesiones en la cabeza. Los que los sufren describen oler a quemado, humo de cigarro o carne podrida. En algunos casos el olor es tan fuerte que induce al vómito.

Aunque los profesionales reconocen que la parosmia es un signo de recuperación del olfato, para algunas personas puede tardar años en pasar.

Pasquale Hester

Pasquale Hester
Pasquale Hester afirma que lidiar con la parosmia le quita fuerzas.

Lavarse los dientes con sal

Para Pasquale Hester, también de Inglaterra, la pasta de dientes es uno de sus peores enemigos.

El gusto químico que desprende le produce tantas arcadas que ha empezado a lavarse los dientes con sal, que sabe normal para ella.

Como muchos otros afectados por coronavirus, pasaron semanas hasta que mejoró su sentido del olfato. Pero entonces comió curry por su cumpleaños en junio y se dio cuenta de lo distorsionado que estaba su gusto.

“Escupí la comida porque sabía a pintura. Algunas cosas se toleran mejor. El café, el ajo y la cebolla son lo peor. Puedo comer judías verdes y queso. Lo que me está pasando me afecta. No se lo desearía ni al peor enemigo”, dice Hester.

Lo que comer Pasquale Hester

Pasquale Hester
Un plato de judías verdes y queso es de lo poco que Pasquale puede comer.

Brooke Jones empezó con síntomas en abril y dio positivo por covid-19 una semana más tarde. Describe casi todo lo que huele como “carne podrida con algo sacado de una granja”.

Esta estudiante de 20 años hizo una lista de comida que puede tolerar: gofres tostados, pepino y tomate. Lo demás le disgusta.

“Trato de imaginarme el sabor de las cosas. Si como comida china, incluso si no sabe tan bien, me convenzo de que en realidad no está tan mal”.

Brooke Jones

Brooke Jones
Brooke Jones perdió el sentido del gusto y del olfato.

Impacto psicológico

Se desconoce el número de infectados por covid que han tenido parosmia, pero se estima que cientos de miles han perdido el olfato o gusto de forma temporal.

La profesora Claire Hopkis, presidenta de la Sociedad Rinológica Británica, advierte que hay una “creencia incorrecta generalizada” de que la pérdida de olfato por el virus es a corto plazo”.

“Sí, hay una gran probabilidad de recuperación, pero también muchas personas que perderán este sentido por un período largo de tiempo y ese impacto se está infravalorando“, agrega la especialista.

El olfato juega un rol importante en la memoria, el estado de ánimo y las emociones. Aquellos que sufren alguna disfunción se sienten recluidos.

“Cuando intento explicarlo, algunos piensan que es gracioso. Sé que las secuelas del coronavirus pudieron ser mucho peores, pero me afecta y asusta que nadie es capaz de confirmar si mejorará”, confiesa Jones.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.