El drama de la prostitución infantil a la sombra de los estadios del Mundial
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El drama de la prostitución infantil a la sombra de los estadios del Mundial

Centenares de miles de niños se prostituyen en Brasil y se estima que la cifra aumentará durante la Copa del Mundo con la llegada de turistas sexuales. Testimonio de algunos de los niños atrapados en esta cruda realidad.
6 de junio, 2014
Comparte
Prostitución. //Foto: Cuartoscuro

Prostitución. //Foto: Cuartoscuro

En las doce ciudades que serán sede de los partidos del Mundial de Fútbol de Brasil 2014, el gobierno ha invertido miles de millones de dólares en la construcción y renovación de los estadios de fútbol.

Pero a pocas cuadras de estas magníficas construcciones -que serán escenario de esperados partidos y la vitrina de Brasil para el mundo- están las favelas donde la miseria, el hambre, el narcotráfico y la drogadicción han generado una prostitución infantil rampante.

No hay una cifra oficial, pero se estima que centenares de miles de niñas y niños -algunos de sólo 10 años- son explotados en el mercado sexual, obligados por las circunstancias, amenazados por proxenetas o atrapados en esa realidad para satisfacer su drogadicción.

El gobierno ha lanzado programas de “pacificación” para limpiar las favelas de las pandillas y los narcotraficantes, y dice haber iniciado programas de capacitación de unidades de protección de la niñez para hacerle frente a ese flagelo.

Además ha destinado unos US$8 millones de reales (unos US$3,3 millones) para luchar contra la prostitución infantil en las sedes mundialistas.

Sin embargo, críticos y activistas alegan que esta inversión social no se compara con el exorbitante costo para preparar el Mundial y que no hay políticas públicas coherentes para combatir un problema que -se anticipa- aumentará con el inicio del torneo de fútbol y la llegada de numerosos turistas sexuales convencidos de que podrán actuar con impunidad.

“Fábrica de prostitución”

Las comunidades marginadas en Brasil están atrapadas en un círculo vicioso de pobreza, violencia y drogas, la “fábrica donde comienza la prostitución”, le explica a la BBC, Andrew Fanstone, miembro de Iris Global, un proyecto de asistencia en las favelas.

“Muchos de los niños ven a sus familiares involucrados en ese negocio. Madres y abuelas recurriendo a la prostitución. Se vuelve una manera de vida, se normaliza”, dice Fanstone.

En Recife, por ejemplo, una pujante ciudad costera en el noreste del país, se calcula que uno de cada cuatro menores se prostituye.

Esa normalización es lo más alarmante para Liliam Sá, presidenta de la primera comisión parlamentaria sobre la niñez explotada, que viajó a las doce ciudades sedes del Mundial durante sus investigaciones.

“Lo que hemos visto en nuestros viajes nos dejó estupefactos, porque la explotación sexual y el turismo sexual son visibles en Brasil de forma endémica y creciente”.

La diputada Sá es severa con el gobierno, pues dice que no ha instituido políticas reales de inspección y prevención. También critica a las fuerzas del orden por su indiferencia, si no complicidad, con el problema.

“Descubrí que la propia policía encubre a estos explotadores, los proxenetas, que pulula la impunidad y también hay una falta de supervisión de parte del estamento judicial”, le comenta a la BBC.

La policía niega estas acusaciones y asegura que está dedicando muchos recursos y efectivos a combatir la prostitución infantil.

En lo que sí parece haber acuerdo es en el temor de que, con la llegada del Mundial, el problema de los niños y adolescentes que venden sexo podría exacerbarse.

“Vamos a recibir a millones de turistas en todo Brasil, algunos de los cuales vendrán acá con una idea preconcebida sobre el país que les fue vendida: que el sexo con menores es fácil”, advierte Sá.

“Este tipo de explotación sexual es una cruel manera de arrebatarle a un menor su niñez y sus sueños”, concluye la parlamentaria. “Son vidas perdidas”.

La BBC conversó con tres menores atrapados en esta realidad. A continuación, sus testimonios.

Joyce, 14 años, Sao Paulo

“Consumo drogas. Fumo marihuana. Van a ser dos semanas desde que inhalé cocaína. Cobro 50 reais por servicio (unos US$10).

Va a haber muchos jóvenes vendiendo sexo. Muchas de mis amigas salen a hacer eso. Niñas de 10, 11 años. Hasta niñas de nueve años están saliendo a ofrecer sexo por dinero.

Muchas cosas pueden sucederles a las niñas. Si no hacemos lo que nos piden, nos hacen cosas peores y la situación continúa.

Piden sexo oral, esto y lo otro. Y uno termina haciéndolo debido a las drogas.

Un hombre me golpeó (muestra una cicatriz), me hizo daño porque yo no quería hacer algo que me pidió.

Este no es un lugar para mí, quiero salir de aquí. Entre más rápido, mejor, para que no tenga que hacer esto más. Quiero mejorar mi vida, estudiar, seguir cursos y tener una vida normal”.

Joven (pidió anonimato), 14 años, Fortaleza, prostituido desde los 11 años

¿Cuántos programas (servicios) presto al día? Entre 10 y 20.

Me dedico a esto, en primer lugar, porque mi familia no me acepta. Segundo, porque mis amigos me impulsaron a hacerlo.

Algunas veces no sé si voy a regresar con vida o si voy a morir aquí mismo. Me arrepiento de esta vida, pero ya no puedo echar para atrás.

Tengo tres cafetãos (proxenetas). Ellos lo saben todo, dónde vivo. Si no respondo, harán algo contra mi familia. Es como con los narcotraficantes, matan a toda la familia. Así que tengo que hacerlo, es mi vida.

Si algún día decido no hacer esto más, me matarán y eso será todo. Se acaba mi vida, se acaba mi éxito, todo se acaba.

La policía nos ve haciendo esto y ellos quieren un poco también. Se aprovechan porque soy un muchacho prostituido, somos menores y realmente no les importa: ‘Voy a hacerte esto y todo lo demás, y aquí está tu dinero y calla la boca’, nos dicen”.

Gabriela, 15 años, Copacabana, engañada con la promesa de un trabajo de mesera

“Cuando llegué aquí, me dijeron la verdad, que tenía que prostituirme y me obligaron a hacerlo. Me amenazaron. Me dijeron que si no lo hacía me golpearían.

Trabajaba de Posto 3 a Posto 4, cerca de los clubes nocturnos allá (señala las playas de Copacabana).

Allá, cerca de los clubes, hay gran cantidad de prostitutas. Todas muy hermosas.

Llegó un momento en que me sentí hastiada, quería llorar todo el tiempo.

Lo único en lo que pensaba era en encontrar a mi mamá. Que tenía que encontrar la manera de regresar a casa, tenía que escapar.

Cuando la vi no pensé que lloraría, pero llegué allá y abracé a mi mamá y lloré. Lloré mucho”.

Contenido relacionado

Desarticulan red de prostitución en Brasil

Brasil: gobierno retira aviso de “Soy feliz siendo prostituta”

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'No podíamos ir ni sentados': cómo son los viajes de migrantes en camiones como el que volcó en México

Los migrantes emprenden rutas cada vez más peligrosas en su sueño por llegar a Estados Unidos. A menudo, soportando condiciones infrahumanas.
Getty Images
12 de diciembre, 2021
Comparte

La tragedia que esta semana se cobró la vida de más de 50 migrantes cuando volcó el camión en el que viajaban hacinados en el sur de México volvió a dejar al descubierto las condiciones cada vez más infrahumanas que soportan en sus intentos por llegar a Estados Unidos.

Aún conmocionado y con lesiones en el cuello por el golpe, Emerson Morales le relató a BBC Mundo cómo fue el viaje justo antes del accidente este jueves en Chiapas, del que logró sobrevivir junto a un centenar de personas.

“En el camión íbamos en filas. Yo estaba en la número 6, en el fondo. Éramos tantos que no podíamos ir ni sentados”, recuerda sobre el hacinamiento en el que viajaban más de 160 personas, la mayoría guatemaltecas.

El calor y humedad de esta región de México se multiplicaban entre la multitud en el interior del tráiler.

El gobierno reveló que los traficantes de migrantes le habían hecho ranuras en la parte alta del camión para que pudieran respirar.

“Pero esto pudo haber afectado su seguridad. Pudieron haber salido proyectados al ocurrir el siniestro“, declaró Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública.

Fue tras solo hora y media de viaje en el camión que el conductor perdió el control por exceso de velocidad antes de llegar a la capital chiapaneca, Tuxtla Gutiérrez. Volcó y se chocó contra lo que algunos vecinos llaman “el puente de la muerte” por la cantidad de accidentes que se registran en esta pronunciada curva.

“Creo que éramos muchos. Éramos tantos que había que ir de pie, agarrados a donde podíamos, y creo que eso también causó el accidente. Como no se podían sentar, algunos se movieron, supongo que eso balanceó todo y volcó”, piensa Emerson.

Personas fallecidas en el accidente de Tuxtla.

Getty Images
El accidente ocurrió en la localidad de Tluxtla Guerrero, en el sur de México.

Hacinados y sin poder sentarse

Alejandro Martínez, primer oficial de los bomberos de Tuxtla Gutiérrez, recuerda cómo durante el rescate tuvieron que retirar el amasijo de hierros que sobresalían de la caja del camión para tratar de salvar “a las personas que se seguían moviendo, atrapadas entre los muertos”.

“El remolque llevaba una caja completamente sellada, de lámina. Solo tenía esa mínima filtración de aire para que pudieran respirar con el mismo viento generado por la velocidad del camión”, le cuenta a BBC Mundo.

Cree que el peso que llevaba el vehículo también contribuyó a que se perdiera el control. Y que, antes del momento del impacto, ya las personas a bordo se venían aplastando y sufrieron lesiones. Fue en el choque contra el puente que muchos fallecieron al instante.

Reconoce que las secuelas psicológicas para los rescatistas están a la orden del día tras tener que asistir en sucesos tan dantescos como el de Chiapas. También para Eduardo Escobar, paramédico de Cruz Roja quien fue el primero de los servicios de emergencia en llegar al lugar.

Nunca había visto un incidente con tantos muertos. Me asombró ver tantas personas que gritaban y que pedían nuestro apoyo, mucha gente encima de otra en el tráiler… Es algo que no puedo decir con palabras”, cuenta.

A los heridos los clasifican por colores en función de su gravedad: verde, amarillo y rojo. El negro está reservado para los fallecidos.

“Lamentablemente, no pudimos hacer más por los fallecidos. Pero estamos satisfechos porque logramos salvar a mucha gente”, asegura a BBC Mundo.

""Estamos acostumbrados a los retenes. Suelen revisar el interior, desarman hasta partes por dentro… te preguntan si traes droga, todo eso"", Source: Orlando, Source description: Transportador, Image:

“Negocio multimillonario”

El uso de camiones para transportar grandes grupos de migrantes escondidos no es para nada nuevo.

Según comunicó este sábado el Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano, en lo que va de año se identificaron a más de 35.000 migrantes en 446 “rescates masivos”, tal y como la entidad se suele referir a cuando intercepta a quienes viajan en grandes grupos por suelo mexicano.

“Se ha identificado que los traslados de manera habitual se llevan a cabo en vehículos no aptos para el transporte de pasajeros, por lo que al estar en condiciones de hacinamiento, carecer de alimentación, agua y ventilación, la integridad física de las personas se pone en riesgo”, se lee en el comunicado del INM.

Pero los grupos que son detenidos son mínimos en comparación de cuantos consiguen llegar a la frontera en lo que supone “un negocio millonario” no solo para los traficantes de migrantes sino también para autoridades implicadas, como denuncia la periodista Ángeles Mariscal, fundadora del portal Chiapas Paralelo.

“El pasar por los retenes en las carreteras se consigue gracias a autoridades corruptas. Cuando optan por el trayecto en la selva, quien recoge esa cuota es el Ejército. Es un negocio multimillonario de mucha corrupción entre todas las corporaciones, y eso hace que siga pasando”, asegura en entrevista con BBC Mundo.

Paso por retenes

Luis Rodríguez Burcio, comandante de la Guardia Nacional, negó tras la tragedia que el tráiler hubiera cruzado alguno de los puestos de migración en carretera.

Sin embargo, pocos kilómetros antes del lugar donde ocurrió el accidente, existe un retén de policía por el que tuvo que pasar el vehículo.

“Ese reten está ahí día y noche, de manera permanente. Usted me dirá cómo hicieron para pasar”, le dijo a BBC Mundo un taxista de Tuxtla Gutiérrez que pidió permanecer en el anonimato.

Mexico

Getty Images
Hay varias personas que permanecen hospitalizadas debido a las heridas.

Muy cerca de ese retén, varios conductores de camiones descansaban este sábado de su trabajo frente a un pequeño restaurante en la carretera. Algunos vecinos aseguran que a veces se ve a algunos migrantes bajar de camiones estacionados en este punto.

Orlando es un joven que transporta cemento hasta Veracruz desde Comitán, el municipio fronterizo con Guatemala desde el que salió el camión accidentado el jueves en la mañana.

Sin embargo, asegura que jamás ha recibido una propuesta para llevar migrantes ni conoce a nadie que lo haya hecho. Ni mucho menos cuánto pueden ganar.

“Estamos acostumbrados a los retenes. Suelen revisar el interior, desarman hasta partes por dentro… te preguntan si traes droga, todo eso”, le cuenta a BBC Mundo.

“¡Esos retenes son para extorsionarte!”, interrumpe otro camionero que escucha la conversación.

Control de carteles

A estos pagos se suman las cuotas habituales que los migrantes pagan a los coyotes o polleros que les van guiando en las distintas etapas del viaje.

En esta región del sur de México hay una ruta de migrantes muy conocida que circula por la costa tras cruzar el río Suchiate, en la frontera con Guatemala. Quienes pasan por Tuxtla Gutiérrez, sin embargo, acceden a México por La Mesilla, una zona montañosa muy concurrida por el tráfico ilegal.

Desde allí, el grupo de migrantes del camión accidentado se trasladó hasta Comitán. Según Ángeles Mariscal, con amplio conocimiento de los flujos migratorios en Chiapas, este trayecto por el que pasaron se ha convertido en una de las zonas más calientes del estado.

""Nunca había visto un incidente con tantos muertos. Me asombró ver tantas personas que gritaban y que pedían nuestro apoyo, mucha gente encima de otra en el tráiler"", Source: Eduardo Escobar, Source description: Paramédico, Image:

“Era zona controlada por el cartel de Sinaloa y ahora le está disputando el Jalisco Nueva Generación. Por esta disputa que se detonó este año hay toques de queda y ‘narcobloqueos’ en esta zona”, afirma.

En la mañana del jueves, el tráiler comenzó su viaje desde Comitán. Su objetivo era llegar a Puebla y después seguir rumbo a la frontera con EE.UU. Al pasar cada región, en cada etapa, tienen que ir pagando a los distintos grupos delincuenciales que las controlan a través del traficante de personas.

“Ha habido asesinatos de migrantes porque el pollero que los traía no quiso pagar a los carteles de una zona”, recuerda Mariscal para describir la máxima vulnerabilidad de estas personas.

Más dinero y más riesgo

Algunos, los menos, se atreven a viajar por cuenta propia sin el apoyo de los traficantes, principalmente hondureños y salvadoreños que suelen conocer mejor la zona.

“Pero en este caso, la mayoría eran de zonas rurales de Guatemala que no conocen esta geografía y son más vulnerables al venir de zonas pobres o porque a veces no hablan bien español”, opina Mariscal.

Todos estos pagos durante la ruta hacen que los migrantes tengan que comprometerse a desembolsar cifras astronómicas que a veces ni siquiera tienen. Según Emerson Morales, uno de los sobrevivientes del accidente, el coste total por cruzar la frontera oscila entre US$10.300 y US$13.000.

"El remolque llevaba una caja completamente sellada. Solo tenía una mínima filtración de aire para que pudieran respirar con el mismo viento generado por la velocidad del camión"", Source: Alejandro Martínez, Source description: Bombero, Image:

Su motivo para no dudar en hipotecarse económicamente de por vida y arriesgarse a hacer un viaje tan peligroso es el de casi todos sus compatriotas: huir de la pobreza que acecha a sus comunidades en Centroamérica y tratar de encontrar trabajo en EE.UU. para mandar dinero a sus familias y darles una vida más digna.

Grupos humanitarios criticaron que la militarización fomentada por México para tratar de frenarles el paso por su territorio está llevando a los migrantes a buscar rutas aún más peligrosas que incrementan su vulnerabilidad y por las que tienen que pagar aún más dinero.

El gobierno mexicano no respondió ante esta posibilidad sino que se limitó a señalar la responsabilidad en el problema de los traficantes de personas. Por ello, anunció la creación de un grupo de acción junto a otros países latinoamericanos contra las redes que operan en el continente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=iTN15a4nWBw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.