El Mundial de las cosas importantes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El Mundial de las cosas importantes

Ya inició el Mundial, el único, el de fútbol. Pero hay otros mundiales. De las 32 selecciones que compiten, ¿quién gana en gasto militar? ¿Y en penetración de internet? ¿Y en ingresos por ciudadano? ¿Y en alfabetización? Estos son los otros mundiales, los importantes (y ya adelantamos que España no sale bien parada).
Por Yorokobu.es
16 de junio, 2014
Comparte
Manifestantes que protestan contra la Copa del Mundo portan carteles junto al autobús que lleva a algunos de los jugadores de la selección de Brasil. Foto: AP.

Manifestantes que protestan contra la Copa del Mundo portan carteles junto al autobús que lleva a algunos de los jugadores de la selección de Brasil. Foto: AP.

Ya inició el Mundial, el único, el de fútbol. Pero hay otros mundiales. De las 32 selecciones que compiten, ¿quién gana en gasto militar? ¿Y en penetración de internet? ¿Y en ingresos por ciudadano? ¿Y en alfabetización? Estos son los otros mundiales, los importantes.

Porque en fútbol no sabemos quién ganará (las casas de apuestas y el proyecto que dirige el mayor gurú de los sondeos previos dicen que Brasil), pero parece complicado que España renueve corona. Bien pensado, además de lo emocional (al menos aquí estas banderas sí nos representan, no como en las otras competiciones), ¿qué significa ganar un Mundial de fútbol? Poca cosa, así que consuélate si no gana tu país. Bueno, mejor dicho, no te consueles: hay mundiales mucho más importantes, los económicos, sociales y culturales.

Nótese que los campeones de cada uno de estos mundiales son los que están a la izquierda en cada gráfica, sin importar el sentido creciente o decreciente de la gráfica (hay veces que es bueno tener cifras altas y veces que es bueno tener cifras bajas)

Población

Siendo francos, tener más o menos población no es algo bueno o malo. Hay países hiperpoblados que de momento pintan poco en el panorama internacional, como India o Pakistán, y microestados que sin embargo tienen una influencia determinante en lo económico, como algunos emiratos, Mónaco, Luxemburgo o Suiza (que no es un microestado, pero que muy grande no es). Aquí el Mundial lo ganaría EE UU a Brasil, con Nigeria y Rusia de semifinalistas… y España apenas llegando a octavos de final.

En cualquier caso, si se compara la población que tienen los participantes del Mundial queda claro que tiene mucho más mérito reunir a 23 buenos futbolistas en Uruguay que en EE UU, y sin embargo es mucho más potente la primera selección que la segunda. Los números a veces son mentirosos.

Tamaño del PIB

Entramos en economía y, ay amigo, aquí los números son fundamentales. El PIB mide la riqueza que genera cada país en un año, y en eso influyen muchas cosas, desde la industria que posee hasta la gente que hay. De hecho, un PIB alto no implica necesariamente ser rico, ya que otras cosas a tener en cuenta en esa ecuación son la deuda exterior del país, la balanza comercial (exportaciones e importaciones) y demás. Pero bueno, así, grosso modo, es un dibujo de lo que gana de sueldo cada mes (los gastos que luego tengan ya es otra historia)

Aquí no habría Mundial: EE UU gana por goleada amplísima a todos los demás (otra cosa es cuánto dependa de China, que no juega la competición). A muchísima distancia, Japón como finalista, Alemania y Rusia como finalistas… y nuestra España quedándose de nuevo en octavos.

PIB per cápita

Este medidor matiza un poco al anterior: marca cuánto dinero tiene de media cada ciudadano de cada país, expresado en términos anuales y en dólares. Es engañoso usar una media (lo correcto sería una mediana, porque si hay un grupo de ricos muy ricos y una masa de pobres muy pobres la media sería un aceptable punto medio que no existiría), pero al menos es ilustrativo.

Oh, sorpresa, aquí no ganaría EE UU pese a su enorme PIB, que sería segundo, sino Suiza, con Australia y Holanda a mayor distancia como semifinalistas y España de nuevo en octavos. Descorazona ver la parte baja del Mundial: si Suiza tiene una renta media de 54.800 dólares anuales por ciudadano y España 30.100, ojo a los 2.800 de Nigeria (menos de la décima parte), los 2.400 de Camerún o los 1.800 de Costa de Marfil.

Umbral de la pobreza

Dejando atrás la economía, vamos a sus consecuencias: lo social. Hay varios matices en este medidor, ya que hay países que distinguen entre «pobreza» y «pobreza absoluta», así que la CIA hace estimaciones para llenar muchos vacíos.

Aquí la ganadora volvería a ser Suiza, con sOlo un 7,6% de población, por delante de la finalista Francia y las semifinalistas Holanda y Rusia (ahí van volando algunos estereotipos). España, atención, no pasaría de la fase de grupos, con un 21,1% de su población (más de uno de cada cinco) bajo el umbral de la pobreza. Destacan los tres últimos, cuyos ciudadanos son, en más de la mitad de los casos, pobres: un 52,3% en México, un 60% en Honduras y un escalofriante 70% en Nigeria. Aquí, por cierto, Australia no compite porque no da datos al respecto.

Desempleo

Aquí -oh, cielos, uno empieza a entender sus peculiaridades– gana de nuevo Suiza, con sOlo un 3,2% de su población activa en el paro, empatada con Corea del Sur y con semifinalistas como Japón (4,1%) y Honduras (4,5%), uno de los peores países en estos mundiales, pero que consigue una tasa tan baja a base de infraempleos.

España aquí queda cuarta por la cola con más de uno de cada cuatro ciudadanos activos en paro, solo por delante de Grecia (27,9%), Camerún (30%) y Bosnia-Herzegovina (44,3%). En cualquier caso, y aunque nuestra tasa sea escandalosa, conviene decir que hay países con tasas mucho menores pero engañosas, ya que hay grandes mayorías con infraempleos o trabajando el campo a cambio de salarios infinitamente más precarios y en unas condiciones infinitamente peores. De nuevo a los números les falta contexto. De nuevo un invitado se ausenta: Costa de Marfil no da datos de empleo.

Alfabetización

La importancia de una sociedad también se mide por su nivel cultural, y aunque hay indicadores avanzados (comprensión lectora, cálculo, titulaciones y demás), al menos el mínimo exigible es saber leer y escribir. En esto ganaría el Mundial Rusia con un 99,7%, por delante de un grueso de países con un 99% de su población alfabetizada (hasta diez).

España, de nuevo, no saldría de la fase de grupos, con un 97,7% que, bien mirado, no está mal. De hecho, solo cinco países tienen más de un cuarto de su población analfabeta: Argelia (72,6% de alfabetización), Ghana (71,5%), Camerún (71,3%), Nigeria (61,3%) y Costa de Marfil (56,9%)

Usuarios de internet según población

En una sociedad hiperconectada como esta, donde el acceso a la información, a la cultura y a multitud de recursos se dan a través de la Red, la capacidad de conectarse a internet parece un claro rasgo de desarrollo. Dividiendo el número de usuarios de internet por el número total de habitantes (lo cual es un poco tramposo, porque hay países con muchos más bebés que otros, por ejemplo, y países con orografías difíciles y mucha zona rural), el ganador del Mundial sería Holanda con una tasa del 0,88 (casi hay tantos conectados como habitantes).

En la final se quedaría Inglaterra (0,81%) y en la semifinal, Alemania y Corea del Sur con 0,8 de ratio. La muy tuitera España se quedaría como casi siempre en octavos con un 0,59. En el lado bajo del Mundial, países con un ratio de conexiones bajísimo: Irán (0,1), Honduras (0,09), Ghana (0,05), Costa de Marfil (0,04) o Camerún (0,03)

Esperanza de vida

El ganador de este Mundial tendría muchos años para celebrar su victoria: en concreto cada japonés podría estar, de media, 84,46 años dando saltos de alegría por ello. En la final se queda Suiza con 82,39 años y en las semifinales Australia con 82,07 e Italia con 82,02. España esta vez sí llega a cuartos con 81,47 años de media de longevidad.

Al otro lado cuatro dramas por debajo de los 60 años de esperanza de vida: Costa de Marfil con 58,01 años de media de vida, 57,35 en Camerún o 52,62 en Nigeria. Dicho de otra forma, el grueso de esas tres selecciones en el Mundial de verdad ha vivido ya más de media vida, atendiendo a la estadística de su país (aunque cabe pensar que sus condiciones de vida como futbolistas profesionales serán algo mejores que las del resto y seguramente no muchos vivan en su país natal).

Tasa migratoria

Este indicador es un poco peculiar porque no es bueno en ningún extremo. Definida, la tasa migratoria es el ratio entre emigrantes e inmigrantes, así que un dato positivo alto implica que viene más gente de la que se va y un dato negativo lo contrario, pero tiene trampa: el país con el ratio más positivo del mundo es Líbano y el de ratio más negativo es Siria, países vecinos y obviamente con historias paralelas. Siria está en guerra y muchos de los refugiados se exilian a Líbano.

Dicho de otra forma, hay que contextualizar mucho este indicador, ya que dependerá de la ubicación del país (España, Italia, EE UU o Turquía son potenciales receptores de inmigrantes por su situación geográfica) y no solo del bienestar del país. En cualquier caso, resulta curioso que este Mundial sí, lo gana España, con un 7,24 de tasa, lo que indica que pese a que mucha gente se va, aún hay mucha que viene (y sí, este es un dato actualizado de 2014). En la final, Australia con un 5,74 y en las semifinales Suiza, con un 5,43 e Italia, con un 4,29.

Hay países con un equilibrio que casi parece irreal, con un cero casi mágico, como Japón, Corea del Sur, Argentina o Costa de Marfil. Y hay países que pierden habitantes, aunque de forma moderada, como Honduras (-1,18), México (-1,64) o Ghana (-2,13)

Gasto militar sobre PIB

Esto no va de cuál es el mayor Ejército del mundo, sino de qué porcentaje del PIB se destina al Ejército: aunque en términos absolutos un 1% del PIB de una superpotencia sería muchísimo más que un 80% de un pequeño Estado, no dejaría de ser reseñable que un país considerara su defensa algo tan prioritario como para destinar cuatro de cada cinco euros que produzca. De hecho, el Mundial en verdad lo gana quien menos invierta porque, qué demonios, lo bueno es ser pacifista

Así, este Mundial lo ganaría Costa Rica, que no tiene Ejército, así que no invierte nada en él. En la final se queda Ghana, con un 0,27% de su PIB destinado a sus militares, y la muy neutral Suiza y nuestra España con un 0,76% y un 0,86% respectivamente. Al otro lado los más belicistas -en proporción- serían EE UU, que destina un 4,35% de su gigantesco PIB al Ejército, Rusia con un 4,47% (hay nostalgia de Guerra Fría, ¿eh?) y Argelia, con un sorprendente 4,48%. Irán es una incógnita, porque no hay cifras concretas a nivel oficial.

Hay muchos más indicadores posibles: espacios naturales, contaminación, tasa de nacimientos, acceso a electricidad, número de hospitales per cápita, percepción de bienestar, número de tropas, acceso a agua potable… Pero en los mundiales nunca hay sitio para todos los que lo merecen (incluso se cuela alguno que no lo merece del todo). El fútbol, en fin, es una locura y un desfase. Pero las desigualdades entre sus protagonistas mundialistas, más aún.

PosdataWall Street Journal ha hecho algo similar a esto aunque con otros criterios y, en lugar de poner a un mismo nivel a todos los países participantes en el Mundial, ha seguido los cruces del torneo, de modo que cada categoría la gana el vencedor absoluto, pero del segundo hacia atrás no tiene por qué ser representativo. Eso sí, esvisualmente mucho más bonito.

Lea la nota original en Yorokobu*

**Nota publicada el 15 de junio de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Ómicron: qué dicen los primeros estudios sobre la eficacia de las vacunas contra la nueva variante

Los estudios indican que la nueva variante del coronavirus tiene el poder de escapar de los anticuerpos producidos por la vacunación, pero que persiste la protección contra formas más graves de la enfermedad.
Reuters
9 de diciembre, 2021
Comparte

Si las vacunas que tenemos funcionan o no -y hasta qué punto- contra ómicron es algo que iremos conociendo con más detalle con el paso de los días. Así funciona la ciencia. Evoluciona según ocurren los hechos y se acumulan evidencias.

Pero los primeros estudios, rápidos, no definitivos y sin ser revisados por pares, traen buenas y malas noticias.

Esta nueva variante de coronavirus parece tener mayor capacidad de escapar la inmunización, pero las investigaciones disponibles indican que nuestras vacunas seguirán protegiendo contra los cuadros más graves de la enfermedad.

Claro que esto seguirá dependiendo de muchos factores. No reacciona igual una persona joven y sana que una persona anciana o con algún otro factor de riesgo, por ejemplo.

El grado de protección varía según cada individuo y no es una ciencia exacta.

Aquellos que ya cuentan con una dosis de refuerzo parecen estar mejor protegidos contra el virus y esto también incluye a la nueva variante.

Ómicron preocupa porque es la variante más mutada hasta la fecha.

¿Cómo protege la vacuna de Pfizer?

Este miércoles, Pfizer y BioNTech, creadores de una de las vacunas más administradas en el mundo, presentaron los primeros informes preliminares sobre la protección contra ómicron.

Una vez más, son datos que hay que interpretar como los primeros indicios disponibles. Ni sus hallazgos son definitivos ni tenemos suficiente información de otros fabricantes como AstraZeneca, Moderna, Sinopharm, Sinovac o Sputnik V, por citar otras vacunas que se están administrando en América Latina, por ejemplo.

Gráfico de la variante Ómicron

BBC

Los análisis de Pfizer indicaron que el efecto protector cae drásticamente contra la nueva variante. Sin embargo, agregaron que una dosis de refuerzo aumenta considerablemente la defensa del sistema inmunológico contra ómicron.

Varios países, especialmente los de más recursos, han comenzado a administrar una tercera dosis a su población, lo cual ha generado debates éticos sobre si es más prioritario reforzar aún más la protección de ciudadanos de países ricos o asegurar que los países más rezagados cuenten con más vacunas.

Según un comunicado de Pfizer, el plasma de las personas que recibieron dos dosis de la vacuna actual contra la covid tuvo una reducción media de 25 veces la neutralización contra ómicron en comparación con las versiones anteriores del virus.

Esto, agregaron, indica que dos dosis de Pfizer podrían no ser suficientes para proteger contra la infección de ómicron.

Sin embargo, “las personas vacunas todavía parecen estar protegidas contra las formas más graves de la enfermedad“.

La buena noticia es que la dosis de refuerzo de Pfizer parece ofrecer dicha protección.

Gráfico virus.

Getty Images
La OMS sostiene que las vacunas conservan su poder de protección contra formas graves de la enfermedad.

“De acuerdo a datos preliminares, una tercera dosis provee un nivel parecido de anticuerpos neutralizantes contra ómicron que dos dosis contra otras versiones del virus”, dice el comunicado.

De igual forma, Pfizer/BioNTech agregó que se encuentra desarrollando una vacuna específica contra ómicron, que esperan podría estar lista en un período de 100 días, en marzo, siempre pendiente de aprobación regulatoria.

Estudios en Sudáfrica

Desde Sudáfrica, país donde se detectó por primera vez ómicron, los primeros estudios -sin ser revisados por pares- apuntan en la misma dirección que las investigaciones de Pfizer.

Al analizar los anticuerpos de 12 personas que recibieron la vacuna de Pfizer (la mitad de las cuales también habían sido infectadas previamente con el coronavirus y la otra mitad no), los investigadores notaron que los anticuerpos producidos eran mucho menos efectivos para prevenir la infección contra ómicron.

Sin embargo, la percepción de Alex Sigal, virólogo del Instituto de Investigación en Salud de África en Durban y autor del estudio, es que aunque cree “que habrá mucha infección”, no está seguro si eso evolucionará hacia una situación de colapso sanitario, dijo al periódico The New York Times.

Gráfico de cómo aparecen las variantes

BBC

La buena noticia aquí es que el virólogo inicialmente temió que, frente a un virus tan mutado, las vacunas resultarían totalmente ineficaces, pero no es el caso.

Sigal agregó que aún será necesario estudiar más a fondo los efectos de las dosis de refuerzo de las vacunas, pero sospecha que “cuantos más anticuerpos tenga, mejor le irá” contra la nueva variante.

Vale la pena recordar que las vacunas desencadenan una reacción inmunitaria que va mucho más allá de la producción de anticuerpos, una reacción que no se mide en los estudios enumerados aquí.

“Todavía es muy probable que las vacunas protejan a la mayoría de las personas contra las formas graves de la enfermedad porque entrenan al sistema inmunológico mucho más que para producir anticuerpos neutralizantes”, explica el experto en salud y ciencia de la BBC, James Gallagher.

“Las células T, que actúan sobre una infección, son mejores para lidiar con las variantes, ya que atacan diferentes partes del virus”.

En resumen, que los primeros estudios preliminares apuntan a que, si bien parece perderse protección contra casos de reinfección, se espera que sigamos protegidos contra cuadros graves de la enfermedad y que, además, aún teniendo en cuenta que merme la capacidad de nuestros anticuerpos, la respuesta de las células T siga siendo un arma fiable para luchar contra el virus.

Dosis de refuerzo

Otro estudio preliminar, no revisado por pares y patrocinado por los fabricantes de vacunas, evaluó específicamente la efectividad de las dosis de refuerzo (en este caso, las de Pfizer y Janssen) en 65 individuos.

Aunque no es específico sobre ómicron, el estudio sugiere que la dosis adicional de la vacuna “aumenta las respuestas de anticuerpos en personas que habían sido vacunadas al menos seis meses antes” con la vacuna de Pfizer.

Miembro del personal sanitario sosteniendo una dosis de Pfizer.

Getty Images
Las pruebas de laboratorio de Sudáfrica sugieren que ómicron podría evadir la protección que ofrece Pfizer contra la reinfección, que no contra las evoluciones más graves de la enfermedad.

Sin embargo, los investigadores señalan que aún se desconoce cuánto durará este refuerzo de la protección.

Por ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la expectativa es que las vacunas continúen siendo efectivas contra ómicron.

“Tenemos vacunas altamente eficientes, que han demostrado ser efectivas contra todas las variantes hasta ahora, en términos de prevenir formas severas de covid-19 y hospitalizaciones. No hay razón para creer que será diferente” con ómicron, dijo a la agencia AFP Mike Ryan, director de emergencias de la OMS.

De cualquier modo, gobiernos y científicos permanecen alertas y monitorean a ómicron a medida que avanza.

“Una onda grande y repentina del ómicron todavía puede causar problemas, incluso si solo causa síntomas leves para la mayoría de las personas”, explica el reportero James Gallagher.

“Si los pocos que tienen casos graves de covid-19 se infectan con ómicron al mismo tiempo, eso podría volver a presionar los sistemas de salud”, agrega Gallagher.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aeyYanC_2NQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.