GDF destina 3.7 millones de pesos a museos públicos y 150 millones al Papalote
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

GDF destina 3.7 millones de pesos a museos públicos y 150 millones al Papalote

De los cinco museos a cargo del GDF, sólo dos de ellos recibirán fondos para mantenimiento en 2014, por un total de 3.7 millones, mientras que Papalote Museo del Niño, operado por privados, recibirá 150 millones.
Por Paris Martínez
23 de junio, 2014
Comparte
Miguel Ángel Mancera en Papalote Museo del Niño, el pasado 30 de abril de 2013. Foto: Cuartoscuro.

El jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, en Papalote Museo del Niño, el pasado 30 de abril de 2013. Foto: Cuartoscuro.

De los cinco museos públicos que tiene bajo su cuidado el Gobierno del Distrito Federal (GDF), tres de ellos no contarán este año con fondos para mantenimiento, mientras que los otros dos recibirán un total de 3.7 millones de pesos, para la atención de su infraestructura y equipo. En contraste, durante 2014 las autoridades capitalinas destinarán 150 millones de pesos para la “ampliación y remodelación” de un museo privado, el Papalote Museo del Niño.

La asignación de recursos públicos para este museo –financiado por las empresas Banamex, Cocacola-Femsa, Bimbo, Alpura y la farmacéutica Bayer– fue anunciada el pasado 30 de abril por la Secretaría de Obras y Servicios del Gobierno del DF, a través de la Gaceta Oficial y, tal como explicó de forma posterior la Subdirección Jurídica de Proyectos Especiales de dicha dependencia oficial, el objetivo del proyecto es “la ampliación de la capacidad instalada y el fortalecimiento de la infraestructura del Papalote Museo del Niño, para solucionar la saturación de los visitantes y la obsolencia (sic) de equipos que actualmente presenta”.

Museos públicos

Museo de la Ciudad de México. Foto: Wikimedia Commons / Diego Delso.

Museo de la Ciudad de México. Foto: Wikimedia Commons / Diego Delso.

Según información proporcionada por la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, el gobierno capitalino tiene a su cargo cinco museos públicos, que son El Museo de la Ciudad de México, el Museo Nacional de la Revolución, el Museo Panteón de San Fernando, el Museo Archivo de la Fotografía y el Museo de los Ferrocarrileros.

De ellos, sólo dos cuentan en 2014 con fondos para mantenimiento: el Museo de la Ciudad de México, que destinará a dichas acciones 1 millón 692 mil pesos; y el Museo de los Ferrocarrileros, que invertirá en atención a equipo e infraestructura un total de 2 millones 35 mil pesos.

Así, según el oficio CPHAC/266/2014 de la Secretaría de Cultura, fechado el 13 de mayo pasado, para este año el monto total para mantenimiento de los dos museos públicos operados por el GDF es de 3 millones 727 mil pesos, que equivalen a 2.4% de los fondos otorgados, con el mismo fin, al Papalote Museo del Niño.

Silencio y opacidad

Papalote Museo del Niño. Foto: Google Maps.

Papalote Museo del Niño. Foto: Google Maps.

Con el objetivo de conocer los detalles sobre esta asignación de fondos públicos, el 10 de junio pasado se solicitó formalmente al GDF una entrevista con un representante que pudiera explicar en qué consistirán las obras del Papalote, y la razón para asignar 150 millones de pesos para la remodelación de un museo privado, mientras que los museos públicos operados por el GDF sólo recibirán 3.7 millones para obras de mantenimiento. Sin embargo, la respuesta de las autoridades capitalinas fue de total silencio.

Además, en busca de obtener datos concretos sobre esta asignación de fondos públicos para las obras del Papalote, se pidió un informe al respecto a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) –órgano que aprobó el presupuesto del GDF para 2014–, no obstante, su Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de dicho órgano respondió que “después de una búsqueda exhaustiva en los archivos de esta Comisión, no se encontró la información detallada que solicita, en virtud de que son acciones que el Gobierno del DF establece dentro de su Proyecto de Presupuesto, y que desarrollará en el transcurso del Ejercicio 2014, por lo que dicha información deberá solicitarse a la Secretaría de Finanzas del propio Gobierno del DF”, es decir, que la ALDF aprobó el presupuesto para dichas obras, sin saber nada al respecto de ellas.

Siguiendo las indicaciones de la Asamblea Legislativa, a través del Instituto de Acceso a la Información Pública (InfoDF), se solicitó la misma explicación a la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal, la cual respondió con un oficio ilegible, con todo su contenido tachado con negro.

Asimismo, el pasado 5 de junio, Animal Político consultó al Papalote Museo del Niño sobre los detalles de esta asignación de recursos públicos y el destino que se dará a dichos fondos, sin embargo, su encargada de atención a prensa, Sara Méndez, respondió que “todavía no es momento de decirlo”.

Epílogo: Mancera…

El 10 de noviembre de 2013, al conmemorarse los 20 años de existencia del Papalote Museo del Niño, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, adelantó algunosdatos sobre las obras que su administración financiará, con una inyección de 150 millones provenientes del presupuesto público, para la ampliación y remodelación de dicho recinto (creado en 1993 por el sector empresarial mexicano, a petición de Cecilia Occelli, quien era esposa del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari).

En la celebración por el 20 aniversario, Mancera reveló que la remodelación del Papalote Museo del Niño (ubicado en el Bosque de Chapultepec, en un predio cedido en 1993 por el entonces regente de la Ciudad de México, Manuel Camacho Solís) contempla la “ampliación” del edificio diseñado por el arquitecto Ricardo Legorreta.

Además, señaló entonces el jefe de Gobierno, su administración también cederá a la asociación civil Museo Interactivo Infantil –que opera el museo Papalote de Chapultepec, y otros dos similares, en Cuernavaca y Monterrey– un terreno de 22 mil metros ubicado en Iztapalapa, para que ahí el Papalote levante una segunda sede en el Distrito Federal.

“Nos vamos a ocupar otra vez de la gente que más lo requiere, Papalote en la Ciudad de México podrá extender su territorio, pero en otra zona de la capital: vamos a llevar Papalote Museo del Niño a Iztapalapa“, dijo en ese momento Miguel Ángel Mancera… sin embargo, al solicitarse a su oficina datos concretos al respecto, la respuesta fue que “este Ente Obligado no cuenta con la información solicitada, en razón de que no la genera, la detenta ni la administra”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Metaverso: por qué hay compañías que están gastando millones comprando terrenos virtuales

El furor por el metaverso está impulsando las compras inmobiliarias virtuales por parte de muchas compañías en una carrera por hacerse con las mejores parcelas. ¿Qué puede ofrecer ser propietario de un terreno virtual?
12 de enero, 2022
Comparte

La idea de gastar miles o incluso millones de dólares para comprar una “tierra” ficticia en un mundo virtual puede sonar absurda.

Pero en los últimos meses hemos visto significativas inversiones en terrenos virtuales dentro del metaverso.

La consultora Price Waterhouse Coopers se encuentra entre las últimas firmas en entrar en el mercado inmobiliario de The Sandbox, una de las plataformas de mundos virtuales en las que la gente puede socializar, jugar o acudir a conciertos.

PwC pagó una suma que podría ser considerable, aunque la cantidad final no fue desvelada.

Otra persona compró recientemente por US$450.000 una parcela de tierra en Snoopverse, un mundo virtual que el rapero Snoop Dogg está desarrollando dentro de The Sandbox.

Edificio virtual

Getty Images
Edificio virtual.

Mientras tanto, Metaverse Group, una empresa de bienes raíces enfocada en la economía del metaverso, compró supuestamente un terreno en Decentraland, otra plataforma virtual, por US$2,43 millones.

Repasemos qué es el “metaverso”, porque probablemente hayas escuchado mucho el término cuando Facebook cambió su marca a Meta en octubre de 2021.

Otras compañías, como Nike y Microsoft, también han anunciado que se lanzarán a este espacio.

El metaverso describe una visión de un mundo virtual 3D conectado, donde los mundos real y digital se integran utilizando tecnologías como la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR).

A este universo virtual se podrá acceder a través de dispositivos como gafas de realidad virtual o realidad aumentada y aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Gafas de realidad virtual

Getty Images

Los usuarios se encontrarán y se comunicarán a través de avatares digitales, explorarán nuevas áreas y crearán contenido.

La idea es que el metaverso se desarrollará para convertirse en un espacio virtual colaborativo donde podamos socializar, jugar, trabajar y aprender.

Ya existen varios metaversos, por ejemplo, en plataformas de juegos virtuales como The Sandbox y mundos virtuales como Decentraland.

De la misma manera que un sitio web es parte de la red mundial 2D más amplia, los metaversos individuales formarán un metaverso conectado más grande.

Es importante destacar que, como en el mundo real, es y será cada vez más posible comprar cosas en el metaverso, incluidas las propiedades inmobiliarias.

Monedas del metaverso

Getty Images

El dinero del metaverso

Las transacciones en el mundo virtual generalmente se realizan utilizando criptomonedas.

Aparte de las criptomonedas, los tokens no fungibles (NFT) son el método principal para monetizar e intercambiar valor dentro del metaverso.

Un NFT es un activo digital único.

Aunque son principalmente elementos de arte digital (como videos, imágenes, música u objetos 3D), hay muchas cosas que pueden considerarse NFT, incluidas las propiedades virtuales.

En plataformas como OpenSea, donde la gente compra e intercambiar NFT, ahora hay terrenos o incluso casas virtuales.

Para garantizar que los bienes raíces digitales tengan valor, la oferta es limitada, un concepto en economía llamado “valor de escasez”.

Auditorio virtual

Getty Images

Por ejemplo, Decentraland se compone de 90.000 piezas o “parcelas” de tierra, cada una de aproximadamente 15,5 metros por 15,5 metros.

Ya estamos viendo ejemplos en los que el valor de los inmuebles virtuales está aumentando.

En junio de 2021, un fondo de inversión en bienes raíces digitales llamado Republic Realm supuestamente gastó el equivalente a más de US$900.000 para comprar una parcela en Decentraland.

Según DappRadar, un sitio web que rastrea los datos de ventas de NFT, fue la compra más cara de terrenos NFT en la historia de Decentraland.

Sin embargo, como sabemos, en noviembre de 2021, el Grupo Metaverse compró su terreno en Decentraland por US$2,4 millones.

El tamaño de esta compra fue en realidad más pequeño que el anterior: 116 parcelas de tierra en comparación con 259 compradas por Republic Realm.

Pero no solo la plataforma Decentraland está registrando furor por las compras.

En febrero de 2021, Axie Infinity (otro mundo de juegos virtuales) vendió nueve de sus parcelas de tierra por el equivalente a US$1,5 millones, un récord, dijo la compañía.

Pero tan solo unos meses después, en noviembre de eses mismo año, vendió otra parcela por US$2,3 millones en noviembre de 2021.

Gafas de realidad virtual

Getty Images

Aunque parece que los precios están subiendo es importante reconocer que la inversión inmobiliaria en el metaverso sigue siendo extremadamente especulativa.

Nadie puede estar seguro de si este auge es la próxima gran inversión o la próxima gran burbuja.

¿Para qué compran?

Dejando a un lado los incentivos financieros, es posible que se pregunte qué harán realmente las empresas y las personas con sus propiedades virtuales.

Por ejemplo, la compra realizada por el Grupo Metaverse se llevó a cabo en el recinto de moda de Decentraland.

Según el comprador, el espacio se utilizará para albergar eventos de moda digital y vender ropa virtual para avatares, otra área potencial de crecimiento en el metaverso.

Aunque los inversores y las empresas dominan este espacio por ahora, no todos los bienes raíces del metaverso costarán millones.

Pero, ¿qué podría ofrecerle ser propietario de un terreno virtual?

Metaverso

Getty Images

Si compra una propiedad física en el mundo real, el resultado es tangible: un lugar para vivir, para tener seguridad, para recibir a familiares y amigos.

Aunque las propiedades virtuales no proporcionan refugio físico, existen algunos paralelismos.

Al comprar bienes raíces virtuales podría construir en ellos.

O puede elegir una casa ya construida que le guste.

Puede personalizarla con varios objetos (digitales).

Puede invitar a amigos y visitar los hogares virtuales de otras personas también.

Esta visión aún es lejana.

Pero aunque parece completamente absurdo, debemos recordar que hubo un tiempo en el que la gente tenía dudas sobre el potencial de internet y más tarde de las redes sociales.

Los tecnólogos predicen que el metaverso madurará hasta convertirse en una economía en pleno funcionamiento en los próximos años, además de una experiencia digital sincrónica tan ligada a nuestras vidas como lo están ahora el correo electrónico y las redes sociales.

Esta es una extraña fantasía hecha realidad para alguien que fue jugador en una vida anterior.

Hace algunos años, una versión más joven de mi conciencia me decía que dejara de perder el tiempo jugando videojuegos.

Que volviera a estudiar y a concentrarme en mi vida “real”.

En el fondo, siempre tuve el deseo de ver los juegos superpuestos con la vida real, al estilo Real Player One.

Ahora siento que esta visión se acerca cada vez más.

*Theo Tzanidis es profesor titular de marketing digital de la Universidad del Oeste, Escocia. Esta nota apareció originalmente en The Conversation y se publica aquí bajo una licencia de Creative Commons.

Puedes leer el artículo original aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.