Geeks, hackers y drones toman Guadalajara en la Campus Party (fotos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Geeks, hackers y drones toman Guadalajara en la Campus Party (fotos)

El evento de tecnología, que reúne a 10 mil 500 jovenes, transcurre del 24 al 29 de junio de 2014.
Por Belen Zapata
26 de junio, 2014
Comparte

Desde este miércoles 25 de junio, 10 mil 500 jóvenes de diversas partes de México, migraron del universo virtual en el que conviven habitualmente a una “aldea real” donde el idioma común es la tecnología, la nacionalidad, “campusero” y su autoridad máxima, el internet.

Lo hicieron para participar durante cinco días en la quinta edición de Campus Party, que se desarrolla en Guadalajara y por primera vez en una ciudad fuera del Distrito Federal.

El Movistar Campus Party 2014 es considerado el evento tecnológico de emprendimiento, innovación, ciencia y cultura digital más grande del mundo.

Actualmente reúne cada año a unos 314 mil “campuseros” que participan en alguno de los encuentros que se desarrollan en cinco países: Brasil, Colombia, España, Ecuador y México, según la página oficial de Movistar Campus Party.

Son encuentros con más de 600 horas de conferencias, debates, talleres, competiciones y hackathons programados sobre ciencia, innovación, entretenimiento digital y creatividad, según el sitio oficial.

En el recinto de Expo Guadalajara, sede del encuentro en México, hay cientos de mesas donde los participantes se sientan indistintamente.

“Es un evento masivo, sin embargo hay una comunidad viva. El verdadero valor de este encuentro está en la red de conocimientos que se forma”, cuenta a Animal Político Rodrigo Herrera, director general de Innovación y Tecnologías de la Información del Ayuntamiento de Zapopan, uno de los organizadores.

Un programador puede estar sentado al lado de un diseñador y si hay suerte, de un desarrollador de negocios, “es probable que se conozcan en la mesa de trabajo y que decidan emprender un proyecto en conjunto” cuenta.

Entre los participantes hay desarrolladores de productos que esperan ser “cazados” por alguna de las empresas patrocinadoras o conseguir clientes, como Jaime Machuca, un ‘dronero’ de 36 años que empezó a los 13 volando “avioncitos” a control remoto y que desde hace 14 años se dedica al diseño, construcción y comercialización de drones.

“La gente se imagina que un dron es un helicóptero manejado a distancia, pocos saben que los drones tienen cierto nivel de inteligencia y que se pueden programar para hacer recorridos autónomos”, advierte.

Foto: Belén Zapata/ Campus Party

Foto: Belén Zapata/ Campus Party

A unos metros de Machuca, un grupo de jóvenes mantienen su vista clavada frente a una pantalla Mac de gran tamaño. Son estudiantes del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería (Cucei) de la Universidad de Guadalajara e intentan ponerse de acuerdo sobre el desarrollo de un videojuego.

“Son muy importantes los contactos que haces aquí, la gente que conoces y quienes te conocen, hay muchos nuevos desarrolladores que hacen este evento importante, más allá de las conferencias”, dice José Luis Jiménez, un jalisciense de 27 años, que forma parte del grupo de estudiantes del Cucei.

Gibran Valencia de 23 años y Jonás Pérez de 24 años, dos ingenieros en sistemas, originarios de Querétaro, coinciden en que están aquí por los contactos que pueden hacer y los nuevos amigos por conocer.

Ambos trabajan el desarrollo de una aplicación que haga más eficaz los puntos de venta de las tiendas de abarrotes. No descartan que alguno de los patrocinadores del evento que constantemente pasean por las mesas, se interese por su aplicación y quiera invertir.

Valencia por su parte decidió participar en uno de los 50 retos que durante los cinco días del evento se llevarán a cabo y que este año ofrecen una bolsa superior al millón de pesos en premios.

“Participo en un reto que convocó una empresa para mejorar su página web, el premio son dos iPads”, agrega con entusiasmo.

La mesa que ocupa Gabriel Campos, un mexiquense de 17 años, estudiante en el Conalep Ingeniero Bernardo Quintana Rioja, tiene además de decenas de computadoras, una dotación de alimentos entre los que hay latas, bolsas de frituras y golosinas.

Para Campos y 11 de sus compañeros es su primera participación en este encuentro y desataca que la convivencia en el área de trabajo y las de descanso, donde se han instalado casi 5 mil casas de campaña, es propicia para el intercambio de conocimientos.

Foto: Belén Zapata/ Campus Party

Foto: Belén Zapata/ Campus Party

“Podemos sobrevivir sin alimento, pero no sin internet”, advierte por su parte, Marcos Cienfuertes, un campusero español que como miles intentaba el miércoles por la tarde conectarse a los 60 kilómetros de cable de red LAN, por el que corre el torrente de fibra óptica que transporta un ancho de banda de 30 gigabytes.

Según los organizadores, ninguna ciudad en México, incluido el Distrito Federal, tiene esa capacidad de GB, con la que se podrían bajara hasta mil canciones en un segundo.

“La aldea” recién constituida es un hervidero de “campusero”, temporales habitantes que dialogan en una lengua formada de tecnicismo, envueltos por una nube formada de proyectos en construcción y que según Herrera, el funcionario del ayuntamiento de Zapopan, este espacio podría estar gestando y en un futuro parir empresas como Google o Facebook.

“Anoten los nombres de quienes están aquí, en los próximos años escucharemos de ellos y casi estoy seguro que estos proyectos serán adquiridos por millones de dólares”, afirma.

Dinero para nuevos proyectos

En el primer día de actividades del Campus Party, el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, anunció la puesta en marcha de un fondo de 96 millones de pesos para impulsar el desarrollo de nuevas empresas tecnológicas.

“Ustedes lo van a poder aprovechar en distintos servicios, formando una empresa y generando nuevas ideas, nuevos servicios que van construyendo a través de conocimiento, que es lo que más nos importa”, precisó Sandoval ante cientos de jóvenes reunidos en uno de los foros que alberga este encuentro.

El fondo de inversión está constituido por 30 millones de pesos aportados por el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), 20 millones más del gobierno de Jalisco y 46 millones por parte de la iniciativa privada.

Aquí algunos de los ponentes:

  • Marc Randolph. Ex CEO fundador de Netflix
  • Nathan Schulhof. Vicepresidente Ejecutivo de Solar Components. Creador del mp3 player


  • Paul Zaloom. Actor de “El mundo de Beakman
  • Jon Hall. Presidente y Director Ejecutivo de Linux International


  • Eduardo Arcos. CEO/Fundador de Hipertextual


  • Blake Irving. CEO y Director de la Junta de GoDaddy


  • Chris Heilmann. Evangelista de Mozilla


  • Adriana Gascoigne. Fundadora y CEO de Girls in Tech. CMO en QwikCart
  • Maestro Miguel Ángel Margáin. Director General del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial
  • Pepe Mogt. Músico y creador del sonido y concepto Nortec


  • Ramón Amezcua de Bostich. Compositor de música electrónica. Miembro del colectivo Nortec
  • Roberto Olea de la Garza. Gerente de estrategia digital de Efekto Noticias.
  • Diego Solorzano. Fundador y director general en Carrot.
  • Rodrigo Gómez. Dirige el área de Ingeniería de Apple Latinoamérica.
  • Carlos Gutiérrez. Director General del Estudio Metacube
  • Mariana Cabral. Diseñadora gráfica e instructora de Adobe
  • Víctor Díaz. Youtuber
  • Jaime González. Digital Game and Web Development en Qualcomm
  • Héctor Saldaña. Director Comercial de Robotix
  • Juan José Díaz Infante. Director del Proyecto Ulises I
  • Gerardo Herrera. Miembro de la colaboración ALICE del Gran Colisionador de Hadrones en el CERN
  • Carlos Daniel Borrego Romero. Campeón Mundial de PAC-MAN
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.