Grito de "puto" refleja homofobia, machismo y misoginia reinantes en México: Conapred
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Grito de "puto" refleja homofobia, machismo y misoginia reinantes en México: Conapred

El grito de “puto” utilizado por aficionados mexicanos contra sus rivales en el Mundial "refleja la homofobia, el machismo y la misoginia que privan aún en nuestra sociedad", señala un comunicado del Conapred.
20 de junio, 2014
Comparte
Aficionados mexicanos celebran en la tribuna del estadio Castelao, durante el partido México-Brasil, en  Fortaleza, Brazil, el martes 17 de junio. Foto: AP.

Aficionados mexicanos celebran en la tribuna del estadio Castelao, durante el partido México-Brasil, en Fortaleza, Brazil, el martes 17 de junio. Foto: AP.

El grito de “puto” utilizado por aficionados mexicanos contra sus rivales en el Mundial Brasil 2014 “refleja la homofobia, el machismo y la misoginia que privan aún en nuestra sociedad”, señala un comunicado del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), en el que agrega que pensar que dicha expresión “es una costumbre o tradición, que es independiente de quienes dirigen este deporte”, es erróneo, irresponsable y “no contribuye al respeto de los derechos humanos y de la dignidad de las personas.”

En el actual Mundial de Fútbol en Brasil ha llamado la atención a nivel internacional, en particular para la propia FIFA, los gritos homofóbicos que la afición mexicana expresa contra los rivales del Tri, los cuales son homofóbicos y “no forman parte de una práctica cotidiana inofensiva de nuestra sociedad en sus diferentes espacios públicos.”

La FIFA inició el miércoles un procedimiento disciplinario contra México por los presuntos “cantos homofóbicos” de los seguidores de la Selección Mexicana durante los dos partidos que ha disputado en el Mundial.

Sin embargo, Héctor González Iñárritu, director de Selecciones Nacionales de la Femexfut, afirmó el miércoles que ya se repondió a la FIFA en una carta sobre el tema, en la que afirman que “desafortunadamente no se puede hacer nada” y en la que “se explicó que es una expresión de la afición que lleva muchos años.”

Por su parte, el Conapred rechazó esta forma de pensar, en la que se ‘normaliza’ esta situación y se piensa que no tiene que ver con los dirigentes deportivos. Además añadió que la gente cree equivocadamente que “con el pago del boleto se puede tener cualquier conducta en el estadio al amparo de una libertad de expresión mal entendida como ilimitada.”

Aficionados mexicanos en la tribuna del estadio Castelao, durante el partido México-Brasil, en  Fortaleza, Brazil, el martes 17 de junio. Foto: AP.

Aficionados mexicanos en la tribuna del estadio Castelao, durante el partido México-Brasil, en Fortaleza, Brazil, el martes 17 de junio. Foto: AP.

Sobre el uso de la palabra “puto” en los estadios, el órgano federal contra la discriminación concluye que “es expresión de desprecio, de rechazo (…) es calificación negativa, es estigma, es minusvaloración.” Definiéndose sobre una polémica que ha tenido ya otros escenarios, explicó que este grito en los estadios “homologa la condición homosexual con cobardía” y es “una forma de equiparar a los rivales con las mujeres, una forma de ridiculizarlas en un espacio deportivo que siempre se ha concebido como casi exclusivamente masculino.”

El boletín de prensa 51/2014 del Conapred afirma que, con los recurrentes insultos, algunas barras o grupos de aficionados “utilizan burda e impunemente un lenguaje y simbolismos cargados de estigmas y prejuicios contra la diversidad por tono de piel, nacionalidad, apariencia y preferencia sexual.”

Estas expresiones “racistas, clasistas, xenofóbicas, machistas y homofóbicas buscan descalificar, intimidar, negar, reducir y anular a sus rivales, equipos, entrenadores, afición o árbitros.”

Para el órgano oficial contra la discriminación, ante el procedimiento disciplinario de la FIFA, “lo responsable no es asumir la penalización –dando el mensaje de que en tanto que no importa violar los estatutos, lo mejor es pagar el costo económico—, sino tener una postura clara y firme en favor de la competencia deportiva y no en la descalificación del contrario.”

Sin embargo, el director de Selecciones Nacionales de la Femexfut respondió a pregunta expresa sobre el posible castigo contra México que “la FIFA está con la investigación, ya le contestamos y ya la FIFA decidirá qué procede, si es una multa económica se paga y listo.”

La FIFA obliga a todas las federaciones que la integran a aplicar el “Protocolo contra el racismo”, e incluso en el país algunos equipos ya han utilizado dicho protocolo, mientras que la Femexfut se comprometió a aplicarlo en casos de racismo, xenofobia y homofobia en partidos de la liga local.

Los Estatutos de la FIFA, que deben observar todas las asociaciones y sus respectivos miembros, indica en su artículo 3: “Está prohibida la discriminación de cualquier país, individuo o grupo de personas por su origen étnico, sexo, lenguaje, religión, política o por cualquier otra razón, y es punible con suspensión o exclusión”.

El Conapred concluyó su postura sobre el tema afirmando que el mundial de fútbol “es competencia entre naciones que permite que se desarrollen las capacidades y de los equipos y de la afición. Y ello, sin duda, puede contribuir al desarrollo social y no debe abonar a la división, ni a la expansión y fortalecimiento de prejuicios multiplicados exponencialmente a través de los medios de comunicación (…) El fútbol se gana con goles, no con discriminación.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mascarillas 'egoistas': ¿qué son y por qué no se recomienda su uso para evitar el contagio de la covid-19?

En algunas partes del mundo las mascarillas que tienen una válvula de exhalación han sido prohibidas. Te contamos por qué expertos dicen que no son efectivas en el contexto de una pandemia.
3 de septiembre, 2020
Comparte
Mascarilla con válvula

Getty Images

Una de las discusiones que más tiempo tomó zanjar en los inicios de la pandemia giró en torno a la utilidad de las mascarillas como medida para evitar el contagio del SARS-CoV-2.

Sin embargo, ahora que Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que los gobiernos alienten al público en general a usarlas donde haya “una transmisión generalizada y sea difícil el distanciamiento físico” y como parte de una serie de medidas para la prevención, que incluyen el lavado de manos y la distancia social, el debate parece haberse trasladado a la efectividad de un modelo de mascarilla en particular: la que tiene válvula.

¿Sirven o no sirven estas mascarillas faciales para frenar el avance de la pandemia? ¿Nos protegen más que las que no tienen? ¿Y por qué han generado polémica?

Respuesta contundente

Son varias las mascarillas en el mercado que vienen con una válvula en el centro o en un costado (los modelos N95, FPP2 y FPP3 cuentan con ella).

Pero independientemente del modelo del que se trate y de qué porcentaje de partículas filtre cada una, ningún cubrebocas con válvula es efectivo en el contexto de una pandemia, advierten los expertos.

Esto se debe a que esta clase de mascarilla protege a quien la usa, pero no a los demás, dado que filtra las partículas del aire exterior cuando la persona inhala, pero permite el escape de partículas a través de la válvula cuando la persona exhala.

Es decir, si la persona que la usa está infectada, puede expulsar gotículas con el virus al exhalar, y poner en riesgo al resto de las personas.

Familia con mascarillas

Getty Images
Las mascarillas más simples son las que se recomiendan en el contexto comunitario.

Tal es así, que en junio el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y portavoz del Ministerio de Sanidad sobre la pandemia en España, Fernando Simón, tildó estos tipos de mascarillas como “egoístas”, precisamente por proteger solo a quien la lleva.

“El problema de la válvula es que el aire que exhala la persona que la lleva, lo concentra en un punto concreto. Eso puede hacer que alguien que esté expuesto a ese aire pueda infectarse”, explicó.

“Pueden ser las mascarillas egoístas porque yo me protejo y los demás me preocupan poco”, añadió.

En opinión de Ben Killingley, especialista en medicina de urgencias y enfermedades infecciosas del Hospital del University College en Londres, Reino Unido, si bien el uso general de la mascarilla tiene el doble propósito de proteger a ambas partes, “la razón por la que se promueve es para que las gotas que exhala la gente que puede estar infectada y no lo sabe no les lleguen a los demás”.

Y, desde este punto de vista, no tiene ningún sentido que se utilicen mascarillas con válvula en el contexto comunitario.

“En realidad, solo los respiradores, que se ajustan bien a la cara, tienen válvulas, y estos están reservados para los profesionales de la salud. El público ha tenido acceso a ellos, pero la recomendación para la gente es que utilice las mascarillas faciales quirúrgicas básicas, y no este tipo de mascarillas que no brindan ningún beneficio añadido para ellos”, enfatiza Killingley.

No recomendables, excepto algunos casos

Dado que la protección funciona en un solo sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), que meses atrás se adelantó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en recomendar el uso de mascarillas, también advirtió en contra de su uso.

Asimismo, autoridades de distintas regiones en España, donde el uso de mascarillas es obligatorio hasta en la calle, han prohibido esta clase de respiradores en algunas circunstancias.

Y en muchos lugares del mundo —incluidas algunas aerolíneas— tampoco se permite el ingreso a espacios cerrados con ellas.

Mascarilla con válvula

Getty Images
Las mascarillas con válvula están destinadas a los trabajadores sanitarios.

¿Para que se hacen mascarillas con válvula entonces?

“La idea de incluir una válvula que se cierra cuando se inspira y se abre cuando se exhala es que sean más cómodas para el trabajador sanitario que las usa”, explica Killingley.

“Esas mascarillas son más cómodas de usar, porque permite una mejor circulación de aire“.

Al permitir la salida de aire, la válvula ayuda a regular la temperatura y evitar que la tela se humedezca.

Por eso resultan útiles si uno está por ejemplo en una obra en construcción, un taller, o en cualquier lugar donde se genere polvo, para evitar respirar estas partículas.

La otra excepción es, como mencionamos antes, el caso de los trabajadores sanitarios, que pueden estar en contacto con personas infectadas, y donde el objetivo es que ellos no se contagien.

Aún así, los CDC dejan claro que el personal hospitalario no puede usarlas en ambientes que deban permanecer estériles (como durante la realización de un procedimiento invasivo o en una sala de operaciones), ya que la válvula “permite que el aire exhalado no filtrado entre en el ambiente estéril.

Y para otros procedimientos, cuando los trabajadores de la salud utilizan este tipo de mascarillas con válvulas, lo suelen hacer acompañados de una careta protectora.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t

https://www.youtube.com/watch?v=zERDdsdMRRE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.