Las dos visiones que se enfrentan hoy en Colombia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las dos visiones que se enfrentan hoy en Colombia

Rafael Guarín no cree que sea justo presentar las elecciones de este domingo en Colombia –que enfrenta al presidente Juan Manuel Santos con el candidato del opositor Centro Democático, Óscar Iván Zuluaga– como una elección entre la guerra y la paz.
Por Arturo Wallace / BBC Mundo
15 de junio, 2014
Comparte
Zuluaga (izq.) y Santos están separados fundamentalmente por sus visiones sobre la paz. Foto: AP.

Zuluaga (izq.) y Santos están separados fundamentalmente por sus visiones sobre la paz. Foto: AP.

Rafael Guarín no cree que sea justo presentar las elecciones de este domingo en Colombia –que enfrenta al presidente Juan Manuel Santos con el candidato del opositor Centro Democático, Óscar Iván Zuluaga– como una elección entre la guerra y la paz.

“Todos los colombianos queremos la paz”, afirma este antiguo viceministro de Defensa de Santos que ahora apoya a Zuluaga, quien en la primera vuelta de las elecciones derrotó por un estrecho margen al actual presidente.

El analista, muy cercano a la campaña de Zuluaga, reconoce sin embargo que el tema de las negociaciones con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) –iniciadas por Santos en noviembre de 2012– es el que más claramente separa a estos dos antiguos compañeros de gabinete.

Lea: Las dos élites que se disputan el poder en Colombia

Y, sin ninguna duda, esta diferencia también es la que más consecuencias puede llegar a tener para el futuro del país.

Efectivamente, el conflicto armado colombiano ya dura más de 50 años y durante ese tiempo ha causado más de 220.000 muertos y desplazado a millones de personas de sus hogares.

Pero las pláticas de La Habana, Cuba, ya han arrojado importantes acuerdos –en materia de desarrollo rural, la posible participación en política de la guerrilla, lucha contra el narcotráfico y en torno a los principios fundamentales con los que se abordará el tema de la reparación de las víctimas– que han acercado la posibilidad de una paz negociada como nunca antes en la historia de Colombia.

Lea también: Las FARC y las vícitmas, un anuncio histórico en época electoral

“Venganza vs. reconcilación”

Santos, candidato por la coalición Unidad Nacional, representa la continuidad de ese proceso, al que pronto podría sumarse el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país.

Por su parte, Zuluaga pasó de prometer la suspensión de las pláticas a asegurar que continuará con las mismas, siempre que la guerrilla cumpla una serie de nuevas condiciones: originalmente, un cese al fuego unilateral “inmediato y verificable”; actualmente, la suspensión de sus “actividades terroristas”.

Pero muchos de los que apoyan la reelección del actual presidente –viejos simpatizantes y aliados de última hora, luego de la estrecha victoria de Zuluaga en la primera vuelta de la elección– parecen estar convencidos de que dichas condiciones no son sino una estrategia para acabar con la negociación.

Y Santos ha insistido sobre este punto presentando los comicios del domingo como una elección “entre el fin de la guerra y la guerra sin fin”.

El analista Jorge Restrepo, sin embargo, cree que los votantes colombianos más bien se enfrentan a una elección entre visiones sobre la paz.

Zuluaga interpreta muy cercanamente la necesidad de una buena parte del electorado colombiano, que es la necesidad de vengar las atrocidades que han cometido las FARC“: Jorge Restrepo.

“Zuluaga interpreta muy cercanamente la necesidad de una buena parte del electorado colombiano, que es la necesidad de vengar las atrocidades que han cometido las FARC”, le dice a BBC Mundo Restrepo, quien es el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, CERAC.

“Él ofrece esa respuesta vengativa, una paz que parte del castigo, en contraste con Juan Manuel Santos, quien ofrece una respuesta mucho más de reconciliación y de negociación”, explicó.

La diferencia se expresa, sobre todo, en los temas de justicia y la participación política de la guerrilla. En esos temas, Zuluaga representa mejor a los que quieren cárcel y no una silla en el congreso para los líderes de las FARC, mientras que Santos es más partidario de garantizar los derechos de las víctimas a través de mecanismos de justicia transicional que faciliten la reinserción de los rebeldes.

Y como garantía de que no habrá impunidad, el mandatario se ha comprometido a que el eventual acuerdo final sea ratificado por los colombianos a través de una nueva votación.

Lea también: La obsesión de los candidatos colombianos con el proceso de paz

Riesgos y posibilidades

Por lo pronto, según el director del CERAC, el camino propuesto con Santos y ya iniciado en La Habana es mucho más aceptable para la guerrilla, por lo que podría ofrecer resultados más rápidos, siempre y cuando lo eventualmente acordado sea admisible para la mayoría de la población.

Mientras que el camino que representa Zuluaga estaría lleno de riesgos, pues sus posiciones podrían tensionar la negociación hasta el punto de crisis, advirtió.

Pero, según Restrepo, de tener éxito la de Zuluaga sería probablemente una paz más sostenible, pues sería una paz apoyada por los más fuertes críticos de la actual negociación.

“Óscar Iván Zuluaga representa una buena parte del electorado colombiano que aún no ha visto sus demandas en el proceso de paz, la gente cercana a las fuerzas militares, que ve en una solución de fuerza una posibilidad viable para terminar el conflicto”, le dice Restrepo a BBC Mundo.

Y algo parecido opina Rafael Guarín: “Zuluaga es el verdadero representante del principal contradictor de las FARC, o si se quiere del verdadero enemigo, que es como ellos ven al uribismo ”.

“Y los que pueden dar mayor seguridad política de que los acuerdos se van a cumplir son los contradictores”, explica Guarín.

“Mientras que si es Santos el que llega a un acuerdo con las FARC, que en concepto de los contradictores –que es el uribismo– tuviera un alto grado de impunidad, la inseguridad política y jurídica del proceso será altísima”, advirtió.

El factor Uribe

No todos, sin embargo, creen que al uribismo, representado por Zuluaga, le convenga acabar el conflicto con la guerrilla.

A la corriente se han sumado aquellos que se han beneficiado por el conflicto. Y ahí también están los señalamientos de violaciones de derechos humanos y vínculos con los grupos paramilitares que mancharon la política de “seguridad democrática” del influyente exmandatario, quien llevó a Santos a la presidencia y ahora es el principal valedor de su rival.

Y a lo largo de la campaña, Santos ha insinuado repetidamente que su antiguo jefe le tiene miedo a la verdad que saldría a la luz con la paz.

Lea también: Santos y Uribe, un divorcio que retrata la política colombiana

Yo creo que esta elección se concentra o en el miedo a las FARC o en el miedo a Álvaro Uribe. No es ni a favor de Santos por su política de paz, ni a favor de Oscar Iván Zuluaga por su otro modelo de paz“: Marcela Prieto.

La sombra de Uribe sobre la campaña de Zuluaga es además tan grande que Marcela Prieto, la directora del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, lo ubica en el centro de la decisión que los colombianos tomarán este domingo.

“Yo creo que esta elección se concentra o en el miedo a las FARC o en el miedo a Álvaro Uribe. No es ni a favor de Santos por su política de paz, ni a favor de Óscar Iván Zuluaga por su otro modelo de paz”, le dice a BBC Mundo.

Y sea cual sea la forma en la que se quiera plantear la contienda, una cosa es segura: en estos momentos las opciones representadas por Santos y Zuluaga parecen haber dividido casi exactamente en dos al país.

Tanto que la única predicción sensata en víspera de las elecciones es la siguiente: quienquiera que gane tendrá que gobernar un país tremendamente polarizado sin contar con una amplia mayoría. Y eso también podría complicar las posibilidades de paz.

A menos que los ausentes de la primera vuelta –más del 60% de los votantes potenciales– decidan acudir masivamente a las urnas a darle claridad al camino que tendrá que seguir el país.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿A qué se han comprometido los países de América Latina en la cumbre sobre cambio climático?

Acabar con la deforestación y depender menos del metano y del carbón fueron algunas de las propuestas de la COP26 en Escocia, pero ¿qué países de la región firmaron los acuerdos al respecto?
10 de noviembre, 2021
Comparte

El cambio climático se está intensificando y ahora amenaza todos los aspectos de la vida humana.

De no controlarse, la humanidad se enfrenta a sequías cada vez más graves y un mayor aumento del nivel del mar, lo que conllevaría a la extinción masiva de especies: sería una catástrofe.

También aumentaría la frecuencia de inundaciones, olas de calor, huracanes e incendios forestales.

Para controlarlo, líderes de todo el mundo se encuentran reunidos desde el 1 de noviembre en la ciudad de Glasgow, en Reino Unido, donde se lleva a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26.

La cumbre ya ha rendido frutos y generado varios acuerdos, pero no todos los países asistentes los respaldan.

Aquí te ofrecemos un resumen de los compromisos más importantes que se han logrado y de los países que se adhirieron, con un foco en América Latina.

Acabar con la deforestación para 2030

Más de 130 líderes mundiales prometieron la semana pasada ponerle fin y revertir la deforestación para 2030. Fue el primer gran acuerdo logrado en la cumbre climática COP26.

Brasil, donde grandes partes de la selva amazónica ya han sido taladas, fue uno de los signatarios. Canadá, China, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia también respaldaron la iniciativa.

Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Getty Images
Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Dentro de los países latinoamericanos que firmaron este acuerdo se encuentran Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú República Dominicana y Uruguay.

Para lograr la meta se utilizarán alrededor de US$19.200 millones de fondos públicos y privados.

Simon Lewis, experto en clima y bosques de la University College London, le dijo a la BBC que es una buena noticia que tantos países se comprometan a ponerle fin a la deforestación y que se cuente con una “financiación significativa para seguir adelante en ese viaje”.

Pero recordó que el mundo “ha estado aquí antes”, haciendo alusión a una declaración voluntaria similar que fue firmada por 40 países en 2014 en Nueva York y que “no logró frenar la deforestación en absoluto”.

Boris Johnson, el primer ministro de Reino Unido y anfitrión de cumbre mundial en Glasgow, calificó de “histórico” este nuevo compromiso firmado por más de 130 países.

La tala de árboles contribuye al cambio climático porque agota los bosques que absorben grandes cantidades de CO2.

Menos metano

El metano es uno de los gases de efecto invernadero que más contribuye al cambio climático y es responsable de un tercio del calentamiento actual de la Tierra.

Metano.

Getty Images
Argentina, Chile y México son tres de los más de diez países latinoamericanos que se comprometieron a reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030.

Decenas de países se han sumado a una iniciativa liderada por EE.UU. y la Unión Europea (UE) que busca reducir las emisiones de este gas en al menos un 30% para 2030, en comparación con los niveles de 2020.

En el marco de la COP26 casi 100 países suplementarios se sumaron al compromiso.

La lista ahora incluye a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

China, Rusia e India, tres de los principales emisores de metano en el mundo, se abstuvieron de adherirse al plan.

Alrededor del 40% de las emisiones de metano provienen de fuentes naturales como los humedales, pero la mayor parte ahora proviene de una variedad de actividades humanas, que van desde la agricultura, como la producción de ganado y arroz, hasta el uso de gas natural y los vertederos de basura.

Desde 2008 ha habido un gran aumento en las emisiones de metano, que algunos investigadores vinculan al auge de la fracturación hidráulica en algunas partes de EE.UU.

Carbón

Más de 40 países se comprometieron a acelerar la transición energética y reducir el uso del carbón, el mayor contribuyente al cambio climático.

El compromiso incluye poner fin a todas las inversiones que consideren abrir nuevas centrales eléctricas que utilicen carbón, además de impulsar el desarrollo de “energías limpias“.

Planta de carbón en China.

Getty Images
Alrededor del 37% de la electricidad mundial se produjo con carbón en 2019.

Los firmantes estipulan eliminar gradualmente el uso de este contaminante hacia la década de 2030 para las principales economías y la década de 2040 para las naciones más pobres.

“El fin del carbón está a la vista”, aseguró el ministro británico de Energía y Negocios, Kwasi Kwarteng.

“El mundo se está moviendo en la dirección correcta, está listo para sellar el destino del carbón y abrazar los beneficios ambientales y económicos de construir un futuro impulsado por la energía limpia”, añadió.

Grandes consumidores de carbón como Alemania, Canadá, Chile, Corea del Sur, Polonia, Ucrania y Vietnam respaldaron el acuerdo.

Docenas de organizaciones también lo hicieron y varios de los bancos más importantes del mundo acordaron dejar de financiar la industria del carbón.

No obstante, Australia, India, China y EE.UU., cuatro de los más dependientes del carbón en el mundo, no lo firmaron.

Además de Chile, Ecuador ha sido el único país de América Latina que se ha adherido.

Para Juan Pablo Osornio, jefe de la delegación de Greenpeace en la COP26, esta declaración “aún está muy por debajo” de lo que el mundo necesita.

“A pesar del titular brillante, da a los países un enorme margen de maniobra para elegir su propia fecha de eliminación”, precisó.

Zona ecológica libre de pesca

Colombia, Ecuador, Panamá y Costa Rica acordaron el segundo día de la cumbre un convenio para crear una zona ecológica libre de pesca en sus aguas en el océano Pacífico.

El llamado Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR) tendrá una extensión de 500.000 kilómetros cuadrados y conectará a las islas Galápagos en Ecuador, la isla Malpelo en Colombia y las de Cocos y Coiba, situadas en aguas territoriales de Costa Rica y Panamá.

Corredor Marino

CMAR
El Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental es una de las áreas de conservación de vida marina más grande del planeta.

“Vamos a proteger ecosistemas como Galápagos y las islas Cocos, que se encuentran entre los más valiosos del mundo”, dijo el presidente de Costa Rica, Álvaro Quesada, durante la firma del acuerdo.

La iniciativa tiene como principal objetivo resguardar las especies migratorias que transitan anualmente por la zona y que no se vean afectadas por la pesca comercial.

Con 500.000 kilómetros cuadrados, el corredor será “la reserva marina más grande en Occidente”, de acuerdo con el gobierno colombiano.

Al darse a conocer el pacto, el primer ministro británico, Boris Johnson, describió el esfuerzo como una “iniciativa audaz, ambiciosa y crucial para los esfuerzos de conservación en esta hermosa región”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2zHpbpjUUY4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.