Ley antiaborto en NL: "Penalizar a la mujer la pone a la par de criminales"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ley antiaborto en NL: "Penalizar a la mujer la pone a la par de criminales"

Una "ley antiaborto" avanza en Nuevo León ante la preocupación de las organizaciones de defensa de derechos humanos.
9 de junio, 2014
Comparte
Manifestación por la despenalización del aborto.

Manifestación por la despenalización del aborto.

“En el derecho penal la privación de la libertad de una persona es el último recurso que se debe de tomar y sólo debe hacerse para personas que verdaderamente representan una grave amenaza para la sociedad”, sostiene la Hermana Consuelo Morales, directora de la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, con respecto al avance de la llamada “ley antiaborto” o reforma al artículo 1 constitucional de Nuevo León.

“Una cosa es interrumpir un proceso y otra cosa es un asesinato, es muy diferente”, continúa la también Premio Nacional por la Igualdad y contra la discriminación, en entrevista con Animal Político.

El pasado 28 de mayo, último día del periodo ordinario del Congreso de aquella entidad, se aprobó con 33 votos a favor, por parte de las bancadas del PAN, PRI y la bancada independiente, la llamada “ley antiaborto”, que propone “proteger el derecho a la vida, desde el momento de la fecundación hasta la muerte natural”, algo que organizaciones opositoras como CADHAC aseguran es reiterativo e innecesario pues la protección a la vida desde la concepción ya está protegida por el Código Penal de la entidad.

Con ella se pretende cerrar las causales e impedir la agregación de nuevas causales al aborto legal en el estado, que a la fecha sólo se permite en el caso de que la embarazada corra peligro de muerte o grave daño a su salud, o cuando el embarazo es producto de una violación.

Pese a ser una mujer religiosa, miembro de la Congregación de Notre Dame, Canónigas de San Agustín, para la hermana Consuelo Morales la ley antiaborto es fundamentalmente una cuestión de salud pública.

“Los promotores de la iniciativa, tanto legisladores como los grupos “Yo Soy Voz” y “Pro Vida” se dicen protectores de la vida, como si los que estamos en contra estuviéramos en contra de la vida, lo cual es una falacia,” dice.

“Cuando una mujer llega a la decisión de aborto llega en una situación, generalmente, muy presionada, en situaciones económicas generalmente muy difíciles, donde hay una situación de desesperanza, que la hacen sentirse obligada a tomar la decisión. Si es de clase media- alta o alta y es de Monterrey se va a Houston o a McAllen en Estados Unidos y no pasa nada. Recibe la atención necesaria y segura. ¿Qué pasa cuando una mujer de clase media baja o pobre decide esto? Si decide hacerlo lo tendrá que hacer en situaciones de clandestinidad que van a poner en riesgo grave su vida. Ahora si llega a salir bien de esa cirugía, va a tener que ir a la cárcel.”

Personalmente Consuelo Morales está en contra del aborto, pero aquello no le da derecho de penalizar a quien lo haga, alega. Incluso, piensa, aquello iría en congruencia con los principios que ella tiene como religiosa.

“El mismo Jesús dijo yo no vine a condenar a nadie. Nos están viendo como pecadoras que merecemos el castigo eterno. ¿Quién los hizo jueces a ellos? La invitación sería a ver diputados, ustedes dicen que quieren favorecer la vida, pues ayuden a esta mujer a que tenga verdaderamente vida y a que pueda tener su bebé bien y ayúdenla a mantenerlo. Cuántos niños tenemos en la calle que no tienen qué comer y se supone que estamos a favor de la vida, pues empiecen por ellos también.”

Por tratarse de una modificación a la Carta Magna de la entidad la “ley antiaborto” requiere de votaciones en el Pleno en dos periodos. Los legisladores neoleoneses dijeron que lo votarían el lunes 16 de junio, sin embargo, Cadhac prevé que podría aprobarse la semana que viene. Para pasar requerirá del apoyo de 28 legisladores.

Según las estadísticas del INEGI en materia penal, que abarcan de enero de 2009 a diciembre de 2012 –ya que sus bases de datos no registran los procesos por aborto en años previos–, por este delito han sido acusadas formalmente 151 personas (120 mujeres y 31 hombres), y, de ellos, 123 recibieron auto de formal prisión y enfrentaron juicio tras las rejas (101 mujeres y 22 hombres) y, de éstos, 108 fueron hallados culpables, y sólo en 15 casos se determinó la inocencia de los acusados y fueron puestos en libertad.

De esas sentencias condenatorias, 83 se concentran en diez entidades federativas: Baja California, Jalisco, Puebla, Hidalgo, Michoacán, Estado de México, Chiapas, Sonora, Quintana Roo, así como en el Distrito Federal (donde el aborto carece de pena, si se realiza antes de las 12 semanas de gestación).

“Nosotras hemos detectado tres tipos de personas contra las que vienen actuando las autoridades, en el caso del aborto –señala la directora del Centro Las Libres, con sede en Guanajuato–: se criminaliza a mujeres que sí deseaban interrumpir su embarazo, básicamente con la ingesta de fármacos, y que al presentar complicaciones acudieron a clínicas públicas, donde fueron denunciadas, se trata de mujeres sin recursos que, de haber podido acudir a un servicio médico privado, nunca habrían sido señaladas.”

Luego está, abunda, el grupo de mujeres que no deseaban interrumpir su embarazo, sino que, “ante el temor de ser señaladas por sus familias, ante el temor de ser juzgadas, regañadas, corridas de sus casas, ocultaron su embarazo, no recibieron atención médica adecuada, y finalmente sufrieron un aborto espontáneo. Pero se trata de casos en los que, además, inciden la pobreza, la mala alimentación, la falta de servicios de salud, la exclusión, y las cuales, nuevamente, son denunciadas al acudir a clínicas públicas”.

Y en un tercer grupo, señala Verónica Cruz, están las mujeres “que tampoco tenían la idea de abortar, que simplemente tuvieron un aborto espontáneo, muchas de las cuales ni siquiera sabían que estaban embarazadas, y que, como en los casos anteriores, terminan en servicios públicas donde las denuncian ante el Ministerio Público.”

Consuelo Morales ha sido distinguida en 2010 con el Premio Nacional por la Igualdad y contra la discriminación que otorga el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación; y en 2011, por su remarcable contribución al movimiento de derechos humanos, fue distinguida con el reconocimiento Alice Des Forges, al Activismo Extraordinario que otorga Human Rights Watch.

Aquí puedes consultar la iniciativa presentada por el diputado panista Francisco Luis Treviño Cabello:

Dictamen de la iniciativa anti-aborto del PAN en Nuevo León by Mario Rodriguez Platas

**Publicada el 8 de junio de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.